Ya estuvimos en la calle contra el fascismo

Muchos vascos ya nos hemos manifestado contra el fascismo. Lo hacíamos cuando ETA pegaba un tiro en la nuca al que pensaba diferente a los terroristas y quienes les justificaban. Eso también es fascismo. De libro, para más señas. Y uno es antifascista en todo momento, en todo lugar y contra los fascistas de allí y de aquí. Lo demás es postureo. Un postureo que cansa y cabrea. En el vídeo en el que Otegi llama a manifestarse contra Vox se les ve a Matute y Urizar. Ellos ya se manifestaron contra el fascismo de ETA y podrían explicárselo a Otegi. Pero aparecer en los vídeos también tiene un precio.

Esto es fascismo

Espero que en la manifestación contra el fascismo que planea Otegi haya una expresión directa y sin matices de rechazo a la agresión fascista en Gasteiz que conocimos ayer: un estudiante de la UPV/EHU fue agredido por defender la unidad de España. Ese o esa joven tiene todo el derecho a hacerlo, el mismo que yo a rebatirle e intentar explicarle los beneficios de las haciendas territoriales y el autogobierno. Y ambos tenemos todo el derecho del mundo a seguir opinando distinto en Euskadi después de nuestro intercambio de ideas. Todo lo demás es fascismo.

Percival Manglano por fin acierta

Hay dos maneras de leer este tuit del concejal del PP en el ayuntamiento de Madrid: “Lo del Ku Klux Klan es una vergüenza. Lo de Bildu apoyando la investidura de Snchz es normalidad democrática”. Podemos leerlo en serio y podría parecernos bien. Y podemos leerlo como si Percival Manglano, famoso por hacer el ridículo en Twitter, hubiera querido ser irónico. Entonces, estaríamos hablando de algo grave porque el del PP estaría intentando legitimar al Ku Kux Klan y, al mismo tiempo, deslegitimar una decisión política absolutamente democrática.

Zorionak a Ada Hegerberg

Se llama Ada Hegerberg, juega de delantera en el Olympique de Lyon y es el primer Balón de Oro del fútbol femenino. Por desgracia lo que conocemos de ella es que sufrió, una vez más, discriminación: cuando recogió su premio a mejor futbolista del año un imbécil llamado Martin Solveig, conductor de la gala, le preguntó si podía hacer “twerking” o “perrear”. Hegerberg decidió abandonar el escenario indignada. Antes de ese vergonzoso momento lanzó otro mensaje a las niñas de todo el mundo: que si creen en sí mismas serán capaces de hacer lo que quieran. Me quedo con eso.

Berasategui y Atxa reinan en TripAdvisor

El Martin Berasategi de Lasarte es el segundo mejor restaurante del mundo según TripAdvisor, que se basa en las opiniones de los usuarios (en función de su relevancia en este portal) para establecer su ranking anual mundial. En el puesto 19 aparece el Azurmendi de Eneko Atxa. En total son 25 los restaurantes que se colocan en esta lista que lidera Au Cocodrile, en Estrasburgo, y que ubica en el tercer lugar del podio a El Celler de Can Roca, en Girona. En este ranking Euskadi vuelve a demostrar que nuestro pequeño país recoge un talento gastronómico extraordinario.

Más ya ha ganado… a Junqueras

20150922_mas

Según ‘El Confidencial Digital’, Oriol Junqueras podría estar arrepintiéndose de haber aceptado disolver la marca de ERC en la de la plataforma “Junts Pel Sí”, pese a que las encuestas son muy favorables a esta agrupación electoral. Por su parte, Artur Mas sí ha acertado: la omisión de su marca, zarandeada por quienes quieren asociarla con casos de corrupción, y su liderazgo indiscutible dentro de la amalgama formada, son una victoria… parcial, de momento.

Pablo Iglesias se siente extranjero en Catalunya

La campaña catalana está siendo una losa para Podemos. Acostumbrados como estaban a quejarse de PP y PSOE y clamar por la justicia universal, en cuanto se han visto obligados a bajar a tierra y hablar de lo concreto, no han parado de trastabillar. Pablo Iglesias reconoce que no se siente cómodo, que es “como hacer campaña en otro país”, y que los parámetros electorales son diferentes a los españoles, con PSOE y PP como minoritarios y Ciudadanos como un partido asentado (‘El Món’).

Manolo Lama pide que no seamos como él

O eso, o Manolo Lama lo que pide es que le dejemos ser el único que pueda mezclar deporte con política. Es lo que se desprende de su sorprendente tuit, fruto sin duda de la euforia desmedida (su modo de hacer periodismo, curiosamente): “Enhorabuena a Pau Gasol, catalán y español. Viva el deporte. Y por favor dejar de mezclarlo con la política”. Sin entrar en que ese “dejar” tendría que ser “dejad”, la frase es un monumento a la incoherencia.

La boda de Maroto, el día después

Empiezo a pensar que Javier Maroto no es xenófobo y que tampoco quería casarse. Empiezo a creer, de verdad, que el ex alcalde de Gasteiz lo único que quiere es que hablemos de él. Después de lo escrito sobre la presencia de Rajoy en su boda, ahora nos vemos obligados a seguir comentando el evento porque éste se celebró fuera de horario y normativa en el ayuntamiento de Gasteiz. Maroto lo dejó todo atado cuando abandonó el despacho del alcalde y su sucesor, Gorka Urtaran, avisó en ‘Onda Vasca’ de que no habrá más excepciones (‘El Plural’).

Más fraude

Me sorprende que esté pasando desapercibido en los grandes medios españoles el asunto del fraude en las adjudicaciones a las empresas que hacen el recuento de votos, dependiente del ministerio español de Interior: “Al menos uno de los tres funcionarios presuntamente involucrados en la trama habría maniobrado para alterar los pliegos de condiciones de las licitaciones de las europeas y las municipales para favorecer a una empresa, Base 100 SA, en la que trabaja un familiar de primer grado y en la que él mismo podría tener intereses comerciales” (‘El Condifencial’).

Las explicaciones de Guillermo Zapata

20150616_zapata

Guillermo Zapata, ex concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Madrid, se ha visto envuelto en una difícil polémica por unos tuits que escribió en 2011, según él en su propio blog, para ilustrar los límites del humor: contar chistes antisemitas y de las víctimas del terrorismo en Twitter, aunque solo sea para mostrarlos, no parece muy inteligente, pero es evidente que le han tendido una trampa para presionar a Manuela Carmena desde el primer día, obligándola a tomar decisiones.

Y sus consecuencias

El falso “todo vale” del humor en Twitter, donde no todo vale, como bien recuerdan en el blog ‘Internet Política’, y la soberbia de personajes que, porque manejan un poco mejor que la media la sintaxis, como el propio Zapata, son los primeros responsables de una polémica que ha llegado al ‘New York Times’. El objetivo de la nueva oposición en Madrid era lograr titulares como el de ‘Republica.com’: “Primera crisis de Carmena: toda la oposición le exige el cese del concejal Guillermo Zapata”, y lo han conseguido. Zapata, además, ha cerrado su cuenta en Twitter.

La nueva oposición en Gasteiz

Ha sido ‘El Citador’, con casi 30.000 seguidores en Twitter y libre de toda sospecha de ser un peligroso nacionalista vasco, el que ha afeado contundentemente la falacia del PP en Gasteiz: que la primera decisión de Gorka Urtaran había sido retirar la bandera española. El propio “citador” recogía la respuesta de EAJ-PNV: que había sido una decisión de Maroto para facilitar un espectáculo en la fachada. Por su parte, Javier de Andrés hacía oposición “constructiva” con chistes sobre los apellidos de dos alcaldes alaveses jeltzales.

Ganarse lo que cobran

Desde que se ha puesto de moda anunciar rebajas de sueldo (dando lo que queda de la asignación a los respectivos partidos), me repito: no me importa lo que gane un político si se lo gana. En ‘El Confidencial’, Carlos Sánchez ha escrito un post estupendo al respecto, alertando de la baja calidad del talento que se podrá atraer para la gestión pública con sueldos demasiado bajos. Juan Ignacio Pérez Iglesias, referenciando este mismo post en Twitter, reflexiona con acierto: “¿Es acaso más ético ganar 45.000 € que ganar 90.000 €? Cuánto sinsentido…”.

¿Denunciarán a Jorge Lorenzo?

En el circuito de Montmeló también pitaron el himno español, en concreto, cuando sonó, después de la carrera, en honor a Jorge Lorenzo, que la ganó. ¿Y ahora? ¿Van a denunciar a Jorge Lorenzo como quieren hacer con Athletic Club y FC Barcelona? ¿O denunciarán a todos los motociclistas y sus equipos por no evitarlo? ¡Ah, ya lo sé! La culpa la tiene Movistar, que es el equipo de Lorenzo, culpable, como en el caso de la final de Copa, de los pitidos. Y eso que Pedrosa no ganó, que es del equipo Repsol y ya sabemos que esa marca está presidida por un abertzale peligroso…