El PP, ¿en la extrema derecha europea?

Así les ve Steve Banon. El que fuera mano derecha de Trump desde que la campaña para la presidencia se puso seria, y ya en la Casa Blanca hasta que, como todo en ese gobierno de circo, tuvo que salir airadamente, pretende articular un movimiento de extrema derecha en Europa con Le Pen, Farage, Orban, Salvini… Y Pablo Casado, según El Diario. Banon llegó a la campaña de Trump desde una web de noticias con un enfoque ultraconservador, precisamente, y ahora intenta extender su modelo a Europa… Como modelo de negocio, que también son ultraliberales.

Esto va en serio

Luis Arroyo también alerta del peligro de la ultraderecha: Donald Trump despreció la investigación del New York Times sobre el modo que el presidente había recibido la fortuna de su padre, cómo había defraudado para conservarla y cómo había mentido con un relato de hombre hecho a sí mismo que tapa la realidad de heredero millonario y caprichoso. “Ni el más admirable trabajo del New York Times puede con el mensaje envenenado de un cretino”, concluye Arroyo. Y también alerta: la extrema derecha penetra hoy mejor en la sociedad con argumentos simplistas.

Muy en serio

No me cansaré de repetirlo: el futuro será enfrentarse a la extrema derecha. Esto no tiene vuelta atrás. Y la extrema derecha de hoy, además de tener una mayor facilidad para colocar sus mensajes, tiene armas más potentes y más baratas para acabar violentamente con quienes no pensamos como ellos. En Alemania, donde el horror del fascismo fue mayor que en ningún otro Estado, han detenido a los miembros de un comando que pretendía atentar contra sus “enemigos políticos”. Esto va en muy en serio, con los Banon, los Salvini, los descerebrados y quienes les lavan la cara.

Volvemos a casa

Bueno, a la casa del vecino. Esta semana hemos visto cómo en El Español disfrutaban haciendo leña del árbol caído llamado Puigdemont. En este digital han tenido acceso a una pieza muy menor: el correo electrónico que dos personas cruzaron asegurando que Gaspart había ofrecido a Mas su red de contactos para legitimar las elecciones anticipadas que hubieran salvado a Catalunya del 155 y quién sabe si incluso el procés. Ya conocemos lo que ocurrió después: Puigdemont no fue valiente, acabó exiliado; sus compañeros, en la cárcel, y Catalunya, en un callejón de difícil salida.

Sobre el Concierto y el Cupo

Este primer domingo lluvioso del otoño es perfecto para recuperar mi serie de recomendaciones para leer tranquilamente en su tablet. Y empiezo por el artículo de Pedro Luis Uriarte en Ctxt sobre el Concierto y el Cupo. En esencia, nada que no sepamos los vascos, pero resulta interesante cómo el hombre pelea por explicarlo en España donde muchos, simplemente, no quieren entender. No quieren entender que pagamos más impuestos, que corremos más riesgos, que ingresamos más porque generamos más y que lo repartimos mejor. Le pese a quien le pese.

No necesitan la solidaridad vasca

Torra no necesita la solidaridad vasca. Tampoco la quiere. No la quiso Puigdemont. De hecho, ni siquiera la quiso Mas, que desde que se volvió independentista dejó claro que los catalanes harían el camino solos, sin los vascos, que les molestábamos. Torra y Puigdemont lo único que quieren es mantener al pueblo catalán secuestrado y, si pueden, también al vasco. Porque en su huida hacia delante a una república que ni ellos se creen tienen que arrastrar a cuantos más, mejor.

Necesitan gobernar

Creo que hemos sujetado las caretas a algunos líderes catalanes durante demasiado tiempo. Lo cierto es que el PP no quiere seguir con el 155, por eso le presionan PSOE y Ciudadanos. Lo cierto es que si Puigdemont y Llarena dejan hacer, por fin, y hay un president y unos consejeros con vocación real de gobierno, el 155 se levanta. Lo cierto es que Catalunya necesita un govern de verdad que negocie con España y Europa pero, sobre todo, saque el día a día adelante.

Fuera los pirómanos

No soy el único que lo piensa. Al contrario: solo hay que hacer una lectura crítica para ver la farsa y las verdaderas tragedias (empezando por las situaciones de los políticos presos). Ada Colau se lo dice bien claro a Albert Rivera, otro que sabe, como Puigdemont, que la debacle le beneficia: “Das miedo, buscas aumentar permanentemente el conflicto. Necesitamos empatía y soluciones, no pirómanos”. No se quedan solos los catalanes, se quedan solos los líderes endiosados.

Dejad de miraros el ombligo

No salgo de mi asombro ante tuits como el de Hugo Martínez Abarca: “Probablemente la votación que hay en Podemos sea lo más importante que está pasando para el futuro de nuestro país mientras la mafia anda colapsada entre sus detenciones y su incapacidad para desatascar el país. Que nadie se quede sin participar”. Lo podía esperar de un atrevido como Ramón Espinar, pero hasta el más listo se atonta (o rebaja) ante las necesidades de Iglesias y Montero.

Aprovechad para callaros

No me gusta Javier Gallego Crudo, pero el tuit que ha publicado es el que había que escribir: “Zaplana detenido, Cifuentes imputada, Casado bajo sospecha, Sánchez derechizado, Rivera ultraderechizado, el caso de las preferentes cerrado, raperos condenados a cárcel… y tú te pones a hacer una consulta sobre tu chalet”. Para colmo, ayer Iglesias y Montero anunciaron que también renunciarían si la participación es baja. ¿Por qué no aprovechan para callarse de una vez?

Nos toman por tontos

El tuit de Cospedal me generó sorpresa. Pero cuando vi la noticia en la prensa española sentí indignación: “Voy a proponer a la Comisión de Defensa del Congreso la creación de un grupo de trabajo que reúna a diputados y editores de los principales medios de comunicación para estudiar a fondo la amenaza de la desinformación contra nuestra democracia”. No puedo despegarme de la impresión de que la de la “indemnización en diferido” quiere aprovechar las dudas para atajar las ideas.

Los consejos, desde dentro

En El Confidencial a mala leche destacaban las palabras de Artur Mas: el expresident asegura que él no acataría el 155 pero que entiende que lo estén haciendo ahora los miembros del Govern en prisión preventiva para salir de la cárcel. Esas afirmaciones son de las que solo valen si están hechas desde la parte interior de los barrotes. Pero el juego de España es aún peor: acatar una imposición para salir de la cárcel no tiene nada que ver con la legalidad, sino con pasar por el aro español.

La buena vida de “El pequeño Nicolás”

Hace tiempo que no les hablo de Francisco Nicolás Gómez, más conocido como “el pequeño Nicolás”, y que, si no recuerdo mal, ahora mismo está pendiente de juicios y sentencias por sus reiteradas estafas. Sin embargo, parece que el personaje sigue logrando por la cara lo que al resto de los humanos nos resulta inalcanzable: esta semana ha estado en el palco del Camp Nou invitado por el Real Murcia al partido de Copa. En La Vanguardia aparece trajeado, listo para una nueva andanza.

Lo dice un youtuber

Cuanto más contacto tengo con el fenómeno de los youtubers más interesante me parece. Y creo, sinceramente, que somos los periodistas viejos, los que no sabemos comunicar como esta parte de la chavalada, los que nos atontamos con el fenómeno. Un youtuber ha dicho que “The Big Bang Theory es basura”, y en una web de Público abren el debate: ¿tiene razón? Entre la lucha por el clic y el tráfico, y lo que hinchamos los globos es evidente que una parte del periodismo va mal.

Construyendo estrellas

Igual se acuerdan de Abraham Mateo, aquel niño sonriente que durante unos pocos años (¿dos o tres?) cantaba y bailaba pare regocijo de preadolescentes. Pues ahora es un malote, musculado, que emula como bien señalan en Magnet a los artistas estadounidense (Justin Bieber, Miley Cyrus o Selena Gómez) que han querido dejar atrás su imagen de estrellas infantiles por medio de exageraciones y coqueteos con drogas y delincuencia. Todo prefabricado.

El partido sí importa

Carles Puigdemont ha cometido un grave error político: no salvaguardar las opciones del PDeCat. Todos los demás sí han cumplido, empezando por Junqueras y siguiendo por la CUP, que ha completado su programa. Pero el President hasta parece que se atreve a confeccionar su lista electoral. Así que la visita de Marta Pascal y Artur Mas a Bruselas, para mí, es un intento de rescate a Puigdemont… Y al propio partido, que será el que peor salga parado el 21-D, para alegría de ERC y CUP, precisamente.

Los fondos y las formas

Los fondos de Ignacio González en Colombia, como ya sabrán, ascendían a 5,4 millones de euros. Un “botín”, como calificaron varios medios, amasado supuestamente con mordidas a la concesión de obra pública. ¡Y Esperanza Aguirre sale oliendo a Loewe también de esta explosión de guano! Pero las formas no son menos escandalosas: abandonar la cárcel en un Jaguar después de haber depositado una fianza de 400.000 € está al alcance de unos pocos. De los pocos que tienen la cara tan dura.

El Brexit avanza

Vamos a tener que hacer un esfuerzo para encontrar noticias más allá de la actualidad catalana y la corrupción en el PP porque nos hemos vuelto cómodos: siempre habrá un puñado de tuits destacados o especialmente equivocados. Pero hay vida más allá y, por ejemplo, el Brexit avanza: el 29 de marzo de 2019 el Reino Unido ya no será Europa. Pero más que el cuándo, ya lo saben, importa el cómo: parece que una salida dura es la opción más probable.

El negocio en Amazon

Amazon resulta atractivo porque es cómodo, más barato y puedes encontrar lo que no encuentras en las tiendas normales. ¿Estamos seguros de esas tres condiciones? La primera es difícil de discutir, vale, pero si realmente fuera más barato y con productos más exclusivos, ¿cómo explicamos la noticia en Xataka sobre Ryan Grant, de 28 años, que ha ganado ocho millones de dólares en cuatro años comprando artículos en Walmart y revendiéndolos en Amazon?

Se acaba el “toque”

Andrea Pirlo era un futbolista con todas las cualidades que no debía tener el medio centro. Ni siquiera era esa su posición: en Italia o se lucha en la media o se mete goles en la delantera, pero la creatividad en la media punta sobra. Y Pirlo optó por retrasarse mientras Del Piero, por ejemplo, adelantaba unos metros. Y con su retirada en New York esta semana se acaba ese paréntesis de excepcionales jugadores en el medio centro que acariciaban la pelota antes de soltarla. Grazie, Andrea.

Democracias diferentes, resultados diferentes

20170315_democracia

Coincidió como lo ven en mi cuenta de Twitter: la inhabilitación a Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau, por desobedecer, se solapó al anuncio de Nicola Sturgeon, que piensa volver a preguntar a los escoceses si quieren abandonar el Reino Unido después del Bexit y las promesas incumplidas. Este enfrentamiento es el de dos noticias, sí, pero también el de dos formas de entender el ejercicio de la democracia: en contra de las consultas o insistiendo con ellas.

¿Por qué dejo de ser presidente Mas?

Porque la CUP señaló a Artur Mas como la primera pieza a cobrar. Así fue, su cabeza fue el trofeo que exhibieron este puñado de parlamentarios que son, al mismo tiempo, la garantía de que los pasos hacia la independencia contarán con el respaldo suficiente, y de que se darán de la manera más esperpéntica posible. Ramón Cotarelo lo recordaba en Twitter: “Si la CUP no hubiera impedido el gobierno de Mas, ahora los neofranquistas habrían tenido que inhabilitar a un presidente”.

Que la verdad no te estropee un tuit

Más valor añadido para la democracia en España: IU, Podemos y Equo mienten y no les importa. Es más, están encantados. Fíjense: un veterinario de ERC, ¡un veterinario!, pacta con el PP que en España se prohíba cortar la cola a los perros salvo en los casos en los que sea recomendable, especialmente, en casos de caza. A este pacto se suma el PNV. ¿Resultado? Campaña con que PP, ERC y PNV están en contra de cortar la cola a los perros… Y paso atrás de una ERC demasiado pendiente de Twitter.

¿De verdad que descubrís ahora a Lagarder?

Lagarder Danciu es un buscador, un buscador de protagonismo. Él se define a sí mismo como “activista” porque, claro, “quiero salir en la tele y el periódico pase lo que pase” no es una buena carta de presentación. Y aunque se le ve venir ha conseguido un montón de seguidores y aplaudidores… hasta esta semana. Al parecer, ha calculado mal cuando se ha situado como defensor de los transexuales delante de los medios. Ahora, sí, caen las críticas. ¿demasiado tarde o demasiado cínicas?

Donald Trump sí cumple su programa

La corresponsal en Washington, Dori Toribio, nos vuelve a adelantar en Twitter una de esas noticias que son, sobre todo, de consumo interno en EE.UU. pero que sirven para medir la altura moral de quien gobierna hoy ese país: “14 millones estadounidenses se quedarán sin seguro médico en 2018 con el nuevo plan republicano. 24 en 2026”. Es el resultado de revocar el programa para universalizar la Sanidad que puso en marcha Omaba, y del nuevo despotismo ilustrado: todo con el pueblo pero nada para el pueblo.