No soy el único que lo piensa

Ya sé que el improperio con el que encabecé la columna ayer pudo llamar la atención, pero les aseguro que no soy el único que piensa que en Twitter la concentración de tontos es mayor que en cualquier otro sitio: “Las redes sociales muy bien, eh. Pero también han servido para que cualquier gilipollas con ínfulas tenga un altavoz bien grande con el que hacer llegar sus memeces y su bilis hasta otros gilipollas como él. Gilipollas cada vez más motivados y mejor organizados. La puta peste”, tuiteaba Vladimir Raskolnikov que, pese a tener más de 13.000 seguidores, no obtuvo respuesta de ninguno, curiosamente.

Sí, son amenazas

También en Twitter han hecho recopilación de parte de las amenazas, directas o veladas, que ha recibido Rober Bodegas por su antiguo monologo con chistes de gitanos. El humorista está siendo, sin buscarlo, el protagonista para mal de una ola de forzada indignación que surfean una horda de imbéciles, y en el objetivo de los más descerebrados. Descerebrados incapaces de ver una amenaza cuando la tienen delante y que, seguro, usaron el hashtag #jesuischarlie. Si finalmente agreden a Bodegas les veremos decir que se llaman Rober y se anotarán otro tanto subiéndose a la ola que toque.

Una oportunidad para los aprovechados

Si en Twitter no tienen criterio tendremos que ser los medios los que lo pongamos, y no dar alas al aprovechado de turno como Sinaí Giménez, que se ha erigido en representante de todos los gitanos y ha denunciado a Rober Bodegas en nombre de “Sociedad Gitana Española”, una entidad sin identidad… hasta esta semana que los medios le han dado bola. Igual que a Giménez, por cierto, que quiso ser alcalde de Vigo haciéndose pasar por “el Obama gallego” y tiene un historial delictivo muy fácil de encontrar en Google. Pero eso a algunos periodistas les da igual, solo les importa el clic.

Vayamos a la raíz

El guionista portugalujo Raúl Díaz tira de ironía para señalar a esa turba censora formada por ignorantes: “Lo bueno de esta época es que como ya censuráis todo vosotros gratis no existen censores y ese dinero público que nos ahorramos”. Censores que todos estos años han dejado pasar el monólogo, otro millón de chistes sobre gitanos en televisión o sus propias casas, y hasta los programas actuales que caricaturizan y utilizan a los gitanos. Censores con un doble rasero que da arcadas y que encuentran en Twitter un púlpito y una maza de juez que el resto del mundo les niega con razón.

Borja Terán pone el sosiego

Hay que salir de Twitter para leer algo sosegado sobre este tema porque, entre los que no tienen razón lapidando a Bodegas y los que la tienen, que saben que son objetivo potencial de la turba en cualquier momento, acabo poniéndome nervioso. Borja Terán en La Información nos recuerda que necesitamos el humor aunque no nos guste, y que los únicos límites los pone el propio humorista en función del foro. Sacar de contexto y de tiempo algunos chistes no trae nada bueno porque alimenta a las alimañas a los que gitanos, oprimidos y humoristas les importan muy poco y solo quieren el retuit.

Villa Morada

La columna de Antonio Agredano sobre el chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero me parece lo mejor que he leído: su descripción de una cerveza de marca blanca y un libro de un revolucionario sobre la mesa, delante de la piscina en la que se bañan los gemelos, es el resumen perfecto de la hipocresía. Sobre la consulta, ya resuelta, me quedo con este tuit: “Por lo del chalet no, pero por convertir un asunto personal en una cuestión de partido sí que debería dimitir. Y sin consulta”.

Pasarlas moradas

Empieza una nueva semana después de la resaca de los presupuestos, la sentencia de la Gürtel y el anuncio de la moción de censura. Vamos a ver cómo avanza cada uno de los temas, pero teniendo en cuenta este tuit: “La solidaridad es más sencilla cuando no te juegas nada y el problema no te afecta directamente. La solidaridad, cuando la solución frente a una injusticia sí pueda tener consecuencias para ti, la reviste de integridad”. Uno ya se ha cansado de leer ciertas cosas.

¿Qué guay es Amazon?

No sé ni por dónde empezar: el progreso, al parecer, es recibir en tu casa ropa, comida o gadgets tecnológicos que podrías comprar incluso a menos precio en tu misma ciudad, pero traídos por personas con trabajos en condiciones pésimas. Amazon, como leemos atónitos en El Confidencial, ahorra en envíos contratando a autónomos que reparten en sus propios coches, en condiciones tan precarias que acaban haciéndolos matrimonios sin otra opción laboral.

El Rubius se retira temporalmente

Rubén Doblas, más conocido como El Rubius, es uno de los grandes entre ese nuevo tipo de comunicadores que usan YouTube y Twitter, con su propio código, con audiencias sin límites fronterizos pero bien segmentadas, y con un montón de imitadores que, en su mayoría, son basura. Esta estrella (reconocida merecidamente) ha anunciado que lo deja temporalmente ante el ritmo al que estaba sometido. ¿Estamos conociendo los efectos secundarios de la nueva industria del entretenimiento?

¿Talento o followers?

Más moderna todavía que la comunicación vía YouTube y Twitter es la que hacen algunos y algunas en Instagram. Es incluso más perversa, llena de publicidad que no se anuncia y con unos efectos secundarios que también desconocemos pero que ya se apuntan: Borja Terán expone cómo algunas actrices (especialmente ellas son las estrellas) son más reclamadas para algunos formatos (series juveniles) por su número de seguidores que por su talento interpretativo.

Sobre la inversión española en Defensa

20170407_defensa

Llevo varios días leyendo tuits (ya saben que vivimos bajo la dictadura del titular) sobre la inversión en armamento que va a hacer España. La idea no me gusta, pero tampoco lo hace la soflama al viento sin contexto, así que, no se preocupen, que se lo sirvo yo: en El Independiente han vuelto a explicar que alcanzar el 2% del PIB en gasto militar es un compromiso que adquirieron todos los miembros de la OTAN en 2014, no una decisión nueva ni puntual.

Se abre la trama

No es solo el Eldense, por lo que parece, ni el Jumilla, por donde pasaron antes los “negociantes” italianos prometiendo inversión y jugadores. Fuera de primera y segunda, donde hay una vigilancia especial para evitar los amaños, parece que los resultados pactados con la intervención necesaria de algunos jugadores, son algo más que una excepción, por desgracia. Pero cuidado: hay cientos de profesionales y miles de aficionados que pueden ser doblemente víctimas si generalizamos.

Hay mucho fútbol ahí fuera

Precisamente por eso, para poner en valor este deporte que a algunos nos apasiona, les traigo otras noticias de fútbol. En este caso, de la Champions League: en La Media Inglesa, una web que les recomiendo para seguir la actualidad de la mejor liga del mundo, han escrito un buen post sobre la buena temporada que está haciendo el Manchester City, que se enfrentará al Olympique de Lyon en semis. ¡Cómo! ¿No les suena? Porque hablo de fútbol femenino. Hay mucho, mucho fútbol por explorar.

Lo “políticamente correcto” nos machaca

Borja Terán arranca bien pero, al final de su siempre recomendable columna, se centra solo en uno de los efectos perversos de que nos hayamos pasado de rosca con lo políticamente correcto. Terán afirma que programas de humor de hace años hoy no serían emitidos porque la audiencia es más conservadora y los productores arriesgan menos. Yo voy más allá: estamos atemorizados, y el espacio que dejamos por miedo lo ocupan otros sin escrúpulos que aseguran llamar a las cosas por su nombre.

Las apps más descargadas

En el mundo, el dominio de Facebook es insultante: Facebook, WhatsApp, Facebook Messenger e Instagram. Todas pertenecen a los mismos propietarios. Bajan Snapchat y Uber (aunque se mantienen entre las 10 primeras) y sube YouTube. En España (y en Euskadi andaremos de un modo parecido) las cuatro primeras son las mismas aunque WhatsApp es la primera, y aparecen Wallapop y Netflix. ¿No echan ninguna de menos, por ejemplo, Twitter?

El «histórico» de Pablo Iglesias

20161226_pablo

Pablo Iglesias tiene un “tic” muy gracioso: todo lo que él o el partido que dirige protagoniza merece el calificativo de “histórico”, según él, claro. Aunque luego datos sencillos o situaciones parecidas le desmientan. Pero si algo resulta interesante es el “histórico” de Pablo Iglesias, es decir, su trayectoria y las veces que, por ejemplo, ha amenazado con irse a su casa si Podemos no es como él dice y con él al frente. En El Confidencial han recopilado las amenazas hasta “Vistalegre II”.

Periodistas en riesgo

Aunque tengamos fama de lo contrario, los periodistas somos mucho menos corporativistas de lo que deberíamos. Pero hay noticias que superan los complejos que hacemos nuestros: “No había habido un año tan mortífero para los periodistas desde 1990”. Lo leemos en El Español, que ha recopilado cifras como las que ofrece Reporteros Sin Fronteras: “58 fallecidos y 348 arrestados”, que reclama desde hace años la figura de “Representante Especial para la seguridad de los periodistas”.

Telebasura

Vi y disfruté el primer Gran Hermano, pero a partir de ahí la deriva es evidente. No creo que merezca la pena ver el programa, pero sí merece la pena siempre leer a Borja Terán: “Telecinco sufre las consecuencias de un tipo de aspirantes a famoso que la propia cadena ha construido. Y los elegidos para entrar en la casa, soñadores de esa fama de bolo de discoteca, han retratado que la televisión que se queda en la superficie del alboroto tiene las patas muy cortas (…) Gran Hermano 17 ya es historia, sus participantes volverán a su vida de antes sin demasiados cambios”.

No veo dónde está el negocio

Cojo una línea de una canción del dúo “Chico y Chica” para expresar mi estupefacción: no veo dónde está el negocio de Uber que perderá en 2016 unos 3.000 millones de dólares y, aún así, tiene una valoración de 68.000 millones… Sobre el papel, porque no ha salido aún a bolsa. Los inversores siguen metiendo pasta pese a las dudas de la rentabilidad de la plataforma. Mientras tanto, Uber sigue daña a profesionales, erosiona a políticos y llena conversaciones, también sobre burbujas.

Sí, hay que pagar

La rentabilidad de Uber es dudosa pese a que hay un pago por servicio claro y hay entusiastas de las empresas de base tecnológica que airean la bondad del abono en cuentas corrientes y fiscalidades muy, muy lejanas. No escuchamos el mismo entusiasmo cuando por lo que hay que pagar es por contenidos o por desarrollos, también para videojuegos. En Vidaextra han recopilado las quejas de los usuarios a los que Nintendo no les deja jugar en su App si no pagan por hacerlo.

La muy soportable levedad de Twitter

20151216_debate

En Twitter todo el mundo lo sabía, y no importa a qué nos refiramos: siempre lo sabía ya todo el mundo. Y en Twitter también tenían claro que el debate de Sánchez y Rajoy lo ganaron Iglesias y Rivera. Pero la mayoría de los españoles no está en Twitter y ve la realidad de otra manera (en el Telediario o en las noticias de Antena3 y Telecinco), y vio, aunque no le guste a Twitter, al presidente de España en el debate del lunes. Uno u otro. Y esa fue la victoria (pírrica, eso es innegable) de PP y PSOE.

Sí, fue más visto que el debate “a cuatro”

Borja Terán nos saca de dudas en ‘La Información’: el debate “a dos” tuvo más espectadores que el debate “a cuatro”, que estuvo alentado por una campaña mayor (al final era un evento de un grupo mediático con el justificante de la campaña) en televisión y en Internet. 9,2 millones de espectadores y un 48,2% de cuota, frente a 9,6 millones y un 48,6. A eso me refiero: el de ayer era el debate de los presidenciables para muchos españoles cuya opción es igual de respetable pero no tan respetada por quienes prefieren a Ciudadanos o Podemos.

El PSOE se enreda también en la Púnica

El PSOE, de este modo, está esta semana ante su oportunidad de afianzarse como principal partido de la oposición. Pero para lograrlo tiene que huir de noticias como la que vemos en ‘República.com’ que, a su vez, cita a ‘El Español’: “La ‘trama Púnica’ financió de forma ilegal la campaña del socialista Tomás Gómez en las elecciones municipales de mayo de 2003 (…) Los pagos suman un total de 244.080,91 euros, no contabilizados ni fiscalizados por el Tribunal de Cuentas”.

Cuando la secuencia es la clave

Les transmito la secuencia de los hechos según ‘Libremercado’: (1) “Hace exactamente 12 días la PAH estallaba contra Colau”. (2) Ada Colau admite las críticas y una empresa pública del ayuntamiento de Barcelona contrata a una cooperativa en la que trabaja la líder de la PAH: “Por 6 meses de servicios, el Ayuntamiento pagará en total 56.619,50 € a Susana Ordoñez y a tres personas más”. (3) “El lunes, la plataforma organizó un ‘escrache’ simbólico en las sedes de Ciudadanos, PP y PSC en Barcelona, pero se ‘olvidó’ de hacerlo en la de Barcelona en Comú”.

Sí, es posible

Sí, es posible que las baterías duren más. En ‘Engadget’ encontramos un teléfono fabricado por Oukitel cuya batería dura 10 días. Y es un smartphone, con menos recursos técnicos que los de gamas altas, pero un smartphone, al fin y al cabo. Además, no hace falta que todos tengan esa soñada autonomía de más de una semana, pero seguro que pueden fabricar smartphones con baterías que duren tres o cuatro días. Por cierto, en el digital aseguran que se trata de un batería absolutamente normal.