Pero, ¿qué dices?

José Luis Martínez-Almeida se está convirtiendo en el muñeco de la izquierda que no duda en atizarle por su campaña, la nefasta gestión del asunto de Madrid Central o su pacto de gobierno con Ciudadanos y Vox, partido al que no duda en blanquear: “La extrema izquierda puede campar a sus anchas sin dar explicaciones a nadie mientras acoge a los golpistas en Cibeles y defiende a delincuentes como Alfon y Andrés Bódalo. ¿Por qué tenemos que blanquear a la extrema izquierda y demonizar a Vox? Lecciones de democracia, ni una”. Anotado queda: de Martínez Almeida, lecciones, ni una.

Cuidado con el Rey…

Felipe VI ya ha demostrado que manda más que su padre. Su intervención después del 1 de Octubre fue la primera. La última, sustraer al Congreso (y por extensión, a toda la ciudadanía) la segunda votación en la anterior ronda de para elegir presidente del gobierno español. Su papel es solo el de cumplir los plazos y las formas, si interviene estaríamos hablando de otro tipo de monarquía (y de sistema parlamentario) que nos gusta todavía menos. Así que en esta ronda tendrán que andar con cuidado especialmente en el PSOE para asegurarse de que habrá votaciones, que es de lo que va la democracia.

Hay que leer a Iu Forn

Iu Forn es de esos columnistas a los que hay que leer siempre. Esta misma semana ha sabido templar el clima hostil contra Rafael Ribó. El Síndic catalán ha sido señalado como “un xenófobo y un racista” por un corte que la caverna ha extraído de una entrevista con Josep Cuní (al que también le ha caído lo suyo). Forn exhibe y transcribe la exposición completa de Ribó, en la que se ve y lee un sentido distinto al que le están dando en España para justificar lo que, cada día más, es catalanofobia pura. No soy el mayor defensor de lo que sucede en Catalunya, pero lo de España no tiene ya ningún sentido.

¿Cómo va a ser posible esta España?

Una España que empieza a generar rechazo y termina generando fobia contra todo lo que no sea su centralidad es una España cada vez menos atractiva. Por eso aparecen partidos como Teruel Existe y desafíos menores como la formación de un grupo regionalista en el Congreso, o mayores como las reclamaciones independentistas vasca y catalana. El texto de Pedro Vallín (otro al que hay que leer siempre) de esta semana en La Vanguardia es clarificador: Madrid actúa como agujero negro, absorbe recursos y deja a cualquier región como “gregaria de la Corte”. Y al que no le guste, además, da palos.

Telecinco cancela Gran Hermano… Temporalmente

Al final, la presión ha podido con Telecinco. Pero no se perciben síntomas de arrepentimiento por haber gestionado de la peor manera el posible abuso sexual durante la temporada de 2017 de Gran Hermano: la cadena va a adelantar la emisión de Supervivientes hasta que se calmen las aguas, o lo que es lo mismo, hasta que los anunciantes vuelvan al redil. La presión sí ha surtido efecto en estos anunciantes, por lo menos, temporalmente. Porque esto es todo temporal y durará el cabreo lo que dure, el éxito lo que dure (de momento, muchísimo) y las dudas de los anunciantes… Lo que duren. Lo constante es la Telebasura.

El fútbol según Tebas

A un ultraderechista reconocido hay que cerrarle el paso. A un gestor que confunde el culo con las témporas y que solo quiere ganar mucho dinero muy rápidamente y que en el futuro otro are la tierra quemada si puede, también. Ambas características las cumple Javier Tebas, que ha anunciado su renuncia para presentarse de nuevo a las elecciones de la LFP. Doy por hecho que si ha dado el paso ha hecho antes movimientos para asegurarse su continuidad basada en dos pilares que él mismo define: el reparto de la millonada de las televisiones (una burbuja) y las reformas legales (influencia política… De los suyos).

Vox ya está en la mesa del Congreso

De las crónicas de urgencia que publicaron ayer los medios de Madrid en sus versiones on-line todavía no sé cuál creerme. PSOE, PP y Ciudadanos se echan las culpas pero la realidad es tozuda: Ignacio Gil se sentará como vicepresidente cuarto después de que Vox amenazara al PP hasta con hacer caer el gobierno de Murcia y de que ninguneara a Ciudadanos anunciándoles lo que ha pasado finalmente: que los naranjas no estarían y los ultras, sí. En un ejercicio de irresponsabilidad histórica, PSOE y PP se han prestado a un juego peligroso, el de jugar a que no quieren pero dejar pasar a Vox.

Llámalo “generosidad” por no decir “fascistada”

Más útil que esas crónicas sobre la marcha ha resultado hacerse un pequeño croquis con noticias y declaraciones hasta ayer a la mañana, o tuits como el de José Antonio Sánchez, diputado del PP en la Asamblea de Madrid: “En la Asamblea de Madrid, los 12 diputados de Vox nunca hubieran tenido representación en la Mesa, si no es por la generosidad de PP y Ciudadanos, que votaron por una mayoría de centro derecha. Hoy la frágil memoria de Vox da la mayoría en la mesa del Congreso a la izquierda”. Vamos, que ha pasado lo que Vox ha querido porque tiene a la derecha cogida por el mango.

Fíate del PP

Si el PP de Alfonso Alonso se está caracterizando por ser el PP de la cara dura, el de Madrid no se queda atrás: se han inventado que Madrid, por todo el morro, es la “Green Capital”, lo que logró Gasteiz cumpliendo una serie de objetivos y un concurso con otras ciudades. Así lo denuncia Juan López de Uralde en Twitter: “¿Madrid Green Capital? ¿Cuándo ha conseguido la ciudad de Madrid ese reconocimiento europeo? Nunca. Estamos ante un fake lanzado por el mismo ayuntamiento de Madrid que elimina las medidas para reducir la contaminación. Esta campaña es publicidad falsa. Deberían retirarla”.

Tenemos lo que nos merecemos

José Miguel Gamboa no puede ser más expresivo en Twitter: “Qué vergüenza”, al compartir el tuit de Mediaset en el que anunciaba que el debate de Gran Hermano volvió a ser lo más visto del domingo en televisión, alcanzando, además, el tercer mejor dato de la temporada. Es decir, que en Telecinco son expertos en utilizar cada escándalo, hasta el más escabroso (un abuso sexual permitido, grabado, escondido y admitido años después), para conseguir subir su share. Y esto no pasa solo en España porque estos contenidos son también muy vistos en la CAV. ¿Tenemos lo que nos merecemos? Me temo que sí.

Pero, ¿cuánta gente les apoya?

La explicación del colegio de arquitectos de que no puede investigar a Rocío Monasterio porque no estaba colegiada en la época en la que, según varias informaciones, realizó y firmó trabajos como arquitecta antes incluso de terminar la carrera, no hay por dónde cogerla. Pero, ¿quién protege al principal matrimonio de Vox (Iván Espinosa de los Monteros tiene hasta condenas)? ¿Cuántos hacían la vista gorda? ¿Quiénes les conseguían los locales y los clientes, algunos de ellos estrellas de la tele o productores de cine? Y sobre todo: ¿por qué? La impunidad con la que se han movido y se mueven es pasmosa.

Políticamente, ya lo sabemos

Lo de Monasterio y Espinosa de los Monteros es importante porque significa que ha habido protección mucho antes de que hubiese poder político a la vista. Lo de Ortega Smith es importante porque desprecia a quien no piensa como él. Y lo de Isabel Díaz Ayuso, como lo de todos los del PP y Ciudadanos sin excepción, es importante porque colabora políticamente en que los ultras sigan haciendo y diciendo lo que quieran: no quiso reprobar a Ortega Smith por el grave incidente con una víctima de la violencia machista y se escudó en Carmena. Quique Peinado respondió en Twitter: “Estás de atar, Isabel”.

Esto va en serio

No me cansaré de decirlo: lo de la extrema derecha en el mundo (porque Trump les ha dado alas en Norteamérica y Bolsonaro, en el Sur) va en serio. Incluso en países que han combatido en todas las líneas a la extrema derecha los ultras se ven reforzados: en Alemania observan cómo resurge la extrema derecha en los campos de fútbol, cómo los líderes nazis vuelven a las gradas cuando cumplen sus condenas y cómo vuelven a liderar a sus grupos. Lo leemos con preocupación en la web de la Revista Líbero, donde también descubrimos un brillante spot del Borussia Dortmund ridiculizando a los fascistas que ocupan sus campos.

Rubiales también quiere ir en serio

El lamentable show que ha dado la federación española de fútbol con el enésimo cambio de su seleccionador ha eclipsado una noticia importante: Luis Rubiales ha decidido sacar de nuevo el cañón para intentar matar una mosca, aunque en este caso la mosca le ha birlado una millonada. El presidente de la RFEF ha enviado una carta a Rosa María Mateo amenazando con emprender acciones legales y calificando de “irresponsable”, “hipócrita”, “inverosímil” e “inaceptable” que RTVE no puje por emitir la Supercopa de España que se celebrará en Arabia Saudí porque en este país no dejan entrar a las mujeres en los estadios.

Y Telecinco, ¿de qué se queja?

Después de décadas emitiendo telebasura, Telecinco se ha visto acorralada después de permitir, grabar y esconder durante años un abuso sexual en uno de sus programas estrella, Gran Hermano. El escándalo, que es para tomar muy en serio, ha llevado a los anunciantes a vetar su publicidad en este espacio provocando pérdidas de hasta 400.000 €, según El Confidencial. Esto no debería de quedarse aquí y deberíamos de mantener la exigencia como consumidores y televidentes. Sin embargo, el debate del propio concurso obtuvo una audiencia magnífica una vez más. Algo estamos haciendo mal.

¿Quién mantiene viva a ETA?

Muchos de los que formaron parte de ETA hoy están integrados en la vida política vasca. Eso es tan cierto como que si esperamos a que todos ellos abandonen esa vida civil viviríamos en un bloqueo y en una injusticia (porque los jueces han ido retirando y restituyendo derechos ya). Pero tengo la sensación de que eso es lo que quieren algunos y de que no soy el único que lo cree: María Jáuregui, hija de Juan María Jáuregui, discutía en Twitter, en público, a Consuelo Ordóñez la legitimidad de una víctima a mantener viva a ETA con el apoyo (o el provecho) de colaboradores del pensamiento único como Fernando Savater.

Los extremos… Se abrazan

Un buen conocedor del Parlamento Europeo como Miquel Roig apuntaba la coincidencia en el voto de Vox y Podemos en contra de la nueva comisión europea presidida por Ursula von der Leyen. Por cierto, Bildu voto también con ellos, con la ultraderecha española y la superizquierda superespañola. Los argumentos eran totalmente encontrados: para la izquierda es una comisión ultraliberal y para la extrema derecha, una comisión rendida a la izquierda y sus políticas. Y Bildu argumentará con otra “hipérbole” (como calificaba Roig estas razones o sinrazones) distinta su mismo voto contrario.

Sí, hay que tenerlo

El parlamentario de Vox en Valencia, David García, mostró una bandera en la cámara contra los totalitarismos, según él, pero en la que la esvástica se veía claramente y el símbolo comunista y el de la prohibición mucho más desdibujados, desatando el enfado en la cámara de representación. Anabel Alonso, a la que hay que reconocer el mérito que tiene por enfrentarse a cara descubierta a este fascismo, tuiteaba: “Hay que tener mucho estómago para ser cómplices de estos”. O mucho estómago, o mucha dependencia del poder. Por cierto, García se hace llamar “el parlamentario obrero”. Encima, recochineo.

Una España “preciosa”

Y en este contexto de extrema derecha desatada, izquierda española y vasca abrazada a ella en Europa, y las víctimas de ETA divididas entre quienes quieren mantener la presencia de ETA y quienes quieren pasar página, llega Telecinco y se cisca en todos con un comunicado que David Fernández, del equipo de Maldito Bulo, califica como “vergüenza”: los de Mediaset aseguran que ellos han hecho todo lo posible en el caso del posible abuso sexual dentro de la casa de Gran Hermano, y creen que hay un acoso mediático de la competencia ante un programa muy querido por la audiencia española (y vasca).

Dadnos más Merkeles…

Estoy seguro de que Merkel, como von der Leyen, reunirá a Vox, Bildu y Podemos en su contra. Ese es un buen motivo para estar a favor de ella. Pero hay más, como su empeño en hacer una Europa más fuerte (con una Alemania cada vez más fuerte, es tan evidente como lógico) o la intervención que destacan Sergio Mydeu-Olivares y Juan Ignacio Pérez en Twitter: Merkel ha clamado por la libertad de expresión pero ha puesto unos límites al mismo tiempo como la divulgación de odio y herir la dignidad de las personas. ¿Cómo estar en desacuerdo? Fácil: siendo un fascista, un irracional o estando lleno de miserias propias.

Más inversión, menos violencia

Si una persona mata a su pareja el día por la eliminación de la violencia de género es que la concienciación no está funcionando bien. Tampoco está funcionando bien el empoderamiento que exigen algunos grupos de feministas profesionales. Ni las medidas represivas: la prisión permanente revisable está hoy en vigor y el juicio a al acusado por el asesinato de Diana Quer está siendo relatado en casi todos medios. Es evidente que todo esto es insuficiente y que es necesario hacer más, invertir más, probar muchas más acciones, reacciones, políticas, medidas e iniciativas. La violencia de género se tiene que terminar.

Empecemos por lo fácil

Da igual lo que diga nadie del PP ni de Ciudadanos sobre la violencia de género, porque hasta que no hagan lo necesario: romper con la extrema derecha que está reventando los consensos más básicos, su discurso sonará cínico. Las mujeres siguen muriendo a manos de sus parejas cuando son hombres, esa es la realidad, y ante esa certeza es necesario tomar medidas, y lo que hacen el PP y Ciudadanos es todo lo contrario: han dado alas a la extrema derecha, han facilitado su ascenso y han regalado recursos y altavoces a las ideas trogloditas. Así que no pueden venir ahora a decir que no están de acuerdo y no hacer nada.

Los periodistas también tenemos responsabilidad

Aunque el post que ha vuelto a moverse en Twitter es de 2018 su contenido sigue siendo perfectamente válido en 2019: se trata de una recopilación de hasta 20 noticias falsas sobre feminismo y violencia de género. Noticias ridículas. Noticias sin sentido. Noticias que cualquier visión mínimamente crítica desmonta. Pero noticias, al fin y al cabo, y esa es la tragedia, sobre hombres que se tiran al vacío cuando son acusados falsamente, universidades que dan más facilidades a mujeres por serlo o ciudades que regulan cómo dirigirse a las mujeres. Está en nuestra mano que estos bulos no se extiendan y proteger a las verdaderas víctimas.

Gran Hermano marcará el camino y la temperatura

Seguir hablando o escribiendo sobre qué debe pasar con Gran Hermano y si lo que sucedió en una de sus ediciones es una violación no tiene ya ningún sentido. Son los jueces los que tienen que poner nombre a lo que pasó y los demás actuar en consecuencia. Y si Telecinco no retira el programa y depura responsabilidades, hacerlo nosotros como sociedad dando la espalda a los responsables de lo sucedido, de su ocultación y de su desvío en la toma de decisiones. Para esto sí que debemos huir de lo políticamente correcto y lanzar un “a la mierda” a tiempo, porque están pasando cosas evidentemente intolerables.

También en Internet

Pero si lo que sucede en la calle, en los parlamentos, en los periódicos y en la televisión es preocupante, no lo es menos lo que sucede en Internet: un youtuber está siendo juzgado por lanzar en su canal, “Yuyu, el youtuber legendario”, una serie de mensajes misóginos que cosificaban a la mujer como elemento sexual e incluso sugería que algunas deberían de ser víctimas de acoso. Yuyu es un gilipollas por lo que piensa y por acabar ante el juez, porque hay muchos más que de un modo más sibilino lanzan menajes más peligrosos y más dañinos constantemente desde sus redes. Y hay que pararlos.