Municipios de Bizkaia (3)

Continúo el recorrido por otros diez municipios de Bizkaia, los siguientes en orden alfabético a los publicados el pasado 14 de julio. En total son 112 y los recorrí entre los años 2012 y 2016. De esta forma pausada os iré mostrando lo que en mi opinión es más interesante en cada uno de ellos.

BARRIKA: Este pequeño municipio es ante todo conocido por sus tres playas abiertas bajo los acantilados, Barrika, Meñakoz y Muriola, también llamada playa de la Cantera, en la que se rodó alguna escena de Juego de Tronos. De su centro urbano me quedo con tres edificios, el Ayuntamiento, la iglesia parroquial de Andra Mari y la Residencia Elorduy.

BASAURI: Municipio densamente poblado, más de 40.000 habitantes, no es conocido por sus atractivos turísticos. Entre sus edificios quiero resaltar cuatro, la iglesia de San Miguel Arcángel (siglos XVI-XVIII), la Casa Torre de Ariz, construida en 1706, la ermita de San Fausto y el Social Antzokia, frente al que se encuentra el monumento a la Escarabillera. Otras esculturas que me gustaron son la dedicada al Paseante Begiluze, «Madre e Hijo», «Arizgoiti» y especialmente «Bidebieta», que representa la silueta de una diligencia tirada por mulos. También coincidí con la exposición sobre el Baskonia MT, uno de los clubes de montaña más conocido de Bizkaia.

BEDIA: Este municipio cuenta con poco más de 1.000 habitantes que en su mayoría viven en Elexalde, donde se encuentra el Ayuntamiento y la iglesia parroquial de San Juan Bautista, que se construyó en 1745. Sin embargo buena parte de su territorio es eminentemente rural, así que pasé una agradable mañana recorriendo los barrios de Eroso Ugarte, Utxarain y Ereño, disfrutando al contemplar antiguos caseríos y cómo posaban unos burritos.

BERANGO: Municipio de poco más de 7.000 habitantes situado entre Getxo y Sopela cuenta con interesantes edificios muy próximos unos a otros, como la Casa Consistorial y las Escuelas, de finales del siglo XIX, la iglesia de Santo Domingo de Guzmán (siglo XVIII), que cuenta con una elegante torre, el monumento de Otxandategi, obra de Basterra (1911) y la Kultur Etxea, que alberga el Museo Memorial del Cinturón de Hierro. Más alejados se encuentran el Palacio Icaza y la enorme escultura de José Luis Pequeño.

BERMEO: Es probablemente el pueblo de Bizkaia que más me gusta, así que me ha costado mucho hacer una selección de fotos, comenzando por el puerto de Sollube, con el recuerdo al ciclista Jesús Loroño, para seguir por su fachada marítima, desde el puerto hasta el islote Akatz y ese increíble lugar que es San Juan de Gaztelugatx, para luego centrarme en su monumental casco antiguo, que cuenta con edificios tan interesantes como las iglesias de Santa Eufemia y de Santa María, el convento de San Francisco, la Torre Ercilla, el Casino, Kikunbera o el Portal de San Juan, vestigio de las murallas. Cuenta también con cantidad de esculturas urbanas, como “La lechera” (Enrike Zubia), “Itzulera” (Castor Solan), “Taraska” (Antonio Ibarrarán), “Homenaje a Benito Barrueta” (Nestor Basterretxea), “Vendedoras de pescado” (Enrike Zubia), “Badatoz!” (Enrike Zubia), “Azken olatua, azken arnasa”. (Enrike Zubia), Olatua (Nestor Basterretxea) y “Euskal kosmogonia”, conjunto de 18 esculturas, obra del  bermeano Nestor Basterretxea.

BERRIATUA: Municipio de la comarca de Lea Artibai, enclavado entre Markina y Ondarroa, cuenta con un pequeño núcleo urbano ubicado en la ribera del Artibai, con interesantes edificios entre los que destacan la iglesia de San Pedro y la Casa Pintada o Etxe Pintxu; palacio del siglo XVIII que tiene la fachada decorada con pinturas al fresco. En Madalena auzoa tenemos casa torre de Aranzibia y la ermita de la que toma el nombre el barrio. En Asterrika auzoa nos detenemos ante la ermita de San Lorentzo (siglo XV), concluyendo nuestro recorrido en Mereludi auzoa, para contemplar el caserío Lekoia Bekoa, magnífico ejemplar de la arquitectura rural de Bizkaia, del siglo XVI, que cuenta con un gran escudo de armas.

BERRIZ: Este municipio constituye un magnífico mirador de las Crestas del Duranguesado, desde Anboto hasta Untzillatx. Cuenta con un interesante patrimonio, parte de él situado en el centro de la población, caso de la iglesia de de San Juan Evangelista y del Palacio de Berriz, actual Ayuntamiento, situado en un hermoso parque. Del patrimonio religioso destaca también la iglesia de Andra Mari de Andikona, barrio que cuenta con hermosos caseríos y, en menor medida, la ermita de San Pedro Txiki, situada antes de llegar al casco urbano. Del patrimonio civil son dignos de mención las casas torre de Lariz y Arria, además de los antiguos caseríos Isuntza Bekoa e Isuntza Goikoa.

BILBAO: Dedicaba una jornada matutina a recorrer cada municipio, así que cuando le llegó el turno a la capital, me centré tan solo en el Casco Viejo, que cuenta con muchísimos lugares de interés. De la arquitectura religiosa tenemos la Catedral y las iglesias de San Antón, Santos Juanes y San Nicolás. De la arquitectura civil, el Teatro Arriaga, la Plaza Nueva, el mercado de la Ribera y la antigua sede del BBVA. Callejeando por el Casco Viejo iremos descubriendo hermosos edificios y rincones, como el Arenal, el edificio de la Bolsa y la Fuente del Perro entre otros muchos. También hay interesantes museos, destacando el Euskal Museoa. Como comentaba, mucho tema para una mañana.

BUSTURIA: Municipio enclavado en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, cuenta con varios barrios y diferentes edificios de interés, como la iglesia de Andra Mari de Axpe y el palacio de Txirapozu. Cuenta también con un lugar que merece mucho la pena visitar, especialmente si se va con niños. Se trata del Ekoetxea Urdaibai, Centro de la Biodiversidad de Euskadi, que ocupa un interesante edificio singular, la Torre Madariaga, del siglo XV, y la anexa Torre del Reloj, construida en el año 1851.

DERIO: Este municipio no destaca por sus atractivos turísticos pero, como todos, merece también una visita, centrándonos en dos iglesias, la de San Cristóbal, reedificada y ampliada en el año 1745, y la más moderna pero coqueta de San Isidro, construida en 1958. También son dignos de reseñar el edificio del Ayuntamiento, obra de principios de siglo XX de estilo neovasco y el antiguo Seminario. Algo que llamó especialmente mi atención es la gran escultura colorista “Agurra” (saludo), obra de Eneritz Amondarain e Idoia Zuluaga, que da la bienvenida a cuantos se acercan a este municipio, con el que concluyo esta tercera serie.

Las fotos fueron tomadas entre el 14 de febrero y el 4 de junio de 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *