Alguno tendrá que retractarse

No me fío de Nicolás Maduro, ni de El Español informando sobre Venezuela. De hecho, al drama urgente que vive una parte de los venezolanos tenemos que sumar la utilización mediática que están haciendo unos y otros de la actualidad política en este país. Lo que parece hoy innegable es que Maduro es un gobernante tan poco apto como parecía. No entro en cuestiones de enriquecimientos que se probarán más adelante si toca. Pero sí espero el paso atrás o un humilde “me equivoqué” de todos esos que le han sacado la cara durante estos años con excesiva contundencia para lo que valía el personaje.

Rivera convierte el lazo amarillo en un símbolo

Albert Rivera ya piensa como un madrileño más: “Vamos a Barcelona, llamamos a la prensa, nos graban unas imágenes quitando lazos amarillos, regresamos a Madrid y mañana miramos las portadas de El País, El Mundo y Abc”. Algo no muy diferente a esto debió decir el propio Rivera o alguno de sus colaboradores cuando planificaron aquella concentración en la que todo salió mal: presencia de la extrema derecha (según varias evidencias), un cámara agredido, y el lazo amarillo elevado a la categoría de símbolo no solo de solidaridad, también de oposición a la intransigencia y el oportunismo.

La pureza

Envidio la fuerza de voluntad y la capacidad de concentración de personas como Alberto Garzón, que nunca se ha reído con chistes “racistas, clasistas o machistas”. De hecho, no los considera ni chistes. Puedo imaginármelo frío como el hielo ante cualquier broma de este tipo, crítico incluso con los chistes de la cuenta de IU en Twitter, que de clasismos van bien servidos. Vistos sus tuits sobre las amenazas recibidas por Rober Bodegas y los comentarios sobre los gitanos del humorista, si me cuentan que cuando Garzón oyó el chiste del perro Mistetas se acordó de las personas mastectomizadas, me lo creo.

Problemas que nos buscamos

Al respecto de lo de Rober Bodegas, espero poner el corolario con este tuit de Bietka: “Lo voy a resumir brevemente: el que tiene cosas que hacer y problemas que solucionar, no se ofende con cualquier mierda. Fin”. Como resumen a mí me parece bastante acertado: los que se ofenden en Twitter, ¿no tienen otra cosa que hacer que buscar la polémica del día, la posición más indignada y el tuit más aleccionador (para los propios y los ajenos: no han faltado quienes han dicho a los gitanos por qué tenían que indignarse)? Porque es lo que parece: o son muchos los ociosos… O los profesionales del tuit y de la ofensa.

“El Airbnb de la comida”

Después de las plataformas “colaborativas” para compartir piso que se convierten en un negocio de alquiler turístico sin las obligaciones de los hoteles, y de las de compartir coche que se convierten en una alternativa al taxi sin las obligaciones de los taxistas, llegan ahora las plataformas colaborativas para que cualquiera te dé de comer en su casa y te cobre por ello, claro. En Cuba, por cierto, nos llevan años de adelanto con su sistema de paladares particulares. Pero esto es diferente porque se hace por medio de una App y, ya se sabe, con eso nos atontamos.

Los nazis resurgen

Parece mentira que casi en septiembre de 2018 tengamos que hablar del nazismo en Europa, pero es necesario, por desgracia. Maruja Torres (también hay gente interesante en Twitter) lo escribe así: “Los neonazis son el peligro; no los inmigrantes. Pero se les deja crecer. Cada dos o tres generaciones, una sociedad va y se suicida”, y enlaza con una noticia de El País en la que titulan con los neonazis que piden cazar extranjeros al grito de “nosotros somos el pueblo”. El peligro es real, el enemigo está aquí mismo, escondido en supuestas ideas de centro y hasta progres, y espoleado por oportunistas.

¿Quiénes son los violentos?

En una concentración organizada por Ciudadanos en Barcelona para denunciar las supuestas agresiones de los independentistas en Catalunya, han agredido a un cámara de Telemadrid porque le han confundido con uno de TV3. La gravedad de los hechos es máxima y los violentos, se pongan como se pongan, son los convocados por Albert Rivera. En Ciudadanos sugieren además que la violencia fue incitada por un infiltrado y sus simpatizantes aseguran en Twitter que el violento fue el periodista. En esa misma manifestación los de TV3 decidieron trabajar sin distintivos y puede que así se salvaran de un linchamiento.

Algunos van más allá

Pablo Casado ha decidido que el PP tiene que ocupar su espacio natural: la derecha, y le ha plantado batalla a Ciudadanos, muy cómodo robándole votantes acomplejados que creen que son de centro. En esta batalla encontramos también a uno de los portavoces habituales de los de Rajoy que, supongo, intentará pelear por su espacio: “Hay que terminar con la broma de los independentistas. Por ejemplo, ilegalizando a los partidos independentistas o suspendiendo la autonomía”, tuiteaba Marhuenda. Están a un paso de decir: “Si no quieren ser españoles, ¡que se vayan!”. A ver si es verdad.

Rober Bodegas ha hablado

Rober Bodegas se ha tomado bastante bien las amenazas de muerte que ha recibido después de que en Twitter alguien desmenuzara un monólogo del humorista en 2013 para acusarle de racismo y desprecio a la etnia gitana. El propio Bodegas relativiza bastante lo sucedido, hace algún chiste y manda recados certeros. El más relevante, el que manda a los aprovechados: gitanos que se erigen en portavoces, “compañeros” que le han querido cobrar deudas viejas y periodistas que han dado voz a todos esos que han metido la cuchara y han lanzado la piedra pero escondido la mano.

Justicia

El deporte más bonito del mundo está viviendo las jornadas más intensas de la temporada: la bandera de La Kontxa siempre nos proporciona espectáculo y, casi siempre, un par de buenas dosis de emoción. A veces, hasta nos da sorpresas que, cuando los colores de uno no están en juego, se agradecen. Este año, además, da una lección: como bien recuerda Bego Beristain en su blog, el premio económico será el mismo para la competición femenina y la masculina. Su impacto, no: más dinero en quien tiene menos recursos son más recursos, eso es apostar de verdad por el deporte femenino.

El humor es machirulo

¡Acabáramos! Al final, pensar como el ministro de Cultura, el astronauta Pedro Duque, que son aberrantes las amenazas de muerte que está recibiendo Rober Bodegas por su monólogo de 2013 con chistes de gitanos, es tener una opinión machista si antes durante, después y con cada tuit no has denunciado también las amenazas que reciben dos de las principales tuitstars femeninas: Cristina Fallarás (que sí las he denunciado personalmente en Twitter) y Barbijaputa (de la que paso por completo pero condeno tanto sus amenazas como las que recibe), según otra tuitstar, La Magdaleno.

La respuesta es sencilla

Con muchos miles de seguidores menos que estas tres mujeres líderes de opinión en Twitter, Yodddio responde a todos los que mean fuera del tiesto, o aprovechando que llueve, sobre el tema de Rober Bodegas: “Los más viejos del lugar conocimos una época en la que si no te hacía gracia un chiste simplemente no te reías. Pero eran otros tiempos, no teníamos los medios de hoy para hacer llegar nuestras estúpidas, ignorantes y egocéntricas opiniones a miles de personas con un solo ‘clic’”. Se le olvida el interés de muchas y muchos, puramente económico, generado por la burbuja “social”.

No es un mal plan

Aunque me temo que los que quieren sacar tajada aprovechando los ataques a Rober Bodegas seguirán tuiteando y dándonos motivos para ciscarnos en las redes sociales, vamos a abrir un paréntesis para otros temas, como la opinión de José Manuel Soto: “Este es el plan: exhumar a Franco, luego volar la cruz, santificar al Frente Popular, demonizar a la Iglesia, debilitar al Ejército, disolver la Guardia Civil, prohibir los toros, abolir la Monarquía, deslegitimar la Transición, trocear España… No pararán hasta conseguirlo”. Pues una vez leído, más que una advertencia parece una buena hoja de ruta.

¿A quién le interesa?

Ahora que conocen un poco cómo está abonada la tierra de Twitter, con miles de personas esperando al próximo linchamiento y líderes de opinión entre la derecha y la pared, pueden entender un poco mejor que en esta red se apoyen, por ejemplo, los de la nueva política. En Podemos y Ciudadanos son muy aficionados a Twitter y necesitan de toda esa masa acrítica y de gustos extremos para hacer correr noticias falsas, como la agresión a un hombre de 75 años por parte de los independentistas catalanes que hasta El País ha desmentido. Pero el bulo ya ha corrido y el abono, echado.

Agur, Agirretxe

Sé que me quedo solo cuando opino que si queremos que el Athletic siga siendo un club diferente debería de dejar de pescar en el estanque del vecino a golpe de cláusula de rescisión. O somos, o no somos. Pero el único jugador de la Real Sociedad por el que sí hubiera animado al Athletic Club a negociar, sin duda, es Imanol Agirretxe, sobre todo desde la espantada de Fernando Llorente. Ayer, el delantero txuriurdin anunció que deja el fútbol por culpa de las lesiones. Una mala noticia para el deporte en Euskadi. Eskerrik asko, gracias por tus casi 400 partidos y más de 100 goles para el fútbol vasco, Imanol.

No soy el único que lo piensa

Ya sé que el improperio con el que encabecé la columna ayer pudo llamar la atención, pero les aseguro que no soy el único que piensa que en Twitter la concentración de tontos es mayor que en cualquier otro sitio: “Las redes sociales muy bien, eh. Pero también han servido para que cualquier gilipollas con ínfulas tenga un altavoz bien grande con el que hacer llegar sus memeces y su bilis hasta otros gilipollas como él. Gilipollas cada vez más motivados y mejor organizados. La puta peste”, tuiteaba Vladimir Raskolnikov que, pese a tener más de 13.000 seguidores, no obtuvo respuesta de ninguno, curiosamente.

Sí, son amenazas

También en Twitter han hecho recopilación de parte de las amenazas, directas o veladas, que ha recibido Rober Bodegas por su antiguo monologo con chistes de gitanos. El humorista está siendo, sin buscarlo, el protagonista para mal de una ola de forzada indignación que surfean una horda de imbéciles, y en el objetivo de los más descerebrados. Descerebrados incapaces de ver una amenaza cuando la tienen delante y que, seguro, usaron el hashtag #jesuischarlie. Si finalmente agreden a Bodegas les veremos decir que se llaman Rober y se anotarán otro tanto subiéndose a la ola que toque.

Una oportunidad para los aprovechados

Si en Twitter no tienen criterio tendremos que ser los medios los que lo pongamos, y no dar alas al aprovechado de turno como Sinaí Giménez, que se ha erigido en representante de todos los gitanos y ha denunciado a Rober Bodegas en nombre de “Sociedad Gitana Española”, una entidad sin identidad… hasta esta semana que los medios le han dado bola. Igual que a Giménez, por cierto, que quiso ser alcalde de Vigo haciéndose pasar por “el Obama gallego” y tiene un historial delictivo muy fácil de encontrar en Google. Pero eso a algunos periodistas les da igual, solo les importa el clic.

Vayamos a la raíz

El guionista portugalujo Raúl Díaz tira de ironía para señalar a esa turba censora formada por ignorantes: “Lo bueno de esta época es que como ya censuráis todo vosotros gratis no existen censores y ese dinero público que nos ahorramos”. Censores que todos estos años han dejado pasar el monólogo, otro millón de chistes sobre gitanos en televisión o sus propias casas, y hasta los programas actuales que caricaturizan y utilizan a los gitanos. Censores con un doble rasero que da arcadas y que encuentran en Twitter un púlpito y una maza de juez que el resto del mundo les niega con razón.

Borja Terán pone el sosiego

Hay que salir de Twitter para leer algo sosegado sobre este tema porque, entre los que no tienen razón lapidando a Bodegas y los que la tienen, que saben que son objetivo potencial de la turba en cualquier momento, acabo poniéndome nervioso. Borja Terán en La Información nos recuerda que necesitamos el humor aunque no nos guste, y que los únicos límites los pone el propio humorista en función del foro. Sacar de contexto y de tiempo algunos chistes no trae nada bueno porque alimenta a las alimañas a los que gitanos, oprimidos y humoristas les importan muy poco y solo quieren el retuit.

Twitter está lleno de gilipollas

Me gustaría que mi regreso a la página 2 de DEIA sirva para dejar claro a los lectores y lectoras lo que escribo en el titular: Twitter es la red social en la que el tonto del pueblo te da la pelmada con un altavoz que ha comprado en el todo a cien. Un tonto del pueblo, eso sí, 2.0, con avatar pretencioso y nombre falso para tapar una identidad anodina y malrollera. Twitter es la plaza en la que se junta la parte mala de la turba, esa que solo quiere fuego y no sabe ni prender la antorcha, esa en la que se aprietan quienes condenan chistes porque otros les dicen lo que tienen que odiar.

¿Por qué me pongo así?

El último ejemplo que nos confirma el pozo de lodo que es Twitter es la colección de amenazas de muerte que ha recibido el humorista Rober Bodegas después de que a un tuitstar no le gustaran sus chistes sobre gitanos. Vale, puede que hacer chistes de gitanos hoy esté pasado de moda y siempre haya sido de mal gusto. Pero no vale que se acribille a este guionista, le llamen racista y tenga que acabar defendiéndose con un comunicado en el que solo pide que alguien pare esta espiral de odio… e hipocresía. ¿De verdad tengo que creerme que ninguno de los que le condenan se ha reído nunca de los chistes sobre un colectivo?

¿La verdad le importa a alguien?

Twitter eleva una banalidad (un chiste sobre gitanos) a rango de algo muy serio (amenazas de muerte desde el anonimato). Y sirve para cosas mucho peores: utilizar algo grave (una agresión en la vía pública) para reforzar el argumento que le conviene a algunos (que esa agresión ha sido por quitar lazos amarillos). En La Vanguardia explican que la mujer a la que le han roto la nariz en Barcelona no recibió el puñetazo por motivos ideológicos: un animal recriminó la actitud de sus hijos (ensuciar la calle con los lazos amarillos que arrancaban) y la golpeó gratuitamente diciéndole que se marchara a su país (Rusia, no España).

¿Y la privacidad?

Estoy seguro de que muchos de los cobardes que han amenazado a Rober Bodegas con cuentas anónimas en Twitter defenderán su derecho a la privacidad en esta red social, y en cualquier espacio, como si supieran de lo que hablan. Pero si algo nos enseña Internet es que de doble rasero, cinismo y jeta algunos van muy bien servidos, como el que ha intentado sacar pasta con el vídeo de Iñaki Williams discutiendo con su novia. Primero, a los medios; después, chantajeando al propio jugador. Begoña Beristain en su blog cuenta y matiza muy bien esta historia perversa.

Como detector de tontas sí que valen

Las redes sociales tienen, pese a todo lo escrito, algo bueno: son un perfecto detector de tontos y tontas, como Lucía Etxebarria, que después de hacer el ridículo en Twitter descubriendo en Asturias lo que es un toro y pensando que todos son de lidia, en Facebook ha decidido dejar por escrito lo mal que se lo ha pasado en esta región, con generalizaciones incomprensibles en lo gastronómico y humano para cualquiera que se haya acercado a tierras asturianas, haya comido algo y entablado alguna relación con aquella gente. Etxeberria, definitivamente, es una buena tuitera. Y nada más.