¡Seis puntos seguidos en Liga!

Esto era lo que llevábamos pidiendo un tiempo. Puntuar unos partidos seguidos para salir del agujero en el que es demasiado fácil caer. Y sobre todo alcanzar un colchón de puntos para poder ir seguido al Bernabeu, puntos los próximos que si no es por lo civil, se los lleva siempre el equipo blanco, por lo criminal, que cuando no hay una expulsión en contra hay dos, y sino un penalti o sino un gol fantasma, o sino ya se inventará el árbitro algo… Conclusión: este colchón de puntos sabe a gloria.

¡Qué liberación con el gol!

El jueves pasado se perdió contra el Olympique de Lyon y ya casi casi, salvo milagro estamos fuera de la Europa League. A pesar de eso el partido durante 75 minutos no fue para perderlo, el juego fue bueno salvo por lo de siempre en los últimos partidos. A saber: la portería es un agujero negro (en el que todo lo que llega entra) y la media falla más que una escopeta de feria (tanto de cara a puerta como en el último pase). El primer tiempo debería haber acabado 4-0 ó 4-1. Luego Muniain se sumó a la fiesta cometiendo una anchoa de infantil, que ya nos desarmó definitivamente. A Iraizoz en éste último gol le fusilaron a poca distancia, pero tampoco hubiese estado mal que no se tirase al lado contrario antes de tiempo y que hubiese cubierto su palo… A partir de ahí el Athletic y su reacción de empatar el partido a dos se fue al carajo. Pero no al carajo de rabia, fuerza y lucha, sino al carajo, no sé… de water.

Paso al partido del domingo y de él tengo que destacar, curiosamente lo que criticó del jueves. Gorka estuvo muy bien, muy, muy bien. Fue determinante y por fin, consiguió hacer dos paradas de auténtico mérito y encima seguidas. Además en un par de balones salió de debajo del larguero para blocar balones por alto. Aunque si hubiese salido más quizá el penalti no hubiese sido necesario. Iraola hace la mano dentro del área pequeña. Considero que el balón debería ser de Gorka, aunque no para blocar, sí para arrancarle a Iraola el brazo (en plan cariñoso…) con una salida de puños. Pero teniendo en cuenta que Iraizoz no sale nunca, no me voy a quejar que en este partido lo ha hecho 2 ó 3 veces. Poco a poco.

También a destacar los dos goles. Los que fallaban todo lo que les llegaba… las enchufaron. Ya era hora. De hecho a De Marcos en la rabia de su celebración se ve que él pensaba lo mismo que todos. Y con Susaeta, parecido. Sus manos a manos son… buf… Y éste, aunque llorando entró. Menos mal.

Sigo. Igual que llevo semanas pidiendo la titularidad de Raúl Fernández Cavada (sigo pidiéndola a pesar de haber destacado el partido de Gorka), esta semana añado otra petición: el banquillo o la grada para Muniain. En otros comentarios le he tirado de las orejas, pero lo de este año me parece mucho y muy seguido. El jueves me quedó la sensación que estaba buscando la expulsión a gritos. A partir de su error en el tercer gol perdió los papeles de una manera increíble, y mucho antes lo tenía que haber sustituido. El domingo al árbitro debutante le temblaron las canillas pensando que tenía que expulsar a alguien del equipo de casa en el primer tiempo y tan pronto… (La expulsión la prefirió dejar para el segundo tiempo y con una mano absurda). Sigo con Muniain. Está claro que nadie le canta las cuarenta en Lezama o si lo hacen, desde luego, no tiene mucho efecto. Así que considerando que no puede seguir así, yo le mandaba al banquillo o, repito, a la grada, unos partiditos para que se lo piense mejor y deje de comportarse como lo hace, que no hace falta ni que lo califique porque se califica él sólo. Y si a todo le añado el poco rendimiento que está teniendo (igual por eso está desquiciado), es que no necesito ni la disculpa del comportamiento para hacerle descansar.  Y así, a ver si se tranquiliza. Por si alguien tiene dudas, considero a Muniain un grandísimo jugador de una calidad envidiable pero… no se puede permitir que se comporte así.

Para acabar, decir, que el Athletic va hacia arriba, y pena que esta semana nos toque contra el Real Madrid (adonde como ya he dicho otras veces no llevaba a los titulares… pero ese es otro tema)

¡Qué ganas de enmierdar la final!

A un día de la final hablar de algo que no sea fútbol es una auténtica pena, pero es que entre unos y otros están haciendo muy difícil que eso no sea así. Baños y obras, banderas, silbidos, políticas, fascismos, políticos, permisos a manifestaciones, no permisos, sí permisos, ladridos,… Que no, que es un partido de fútbol, que debe ser algo deportivo, que nos una, que aunque haya rivalidad que se pueda disfrutar desde la caballerosidad.

Pues no. Parece que es imposible que haya paz con esta cuestión, que es de todo menos deportiva. Hoy ya hay muchísima gente que va a ir a Madrid (del Athletic sí, no sé si del Barcelona también). Mañana supongo nos desplazaremos el siguiente grueso de la «expedición», que ya se sabe, antes de ir que va a ser «muy, muy grueso». Y es una pena enorme que vayamos con miedo, y yo desde luego un poco sí que tengo. No me hace ninguna gracia este caldo de cultivo que se ha creado.

Empezó el señor Florentino con su brillante idea de, no sé cómo llamarlo, … ¿»alicatar» los baños del Bernabeu?. Vale, genial. Así se te atraganten todas las obras futuras y venideras que se hagan en tu estadio. Gracias a él, soy una más, entre otras muchísimas personas a las que les gustaría asistir al partido y no lo va a poder hacer. Mil gracias, de verdad. (Por cierto, mis condolencias al señor presidente, y no es de broma, que una cosa no quita la otra) .

Estuve en Valencia y no pité el himno (debo de reconocer que es que ni si quiera lo oí, porque había tal follón que no había manera de oír nada). No tengo intención de pitarlo, pero sé que a mucha gente que pensaba como yo le han entrado unas ganas enormes de hacerlo, e incluso alguno, me consta que no pitó en Valencia, sé que se ha comprado un silbato para hacer el mayor ruido posible. Y, de verdad, no tiene nada contra el himno. Es una respuesta a la estupidez que se ha apoderado de algunos, que escuchándoles, los considero peligrosos e incendiarios. Que no, que no señora ministra, que no voy a Madrid a pitar el himno. Que voy a un partido de fútbol, a animar a mi equipo, que da igual que yo sea nacionalista, fascista, comunista o abertzale, verde o roja,… Que sólo quiero aplaudir a los míos y volverme a Bilbao con la Copa y SIN PROBLEMAS.

¿Que permiten una manifestación como la que han permitido a pesar de los informes de la policía contrarios a ella por pensar que puede haber disturbios… ? Esto sí que me da que pensar… y me da más miedo todavía… Repito: No quiero problemas, quiero una fiesta, quiero juntarme a los aficionados del Athletic, de Bilbao, de Madrid, de Chinchilla, de Lepe, de México, de Italia, … de juntarme a españoles, a vascos, a catalanes, a valencianos, a murcianos, a americanos, a… juntarme a los que sea y gritar ¡AUPA ATHLETIC!

Así que desde aquí pido cordura a todos para que sea una fiesta, una fiesta en la calle como lo fue en Valencia, como lo ha sido en Manchester, en Gelsenkirchen, en Lisboa,… Una fiesta de la que todo el mundo pueda disfrutar, sea cual sea la ideología, la bandera, o el equipo. Una fiesta de todos los aficionados al fútbol… y a la fiesta.

POR FAVOR, QUE ASÍ SEA. Y por supuesto, otra vez, y más alto que antes:

¡A por ellos!

 

¡ATHLEEEEEEETIC,    EUP!