«Hola a todos y todas»

En su partido y en su gobierno, Pablo Iglesias se toma la política como un juego de tronos continuo. Lejos de ser moderna, la suya es una política de corte, de maquinaciones y de rápidas huidas por los pasillos para adelantarse y anunciar antes que nadie la decisión que toque y, así, anotarse el tanto ante los súbditos. Como lo hace en Twitter todo parece más actual, pero no lo es. Y juega con fuego y las cosas de comer de todos: si Iglesias sigue tensionando el gobierno que vicepreside, intentando anotarse cada tanto después de retar a sus ministros, la cuerda acabará por romperse y lo celebrará el PP.

Cada gol en contra, derrota

Pablo Iglesias quiere que creamos que echa todos los pulsos, de este modo lo que consigue es que, cada vez que no se sale con la suya, creamos que lo ha perdido: “Pedro Sánchez ignora a Podemos y enviará a Bruselas su plan para recortar las pensiones”, leemos en Vozpópuli. Ni el titular ni el hecho son una anécdota: los medios a la contra cantan cada gol que meten al de Podemos y piden el VAR cada vez que los marca él. En cualquier caso, la política ni es el arte de competir ni el de asaltar, es el arte de sumar y llegar a acuerdos. Es decir: quien no diferencia la campaña de la legislatura, a la larga, está perdido.

Que miren hacia dentro

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias saben que tienen un problema: el Estado paga muchos sueldos a franquistas declarados, en forma de pensiones pero también en forma de salarios. Personas que se limitan a tolerar la democracia siempre que el erario público siga abonando lo que creen que les debe. Y lo peor es que si uno ve las tertulias políticas puede pensar que PSOE y Podemos han difundido argumentarios en los que intentan hacer creer que los que añoran el pasado tienen que parecer el pasado. Pero no: en Público vemos pantallazos de un chat de militares en activo que aplauden peticiones de fusilamientos.

Cortesanismo digital

Por muchos intentos que haga Pablo Iglesias por repetir aquella política cortesana, nunca llegará a la altura del personaje que nunca pasa de moda: el pelota real, el que dice a los que se sientan en el trono (o el consejo de ministros) lo apuestos que están cada día. Hoy escriben en digitales y hablan de YouTube, pero la intención es la misma: “Leonor, la reina de YouTube: los datos que confirman la popularidad de la heredera”, titulan en Vanitatis. La pieza va sobre el canal en YouTube de la Casa Real, que “es un éxito”, y sobre cómo los vídeos protagonizados por Leonor parecen los preferidos. ¿De quién? ¿Para qué?

El 20% considera mal

Seguimos con YouTube porque en Reason Why he encontrado una de esas noticias que no puedo evitar comentar: “El 20% de la audiencia considera que ver contenido en YouTube es como ver la Televisión”. Es un estudio a nivel mundial en el que señalan a la ciudadanía estadounidense como la que más comete este error: hasta el 36% de los espectadores no distingue entre la televisión y YouTube. Una gran equivocación: nada tiene que ver un canal de televisión con contenidos, los que sean, y una cadena de responsabilidad, con un agregador de morralla (lo que es YouTube sin el marketing).

Lo ganan su padre y su madre

Siempre me ha dado bastante mal rollo ver a niños trabajar. También cuando yo lo era me resultaba incómodo ver a personitas de mi edad cantar, actuar, bailar… Vender o coser. Ahora, en Internet, los “niños prodigio” han encontrado nuevos modelos de negocio. Bueno, en realidad lo hacen sus padres y madres, como siempre, que exponen a los menores al gran público brincando, probando videojuegos o desembalando juguetes. Ryan, con ocho años (empezaron a grabarle con 5 y ya lleva 5.000 vídeos), es el youtuber mejor pagado: 19,3 millones habría facturado este año.

Cuando Ciudadanos era Vox

Antes que Steve Banon y la Alt Right hubo otros intentos de vertebrar la extrema derecha en Europa. Lo promovían filántropos excéntricos como el irlandés Declan Ganley y por España participaba un joven llamado Albert Rivera que prestaba a la causa su partido, un Ciudadanos que era marginal y hasta un poco friki. Como recuerdan en El Plural, en 2009 Rivera reconocía que el dinero que le ofreció Ganley había sido determinante a la hora de presentarse a las europeas con un mensaje antieuropeísta y ultracatólico, y Miguel Durán de candidato.

Madrid echa a los de los patinetes

Ya saben que soy un reaccionario y que, de salida y por precaución, siempre me posiciono en contra de las empresas que montan una App, hablan de negocios molones de base tecnológica y que dan la espalda a los modelos tradicionales de permisos municipales o, qué se yo, el pago de impuestos. Así que celebro que el ayuntamiento de Madrid haya prohibido a las empresas de alquiler de patinetes electrónicos vía App hasta que no se ajusten a la normativa. Les recuerdo que el vacío legal les permitía circular por aceras o peatonales, y dejar los vehículos, literalmente, en cualquier sitio.

Abro un melón

Soy plenamente consciente de que con el post en Magnet que recomiendo hoy leer me arriesgo a abrir un melón: una gran empresa japonesa ha decidido dar seis días libres a sus trabajadores no fumadores. Lo hacen después de calcular el tiempo que dedican en un año los que sí fuman en salir, echarse el cigarrito y volver. Personalmente, no me molestan. De hecho, creo que el tiempo que pierden les hace estar más estresados para terminar su carga de trabajo y que, en definitiva, de su salud y tiempo lo gastan. Pero soy consciente de que el debate corre por las oficinas.

Tumblr borra el porno

Tumblr fue una de las primeras plataformas para publicar posts y añadir un sistema de “repostero” muy interesante, por cierto. Pero Google y WordPress le achicaron el espacio y si ha llegado hasta nuestros días es solo por una cosa: el porno que permitía publicar y “repostear” en sus bitácoras. Esta semana hemos sabido que los de Apple (especialmente puritanos) han retirado temporalmente su App del Store por pornografía infantil, y los de Tumblr han decidido borrar, directamente, todo el contenido pornográfico e inmolarse sin remedio.

China retrata a Maduro

20150120_china

Que un país, en esta caso, Venezuela, pida dinero prestado a China no es noticia. ¿Acaso no lo hacen otras naciones, en teoría, más potentes? En este caso, el problema es el precio. Nicolás Maduro está obligado a admitir casi cualquier condición. En este caso, a Pekín no le ha bastado como aval la producción de aluminio, hierro y oro de las minas nacionales venezolanas: quieren el control de las empresas públicas que hacen las explotaciones por “las múltiples denuncias de corrupción en el conglomerado”, según el venezolano ‘El Nacional’.

El “aparato sucio” de Podemos

Lo califica de esta manera Joaquín Urías, profesor de Derecho Constitucional, y ex candidato a la Secretaría General de Podemos en Sevilla, que ha anunciado que abandona esta formación porque ha conocido “lo peor del nuevo aparato de Podemos”, esto es: “Gente ávida por conseguir una parcelita de control a través del modo que sea (…) Gente ambiciosa y sin escrúpulos que vive en la puñalada trapera al compañero y en la falta de principios. Casi todos ellos vienen de militar en otras organizaciones y están acostumbrados a esas miserias”, según ‘Sevilla Actualidad’.

Una de encuestas

Ayer se cerraba el ciclo de reflexiones provocadas por las encuestas publicadas este fin de semana. En ‘Periodista Digital’ destacan que en las generales españolas “el PP ganaría las elecciones con un 29% de los votos, 8 puntos más que Podemos y 10 más que el PSOE”. Por otra parte, en ‘Libertad Digital’ se han fijado en la intención de voto para las elecciones catalanas: Ciutadans y Podemos desplazan a PP y PSC como tercera y cuarta fuerza, que se desploman. Ganarían CiU y ERC.

“Punto y final” para Ortega Lara

En el conflicto armado (diferente del político) que hemos vivido en Euskadi y en España, y que estamos intentando cerrar, la gestión de las víctimas es muy delicada pero no por ello ha de ser evitada. Y más cuando José Antonio Ortega Lara, muy beligerante por lo general, se muestra tan partidario del paso de página constructivo en su caso concreto: “Se acabó, descanse en paz, punto y final” (‘El Imparcial’), decía sobre Josu Uribetxeberria Bolinaga, quien fuera su secuestrador y falleciera la semana pasada. Unas declaraciones a tener en cuenta por todas las partes.

¿Qué es Quitter?

Quitter es como Twitter, pero si estás en la primera parece que “molas” más. Porque Quitter, que es una fotocopia de su modelo, según hemos podido ver en el blog de Fátima Martínez, “ha nacido como la alternativa anticapitalista y anticensura a Twitter. La idea es de una «asociación de microblogueros que están motivados por ética y solidaridad y quieren abandonar los servicios centralizados capitalistas”, según ‘Reason Why’. Y ahora, permítanme que me despiporre de la risa si la alternativa anticapitalista es duplicar, línea de código por línea de código, las estructuras capitalistas.