Los nazis resurgen

Parece mentira que casi en septiembre de 2018 tengamos que hablar del nazismo en Europa, pero es necesario, por desgracia. Maruja Torres (también hay gente interesante en Twitter) lo escribe así: “Los neonazis son el peligro; no los inmigrantes. Pero se les deja crecer. Cada dos o tres generaciones, una sociedad va y se suicida”, y enlaza con una noticia de El País en la que titulan con los neonazis que piden cazar extranjeros al grito de “nosotros somos el pueblo”. El peligro es real, el enemigo está aquí mismo, escondido en supuestas ideas de centro y hasta progres, y espoleado por oportunistas.

¿Quiénes son los violentos?

En una concentración organizada por Ciudadanos en Barcelona para denunciar las supuestas agresiones de los independentistas en Catalunya, han agredido a un cámara de Telemadrid porque le han confundido con uno de TV3. La gravedad de los hechos es máxima y los violentos, se pongan como se pongan, son los convocados por Albert Rivera. En Ciudadanos sugieren además que la violencia fue incitada por un infiltrado y sus simpatizantes aseguran en Twitter que el violento fue el periodista. En esa misma manifestación los de TV3 decidieron trabajar sin distintivos y puede que así se salvaran de un linchamiento.

Algunos van más allá

Pablo Casado ha decidido que el PP tiene que ocupar su espacio natural: la derecha, y le ha plantado batalla a Ciudadanos, muy cómodo robándole votantes acomplejados que creen que son de centro. En esta batalla encontramos también a uno de los portavoces habituales de los de Rajoy que, supongo, intentará pelear por su espacio: “Hay que terminar con la broma de los independentistas. Por ejemplo, ilegalizando a los partidos independentistas o suspendiendo la autonomía”, tuiteaba Marhuenda. Están a un paso de decir: “Si no quieren ser españoles, ¡que se vayan!”. A ver si es verdad.

Rober Bodegas ha hablado

Rober Bodegas se ha tomado bastante bien las amenazas de muerte que ha recibido después de que en Twitter alguien desmenuzara un monólogo del humorista en 2013 para acusarle de racismo y desprecio a la etnia gitana. El propio Bodegas relativiza bastante lo sucedido, hace algún chiste y manda recados certeros. El más relevante, el que manda a los aprovechados: gitanos que se erigen en portavoces, “compañeros” que le han querido cobrar deudas viejas y periodistas que han dado voz a todos esos que han metido la cuchara y han lanzado la piedra pero escondido la mano.

Justicia

El deporte más bonito del mundo está viviendo las jornadas más intensas de la temporada: la bandera de La Kontxa siempre nos proporciona espectáculo y, casi siempre, un par de buenas dosis de emoción. A veces, hasta nos da sorpresas que, cuando los colores de uno no están en juego, se agradecen. Este año, además, da una lección: como bien recuerda Bego Beristain en su blog, el premio económico será el mismo para la competición femenina y la masculina. Su impacto, no: más dinero en quien tiene menos recursos son más recursos, eso es apostar de verdad por el deporte femenino.

El debate universitario: Rivera o Iglesias

20151128_debate

Espero sinceramente que la juventud universitaria española no esté dudando entre si votar a Ciudadanos o si votar a Podemos. Los que quieren encarnar la “nueva” política vienen rellenos de la política más vieja y rancia, en a lata, eso sí, brillante del populismo. Los digitales tenían claro que Rivera ganó a Iglesias en el debate que mantuvieron en la Carlos III, que el de Podemos calificó como “histórico” (¡qué ganas tiene este hombre de hacer historia!) y que generó mucho interés en Internet.

La filosofía de Albert Rivera

¿Se acuerdan del famoso café con leche de Zapatero, que según él costaba 80 céntimos (lo que les cobraban a los diputados en la cafetería del Congreso entonces) cuando en la calle estaba a euro y medio? Pues Albert Rivera ya tiene su café: ayer, precisamente en el debate en la Universidad, no supo recomendar ni un solo libro de filosofía política y acabó eligiendo cualquiera de Kant aunque confesaba que no conocía ningún título. El único agujero en Twitter del favorito de la derecha desencantada con el PP.

Y el populismo a lo grande

Hacer campaña en la universidad para parecer renovador, calificar como “histórico” cualquier acto en el que uno participe, recomendar filosofía sin tener ni idea… Eso es el populismo, pero el que hacen los pobres. Los ricos, como Maduro, hacen otro populismo: con las encuestas totalmente en contra y el país sumido en una profunda crisis, el heredero de Chávez regala taxis a los desocupados, tablets a los estudiantes y hasta piernas de cerdo para Navidad, con dinero público, como parte de su campaña.

Rajoy tendrá que retratarse

Mariano Rajoy no se esperaba una campaña tan plácida apoyada en dos muletas sobre las que se maneja bien: la independencia (esta vez, la catalana) y el terrorismo (en esta ocasión, el yihadista). Pero puede que no le dé tiempo a evitar un último escollo: la participación de España en una guerra contra el yihadismo, precisamente. Francia ya se lo reclama aunque le permite ganar tiempo, pero con la cruzada internacional lanzada, Rajoy tendrá que decidir.

No me importa cómo follan los políticos

Esta “nueva” política que protagonizan reconocidos nostálgicos de formas muy viejas de hacer política parece que también obliga a saber con quién y, especialmente, de qué manera se acuestan nuestros representantes. Después de ver cómo Pablo Iglesias y su novia hacían pública en Facebook su ruptura, Manuela Carmena explica ahora que tiene una relación abierta con su pareja y no sé qué de su clítoris y la penetración tradicional, en un libro de Maruja Torres. ¿Y de empleo, qué?