Si es de Podemos, lo ha leído

Doy por hecho que Miren Gorrotxategi es una afiliada de Podemos de orden, y que por eso ha leído el digital que promociona su partido en sus canales oficiales y que ha fundado una antigua colaboradora del mismísimo Pablo Iglesias. Pues bien, en este medio han publicado la siguiente noticia (me limito a copiar y pegar): “Ortuzar (PNV) le cuenta a Ana Rosa el secreto de vivir bien en Euskadi: los ricos pagan más impuestos. La presentadora estaba alabando la calidad de vida en la región, y Ortuzar le aclaró cómo se pagaba ese modelo”. Ahora solo queda que en Podemos Euskadi sean coherentes… O todo lo contrario.

Espero que haya más

Primero supimos que la Comunidad de Madrid había contratado a un polemista habitual de los medios de la extrema derecha, Cake Minuesa, para realizar audiovisuales sobre el coronavirus. Luego vimos a Díaz Ayuso presentar en Twitter un spot al respecto: una copia cutre y salchichera de un spot italiano que hemos visto casi todos, en el que se enfrentaban imágenes de jóvenes demasiado relajados en una terraza con enfermos en la UCI. La copia barata que, en teoría, ha realizado Minuesa, no vale los 30.000 € que le ha pagado la Comunidad. Así que aunque solo sea por las risas, espero que haya más.

Tampoco andan finos en Andalucía…

La consejería andaluza de Sanidad y Familias no ha medido muy bien el resultado de lo que pudo empezar con buenas intenciones pero acaba con una mala ejecución, como casi siempre que mezclamos comunicación con voluntarismo y bonismo empalagosos. Alguien pensó en compartir una ilustración de una aficionada (que no tiene culpa de nada) en la que se ve a un policía abrazando a una enfermera. El dibujo da pie a varias interpretaciones y ninguna buena: refuerzo de roles sexistas, fuerza de él, sumisión de ella… En el día en el que, para colmo, varios miembros de “la manada” volvieron a ser condenados.

Esto sí que son privilegios

Empezaba la columna intentando desmontar el mito de los privilegios económicos de los vascos (que se basan, básicamente, en que tributamos más), y voy terminando con privilegios de los de verdad: no solo Victoria Federica de Marichalar, como su hermano Froilán, ha decidido dónde y con quién pasar el confinamiento, ahora, al final del mismo, la finca de Jaén no le satisface y ha decidido trasladarse a Madrid. ¿Por qué? Por el morro, evidentemente, y porque es nieta y sobrina de reyes. Y en algo se tiene que notar. Mientras los súbditos vamos por fases a lo mejor ellos se van por los desfases.

Nos espían siempre

A mí no me inquietó la noticia de que en los teléfonos Android habían instalado (¿el gobierno español, el estadounidense, los extraterrestres…?) una app para rastrear nuestros movimientos. ¿No tengo ya Google Maps, que calcula con mi posición si hay o no atascos? En Maldito Bulo explican que Android se ha actualizado para preparar notificaciones en el caso de que lleguen esas apps. Pero, vamos, que para mí lo nuevo son las notificaciones: siempre actúo como si leyeran mis mensajes en WhatsApp o Telegram, como si el micro estuviera conectado y mis fotos fueran revisadas. ¿Por quién? Por todos.

Sí, volveremos a pasar por lo que hemos pasado

Durante todo el fin de semana hemos recibido vídeos y fotos vía WhatsApp de gente que se pasa las normas de la desescalada por donde le da la gana. Nos quejábamos sin notar que nosotros mismos vulnerábamos alguna de estas normas. ¿Qué necesitamos para darnos cuenta de que esto va en serio? ¿Otro confinamiento y otro montón de jornadas con decenas de muertos diarios en Euskadi? Pues exactamente lo que va a venir: la segunda ola del coronavirus es nuestro futuro. La OMS lo tiene claro, aunque es incapaz de predecir cómo será sin vacuna, sin remedio y sin responsabilidad. La nuestra.

A ver si espabilamos con el teletrabajo

Teletrabajo desde que era becario de investigación en la universidad e Internet no estaba en todos los hogares. Ni siquiera en el mío: me quedaba en casa para escribir y huir de la tentación de procastinar en Google. También llevo más de 10 años de autónomo combinando teletrabajo con labor presencial. La novedad, para mí, ha sido combinarlo con las clases vía telemática de mis hijos. En todo este tiempo he echado de menos lo que especialmente me ha parecido necesario en los dos últimos meses: una regulación. El teletrabajo no es como se lo imagina cada uno desde sus circunstancias de jefe, empleado o aita.

Amazon está bien pero no para todo

Esta semana hemos podido seguir un serial en Menéame de un usuario de Amazon que ha descrito cómo se ha sentido estafado por la empresa y se ha quedado, al final, sin el portátil que pidió y sin el dinero que abonó por él, por culpa de la mala gestión de la garantía que ha hecho Amazon. Yo soy usuario de Amazon: hay piezas que solo esa plataforma te sirve de un día para otro. También hay cosas de marca Amazon que están muy bien. Y tengo Prime en mi televisión. Pero si tengo que hacer acopio de cosas para el segundo confinamiento intentaré usar las tiendas de la ciudad. ¿Soy un antiguo? Puede.

Yo no lo veo

Llevo varios días entrando a la web “La Última Hora” y, sinceramente, no encuentro nada interesante que traer a esta columna. Las noticias tienen demasiado sesgo hasta para ser un digital, y columnistas como los que aglutina llevan años dando la barrila en otros medios. En plata: para leer a los imitadores me quedo con el Juan Carlos Monedero original, que es más gracioso. Lo curioso de este medio es que no solo cojea del pie de Pablo Iglesias, es que lo ha creado una colaboradora del gran líder y en las redes de Podemos se insta a los simpatizantes a leerlo y abonarse. ¿La nueva política y los nuevos medios eran esto?

Fútbol sin aficionados… Ni fotógrafos

Valverde ya avisó de que el fútbol estaba empezando a funcionar como una industria. Y eso es lo que será únicamente sin aficionados en el campo: una industria que se pone en marcha para que el flujo del dinero no siga parado. Pero ni es deporte, ni es competición, ni es espectáculo. Después de echar a rodar el balón en campos vacíos, los que mandan han tomado la segunda peor decisión posible: retirar a los fotógrafos profesionales de los estadios. El fútbol y la foto deportiva lleva décadas de feliz matrimonio: tenemos tantas imágenes estáticas grabadas en nuestra mente como en movimiento. Y queremos más.