De ayer en ocho

Es evidentemente significativo que el principal debate antes del 8 de marzo de 2021, en plena pandemia, sea la conveniencia de las manifestaciones. Es innegable que hasta hoy ha habido otras concentraciones: las de “cayetanos” en la zona bien de Madrid; más recientemente, las pacíficas para pedir la libertad de Pablo Hasél, los mítines en Catalunya o el acto de Vox del pasado domingo en Andalucía. También es innegable que las concentraciones del 8-M, sumadas, superarán a todas las anteriores. Y es innegable que el movimiento feminista ha confundido sus medios (manifestaciones o huelga) con su fin.

Principios y fines

Ya sé que la progresía oficial manda denostar a Gaspar Llamazares. Pero como yo no tengo el carné de progre no me lo pueden quitar, así que seguiré rescatando lo que me parezca reseñable de quien no regaló IU a Podemos. Sobre los incidentes en Barcelona, Llamazares tuiteaba: “Después de unos días, es evidente que no se trata solo de libertad de expresión, ni siquiera del malestar del desempleo y la frustración de expectativas de los jóvenes, la violencia callejera no es fruto del exceso, sino una estrategia política antidemocrática. No me representa”. Y yo añado lo mío: no debemos regalar una excusa a quienes vandalizan.

Los amigos (o algo) del Rey

Me obligan a pensar mal: si la semana en la que habían preparado un lavado de cara a Juan Carlos I por el 23-F terminó regularizando una millonada en una Hacienda impasible, ¿qué nos esconden? Pero es que el dinero ni siquiera es suyo: se lo habrían donado una decena de amigos. Gary Cooper lo definía así en Twitter: “No sé qué es más Españita, si el Rey teniendo que pagar ahora a Hacienda por sus vuelos de zorreo (fly of shame!) o 22 de sus amigos de la élite rajándose de pagar a última hora”. ¿Y pienso que las donaciones están han sido hechas debidamente o sigo pensando mal?

¿Es cuestión de la imagen?

Por supuesto, no quiero que despidan a ningún rotulista de TVE como no quise que despidieran a Bernat Barrachina después de su ya famoso: “Leonor se va de España, como su abuelo”. Pero si Barrachina está en la calle porque al rótulo le acompañaba la imagen de la infanta, ¿por qué en TVE mantienen a quien llama “partidarios de la unidad de España” a un grupo de neonazis en la pantalla, como denuncia en Twitter, entre otros, Manuel García? ¿Depende solo de quién salga en la imagen? ¿Depende de lo que diga el rótulo? ¿Depende del momento? Y esta, ya, es la RTVE también de Podemos.

La coherencia no caduca

Victoria Abril se mostró públicamente en contra de las vacunas. El problema igual es preguntar a quien no debemos qué opina de cosas sobre las que no deberían de posicionarse. Hubo un medio, privado, que no se limitó a las declaraciones y emitió una entrevista posterior que no hubiera grabado sin el desbarre de la actriz. Igual que Pablo Pérez, después de saber lo de Abril me acordé de Jurgën Klopp que, hace un año, cuando empezábamos a hablar todos de la pandemia, fue preguntado por ella en rueda de prensa y respondió que él solo era un entrenador con una gorra y que preguntaran a los expertos.

No escupas hacia arriba

Tener hijos es como tener cargos públicos que representan a tu agrupación política: no puedes escupir hacia arriba porque te va a caer sobre la cara. Bildu esperó hasta la llamada de un periodista preguntando por la información que, evidentemente, iba a publicar: solo entonces los de Arnaldo Otegi reaccionaron y cesaron a Jokin Tolosa por saltarse las normas anti-covid e irse de fiesta “en reiteradas ocasiones” a un municipio en el que no estaba empadronado. Que la vida son dos días y pasarlos confinados es de tristes. Tolosa, además de concejal de Bildu en Anoeta es profesor de Primaria en una ikastola. Ahora, a secarse el esputo.

Más de lo mismo

Hablando de saltarse las normas para la fiesta propia: el vídeo de Arnaldo Otegi desde la puerta de la cárcel en la que pernoctan los presos políticos catalanes sigue generando comentarios, entre otros espacios, en Twitter. Esta vez son dos víctimas de ETA las que se dan cuenta del intento de blanqueo que perpetra el de Bildu: Josu Elespe cree que este hecho “es un grave insulto a Oriol Junqueras, a la persona, y a su causa” e Iñaki García Arrizabalaga considera que “Comparar a Oriol Junqueras con Txapote (por ejemplo) claramente beneficia a unos y perjudica a otros. Y quien calla otorga”.

Uno de los suyos

Puedo entender el corporativismo por defecto. Pero cuando entre tus filas tienes a un personaje que demuestra que está erosionando tu colectivo o profesión, precisamente por corporativismo, tienes que ser quirúrgico. También celebro que, por fin, estemos hablando del poder judicial como lo hacemos de los otros dos: con nombres y apellidos. Así, si Garbiñe Biurrun y Aner Uriarte han decidido proteger y exculpar a Luis Garrido, allá ellos. Pero también, acá, nosotros podremos decir que nos parece indefendible la decisión, el personaje y quien lo ampara porque se cree que el colectivo es intocable. Ya, no.

Nos toca arreglarlo

Un juez vasco desautoriza aquí medidas que se han mostrado eficaces en el resto del mundo, pues bien, nos toca a nosotros, como parte de la ciudadanía, arreglar el desaguisado: si los bares están abiertos porque así lo ha decidido quien ha hecho suyo un himno negacionista, tendremos que tener cuidado de no llenarlos y de no disparar los contagios. Por desgracia, tuits como el de Iñaki Olabe solo muestran lo que vemos todos: el nivel generalizado de “a mí me da lo mismo” que nos empuja al interior de los bares, a bajarnos la mascarilla y a dejarnos llevar hasta la ronda de cervezas en la que nos olvidamos de la pandemia.

El abuelo de Leonor

Bernat Barrachina es la persona que rotuló el ya famoso: “Leonor se va de España, como su abuelo”, en un programa informativo de La1 de Televisión Española, y que le ha costado el puesto. Él mismo lo explicaba así en su cuenta en Twitter: “Me han despedido, como al abuelo de Leonor”. El rótulo es inapropiado, sin duda, pero no merece en ningún caso el despido. Incluso quien busca seguir sobreprotegiendo a una institución ilógica como la monarquía tienen que entender que ese cese perjudica la imagen de la Corona. Pero así son las cosas: en España los de siempre siguen teniendo quien les proteja. Hagan lo que hagan.