Y Tabarnia, ¿qué?

Cuando Ciudadanos ganó las elecciones catalanas cuatro nacionalistas españoles entre los que destacan Albert Boadella o Federico Jiménez Losantos, crearon Tabarnia, un país dentro de Catalunya que no era independentista. Se inventaron un gobierno (que preside Boadella, bufón de referencia en El Gato Al Agua) e hicieron varias parodias. Hasta el 25 de mayo, momento en el que la cuenta en Twitter “oficial” de aquel invento se quedó callada. Ciudadanos no ha ganado ninguna alcaldía, ni siquiera en los feudos más relevantes de Tabarnia, que empieza ya a ser un recuerdo ridículo.

Vox es un colector

Lo bueno que tiene Vox es que es una especie de colector o vertedero. En ese partido está acabando lo que, en plata, llamaríamos “lo puto peor”. Políticos que solo han vivido de ser enchufados, militares ultraderechistas, neonazis condenados por dar palizas y, ahora, un candidato que mostraba en un vídeo cómo usar algo parecido a la Burundanga, esa sustancia que inhibiría la voluntad de las mujeres. Según El Confidencial, Luis Mántaras, candidato en Moguer, en ese vídeo también hacía referencia a “La Manada”. El de Vox dice ahora que se trataba de una broma privada y anuncia demandas.

Hemos naturalizado la esclavitud

El titular en la pieza de Directo Al Paladar sobre cómo va a afectar a la hostelería la obligación de registrar las horas extras, es gravísimo: “La mayoría de negocios no son viables pagando las horas extras”. Lo explica, no exento de crítica, un asesor en el área, Luis Salinas, e insisto en la gravedad del asunto: hemos naturalizado la esclavitud, damos por hecho que podemos regalar nuestro tiempo a quien hace caja con él, y hay empresarios (de la hostelería y fuera de ese sector) que directamente hace cálculos contando con que obtendrá más horas de las que pagará. Tenemos que parar esto, por las buenas o las malas.

E Iglesias, su liderazgo

Según El Independiente, Pablo Iglesias dice que él seguirá al frente de Podemos porque es el que tiene capacidad de influencia en el PSOE. Ya lo veremos, porque de momento Pedro Sánchez está jugando muy bien sus cartas despreciando a quien no supo gestionar su éxito ni sabe gestionar su partido. Según Ana Cabanillas, autora de la pieza, Iglesias estaría ganando tiempo en el ostracismo (no ha dado la cara después de dos derrotas importantes seguidas) para obtener su ministerio y dejar el partido en manos de la madre de sus hijos. Un cambalache que le beneficia, sobre todo, a él. España y su partido van por detrás.

¿Qué supone?

El guionista portugalujo Raúl Díaz ironizaba sobre el anuncio de Juan Carlos I de su salida de la vida pública: “Está bien que el Rey avise de que se retira, por si acaso no nos dábamos cuenta”. Porque, ¿qué supone esa retirada? ¿Dejará de viajar a cuenta de todos? ¿Dejará de dejarse agasajar por empresarios y jeques que, luego, colarán como gastos indirectos esas cortesías? Si algo hemos aprendido con la restauración de la monarquía es que por un lado van las fotos oficiales y por otro, el dinero. Ya sé que no va a pasar pero estaría bien que nos contaran la verdad de una vez.

Ya estuvimos en la calle contra el fascismo

Muchos vascos ya nos hemos manifestado contra el fascismo. Lo hacíamos cuando ETA pegaba un tiro en la nuca al que pensaba diferente a los terroristas y quienes les justificaban. Eso también es fascismo. De libro, para más señas. Y uno es antifascista en todo momento, en todo lugar y contra los fascistas de allí y de aquí. Lo demás es postureo. Un postureo que cansa y cabrea. En el vídeo en el que Otegi llama a manifestarse contra Vox se les ve a Matute y Urizar. Ellos ya se manifestaron contra el fascismo de ETA y podrían explicárselo a Otegi. Pero aparecer en los vídeos también tiene un precio.

Esto es fascismo

Espero que en la manifestación contra el fascismo que planea Otegi haya una expresión directa y sin matices de rechazo a la agresión fascista en Gasteiz que conocimos ayer: un estudiante de la UPV/EHU fue agredido por defender la unidad de España. Ese o esa joven tiene todo el derecho a hacerlo, el mismo que yo a rebatirle e intentar explicarle los beneficios de las haciendas territoriales y el autogobierno. Y ambos tenemos todo el derecho del mundo a seguir opinando distinto en Euskadi después de nuestro intercambio de ideas. Todo lo demás es fascismo.

Percival Manglano por fin acierta

Hay dos maneras de leer este tuit del concejal del PP en el ayuntamiento de Madrid: “Lo del Ku Klux Klan es una vergüenza. Lo de Bildu apoyando la investidura de Snchz es normalidad democrática”. Podemos leerlo en serio y podría parecernos bien. Y podemos leerlo como si Percival Manglano, famoso por hacer el ridículo en Twitter, hubiera querido ser irónico. Entonces, estaríamos hablando de algo grave porque el del PP estaría intentando legitimar al Ku Kux Klan y, al mismo tiempo, deslegitimar una decisión política absolutamente democrática.

Zorionak a Ada Hegerberg

Se llama Ada Hegerberg, juega de delantera en el Olympique de Lyon y es el primer Balón de Oro del fútbol femenino. Por desgracia lo que conocemos de ella es que sufrió, una vez más, discriminación: cuando recogió su premio a mejor futbolista del año un imbécil llamado Martin Solveig, conductor de la gala, le preguntó si podía hacer “twerking” o “perrear”. Hegerberg decidió abandonar el escenario indignada. Antes de ese vergonzoso momento lanzó otro mensaje a las niñas de todo el mundo: que si creen en sí mismas serán capaces de hacer lo que quieran. Me quedo con eso.

Berasategui y Atxa reinan en TripAdvisor

El Martin Berasategi de Lasarte es el segundo mejor restaurante del mundo según TripAdvisor, que se basa en las opiniones de los usuarios (en función de su relevancia en este portal) para establecer su ranking anual mundial. En el puesto 19 aparece el Azurmendi de Eneko Atxa. En total son 25 los restaurantes que se colocan en esta lista que lidera Au Cocodrile, en Estrasburgo, y que ubica en el tercer lugar del podio a El Celler de Can Roca, en Girona. En este ranking Euskadi vuelve a demostrar que nuestro pequeño país recoge un talento gastronómico extraordinario.