«Hola a todos y todas»

En su partido y en su gobierno, Pablo Iglesias se toma la política como un juego de tronos continuo. Lejos de ser moderna, la suya es una política de corte, de maquinaciones y de rápidas huidas por los pasillos para adelantarse y anunciar antes que nadie la decisión que toque y, así, anotarse el tanto ante los súbditos. Como lo hace en Twitter todo parece más actual, pero no lo es. Y juega con fuego y las cosas de comer de todos: si Iglesias sigue tensionando el gobierno que vicepreside, intentando anotarse cada tanto después de retar a sus ministros, la cuerda acabará por romperse y lo celebrará el PP.

Cada gol en contra, derrota

Pablo Iglesias quiere que creamos que echa todos los pulsos, de este modo lo que consigue es que, cada vez que no se sale con la suya, creamos que lo ha perdido: “Pedro Sánchez ignora a Podemos y enviará a Bruselas su plan para recortar las pensiones”, leemos en Vozpópuli. Ni el titular ni el hecho son una anécdota: los medios a la contra cantan cada gol que meten al de Podemos y piden el VAR cada vez que los marca él. En cualquier caso, la política ni es el arte de competir ni el de asaltar, es el arte de sumar y llegar a acuerdos. Es decir: quien no diferencia la campaña de la legislatura, a la larga, está perdido.

Que miren hacia dentro

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias saben que tienen un problema: el Estado paga muchos sueldos a franquistas declarados, en forma de pensiones pero también en forma de salarios. Personas que se limitan a tolerar la democracia siempre que el erario público siga abonando lo que creen que les debe. Y lo peor es que si uno ve las tertulias políticas puede pensar que PSOE y Podemos han difundido argumentarios en los que intentan hacer creer que los que añoran el pasado tienen que parecer el pasado. Pero no: en Público vemos pantallazos de un chat de militares en activo que aplauden peticiones de fusilamientos.

Cortesanismo digital

Por muchos intentos que haga Pablo Iglesias por repetir aquella política cortesana, nunca llegará a la altura del personaje que nunca pasa de moda: el pelota real, el que dice a los que se sientan en el trono (o el consejo de ministros) lo apuestos que están cada día. Hoy escriben en digitales y hablan de YouTube, pero la intención es la misma: “Leonor, la reina de YouTube: los datos que confirman la popularidad de la heredera”, titulan en Vanitatis. La pieza va sobre el canal en YouTube de la Casa Real, que “es un éxito”, y sobre cómo los vídeos protagonizados por Leonor parecen los preferidos. ¿De quién? ¿Para qué?

El 20% considera mal

Seguimos con YouTube porque en Reason Why he encontrado una de esas noticias que no puedo evitar comentar: “El 20% de la audiencia considera que ver contenido en YouTube es como ver la Televisión”. Es un estudio a nivel mundial en el que señalan a la ciudadanía estadounidense como la que más comete este error: hasta el 36% de los espectadores no distingue entre la televisión y YouTube. Una gran equivocación: nada tiene que ver un canal de televisión con contenidos, los que sean, y una cadena de responsabilidad, con un agregador de morralla (lo que es YouTube sin el marketing).

Feliz lunes a las y los autónomos

Pocas autónomas y autónomos quedarán sin saber que nos han subido la cuota. Es cierto que se trata de la segunda parte de una subida programada desde 2018, pero también es cierto que en este 2020 tan horroroso en el gobierno de “la gente” no parece que hayan movido un dedo para congelar la medida. Así que todos esos hosteleros y comerciantes que calculan hoy cuánto podrán aguantar abiertos durante la pandemia se encuentran que a su preocupación tienen que añadir otra. Porque no es la subida de varios euros ni que sea retroactiva en parte: es la indefensión y la sensación de que lo pagamos todo.

Y el gobierno español se sube el sueldo

Lo único claro de esta subida es que sabemos a dónde va exactamente: lo que nos cargan a los autónomos irá para pagar a los funcionarios y al gobierno español, por extensión. Después de que el Senado parase la intención de PSOE y Podemos de subir el sueldo a presidentes, vicepresidentes, ministros y demás, este aumento ha venido vía funcionariado. Que sí, que ya sé que estoy siendo reduccionista y que nada se explica de un modo tan sencillo nunca, y menos en política o impuestos. Pero los hechos son tan claros y contundentes como indignantes en este tiempo tan convulso, complicado y agotador.

Progres de postal y escaparate

El gobierno de “la gente”, el más progre, el más ecologista (y no tenía ni idea nadie de que los diésel a precio de derribo los habían comprado familias de clase media) y el que más se preocupa por los demás, de momento, ha preparado para la Casa Real española “la mayor subida presupuestaria en una década. El presupuesto para el próximo año será de 8.431.150 millones de euros, lo que supone un incremento de un 6,5% (544.000 euros) respecto a las cuentas vigentes desde 2018” (Vozpópuli). Y esto, ¿cómo van a explicarlo? O mejor: ¿quién va a poner el tuit que desvíe la atención, Echenique o López de Uralde?

La valentía se puede medir

Pero no es solo que la partida para la Casa Real española haya aumentado en los presupuestos que han acordado PSOE y Podemos, es que se mantienen los gastos de la institución distribuidos por diferentes ministerios. Patrimonio inmobiliario (los Borbón no tienen ninguna vivienda en propiedad, tampoco Letizia Ortiz, ni los Urdangarín) y de cualquier otro tipo, ciervos incluidos, según Vanitatis, van a cargo de diferentes carteras y ministros. Y ni PSOE, ni Podemos, ni IU lo han evitado. Al contrario. Así que, sí, la valentía se puede medir en número de privilegios que se laminan a Felipe VI. O los que se mantienen.

Y el Valle de los Caídos, también

Por la boca muere el pez: “El Ministerio de Presidencia mantiene la subvención a la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos” (La Información). Mucho gobierno de “la gente”, mucho asaltar los cielos, mucha cara de aflicción de Pablo Iglesias en las entrevistas, pero nadie evita que los autónomos paguen más, ni que el Rey cobre menos, ni que la jefatura de Estado siga riéndose de todos, ni que el gobierno español se aumente el sueldo, ni que el Valle de los Caídos se quede sin subvención. Y ahora, ¿qué? ¿Dejarán de tomarnos el pelo y de mirarnos por encima del hombro los de Podemos, o seguirán autoengañándose?

¿Qué estaría diciendo Bildu?

Un exconcejal vasco habría abusado de una trabajadora en la sede social del partido. En el mismo partido y en el mismo territorio, además, hay un precedente con un fotógrafo y militante de esa formación, y varias chicas afectadas. En circunstancias normales, ¿qué estarían diciendo los colectivos feministas de la CAV? ¿Qué estarían diciendo los partidos que se declaran feministas? ¿Y su candidata a lehendakari? ¿Y el resto de la coalición? Entonces, ¿por qué no alzan la voz? ¿Por que el exconcejal es de Bildu y la sede social una Herriko o, como se llaman ahora, una Arrano? ¿Un tuit de Bildu Zarautz es suficiente?

La política es posibilista o no es útil

Pablo Echenique puede tuitear esto y lo que le dé la gana, por supuesto: “Muchas gracias al Partido Popular por votar a favor de la paguita bolivariana. Os damos la bienvenida al socialcomunismo, camaradas”. Usar el sarcasmo para referirse al Ingreso Mínimo Vital es igualmente lícito. Otra cosa es la opinión que cada uno tenga de ese modo de hacer política: yo soy de los que prefiere el posibilismo, soy de los que celebro ver que los partidos tienden puentes entre ellos y me entristece ver cómo algunos políticos los vuelan. Echenique, número dos de un partido en el gobierno prefiere la dinamita.

Maroto, on fire

También Javier Maroto tiene derecho a la protesta desde su escaño en el Senado. Y tiene todo el derecho del mundo a encenderse. Quien se piense que los políticos no son humanos y no sufren se equivoca. Pero igual que Echenique se ha hecho un autorretrato con su tuit, a Maroto se lo ha hecho un fotógrafo en la cámara alta. Sus gestos quedarán en la hemeroteca, Twitter e Internet en general, y mostrará a un senador alavés que se empadronó en Sotosalbos y llevó muy mal que un senador de Más País dijera la verdad: que el PP llega a acuerdos con la extrema derecha española para gobernar.

Que no les falte una buena corrida

Me puedo poner en la piel de Felipe VI: con dos hijas en edad de estudiar en casa y tanto él como su mujer teletrabajando. Una gran manera de acumular estrés y kilos: hay que estar con las niñas para que hagan sus deberes, hay que mantener la casa en orden, salir a la compra y cocinar, hay que mantener una relación lo más sana que puedas con tu pareja… Pobres. Pero me da que su confinamiento y el de los demás ha sido diferente. Eso, sí, no puedo negar que trabajen: Xabier Lapitz recuperaba con tino un tuit de la Casa Real en el que anunciaban una reunión con los criadores de toros de lidia. España, lo primero.

Por el que dirán

¿Soy un malpensado? Cuando se trata de noticias sobre la casa real española, sí. No puedo evitarlo. ¿Por qué será? Pero cuando leí que “Felipe VI convence a la nobleza española para que regale leche y aceite a los pobres” (InfoLibre) pensé que su reunión había venido por las críticas a la que tuvo con los que crían toros, por el orden de prioridades que establecía la jefatura de estado española. Pero hasta cuando quiere hacer las cosas bien Felipe VI tropieza, como su padre en Botsuana. Porque esa labor de mediación nos devuelve al siglo XIX y nos muestra dónde está cada uno. Ellos, arriba y atrás. Muy atrás. Y muy arriba.

Hoy que por fin salen los niños…

Pablo Iglesias lo explicó en un tono tan didáctico que infantilizó a la audiencia (nosotros) innecesariamente. Después de hablar en el Congreso de una mala comunicación del gobierno, puedo imaginármelo diciendo a los otros ministros: “Ya lo hago yo, que vosotros no sabéis”. Y a los portavoces habituales respondiendo: “Sal. A ver cómo te va”. Las formas volvieron a fallar, pero el resultado sigue ahí: hoy, las y los menores de 14 años podrán salir una hora sin relacionarse con otros niños y otras niñas. Veremos lo que da de sí la medida, sobre todo, a partir de mañana, con trabajo o teletrabajo.

Dora la Exploradora le manda solicitudes firmadas

A Víctor Sánchez del Real, diputado de Vox por Badajoz, Dora la Exploradora le manda solicitudes firmadas por ella misma, los Lunnis se presentaron en su casa para que les firmara un permiso, y Blaze y los Monster Machines le envían un SMS avisándole de que van a dirigirse a sus hijos. Solo así se entiende que clamase, vía Twitter, contra Iglesias: “No estás autorizado a dirigirte a mis hijos directamente sin permiso de sus padres. Por si no lo tienes claro. Acabas de hacerlo en una rueda de prensa. Repito, no tienes autorización para hacerlo”. Iglesias fue ridículo, Sánchez del Real lo hizo a lo grande.

¿En qué entornos vivís?

Mi plan para hoy es salir con mi hija mayor hasta el quiosco, a por el periódico (y si tenemos suerte, caerá un superzing). Poco a poco, cuando se aclare la situación, volveremos juntos al supermercado. En casa, nos repartimos las tareas. También en las casas de mi entorno. Así que esas apelaciones, sobre todo en Twitter, a que durante el confinamiento se ha visto a más hombres en el súpero o paseando al perro, y que ahora ser veremos más con sus hijos, cuando todo esto antes lo hacían las amatxus, sinceramente, me parecen una chorrada propia de pensamientos ancestrales. El pensamiento de apela.

No, no vivimos «hacinados»

Otro pensamiento de mierda que nos impacta más de lo que necesitamos es este que denuncia Mr. Insustancial en Twitter: “Dos frases que me repatean: ‘La gente vive hacinada en 60 metros cuadrados’. (Ahórrate el falso espanto que la mayoría vive muy dignamente, incluso, en menos espacio). ‘Hay gente imprescindible que antes era invisible’. (Lo sería para ti, clasista de mierda)”. Ni un piso normal ni un trabajo que ha sido declarado de primera necesidad es motivo de mérito. Igual que no lo es de desprecio por parte de ciertos grupos que rezuman clasismo. Algunos, desde entornos autoproclamados progresistas.

Campaña real en el siglo XXI

Va a ser curioso comprobar cómo nos querrán colar a la siguiente generación de borbones. En esta ocasión, sin el velo y blindaje que impusieron los de la transición y, a cambio, con un montón de fuentes de información alternativas. Tanto que cualquier mensaje oficial y dirigido va a llegar distorsionado. La Casa Real solo sabe comunicar de una manera que hoy no vale. Esta semana nos han colocado a las hermanas rubias leyendo El Quijote. Y han obtenido memes, montajes, chanzas y risas. Eso es lo que espera a los que pretenden sostener un modelo de negocio que solo se sostiene con imposición.

Una nueva realidad

Yo no voy a hacer planes para verano, ni para el próximo otoño (ni conciertos, ni grandes reuniones con familia o amigos), tampoco para la Semana Santa que viene. Creo que en el mejor de los casos, recuperaremos cierta normalidad en 2022, con dos ciclos anuales enteros superados, con más confinamientos cuando empiecen los repuntes y puede que con una primera vacuna. Creo que esto es lo que nos espera, sobre todo, atendiendo al anuncio de la OMS de que viene “una nueva realidad”. No vamos a volver pronto a la normalidad, y cuando los niños vuelvan a la ikastola no será porque el virus haya desaparecido.

Igual si lo dice Macron…

Llevo más de 30 días de confinamiento y teletrabajo (lo que significa: más de 30 días seguidos trabajando). En este tiempo no sé cuántas veces he escrito ya en esta columna, Twitter o WhatsApp que esta es una crisis sanitaria mundial para la que ningún gobierno estaba preparado. Tampoco ningún partido de la oposición. A ver si ahora que lo ha dicho Macron, con mucho más carisma que yo, alguien lo escucha: el francés, igual que todos los estados, está haciendo lo que puede, buscando el material sanitario que falta en todo el planeta y reaccionando sobre la marcha, que es la única manera.

El contexto importa. Y mucho

Lo que dice Macron tendríamos que repetirlo a diario los periodistas, en todas nuestras columnas, crónicas o noticias sobre el coronavirus, para ceder menos espacio a los bulos. Jorge Galindo también hace una aportación en Twitter: tenemos que dejar de usar las cifras sin contexto y sin sesgo. Si hay más positivos porque hay más tests hay que decirlo. Si las cifras mejoran o empeoran no hay que ocultarlo. Y todas las comparativas, todas, hay que hacerlas explicando que ninguna comunidad o estado está contando o testando igual a enfermos y fallecidos con o por coronavirus. El contexto es muy importante estos días.

No hay que dejar espacio a las conspiraciones

Si somos rigurosos, si no nos dejamos llevar por dar noticias alarmistas o por descubrir la última miseria provocada por el coronavirus, los periodistas estaremos haciendo mejor nuestro trabajo porque estaremos achicando el espacio a quienes crean y difunden bulos, y a los aficionados a las teorías conspiranóicas que, como apunta César Calderón en Twitter, parece que se han multiplicado. Primero fue que el virus había sido creado, ahora, que los gobiernos quieren muertos a los viejos para ahorrarse la pensión. Da igual la barbaridad, importa que los periodistas no estamos ayudando a pararlas.

Los que faltaban

Sí, los periodistas lo estamos haciendo mal. Pero algunos lo están haciendo peor, como los que buscan el cabreo de la gente. Y los que forman parte de la lista de periodistas que se muestran prescindibles por voluntad propia son los cortesanos: con la que está cayendo y cómo está actuando, hablar bien de la Casa Real española es hacer ciencia ficción o servilismo. Sugerir el 14 de abril que esta rancia institución tiene éxito en las redes sociales durante la crisis sanitaria que vivimos tendría que ser de juzgado de guardia. Insisto con pena: qué oportunidad está perdiendo el Periodismo de todo tipo para mostrase fiable.