La frase de Biden

El atropello a Quim Torra y los excesos de Isabel Díaz Ayuso o Pablo Casado van arrinconando al resto de temas, incluso las noticias sobre la afección de la pandemia más allá de Madrid y de la crisis global. También temas importantes como, por ejemplo, las elecciones en EE.UU., donde Donald Trump puede ser reelegido o bloquear la sucesión, que sería gravísimo. Las crónicas del primer debate electoral son coincidentes: un espectáculo lamentable en el que Biden tuvo un momento para la posteridad mandando callar al presidente. La frase: “Will you shut up, man” ya está estampada en camisetas contestatarias.

Más sobre Madrid

Es profundamente injusto que la Comunidad de Madrid quiera imponer a otras ciudades las medidas que necesitan para frenar la expansión del coronavirus. Lo es porque, por ejemplo, en los territorios vascos del sur las cifras de positivos se basan en muchas más pruebas. Sin embargo, “Madrid deja de hacer test a contactos estrechos de personas positivas si no son convivientes, sector vulnerable o tienen síntomas” (Eldiario.es). Así se escaparán los asintomáticos pero, ¿qué más da? Lo importante es bajar la curva y si para eso hay que dejar de hacer pruebas, se deja de hacer y punto. Trumpismo puro a la madrileña.

También es nuestra responsabilidad

Isabel Díaz Ayuso lo está haciendo mal. De eso no hay duda. No hay ni un indicio (y los datos que ofrecen resultan dudosos) que indique lo contrario. Pero salir de esta también es cosa nuestra, no podemos señalar constantemente a los gobiernos y, mientras actúan, esperar o, lo que es peor, ser descuidados e inconscientes. Este tuit de El Mundo es descorazonador: “Sólo uno de cada tres vecinos citados de Vallecas ha acudido a hacerse el test”. Sí, habrá muchos casos justificables, pero son dos tercios los que no han acudido, y ese porcentaje también es reprochable a la responsabilidad individual.

Un dato importante

A Isabel Díaz Ayuso le ha estallado Madrid entre las manos. Exactamente igual que a todas y todos los presidentes sus gobiernos. El problema es que Madrid viene siendo el laboratorio de políticas liberales del PP, basado, sobre todo, en la capitalidad. Gracias a ella ha atraído recursos humano y de los otros, desbaratando posibilidades de desarrollo en otras regiones. Cuando Díaz Ayuso decía que Madrid era España igual se refería a que ha absorbido riquezas del resto de España. Este titular es de esta semana en El Periódico de Aragón: “Madrid aglutina el 44% de la fuga de empresas de Aragón desde el 2015”.

Y otro trágico

El principal problema de Madrid es la inacción: el gobierno autonómico no ha hecho ni lo más básico. Ni poner gel hidroalcohólico en las estaciones del metro o cerrar el hipódromo, donde se juntaban jóvenes a beber y a apostar en plena pandemia. Así se explica el gráfico que Alberto Sicilia ha mostrado en Twitter, junto a esta descripción: “La segunda ola llegó antes a Cataluña, pero en agosto se pusieron las pilas y consiguieron estabilizarla. En Madrid no se tomaron medidas y se escapó de control”. Y este es el resultado: café amargo para todos para que Madrid entre en razón porque no ha querido hacerlo antes.

¡A la mierda, hombre ya!

En una reciente cumbre de la CEOE, José Domingo de Ampuero, presidente de Viscofán (una empresa que fabrica envolturas para productos cárnicos y, al parecer, es una de las líderes mundiales en este sector), aseguraba según El Mundo que “las vacaciones debe tomarlas el que pueda y cuando pueda. La cosa no está para bromas”. También se oponía a la renta básica. No discuto su capacidad para los negocios pero tengo dudas sobre su sensibilidad hacia los trabajadores. ¿Considerará vagos a los que quieran coger vacaciones? ¿Blandos a los que enferman? ¿Incapaces a los que se quedan a cuidar a sus hijos enfermos?

Pero, ¿de qué van?

Ni lo vivido durante el confinamiento ni la crisis económica que vendrá no pueden servir como excusa para que se afiance esto que dan por hecho dos de cada tres empresas en España: que sus trabajadores estén disponibles fuera de la jornada laboral. Las situaciones excepcionales cualquiera las reconoce, pero estamos entrando en una “nueva normalidad” laboral peligrosa con jornadas de teletrabajo extenuantes e injustificables. Y ahora, ¿qué? ¿Cómo recuperamos nuestro espacio, nuestra vida? ¿Decidimos enfrentarnos o la cosa está mal y va a estar peor y seguimos tragando? Yo tengo claro que hay que cambiar este ritmo infernal.

Una verdad dolorosa

El escritor Juan Tallón, por supuesto, expresa lo que quiero decir mejor y con menos palabras de lo que yo soy capaz: “El gran cadáver de esta época son los horarios. Ya no existen. Cualquier cosa se puede hacer a la hora que sea. Es terrible”. En efecto. Los móviles de alta gama, los ordenadores portátiles, Internet en casa y, sobre todo, las malas costumbres que se han extendido callada y perniciosamente durante la cuarentena, han matado los horarios. ¿Quién no ha recibido (y sigue recibiendo, ese es el problema) llamadas a las 14:30, correos a las 18:00 o peticiones a las 21:00 para mañana?

Tenemos lo nuestro

Esos mismos móviles con los que recibimos peticiones de trabajo en horarios que son para la familia (o nuestro propio descanso u ocio), son los que no queremos que sean usados por los gobiernos para controlarnos (bueno, a mí me da igual), y son los mismos que usamos para jugar con aplicaciones como Faceapp, esa que antes nos convertía en viejos y ahora, en personas del otro sexo. Una aplicación rusa que desde el primer momento ha generado dudas por la cantidad de cesiones que hace el usuario. No queremos que nos localicen por una pandemia pero sí cedemos nuestros datos por una simulación.

Usad las mascarillas

Queda poco de la excepcionalidad. No tenemos que estar en casa, no tenemos horarios para salir, no tenemos que hacer colas en el supermercado, hay harina… Solo nos quedan los ERTE y las mascarillas como reminiscencias del pasado reciente, porque la distancia social va camino de convertirse en un extraño mito contemporáneo. Pero si bien todos estamos deseando dejar atrás esas medias jornadas y medios sueldos, no podemos abandonar las mascarillas, que “ganan fuerza como el medio más efectivo contra el coronavirus en un clima científico cada vez más enrarecido” (Xataka). Y cada vez son más bonitas.

Que no se quejen

No me sorprendió que Pedro Duque accediera a hacer un reportaje fotográfico para su entrevista en El Mundo con un traje espacial y su cartera de ministro, sonriente, casi como un niño. De hecho, lo estaba esperando: después de aquellas fotos de Isabel Díaz Ayuso que acertadamente recuerda Egoitz Moreno en Twitter, que cayese otro político en la sobreactuación, en estos tiempos tan exagerados, era solo cuestión de tiempo. El reportaje es un despropósito, no fotográfico (al contrario) sino del jefe de prensa que no paró unas fotos marcianas e inapropiadas en este espacio y tiempo.

No son marcianos pero casi

Los primeros turistas alemanes llegaron a Baleares ayer, y a partir del 21 podrán visitar España y Euskadi los de otros países. ¿Es adecuado? El peso económico del turismo es innegable, y quien lo discuta es un inconsciente y un populista. El reto está en hacerlo posible manteniendo las medidas necesarias de precaución pero, ¿qué podemos pedir a un alemán o un francés si no lo cumple la mitad de los vascos? Salir hoy a la calle es desesperanzador: ni mascarillas, ni distancia de seguridad. Parece que a la gente le da igual contagiarse y que está satisfecha con poder echar la culpa de los rebrotes a las instituciones.

Las fotos y los toros

Isabel Díaz Ayuso pedía a Pedro Sánchez que para recuperar la salud y la economía rebaje el IVA de la tauromaquia casi al mismo tiempo que Rocío Monasterio posaba para los fotógrafos en una concentración en Las Ventas para apoyar al sector taurino. Diría que es difícil encontrar a dos tías más jóvenes y más rancias, pero cualquier pareja de cayetanas que comparten estudios de ADE en una universidad privada de Madrid les alcanza rápidamente. El problema es que este modelo está fuertemente instalado, el de la España rancia que posa de maravilla ante las cámaras y que lo hace todo por el postureo con la bandera.

Sus gurús económicos

Durante el fin de semana pasado circuló con alegría un tuit en el que mostraban un pantallazo de otro tuit anterior de Wall Street Wolverine, un flipado que tiene un canal en YouTube sobre finanzas y sin embargo vive con sus padres en su habitación de adolescente. Eso es lo que más me llamó la atención, como a otros tuiteros. Porque, repito en esta columna en la que parezco un descreído, no me sorprendió: los gurús económicos de los neoliberales y la extrema derecha son chavales con mucha labia pero poca enjundia y menos experiencia real. No es una exageración, es la muestra de que viven muy alejados de la realidad.

Y va a ser peor

Entiendo que la industria del fútbol no se puede parar pero no me gusta esta Liga sin público, con pausas y cinco cambios. Las tres novedades benefician a Barça, Madrid, Atlético, Sevilla o Valencia, que visitan campos sin la presión del público local, que rompen el ritmo de partidos trabados y que tienen más banquillo. Para muestra, el botón de Gorka Posada: “Los cinco repuestos del Athletic: De Marcos, Sancet, Núñez, Vesga y Kodro. Los cinco repuestos del Atlético: Correa, Arias, Lemar, Herrera y Morata. No hace falta decir a qué equipos beneficia esta medida a pesar de que algunos crean que es al revés”.

Mal ocaso… de los monárquicos

La monarquía española está acabada. Juan Carlos I recuperó el trono para los borbones y sus excesos han deslegitimado por completo la institución. No hay futuro para ellos, da igual lo que haga Felipe, que es considerado un Rey atrapado entre los caprichos de su padre y los de su mujer. En el ABC, cómo no, filosofan sobre el mal ocaso del que, dicen, fue un buen rey (y yo soy Batman, no te jode). Pero el ocaso sobre el que hay que empezar a pensar es el de los monárquicos españoles, que cada vez son menos, más viejos, más interesados y menos comprensibles. Todos hemos pasado página. Solo falta dejar de pagarles.

Otro sobre el que atardece

Mucho ha tardado El Mundo en deshacerse de Javier Negre y muy discutible es su motivo: que ha hecho competencia desleal. ¿Acaso lo que querían es que el periodista contara sus ocurrencias en su web y su periódico? Negre se queja, porque forma parte de su argumentario y modo de vida, entre la derecha y la pared. Pero el problema es solo suyo: se le ha hecho rápidamente de noche. Vox cae en las encuestas y de la vaca ultra ya toman leche unos cuantos. Demasiados para todos los que se han puesto al servicio del colaboracionismo con las vacas gordas. Así que lo que está por venir es lo más divertido.

Un ejemplo

Van con trajes nuevos y tienen Twitter, pero son los que llevaban camisas pardas en el siglo pasado: Iván Espinosa de los Monteros celebraba el aniversario del desembarco sobre Normandía y lamentaba, al mismo tiempo (porque las comparaciones imposibles son típicas del populismo ultra) que el bloque comunista no conociese la libertad después del día “D”. Mr. Insustancial aportaba el contexto: “El abuelo de Espinosa de los Monteros fue embajador de Franco en el Berlín nazi y acompañó al dictador a su encuentro con Hitler en Hendaya. Gracias a gente como él no supimos lo que era la democracia hasta 1976”.

O relativizamos, o nos vamos

Precisamente la estatua de un personaje que tuvo que ver con aquel desembarco sobre Normandía, Winston Chuchill, ha sido atacada esta semana durante las manifestaciones por la violencia policial contra la población negra. El británico era acusado de “racista” por un manifestante con un espray. Ya sabemos en Euskadi que, por lo general, el que usa el espray no es el más listo. Pero Churchill precisamente se enfrentó a un supremacista. ¿Quien no sabe eso? Y cuidado con empezar a juzgar todo lo pasado con los ojos de 2020, teñido de hipercorrección política, a ver si van a acabar ganando los tiranos.

Salimos igual

Tengo pocas dudas de que, en cuanto haya vacuna contra el coronavirus y dejemos de ver las mascarillas en la calle, todo volverá a ser como antes. También tengo pocas dudas de que el estrés acumulado por los ERTE, cuando no despidos, el teletrabajo, las teleclases y las medidas de precaución nos está pasando factura, y de que eso agrava nuestro gilipollismo. En La Información ya nos cuentan que en los hospitales de Madrid los sanitarios vuelven a sufrir el desprecio y maltrato de algunos pacientes. ¿Hace solo unas semanas les aplaudíamos y ahora no nos importan? Pues nos importan a los mismo que nos importaban antes.

«Las reglas de juego democráticas»

El mismo día que se cumplía el vigésimo aniversario del asesinato del periodista José Luis López de Lacalle, Arnaldo Otegi, que entonces explicaba el atentado con que ETA ponía encima de la mesa el papel de los medios de comunicación, decía: “Los problemas se resuelven aceptando las reglas de juego democráticas”, según la cuenta en Twitter de la coalición que lidera, Bildu. Los cambios ideológicos son aceptables, sobre todo cuando avanzan hacia la paz, pero el recochineo político de quien, en el pasado, aceptaba y encajaba lógicas militares, no es permisible. Y a quien mira para otro lado también se le ve.

Facha nivel Ussía

Paso del fascismo de aquí al fascismo de allí, el que representaba Billy El Niño, al que se ha llevado al infierno el coronavirus. Alfonso Ussía, que hace tiempo que ha pasado de ser un ultra que escribía bien a ser, simplemente, un ultra exacerbado, le despedía en Twitter de esta manera: “Cumplió en momentos difíciles con su deber. Los otros no eran hermanos de la caridad”. Todos estos ancianos, como Antonio González Pacheco, sus secuaces (hubo muchos más policías torturadores) y Alfonso Ussía, serán viejos, pero siguen siendo fascistas. Y, si hay que tratarlos de alguna manera, que sea como lo segundo.

Manifestaciones contra el confinamiento

Sí, los responsables de este requiebro son los de Vox. Solo a ultraderechistas que se autojustificas se les podía ocurrir semejante jaimitada. La noticia, no obstante, la comentaba un usuario de Twitter mucho mejor de lo que yo sería capaz: “Sigo maravillado por ver cómo manejan la disonancia cognitiva entre criticar que no se cancelase el 8-M cuando había 520 contagios y organizar manifestaciones cuando hay 220.000”. Insisto: solo los ultraderechistas que se autojustifican serán capaces de encontrar lógica a la contradicción e incluso de explicarla en público (haciendo el ridículo, como siempre).

Ni periodismo a la contra, ni clickbait

Lo que hizo El Mundo con las declaraciones de Pedro Simón, que quiso explicar con un ejemplo que científicamente se descartan motivos para los fallecimientos, no es periodismo a la contra (que me parece bien cuando es coherente) ni tampoco clickbait, porque cualquiera que viese el vídeo del propio tuit se daba cuenta de que el titular del mismo no tenía que ver con el contenido, así que nada invitaba a seguir el enlace. Lo que hizo El Mundo, insisto, y teniendo en cuenta los meses precedentes, no tiene nombre. Los directores eligen los caminos de los medios libremente, pero nadie les aparta si los llevan al precipicio.

Schuster, el perfecto gilipollas

Hacía mucho tiempo que no leía una noticia sobre Bernd Schuster. Como jugador no tengo recuerdo de él. Como entrenador ha pasado desapercibido. Como gilipollas, esta semana, se ha coronado. A Schuster, como a muchos que no lo dicen pero lo piensan, les parece mal que Athletic y Real Sociedad hayan llegado a la final de la Copa. Sus declaraciones han provocando una serie de reacciones lógicas, como estas líneas. Ibai Gómez tiraba de sarcasmo en Twitter: “A partir de ahora se contratará un ‘experto’ alemán para decidir quién juega la final de Copa. ¿No hay mascarillas con cerrojo labial?”.