El PP de Feijóo

El mayor éxito político de Núñez Feijóo hasta el momento es que ha sacado del foco a Vox. El PP ha renunciado a luchar por el espacio de la extrema derecha y ha ensanchado su base: “El PP de Feijóo se dispara en las encuestas: los populares podrían igualar los 137 diputados de Rajoy en 2016” (República.com). Los sondeos de momento son amables con los de Génova 13 (que seguirán en el edificio que Casado quería vender o alquilar) pero lo más importante es que existe ya una sensación generalizada de que el gobierno español de coalición se desinfla sin remedio. Feijóo va ganando, a derecha y a izquierda, casi sin competir.

Los bancos sin gente

La gente es un problema para la banca: intentan repelernos de las oficinas, a golpe de clic, app y cajeros automáticos (veremos cuánto duran). E incluso su propia gente resulta molesta al sector: “Caixabank, Sabadell y BBVA ahorran 280 millones tras la salida de 10.000 trabajadores. Pese a pagar casi 3.150 millones por los despidos, Caixabank, Sabadell y BBVA consiguen reducir sus gastos de personal en apenas doce meses” (Economía Digital). Es como si más abajo del consejo de administración de turno, todas y todos les sobráramos. Esta aversión al factor humano tiene mala pinta pero, a corto, genera buenas cifras.

La semana de cuatro días

“La semana laboral de 4 días ‘te cambia la vida’”, y para bien, claro. Eso aseguran quienes han participado en el experimento de ocho semanas en el Reino Unido, el más grande hasta el momento. “Puedo hacerlo sin sentirme culpable” es la frase más importante del reportaje de la CNN. Las y los participantes se comprometían a mantener el 100% de su productividad en el 80% de su tiempo y reconocen que al principio resultó un poco caótico contar con plazos más cortos. Ahora toca comprobar que, efectivamente, la producción no se resintió, y lo más importante: si empresas y trabajadores acuerdan mantener esa semana de cuatro días.

“Content babies”

Llevamos años viéndolos, y ahora que es verano y el contenido de otro tipo baja y sube el de las y los influencers, los vemos más: son los “content babies”. Mort los define así en Twitter: “Las criaturas paridas para hacer dinero para sus padres en redes sociales”. Esas y esos menores que salen en Instagram admirando la capacidad de sus progenitores para generar una foto bonita en la que colar alguna marca, y a quienes desde hoy podemos poner nombre. En su hilo, este veterano tuitero recordaba también que “los primeros content babies estaban llegando a ya a la mayoría de edad y partiendo peras con la familia que les ha explotado”.

Instagram recula

Aunque no sigamos cuentas de influencers vemos sus posts en Instagram: la red social ha apostado por mostrarnos constantemente contenido que podría gustarnos… Y que ha acabado cansándonos: “Instagram recula y no mostrará tantos posts recomendados” (Trecebits). En su intento por neutralizar a TikTok convirtiéndose en el TikTok de los más mayorcitos, la red social de fotografía se ha pasado de frenada. Lo reconoce su propio director, Adam Mosseri, que es el que ha anunciado esta marcha atrás. Ya no veremos lasañas de croquetas rebozadas ni familias numerosas superhappy y random en Ibiza o Bahamas. O no tantas.

¿Se apaga la estrella de Fanjul?

Eso sugieren en Moncloa.com: “Ayuso no perdona y promociona a Noelia Núñez para enterrar del todo a Bea Fanjul”. Núñez “está comiendo la tostada a Beatriz Fanjul sin que ésta pueda reaccionar ante el veto impuesto por Génova. La idea es que Noelia reviva en esas NN.GG.”. ¿El motivo? Aquel discurso en campaña en el que ridiculizó a Ayuso, “la peor enemiga que hay en el panorama político y dentro de su partido”. Pero, ¿cómo pudo suceder aquello? “Estaba ‘subida de tono’ y algo ‘endiosada’”, pero “nadie se esperaba que la actitud altiva le fuera a jugar una mala pasada frente a un micrófono”. Hasta que sucedió.

“Felpudo VI”

Pero Bea Fanjul no es la única damnificada por las decisiones de Díaz Ayuso: nada menos que el rey de España se ha visto perjudicado por la presidenta de la comunidad de Madrid cuando sugirió aquello de que tenía que negarse a firmar los indultos. Gracias a la del PP, ahora los de su partido y los de otros (Vox, Ciudadanos, no pocos socialistas) se han dado cuenta de lo poco que pinta el rey (sobre todo, para lo que cuesta) y han empezado a llamarle nada menos que “Felpudo VI” por cómo se ha dejado pisotear por Sánchez y los presos políticos catalanes. Una situación que ningún republicano se hubiera atrevido a soñar.

Ser Villarejo entonces

Lo mucho que pudo disfrutar Villarejo de ser quien fue cuando todo iba bien lo sabrán pocos. El comisario al que llamaban todas las cúpulas que importan si necesitaban arreglar algo. Una versión española y mucho más enriquecida de aquel Señor Lobo de Tarantino. ¿Dónde y qué comería mientras cerraba le negocio? ¿Qué hoteles y coches disfrutaría mientras era agasajado para conseguir sus favores que, además, luego facturaba? Pero más allá del asombro está la preocupación: ¿qué sistema permitía la aparición de un Villarejo viviendo y trabajando a todo tren, desde el PP a Iberdrola pasando por el BBVA?

Que no decaiga esta indignación

Las buenas noticias de los indultos a los presos políticos catalanes, la liberación de la mascarilla en espacios públicos y con distancia suficiente, o la caída en desgracia del rey a manos de los más monárquicos, no pueden distraernos de lo importante: en una península con ríos y pantanos, y bolsas de gas en su subsuelo, el precio de la luz sigue marcando récords por lo alto, y también lo hace la gasolina y el gas, claro, de cuya importación dependemos absolutamente. Hace bien FACUA en recordarlo casi a diario, como casi a diario se rompe un récord al alza. Nuestra aportación como pagadores es no olvidarlo.

Sí, lo merecemos

“Trabajo hay, lo que pasa es que nadie quiere pagar por él”. Esta máxima, presente durante la anterior crisis, la prepandémica, sigue estando vigente. Es una evidencia de tal magnitud que hasta el presidente de EE.UU., siempre alejado de la realidad cotidiana, sea quien sea, se ha dado cuenta: “Pagadles más”. Esa era su recomendación a los empresarios que le preguntaban por qué no conseguían trabajadores cualificados. Y ojo, que Biden también recomendaba que los buenos trabajadores se hicieran fuertes y mantuvieran el precio de su valor. Los recortes y los chollazos se tienen que acabar, también en el trabajo.

Sin pena ni gloria

Ante situaciones desesperadas, medidas desesperadas. Dicho esto, solo añadiré que a Aitor Elizegi los socios le eligieron para que tomara decisiones y lo está haciendo. E incluyo una petición: que no nos tomen por tontos, especialmente, quienes ya lo hicieron cuando Fernando Llorente se marchó, esto es, su entorno y los medios que le aplauden. Ojalá juegue y marque muchos goles, pero que no espere el calor de este aficionado. Llorente abandonará el fútbol pronto, sin pena (con una gran carrera y mucho dinero ganado) pero también sin gloria. ¿En qué estadio derramarán lágrimas por su adiós?

El dinero iraní

En El País han informado de cómo Vox financió la campaña de las europeas de 2014 (las anteriores elecciones al parlamento de todos en Bruselas) con dinero de una parte de la oposición iraní que se basa en dos pilares: una estructura religiosa fuerte y una organización interna militar, por lo que hemos leído en diversos blogs y noticias estos días. La respuesta del partido de ultraderecha ha consistido en reconocerlo y aclarar que nada es ilegal. Pero nadie está hablando de legalidad, sino de ética y morro. La primera les falta para coger cualquier dinero y el segundo les sobra para acusar, además, a Podemos de hacerlo.

Colaboracionismo es esto

Sinceramente, no me lo esperaba: pensaba que Rosa Díez, en sus habituales diatribas tuiteras, cargaría contra Vox por su falta de pureza, que es lo que siempre le sobra a la líder de UPyD (y a todos los de UPyD, en general), según ella misma. Pero, no: la ex consejera vasca del PSE ha colaborado activamente en el blanqueo de Vox con tuits en los que deja claro que el partido de Abascal no ha colaborado en ningún asesinato, como sí han hecho “los socios parlamentarios de Sánchez”, según ella. Primero, miente. Segundo: se es antifascista o no se es, en todo momento y lugar. Y Díez no lo es.

Casado y las dos Españas

Empiezo a pensar que Casado no ha entendido bien lo de “las dos Españas”. Para el líder del PP, hay dos Españas claramente: una, la “gorda”, la “tocha”, por la que hay que pelear, la que tiene que liderar junto a Ciudadanos y Vox. Y otra, la suma de unas comunidades que le importan entre poco y nada. Si hay que someter a los andaluces a la dictadura de lo rancio, se les somete; si hay que mentir sobre los vascos de la CAV y los vascos de Nafarroa, se miente; y si hay que llamar ignorantes a los asturianos, se les llama. ¿Así va a sumar? En su mente seguro que todo tiene sentido.

Los grandes bancos españoles

Sí, ya sé que el BBVA es vasco. Y que dure muchos años la parte que no se ha ido a Madrid a facturar y tributar. Pero vayamos al grano: el recorrido de Francisco González, resumido como lo ha hecho Casimiro García-Abadillo en El Independiente antes de asestar el último golpe, el del espionaje controlado por el banquero, es aterrador. Lo último, como cuenta el director de este digital, es contratar a Villarejo entre 2004 y 2017. Según el medio, solo en los últimos cinco años de esa relación, BBVA abonó más de 5 millones de euros a las empresas del ex policía que pinchó 4.000 teléfonos para la entidad.

No salir de la crisis es de pobres

20170202_pobres

¿Cómo? ¿No ha salido usted de la crisis económica? Como se nota que es usted pobre. Yo también lo soy, no crea lo contrario. Los buenos españoles de verdad ya han salido ¡Si hasta Rafa Nadal ha superado su crisis llegando a la final de un “grand slam”, de esos! Y si alguno ha salido de la crisis por la puerta grande es el BBVA, que “ganó 3.475 millones en 2016, el 31,5% más y la cifra más alta desde 2010”. Por cierto: ¿2010 no era plena crisis?

Mariano Rajoy, sin miedo

Mariano Rajoy no tiene miedo a nada: preside un partido que parece un pozo sin fondo de corrupción, sus siglas aparecían en los famosos “papeles de Bárcenas”, y ni eso ni su política de recortes le pasa factura. Así que, ¿qué le va importar lo que opinemos después de que coloque al el ex director de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, como consejero de Red Eléctrica de España, sin experiencia en el sector y con un fijo de 130.000 € al año y mil euros por dieta?

Y sin vergüenza, como siempre

Además del más evidente: la mayor libertad con la que vivimos, el fin de la violencia de ETA ha traído otro beneficio. Hoy, lo que con ETA era ridículo, además, suena ridículo sin el ruido de fondo de las pistolas. Por ejemplo, Rajoy: “El homenaje que hoy rendimos a Rita Barberá es también para todos los concejales y para tantos a los que el terrorismo arrebató la vida”, ha dicho. Y ha dejado claro que los que también denunciábamos antes la utilización de las víctimas que hacía el PP no estábamos locos.

Una más

Si siguen la columna habrán observado que estoy empeñado en que no se nos olvide rápidamente lo que hemos pagado por la luz en plena ola de frío… Y lo que pagamos en la factura cada mes: una parte, la del propio Rajoy, como tuitea Jorge Morales, que se va a incrementar por la enésima compensación que el estado hará a las grandes compañías, que nunca arriesgan nada y cuando las apuestas salen mal las pagamos entre todos. ¿Y los beneficios? Miren cómo empezaba la columna.

Sí, Igleias y Errejón han discutido y es importante

Después de conocer los beneficios del BBVA, los que va a obtener Fernández de Mesa, cómo Rajoy intenta lavar la imagen de Rita Barberá hablando de ETA, y que la factura de la luz nos subirá por otra compensación del Estado a las compañías, puedo abordar otro tema importante de ayer: Errejón e Iglesias discutieron ayer en el Congreso de tal modo que diputados y prensa se dieron cuenta de ello. Y es tan importante y por el mismo motivo que la lucha intestina en el PSOE, por ejemplo.

Tengan hijos banqueros

20160808_banqueros

Es una de las grandes paradojas de esta sociedad: dos personas con exactamente el mismo talento, el mismo nivel de estudios y la misma capacidad de sacrificio por su trabajo pueden tener sueldos con diferencias enormes solo por el sector que haya elegido cada una. Porque no es lo mismo dirigir un banco que cualquier otra empresa. Lo leemos en Vozpópuli: “El consejero delegado de BBVA acumula 15 millones para su jubilación al año de estrenar el cargo” y “un directivo de Bankia confirma que Rato contrató a su excuñado y le cuadruplicó el sueldo en 21 meses”.

Ya hay fecha para las terceras elecciones

Yo pensaba que no iba a haber segundas, que al final, el PSOE iba a dejar hacer al PP por medio de una abstención, después de que Pablo Iglesias y los enemigos dentro del partido de Pedro Sánchez hicieran inviable la alternativa. Ahora estamos en la misma situación pero con la alternativa desactivada por el crecimiento del PP, y no veo por qué el PSOE dará su brazo a torcer en esta ocasión, así que las terceras elecciones son una posibilidad real que en OK Diario fijan el 25 de diciembre.

El control sobre Ahora Madrid

Manuela Carmena abrió la caja de Pandora cuando afirmó en un curso de verano de El Escorial que Ahora Madrid, como tal, no existía, que era solo una herramienta para llegar al poder. Según El Confidencial, grandes nombres de la formación como Guillermo Zapata, Celia Mayer y Javier Barbero habrían aprovechado el hueco para intentar dotarlo de contenido y, de este modo, controlarlo. Porque desde el primer momento el reto de Carmena fue doble: gobernar el ayuntamiento y controlar una formación sin ideología llena de gallos y pensadores.

Machismo on-line

Llevo años diciéndolo: a nadie le quitan el carné de gilipollas cuando se abre un blog, una cuenta en Twitter (especialmente), en Instagram o un canal en YouTube. De hecho, a algunos parece que se lo renuevan. En El Español han hecho un repaso a las barbaridades machistas que sueltan algunos youtubers de cierto éxito. Comentarios y tutoriales para ligar, supuestamente, que tumban años de trabajo por la igualdad y el respeto entre las personas.

Una “start-up” no es una barra libre

David Bonilla ha descrito en su blog cómo el cierre de Take It Easy no ha sido ni tan bucólico ni tan heroico como lo pintan sus propietarios, dos hermanos que se despiden entre sollozos y que reivindican la valía de su idea que –como suele ser habitual– tendrá éxito en un mercado más maduro. De momento, ellos acumulan deudas a proveedores y les acusan de no haber despedido a los trabajadores, que viven en un limbo legal. Parece que algunos se convencen de que tienen una “start-up” y olvidan que tienen obligaciones empresariales.