Al final, sí era la chufla

Llevamos casi dos años viviendo en medio de una pandemia mundial. Ya hemos aprendido alguna cosa (muchas menos de las que creen que saben los listos con Twitter) y algunos, sin embargo, siguen sin darse cuenta de lo más básico: el principal vector de contagios es y ha sido la chufla. “Los veinteañeros disparan el contagio por ómicron: es la confirmación clara de dónde está el riesgo” (El Independiente). ¿Nos hemos equivocado? No pasa nada: rectificamos y mejoramos. Pero si no lo hacemos, si negamos la realidad, simplemente agravamos el problema. Y el problema no son los veinteañeros sino la relajación.

Y si no, que lean a Biden

En Euskadi, fue Maddalen Iriarte la primera en alzar la voz en nombre de las personas no vacunadas en la CAV, a las que el Pasaporte Covid señalaría. Acertó la de Bildu: de eso se trataba y ha funcionado para llamar a la vacunación. Y ahora es Ernai la que se apunta al negacionismo de lo que pille, porque para negar el virus o la validez de las vacunas va tarde. A veces echo de menos la contundencia de la Casa Blanca que ha tuiteado Zigor Aldama: “A los no vacunados os espera un invierno de enfermedad grave y muerte. Para vosotros, para vuestras familias y para los hospitales que acabaréis desbordando pronto”.

¡Pero qué morro!

Pocos titulares me han indignado tanto en este 2021 del que todas y todos hemos acabado hasta las gónadas que este en El Periódico de la Energía: “El Gobierno admite ahora que nunca ha abierto expedientes a Iberdrola por los desembalses de este verano”. Pero lo peor de lo que sabemos ahora, gracias a la pregunta que ha hecho EFE en el portal de Transparencia, es que “la gestión del desembalse se realizó con el consentimiento de las propias confederaciones, propiedad del Ministerio, pero no se tardó en acusar a la compañía de eléctrica de haber practicado abusos y de haberse beneficiado económicamente de ello”.

Ellas y ellos se lo han buscado

Lo Malo Conocido ha sido muy duro en su tuit sobre el desastre político de Ciudadanos, pero por desgracia para el partido de Arrimadas y Rivera, todo lo que dice es cierto: “Es normal que los de Ciudadanerds estén dolidos por las acusaciones de traición como excusa para darles el patadón y convocar elecciones: para el único mérito que tienen, que es el de ser unos palanganeros arrastrados ante el PP, encima se lo pagan así”. Sin duda, estamos asistiendo al fin del partido llamado a renovar la derecha (y lanzaron a Vox) y encabezar una nueva política (ya solo queda Podemos y lo está fiando todo a una sola jugada).

Las cosas, por su nombre

República.com es un buen medio digital: en él encuentras las noticias de las que se está hablando, columnas interesantes y, por lo general, enfoques comedidos, así que me da un poco de pena ponerle como ejemplo de lo mal escritos que están titulares como este: “El bloque del centro-derecha sumaría una mayoría absoluta holgada ante el retroceso de la izquierda, según un sondeo”. ¿Qué centro-derecha si el PP está echado al monte, Vox se sitúa a sí mismo con orgullo entre los partidos de la extrema derecha mundial y Ciudadanos, además de no contar ya para nada, fue quien sembró los vientos que liberarían a los fachas?

500.000 € al año

Ese es el sueldo que podría ganar Antonio Miguel Carmona, exdiputado en la Asamblea de Madrid por el PSOE y economista, en Iberdrola. No me resulta tan curiosa la cifra como el momento de su fichaje y el cometido que va a desempeñar: “Limpiar la imagen de Iberdrola en España”. No era Carmona precisamente una de las voces más afables y conciliadoras de la política española cuando ejercía, y no parece que un economista sea el más indicado para implementar campañas que publicidad y relaciones públicas (sí para pagarlas, obviamente). Menos aún cuando su fichaje es un mensaje de las eléctricas al gobierno.

Si nos comparamos perdemos

Es cierto que la subida de las materias primas ha impulsado hacia arriba el precio de la electricidad en todo el mundo. Pero no es menos cierto que “los hogares españoles (y por extensión, también los vascos) son los que más sufren la subida de la luz de toda la UE”. En concreto y según Vozpópuli, destinamos “un 8,4% de su renta neta disponible al pago de la factura de la luz, el porcentaje más alto de toda la Unión Europea”. Es decir: aunque en España no sea donde más suba la luz sí es donde más pobreza genera por el impacto en las cuentas de una familia media. Esto no es aceptable de ninguna manera.

Correcto

Ronen Palan, experto en paraísos fiscales de la University of London, lo tiene claro: “Llegó la hora de perseguir a los abogados y contables que facilitan la evasión fiscal” (The Conversation). Y tiene razón: apenas hemos visto consecuencias después de que se destaparan evasiones fiscales en Panamá, por ejemplo. Y esa ausencia ha permitido que volvamos a estar ante una nueva gran filtración que destapa movimientos de millones por medio planeta para eludir el pago de impuestos. Movimientos que alguien tiene que hacer y por los que cobra, generando entramados y, por lo tanto, una responsabilidad clara ante sus consecuencias.

No ganan nada mal

Ibai Llanos ha salido a asegurar que las cifras que se han filtrado son falsas y, lo más importante, a atajar la inflación de expectativas entre los aspirantes a streamer. No tengo herramientas para valorar si la filtración es cierta o Ibai nos está contando la verdad, pero reconozco que me parece verosímil la millonada (1,52 millones de euros entre agosto de 2019 y octubre de 2021) que Ibai ha ganado. Y no es el que más gana: AuronPlay suma 2,64 millones en el mismo período. Las cifras atraen a cualquiera pero la realidad es que el suyo, aunque esté muy bien pagado, no es un trabajo fácil ni para cualquiera.

¿Qué queremos?

Ya hay un nuevo superrico en el fútbol: el Newcastle, un club que cae simpático en Bilbao desde aquella eliminatoria en 1994, ha cambiado de dueños y de expectativas. Ha pasado de sufrir a verse en manos de un fondo de inversión de Arabia Saudí cuya cabeza visible es Mohamed Bin Salman, otro multimillonario que se beneficia de la riqueza natural del suelo que le pertenece y participa en una dictadura para poder obtener el máximo rendimiento a sus explotaciones. Una parte de la afición estallaba de alegría pero más allá del corto plazo, en Inglaterra como en Euskadi, se trata del modelo.

Pinchan el balón

Lo insinuaron y lo han hecho: con los precios de la luz por las nubes las empresas productoras han decidido dejar “fuera del mercado eléctrico” energías limpias y baratas como la fotovoltaica y la eólica. Para chulo, su pirulo. Esto no es un órdago y aunque la medida sea “perfectamente legal” también es perfectamente criticable como un chantaje y secuestro de recursos en su propio beneficio: las eléctricas, a las que gobiernos del PSOE y el PP han consentido como a hijos malcriados, no van a renunciar a su pastel y les importan poco o nada las consecuencias sobre las personas. Los entrecomillados son de El Economista.

Carmona se ha dejado manipular

No niego ni por un segundo la valía profesional de Carmona para ser nombrado vicepresidente de Iberdrola. Pero dados los últimos acontecimientos cualquiera podría pensar que quien fuera diputado en la Asamblea de Madrid por el PSOE (y habitual de los micrófonos en representación de la pata rancia del socialismo) se ha dejado utilizar a cambio de un buen puesto. Es como si Iberdrola hubiera decidido colocar justo ahora a un ex del partido del presidente español para enfangar aún más la refriega entre eléctricas y gobierno del Estado, y demostrar, una vez más, su capacidad para hacer lo que les da la gana.

Hablemos de Iván Redondo

No me ha parecido tan criticable la entrevista que Iván Redondo ha concedido a Jordi Évole. El exjefe de gabinete de Pedro Sánchez fue muy esquivo en algunas respuestas y un poco engolado en otras pero, en general, solo hizo lo que siempre ha anunciado: defender y proteger su trabajo y a quien le llamo para hacerlo. No estoy de acuerdo con él en mucho de lo que dijo y, deliberadamente, no fue muy hábil mintiendo u ocultando detalles: prefirió dejar claro que él es un pretoriano de Sánchez (que no del PSOE). Eso es cuestión de estilo, pero dejar claro que los asesores políticos hacen su trabajo es casi una necesidad.

Casado se equivoca de momento

Pablo Casado ha decidido dejar claro que su modelo de hacer política es copiar a José María Aznar. Nunca lo ocultó, realmente, pero ahora lo ha dejado casi por escrito: su intención es convertir al PP en el partido de derechas español, de todas las derechas, desde los liberales hasta los más rancios. Es decir, su intención es hacer lo que hizo Aznar… Pero en un momento diferente, lo que lo cambia todo: ahora la extrema derecha sí tiene quien la represente y lo hace en unos términos que Casado nunca podrá abarcar si quiere mantener cierto contacto con el centro. La ambición le ha empujado a la estrategia. Veremos si se equivoca.

Primer aviso

La caída de Smart Life, una aplicación que permite centralizar diferentes servicios (como Alexa) y la domótica de tu casa, ha sufrido una caída durante el fin de semana, de modo que ejercer ese control desde el móvil resultaba dificultoso. Realmente, no es la primera vez que sucede algo así ni parece especialmente grave, pero sirve para recodarnos el peligro al que nos exponemos si fiamos a una empresa la gestión de los elementos que necesitamos para el día a día y que, a la vez, buscan conocer todos nuestros hábitos para vender esos datos a marcas que quieren mejorar sus productos. El control de nuestra vida tiene que seguir siendo nuestro.

¿Se apaga la estrella de Fanjul?

Eso sugieren en Moncloa.com: “Ayuso no perdona y promociona a Noelia Núñez para enterrar del todo a Bea Fanjul”. Núñez “está comiendo la tostada a Beatriz Fanjul sin que ésta pueda reaccionar ante el veto impuesto por Génova. La idea es que Noelia reviva en esas NN.GG.”. ¿El motivo? Aquel discurso en campaña en el que ridiculizó a Ayuso, “la peor enemiga que hay en el panorama político y dentro de su partido”. Pero, ¿cómo pudo suceder aquello? “Estaba ‘subida de tono’ y algo ‘endiosada’”, pero “nadie se esperaba que la actitud altiva le fuera a jugar una mala pasada frente a un micrófono”. Hasta que sucedió.

“Felpudo VI”

Pero Bea Fanjul no es la única damnificada por las decisiones de Díaz Ayuso: nada menos que el rey de España se ha visto perjudicado por la presidenta de la comunidad de Madrid cuando sugirió aquello de que tenía que negarse a firmar los indultos. Gracias a la del PP, ahora los de su partido y los de otros (Vox, Ciudadanos, no pocos socialistas) se han dado cuenta de lo poco que pinta el rey (sobre todo, para lo que cuesta) y han empezado a llamarle nada menos que “Felpudo VI” por cómo se ha dejado pisotear por Sánchez y los presos políticos catalanes. Una situación que ningún republicano se hubiera atrevido a soñar.

Ser Villarejo entonces

Lo mucho que pudo disfrutar Villarejo de ser quien fue cuando todo iba bien lo sabrán pocos. El comisario al que llamaban todas las cúpulas que importan si necesitaban arreglar algo. Una versión española y mucho más enriquecida de aquel Señor Lobo de Tarantino. ¿Dónde y qué comería mientras cerraba le negocio? ¿Qué hoteles y coches disfrutaría mientras era agasajado para conseguir sus favores que, además, luego facturaba? Pero más allá del asombro está la preocupación: ¿qué sistema permitía la aparición de un Villarejo viviendo y trabajando a todo tren, desde el PP a Iberdrola pasando por el BBVA?

Que no decaiga esta indignación

Las buenas noticias de los indultos a los presos políticos catalanes, la liberación de la mascarilla en espacios públicos y con distancia suficiente, o la caída en desgracia del rey a manos de los más monárquicos, no pueden distraernos de lo importante: en una península con ríos y pantanos, y bolsas de gas en su subsuelo, el precio de la luz sigue marcando récords por lo alto, y también lo hace la gasolina y el gas, claro, de cuya importación dependemos absolutamente. Hace bien FACUA en recordarlo casi a diario, como casi a diario se rompe un récord al alza. Nuestra aportación como pagadores es no olvidarlo.

Sí, lo merecemos

“Trabajo hay, lo que pasa es que nadie quiere pagar por él”. Esta máxima, presente durante la anterior crisis, la prepandémica, sigue estando vigente. Es una evidencia de tal magnitud que hasta el presidente de EE.UU., siempre alejado de la realidad cotidiana, sea quien sea, se ha dado cuenta: “Pagadles más”. Esa era su recomendación a los empresarios que le preguntaban por qué no conseguían trabajadores cualificados. Y ojo, que Biden también recomendaba que los buenos trabajadores se hicieran fuertes y mantuvieran el precio de su valor. Los recortes y los chollazos se tienen que acabar, también en el trabajo.

¿De verdad están discutiendo esto?

Ya sé que Twitter es un colector y que Internet (la Internet comercial, a la que nos asomamos vía Google cada día) es el espacio en el que se ha propagado con más eficacia lo peor de nosotros, pero no dejo de sorprenderme cuando leo en Twitter hilos y argumentos, algunos pretenciosos, justificando a los tres adultos que, en Aranda de Duero, se aprovecharon sexualmente de una menor de 15 años, y acusando a la víctima, una adolescente, de provocadora. Por si fuera poco, descubrimos que estos comentarios tienen ideología. Por suerte, también hemos encontrado otros que explican lo obvio.

¿Y esto otro?

Íbamos deglutiendo la miseria humana que en Twitter encuentra un sitio en el que expandirse con el tema de la menor de Aranda de Duero cuando nos atragantamos de nuevo: en la España futbolística en la que los ultras hacen de los campos de fútbol sus fortalezas, en la que se han permitido gritos y canciones xenófobas, y la semana pasada se tomaron medidas solo a posteriori contra el “aficionado” que amenazó con violar a una árbitra de 16 años, la primera vez que se suspende un partido de fútbol es porque la afición del Rayo llamó nazi a Roman Zozulya, que se ha mostrado próximo a grupos ultra de su país.

Aquí, un amigo de Zozulya

La afición del Rayo mostró su rechazo a que Roman Zozulya jugara en su equipo en 2017 por sus conexiones ultras, y el domingo volvió a exponer su rechazo a un jugador que no ha ocultado su afinidad con neonazis en su país, Ucrania. En resumen: llamar “nazi” a alguien que simpatiza con la extrema derecha es lo que ha motivado la suspensión de un partido por el comportamiento de los aficionados por primera vez en el fútbol español. Alucinante. ¿Y quién ha salido en defensa de Zozulya? Iván Espinosa de los Monteros, que tira de chorradas como “el marxismo cultural”. ¡Vaya, qué casualidad!

Nosotros también tenemos lo nuestro

En Bilbao también tenemos nuestra historia chusca aunque no tiene nada que ver con la defensa que hace la extrema derecha de un grupo de sentenciados por abusar de una niña o de un futbolista ultra: el exjefe de Seguridad de Iberdrola, Antonio Asenjo, “se ofrece al juez para tirar de la manta” según titulan en La Información. Asenjo se ha desvinculado de la eléctrica (de mutuo acuerdo y por lo que parece por una buena cifra) y ofrece ahora su “plena colaboración con la investigación” sobre cómo y para qué Iberdrola contrató los servicios de Villarejo por valor de más de un millón de euros.

Bienvenidos sean los de Podemos

Me hago viejo, ya no tengo edad ni ganas para flagelarme… Ni para pedir a nadie que lo haga por sus pecados. Allá cada cual. Así que no necesito ver a nadie de Podemos pedir perdón y mostrar arrepentimiento con abatimiento por hacer ahora lo contrario de todo, absolutamente todo lo que dijeron: no es el chalé con piscina, son las reuniones discretas con otros partidos y, como leemos en El Independiente, las conversaciones para tranquilizar a grandes empresarios. Me conformo con que los de Podemos se corten un poco a partir de ahora con sus lecciones de purismo político.