El gran bulo de Aznar (y otros)

Tal día como hoy hace quince años José María Aznar había difundido el mayor bulo de la historia reciente de España. “Ha sido ETA”, había afirmado personalmente a directores de grandes medios y agencias, según cuentan las crónicas posteriores. Y sobre esa base quiso retener el gobierno español para el PP y, lo que es más importante, montó una teoría de la conspiración que periodistas y políticos sostuvieron con indecencia. Quince años después no podemos olvidar lo que pretendieron (algunos durante años) y debemos señalar a los manipuladores sin vergüenza ni moral.

Los de Vox no tienen pudor

Ya era suficientemente grave que desde el entorno de Vox (por eso de no señalar con el dedo, que queda feo) nos hayan intentado colar el bulo de que unas feministas habían agredido a unas chicas (alguna menor) durante la jornada del 8-M. Pero que Vox se presente después como “víctima” de “una manipulación” da entre risa y miedo. Porque algunos son capaces de todo, incluido mentir sobre una mentira en plena precampaña electoral, sobre un tema sensible y con el foco encima. ¿De qué no es capaz la extrema derecha? Y lo que es más preocupante: ¿por qué se siente tan impune?

Sí, la violencia tiene género

Estoy seguro de que quien hizo las pintadas contra la sede de Podemos en Bilbao fue un hombre. En cualquier caso, esos mensajes de que “la violencia no tiene género” y “basta de enfrentarnos a hombres y mujeres” son una expresión de violencia, porque están hechos con la intención plena de causar un daño. Como en otros casos, no podemos recudir este hecho a que “solo es una pintada”. No. Es acoso, es amedrentamiento y es dañar en nombre de una causa a la que hace un flaco favor. Esa pintada, como otras contra partidos políticos, demuestra lo que necesitamos la unidad contra el acoso.

Un anuncio que nos perjudica a todos

En este momento en el que despega el feminismo, ya, de un modo imparable, que unos diarios hayan accedido a colocar el anuncio de Hazte Oír en el que reclaman que PP, Ciudadanos y Vox deroguen “las leyes de género” porque “no es violencia de género, es violencia doméstica”, nos perjudica a todos. Porque algunos mensajes, simplemente, no se pueden difundir, ni siquiera con el formato de publicidad, y mucho menos en un periódico que se supone que informa. Cuando nos llevemos las manos a la cabeza porque cualquier barbaridad se está tomando como noticia podremos recordar cómo empezó todo.

Eskerrik asko, Maite

Ya habrán leído en este mismo periódico la crónica de la historia: Maite Garde, capitana del Osasuna femenino, regala a su aita una camiseta con su nombre y el hombre, aficionado al club, rompe a llorar emocionado. Es la propia jugadora la que difunde el vídeo del momento que es retuiteado miles de veces. No tengo más que añadir a los hechos, salvo “gracias”. Porque son esos gestos, el de la hija y el del aita, los que ponen en valor lo que es la igualdad, lo que la necesitamos y lo que puede suponer. Simplemente, más oportunidades para todas y todos. Mila esker a Mai y a su aita.

Casado también tiene pasado

El autoproclamado durante este fin de semana máximo exponente de la dignidad de España también tiene pasado. Y no es especialmente bonito. No hablo ya de la exageración en su currículum, hablo de cómo trabajó en la oficina de Aznar que medió entre Abengoa y el gobierno de Muamar el Gadafi en la época en la que la empresa logró un negocio de 950 millones de euros en Libia, según El Plural. Ese es Pablo Casado, el empleado de Aznar, el hombre al que no le importaba “mediar” con dictadores, el que vivía de las comisiones que las empresas le dejaban por meterse en el fango.

Ya hubo otras películas

Dicen los de Vox que en España no se ha glosado debidamente la figura de Blas de Lezo con una película que hable de la gloria de este militar. Ha tuiteado Abascal incluso que está dispuesto a convencer personalmente a Mel Gibson para que produzca el film histórico. Pero nadie recuerda, al parecer, la cantidad de producciones similares que se han llevado a las salas de cine de España con dinero público y poco éxito de audiencia. ¿Las han visto Abascal y Ortega-Smith? Con todo, creo que se equivoca Javier Zurro, que augura en El Español un fracaso de taquilla para Blas de Lezo, obviando el efecto borrego.

El bitcoin no vale lo que cuesta

No falta quien augura que el bitcoin está cogiendo aire y que esta moneda virtual recuperará su valor y volverá a romper su récord. Pero ya son unos cuantos meses de buenos augurios y malos resultados: “El coste de producción para minar bitcoins ya es mayor que el valor del propio bitcoin, por lo que ha llevado a una situación donde muchos productores han entrado en pérdidas. Esta situación, ha llevado a varios centros de minería de bitcoin desconectar cientos de máquinas para lograr recortar gastos” (Xataka) mientras seguimos sin saber sobre cómo se genera su valor.

Y el aguacate es ahora fuente económica

Mientras en Xataka nos explican que la tecnología no siempre se revaloriza, en Magnet nos traen una historia mucho más optimista: en Kenia y Tanzania están sustituyendo las plantaciones de café por las de aguacates y están obteniendo mayores beneficios. Beneficios que, además, afectan directa y positivamente a la población agricultora gracias a la moda sostenida del consumo de esta fruta. La parte mala es que la planta es bastante agresiva con el entorno pero, al parecer, no lo es más que la soja o el maíz. Buenas noticias, para variar, sobre algo rico… Y sano (también para variar).

Fútbol de verdad

Hoy en Bizkaia más de uno pasará el día con bastante sueño: el partido de ayer en San Mamés acabó a una hora horrorosa. Esto no pasaría si la liga española fuera como la Premier y pusiera unos buenos horarios para acudir al campo por encima de un lejano interés desde China. Pero este no es el único ejemplo de cómo la Premier escucha y cuida al aficionado que va al campo: este fin de semana hemos sabido que se mantiene el acuerdo por el que una entrada no costará más de 30 libras a un aficionado del equipo visitante en ningún campo de la mejor liga del mundo.

Aznar en estado puro

El resumen de Jesús Cintora de la última entrevista a Aznar resulta perfecto para dibujar al ex presidente: “El PSOE de Pedro Sánchez no es una fuerza constitucional. Podemos no oculta sus tendencias con Venezuela e Irán y quieren terminar con el sistema político. Vox quiere reformarlo, no terminar con él”. Sus declaraciones realmente no aportan nada nuevo, pero la situación política actual, que permite poner nombres de partidos a sus obsesiones, sí: quien no piense como él es un antisistema, y la extrema derecha está formada por reformistas que a él le valen.

Patriotismo es pagar

No hay mejor manera de ser patriota que pagar en tu país, por supuesto los impuestos, pero también todo lo que corresponda. Así que, sí, tienen doble delito quienes lucen la bandera de su país (el que sea) y luego les da igual lo que pase con su economía a pequeña o gran escala. Víctor González Coello, vicepresidente de Vox, ha sido inhabilitado por incurrir en irregularidades contables relevantes al quebrar la empresa que administraba, dejar 4 millones de euros en deudas y despedir a 60 trabajadores. Pero como bien tuitea Serralvo lleno de sarcasmo: la bandera de España, en los tirantes.

Y no cobrar

Soy de los que opina que todos los votan a Vox no son de extrema derecha: desencantados, indignados que no han sido atendidos por Podemos, y antisistema de muchos tipos se suman a los fascistas genuinos. Lo que me sorprende es que ninguno de ellos haya reparado en que Santiago Abascal, su líder, como bien recuerda Antonio Maestre, concentra justamente todo lo que combaten: “Habla de oligarquía el que nunca ha tenido más sueldo que el dinero que venía de las administraciones gobernadas del PP mediante carguitos, subvenciones y chiringuitos”.

Sí, indignados

Desde que conocimos los datos de voto en Andalucía no solo creo que la mayoría que optó por Vox la forman personas de lo más normales, es que estoy convencido de que votantes de Podemos han pasado a la extrema derecha con facilidad: los indignados no han encontrado cobijo y siguen buscando quien les defienda, por extremo que parezca. Además, los morados no ponen difícil la elección: “Errejón besando la bandera de España y Pablo Iglesias diciendo que Venezuela está en la mierda. Bienvenidos al team facha, hijos de puta”, tuitea Punta con su conocida acidez.

Sobre ser buena persona

Celebro comprobar que no estoy solo y que José María Albert también se ha dado cuenta de lo feo (por no decir algo peor) que ha sido el aparentemente bienintencionado gesto de Alberto Rodríguez con Alfonso Candón. El primero, diputado de Podemos, se ha despedido del segundo, del PP, diciéndole: “Jamás habría creído que llegaría a decir de una persona del PP que es una buena persona”. Muchos rieron y la prensa hasta aplaudió. Pero como sugiere Albert, démosle la vuelta a ver si tiene gracia: “Jamás habría creído que llegaría a decir de una persona de Podemos que es una buena persona”.

Las peores elecciones en Marinaleda

Andalucía vota hoy con algunas novedades: dos mujeres luchan en la izquierda por ser la que más fuerzas retiene, y tres hombres en la derecha han viajado a Andalucía como tres francotiradores para disparar sus mensajes y salir sin arrugarse el traje. En entornos más tradicionales, habrá que ver cómo resisten las grandes familias socialistas, cómo actúan los señoritos y qué pasa en Marinaleda, esa excepción comunista española. Su alcalde y líder no está en su mejor momento y el pueblo, uno de los más endeudados de la comunidad, podría empezar a buscar hoy su transición a la normalidad.

Así, no

La política es un trabajo que se hace remangado: tiene mucho más de laborioso que de artístico. Y a veces hay que mancharse, pero siempre tiene que ser lo mínimo posible: una campaña hecha con una sonrisa transmite optimismo y valores positivos, y demostrar pulcritud y excelencia, aunque se den por hechos, siempre suma. Al contrario, cuando las campañas cuentan con fuentes de descrédito y se hacen a cara de perro, puede que la novedad te dé votos, pero persistir te lleva al olvido. Así que el departamento de maldades de Ciudadanos es solo un síntoma negativo.

15.000 libros en “B”

Es la historia de un fracaso: todos los personajes y todos los capítulos se ven perjudicados por el fracaso. Más que una historia podría ser un tratado. Un tratado sobre el fracaso, claro: fracasa el libro sobre el ascenso de Rajoy hasta llegar a Moncloa, fracasa el sistema que permite a un partido político manejar decenas de miles de euros de “dinero negro” en España, y fracasan hoy Aznar, Rajoy y Bárcenas, aunque en 2004, momento en que el tesorero gastó 88.000 € para comprar 15.000 copias del libro sobre el que iba a ser sustituto de Aznar, estaban en la cumbre.

¿Es necesario?

Sigo sin encontrar sentido a que la RAE se ponga a definir tecnologías cambiantes ni, mucho menos, una red social que puede dejar obsoleta su descripción en la siguiente actualización. Pero lo hace. Más valioso me parece estar al tanto de lo que publican Javi Sánchez y otros redactores como él, acostumbrados a escribir para que leamos en una pantalla (que tiene más mérito del que parece), con olfato para los temas que más interesan a una generación informada y conocedores del famoso “código” que Internet ha modificado: hay modismos y retóricas nuevas que sí necesitan definición.

Un carné por puntos… Para la vida

No creo que la vida se pueda regular con puntos de buen ciudadano, ni mucho menos me parece oportuno que lo haga un estado según su enfoque. Imagínense lo mal calificados que podrían estar los nacionalistas catalanes cultos, educados y civilizados, y lo bien puntuados que podrían estar los “buenos españoles” que se manifiestan en defensa de lo que aún hoy es patrimonio nacional: la tumba de Franco. Pues en China pasa: hay cada vez más experimentos locales para poner en marcha finalmente un sistema por puntos que da y quita derechos y privilegios.

No, no es lógico

Varios cientos de personas se manifiestan en el centro de Madrid con simbología franquista la víspera del aniversario de la muerte de Franco. El periodista Moha Gerehou se acerca, les fotografía… Y la policía nacional le identifica porque, como bien apunta en su breve hilo en Twitter: “La presencia de una persona negra puede generar conflicto, no así decenas de personas paseándose con símbolos de una dictadura con miles de asesinatos a sus espaldas”. Lo miremos por donde lo miremos no es una secuencia lógica y es necesario revertir este tipo de situaciones cuanto antes.

El PP legitima a Vox

Sigo: mientras esto pasaba en Madrid, en Andalucía el PP legitima la opción de Vox pidiendo a sus votantes que vuelvan al redil de los de Juan Manuel Moreno y Pablo Casado: “Entendemos que quieras votar a Vox” es el título de un spot y, por lo que cuentan en El Independiente, una campaña con varias piezas con el mismo lema. Los del PP quieren taponar la fuga de votos porque, según sus cálculos, los miles de papeletas con el logo de los de Abascal no se materializarán en parlamentarios, pero sí lo harían en el PP, donde dan por hecho que tiene votantes en extrema derecha.

Y tiene un problema global

“La Policía incautó en el año 2013 una caja repleta de documentos, manuscritos e incluso mensajes que demostrarían la financiación ilegal de la formación en toda España”, publican en El Plural, donde recogen la noticia de El Mundo de la trama dentro de la trama Gürtel para “incautar documentos que pudieran comprometer a dirigentes del PP”. La información confirmaría una financiación ilegal global, no solo en toda España, también con todos los fines: una vivienda de Aznar o la colaboración del asesor de cabecera, Pedro Arriola, se habrían pagado en “B” de Bárcenas.

Los británicos descubren ahora qué votaron

Nadine Dorries, una conservadora favorable a que el Reino Unido abandonara la Unión Europea, se va a convertir en un icono del Brexit porque nadie mejor que ella representa lo que sucedió, lo que sucede y lo que sucederá. Sucedió que la gran mayoría de los británicos votaron sin la información suficiente. Sucede que ahora descubren, por ejemplo, que perderán no solo todo el dinero, también la voz y, por supuesto, el voto en el Parlamento Europeo. Sucederá que muchos se darán de bruces con todos los flecos y las graves consecuencias tasadas en muchos millones.

El postureo máximo de Errejón

Si a Íñigo Errejón no le gusta el fútbol no pasa nada. Si nunca ha ido a ver un partido de fútbol femenino no pasa nada. Si nunca ha visto tampoco uno de fútbol base no pasa nada. Si va al campo a que le saquen unas fotos, si con esas fotos monta un tuit para marcarse el rollo y mete la pata hasta el fondo, miren, sí ha pasado algo. El candidato de Podemos a la comunidad de Madrid llamó “fútbol base” a un partido de primera división de fútbol femenino, el que jugó el Rayo Vallecano (porque mola ser “de barrio”) contra la Real Sociedad. Se lo recriminaron… Y le dio igual. Así es la campaña.