Echenique y el virus «decente»

Las imágenes de las manifestaciones en Madrid contra el racismo y la violencia policial en EE.UU. no tienen explicación ni justificación alguna. Igual que la revuelta de los cayetanos resultaba ridícula en formas y fondo, un fondo mejor no hace que las formas mejoren. Pero Echenique no opina lo mismo, él cree que el virus distingue entre los asistentes a una manifestación con “decencia” y los que lo hacen a una convocada por fachas de toda la vida. Echenique va más allá: “No compro el eslomismo”, asegura. A mí lo que no me venden es a un científico que no es capaz de ver la gravedad de una manifestación en Madrid.

Echenique y los enchufes de otros

El número dos de Podemos (donde todo es muy horizontal pero el orden de los más poderosos se numera) lleva unos días sembrado en incoherencias: una de las más llamativas ha consistido en criticar la entrada en el consejo de Enagás de los socialistas Montilla y Blanco (que es criticable) y justificar la de Cristóbal José Gallego, del entorno de Podemos, en ese mismo consejo. Los partidos ocupan los consejos y envían a sus representantes a su criterio, por lo que estar en contra de los nombramientos de los otros y a favor de los propios solo es un ejercicio de cinismo. Como dice Javi Vizcaino: allá a quien le cuele.

Echenique y el victimismo

Sigue Echenique en racha. Después de demostrar una incoherencia (o cara dura) al alcance de unos pocos, se pone pico y pala a trabajar el victimismo del gobierno de coalición en el que Podemos tiene un vicepresidente, dos ministras y dos ministros. Asegura Echenique que ningún gobierno ha sido perseguido judicial y mediáticamente como el suyo. La respuesta de Jordi Turull a semejante burrada sí que es una muestra de dignidad y altura política: Turull formó parte de un gobierno al que encarcelaron primero y condenaron después por cumplir su promesa electoral de avanzar en el soberanismo catalán.

Egurrola y los debates

Damaris Egurrola ha abierto varios debates sobre los que no podemos seguir mirando para otro. Hablemos del que han denunciado la jugadora y su entorno: que no es justa la compensación para los clubes teniendo en cuenta lo que cobran las jugadoras. Hablemos de la distribución de sueldos en los clubes con secciones masculina y femenina, con todo lo que ello conlleva. Hablemos de cómo está actuando el Real Madrid. Y hablemos de algunas respuestas que ha recibido la jugadora en Twitter. Pero no hablo de lealtad al Athletic porque sale el hooligan que llevo dentro: a quien se va ojalá le vaya mal.

Goian bego, Fran

La noticia del fallecimiento de Fran Ruiz Antón me sorprendió a última hora del domingo. Hoy somos muchos los que lamentamos su ausencia. Fran era una persona importante y, al mismo tiempo, generosa. Siempre cogía el teléfono o devolvía las llamadas y los WhatsApps. Siempre echaba una mano. Guardaré para mí aquella comida con él, Juan Mari Atutxa e Irune Zuluaga, después de una charla en Sabino Arana Fundazioa. Para Fran fue un regalo, según sus propias palabras: pudo hacerle la entrevista que siempre quiso (porque nunca dejó de ser periodista y creo que por eso nos entendíamos bien) de la mejor manera posible. Descansa, Fran.

El problema no es el colchón

Como las redes se alimentan sobre todo de las mentiras gruesas y las verdades a medias, el cambio de colchón que ordenó Sánchez con su mujer cuando entró a Moncloa ha eclipsado otros pasajes del libro del presidente español que retratan mejor al político, que es el que nos debería de ocupar: para el socialista, según destaca Dani Sánchez en Twitter, “el 155 fue como un bálsamo para la sociedad catalana” y el “horizonte electoral” resultó “tranquilizador”. Después de eso, ya sabemos lo que vino: Torra y más enfrentamiento desde España. Sánchez es de esos que creen que con él empieza y termina todo.

Si se lleva el populismo…

Podemos ya ha bosquejado cómo será la campaña para ellos: si se lleva el populismo, a tope con el populismo. Su posición en las encuestas, de decadencia imparable, les empuja a arriesgar, está claro, pero creo que han elegido mal, porque si entre la copia y el original de la socialdemocracia el votante elegirá el original, entre la copia y el original de la demagogia el votante elegirá también el original. Y en este caso se trata de Vox. Además, Podemos ya pisa moqueta, así que las grandes promesas, como la devolución del rescate bancario, se convierten en grandes decepciones en cuanto las pronuncian.

La dignidad de Turull

Ni por el mitin político de Oriol Junqueras ni por el alegato práctico de Joaquim Forn: Jordi Turull ha optado por golpear con la verdad en el juicio al que está siendo sometido por intentar buscar una solución al conflicto catalán. Durante su intervención no dudó en enumerar los incumplimientos reiterados de sentencias, del Estado con Catalunya en materia económica. Como bien decía el del PDeCat, con el traje de constitucionalista uno puede saltarse la Constitución y la justicia. Con el de nacionalista la búsqueda de diálogo conlleva un año de prisión preventiva para empezar.

Felisuco, te queda camino por recorrer

Lo mejor de la democracia es que cualquiera puede ejercerla. Ahí reside su grandeza: se nutre de economistas, abogados, periodistas, agricultores, operarios, estudiantes, profesores, actores y humoristas. Todos, absolutamente todos tienen que aprender a hacer política. Pero algunos se muestran desde el principio como unos inconscientes o ignorantes y, por extensión, muy atrevidos. Como Felisuco: el cómico cántabro recibió en Twitter una aclaración del partido nacionalista bávaro. Por supuesto que ellos también buscan la independencia de Alemania. Y nadie les procesa ni amenaza por hacerlo.

Por qué les importa el impuesto de sucesiones

Ayer mismo hablábamos en esta columna de la sociedad con la que Begoña Villacís y su marido habían adquirido una parcela de más de 2.000 metros cuadrados para construir una vivienda de más de 600 mientras el resto de los humanos comprábamos nuestro piso a lo pobre, sin sociedades. Hoy les hablamos del patrimonio de cien pisos en Madrid que heredará Villacís y que actualmente gestiona su madre. Y también del impuesto de sucesiones que los de Ciudadanos quieren eliminar. Esa supresión, por supuesto, le vendría de maravilla a Villacís y a tantos políticos ricos como ella. Así de crudo.

Una injusticia manifiesta

Podrán ponerse tan estupendos como quieran, pero no tienen razón: los que aseguran que el encarcelamiento preventivo de los presos políticos catalanes es justo han cedido su sentido de la justicia a la sed de venganza española. A España no le hace falta el ministerio del tiempo: revive su pasado cada día. Mientras tanto, Turull, que como bien recuerda Ferrán Martín podía haber sido president (y uno dialogante) de no enfrentarse a una España vengativa, tuvo que ser ingresado durante el fin de semana en la enfermería de la prisión por su huelga de hambre. Necesitamos que alguien para esto. Sobre todo lo necesita él.

Le daban igual los presupuestos

Las declaraciones posteriores a la negociación frustrada de los presupuestos vascos son un buen autorretrato, sobre todo por la parte de Bildu. Lo reconozco: no confío en quien no me ha dado ni una sola razón para hacerlo, llámenme raro, pero el discurso de Otegi de estos días parece escrito de antemano, como si hubieran querido llevar el debate hasta el último extremo, haciendo que se hinche el globo, para luego afirmar lo que están dejando caer en todos los medios. Lo que no han calculado en Bildu, y si lo han hecho, malo, es lo que su teatrillo va a generar: más desconfianza.

Un fascista es un fascista

Sigo con mis desconfianzas: un fascista lo es siempre, no tiene remedio. Para confirmarlo tenemos a Ricardo Guerra, condenado por el asesinato de Aitor Zabaleta y detenido esta semana junto a otros nazis en Bruselas aunque, al parecer, el tercer grado penitenciario no le permitía viajar fuera de territorio español. Nacho, un usuario de Twitter, recopiló en cuatro pantallazos parte del recorrido de Guerra, que incluye el intento de introducir 150 bellotas de hachís en la cárcel después de un permiso penitenciario y que no haya indemnizado aún a los familiares de Zabaleta.

Esto también hay que contarlo

El youtuber Daniel Santomé, más conocido como Dalas, estará especialmente repelente estos días, después de que el juez le haya absuelto de las acusaciones de abuso sexual y ciberacoso a una chica de 13 años. Pese a la acusación de la fiscalía, la audiencia provincial de Madrid considera que no hay pruebas suficientes (solo declaraciones, ni siquiera históricos de las conversaciones vía chat), pero el juez también da un toque al soberbio Dalas, al que desmonta “la simplista hipótesis exculpatoria del acusado de que todo es una conspiración”. Hasta la próxima noticia.

Lo sabemos por “los medios”

La famosa tuitera Barbijaputa tuiteó: “Ningún medio va a decir que Chiquetete era un maltratador”, tras la muerte del cantante y condenado por malos tratos, antes de buscar en Google. Así que el enésimo tropiezo de la anónima (nunca ha dado a conocer su identidad dando lugar a situaciones ridículas como aparecer voz en off en un acto de visibilización de la mujer) fue señalado inmediatamente, aunque a ella y sus seguidores les dé igual. Por no hablar de que cuando Chiquetete fue condenado no existía Twitter y ahí estuvieron “los medios” para contarlo.

Aupa Athletic!

La situación del Athletic es jodidísima. Estamos para un 4-4-2, presión, contragolpe y vuelta a empezar, haya gol o no. Estamos para hacer lo que sabemos hacer sin titubeos ni regates. Este equipo ha llegado a finales y ha jugado en Europa casi todos los años de la era Urrutia: solo le pedimos que se recupere y la temporada que viene, ya veremos. La jugadora Nekane Díez reclamaba en Twitter que entre todos apretemos las filas, y no se me ocurre un mensaje mejor. Lo lanza quien se golpea contra el césped las veces que haga falta por nuestros colores. Yo estoy en ese barco.

No es solo un gesto

Estoy de acuerdo con Francesc-Marc Álvaro en que la huelga de hambre que están llevando a cabo los independentistas catalanes presos por sus ideas políticas (porque los delitos parece que los inventen sobre la marcha) debería de alterarlo todo. Pero no en que es un gesto: el modo de protesta pacífica que han emprendido Sànchez, Turull, Forn y Rull es el más extremo que existe y tiene que mover a la acción, para empezar, de los suyos. Todas las acciones políticas posibles, sin excepción, tienen que estar sobre la mesa para ser estudiadas e intentadas con urgencia.

Esto, tampoco

Según la BBC, “David Duke es el rostro más conocido del grupo racista más famoso de Estados Unidos: el Ku Klux Klan”, y acaba de felicitar en Twitter a Vox por sus resultados en las elecciones del pasado domingo. Lo hace, además, asimilando y traduciendo al inglés el argumentario de los de Abascal, como si alguien cercano se lo hubiera pasado: abajo el régimen socialista y la reconquista empieza en Andalucía. Duke hace solo unas semanas también felicitaba a Jair Bolsonaro. Lo que me sorprende, sinceramente, es que un tipo así pueda estar en Twitter.

Aviso a la izquierda

Los buenos resultados de Vox no son una buena noticia para Podemos. Primero, por lo mismo por lo que no son una buena noticia para nadie. Después, porque cuando los extremos crecen la ciudadanía recurre al centro, y de ese espacio han huido los de Pablo Iglesias. Así que a la izquierda más le valdría hacer autocrítica por la situación general en la que se encuentra ahora… Y por la suma de las particulares: “Por cierto, Podemos pierde la mayoría de sus votos allá donde gobierna: en Cádiz”, tuiteaba Ícaro Moyano poniendo, como siempre, el acento donde toca.

Sigue siendo “la gente”

Mi admirado Antonio Agredano también ha bajado al barro político después del 2-D andaluz para recordarnos que “la gente no vota mal. La gente vota lo que quiere votar. Si no te votan a ti, el problema es tuyo, no de la gente. Sólo echándole un poquito de ‘milagrito’ a la soberbia se puede construir una alternativa política de calidad. A las elecciones se va llorado de casa”. Entre los 400.000 votantes de Vox, por supuesto, habrá ultraderechistas, pero también votantes de otras opciones, incluso de Podemos que siguen indignados y sin respuesta. Los votantes son sagrados.

Lo que es normal… Y lo que no

Un problema político tiene que resolverse de un modo político. Y cuando uno (Rajoy) pone en marcha la maquinaria judicial el resultado puede ser disparatado, como está siendo en Catalunya. Es normal que el Supremo hable de “rebelión”, lo que no lo es tanto es activar una vía que está llevando a tragedias personales y familiares a políticos. Repito: a políticos que, de un modo bastante torpe, quisieron avanzar en un proceso independentistas absolutamente legítimo en la lógica internacional.

Sí, son dramas

No es el día para la crítica política: el intento del Parlament de investir a Turull, la decisión del Supremo de procesar a todos los políticos que lideraron el procés, y la salida de Rovira, son los capítulos más dramáticos que estamos viviendo junto con el de las primeras prisiones preventivas y las excusas para mantenerlas. La lógica hace tiempo que ha abandonado a la política y justicia españolas, y ha sido sustituida por la venganza y la incapacidad para resolver un problema.

El papel de la CUP

La CUP también tiene su tragedia: la de lograr su máximo objetivo de descabezar a la antigua CiU y la de ocupar el espacio de la izquierda de ERC. Es lo que quería y es lo que tiene. A eso ha sumado la salida de Anna Gabriel a Suiza, con lo que ya también puede decir que ellos también cuentan con su tragedia (que lo es) particular. La CUP ha forzado y ha bloqueado a su antojo y ha sabido aprovechar su fuerza decreciente para hacer palanca, pero eso no es un mérito, digan lo que nos digan.

El dorsal de Boadella

José Manuel Monje también utiliza ese recurso de que el árbitro anota el dorsal de un jugador cuando éste recibe una amarilla después de varias faltas. Lo mismo ha hecho Boadella, un personaje que brilla ahora como bufón de Libertad Digital y ese entorno: propasarse acudiendo a Bélgica a montar un show. Incluso ha ido más allá, ocupando una sala del Parlamento Europeo para explicar su sátira que, a la luz de los acontecimientos, no tiene nada de gracia.

Madrid, PP

Y mientras miramos atónitos a este exceso político-judicial y esta ausencia de humanidad en Catalunya, escuchamos que en Madrid el PP es una fábrica de lodo. No solo ya porque las explicaciones sobre el máster de Cristina Cifuentes generan cada vez más dudas sobre su legalidad (que ya es grave): en la sede del PP apuntan al fuego “amigo” como fuente de la filtración. Francisco Granados o Ignacio González podrían estar detrás del intento de derribo de la presidenta de Madrid.