Cargar con Puigdemont

Para muchos yo soy un mal abertzale porque critico a Carles Puigdemont y su estrategia. No sé qué pensarán esos de Marta Pascal, expresidenta del PDeCat, muy próxima a Artur Mas y muy crítica con las decisiones del president y la actual dirección, que no le planta cara. La entrevista a Pascal en La Vanguardia es para no perdérsela porque presenta a una política posibilista y pragmática, que sabe muy bien lo que se juega (ella misma ha sido investigada) y, precisamente por eso, cree que hay que empezar a dar pasos en otro camino, hacia la negociación, hacia los puntos comunes y hacia lo que es posible.

Pedro J. y el nuevo periodismo

Cuando Pedro J. Ramírez puso en marcha su digital, El Español, y comenzó con la campaña de captación de suscriptores, nos vendía su medio como una oportunidad, una cabecera libre de presiones empresariales, libre del peso del papel, libre de créditos y servilismos. El nuevo periodismo, por supuesto digital, llegaba a España de la mano del exdirector de El Mundo. Hoy, en su medio, además de las mismas conspiraciones que alentó en el papel, podemos leer noticias falsas como esta que publican en su división navarra: “Desvelan que Moncloa ya diseña la unión fiscal entre Navarra y País Vasco de cara a una futura anexión”.

Siniestra… Y facha

Rosa Puig, que se define en Twitter como historiadora, lanza en esta red social una pregunta sobre lo siniestra y reconocible que resulta la escenografía que utilizó Vox en su mitin de Barcelona: un fondo negro, dos cintas rojigualdas y un atril central en el que Ortega Smith gesticuló sin ningún tipo de reparo para regalar poses y fotos como la que rescata la propia Puig. La imagen es reconocible, es siniestra y es, básicamente, facha (no sabemos si buscado o no, claro). Pero no de ese “facha” que ha sobado la izquierda usándolo contra todo lo que no le gustaba, sino facha de verdad, fascista, para que nos entendamos.

La Junta de Andalucía ya comunica de otra manera

Todo servicio de community management necesita un rodaje, pero del mismo modo que antes podíamos ser permisivos con ciertos errores porque todos estábamos empezando, ahora ya conocemos los mecanismos y sabemos que, por muy nuevos que sean todos en el área de comunicación digital de la Junta de Andalucía, eso de sugerir que una birrita no es mala con un enlace a una noticia en un periódico desde una cuenta institucional, es un error. Un error que los responsables de esta comunicación no han mandado eliminar. Se ve que el estilo tuitero de los tres partidos que soportan el gobierno andaluz también se ha impuesto.

Así de sencillo

Los grandes problemas tienen soluciones muy complejas. Y en el caso de la eutanasia, cuyo debate se ha abierto parece que de un modo definitivo, por fin, la solución también será compleja, con debates, acuerdos, legislación, interpretaciones y juzgados, pero su enunciación es muy sencilla y cabe en un tuit como ha demostrado Juan Ignacio Pérez: “Ni sedación ni cuidados paliativos son alternativa a la eutanasia. Mi vida es mía o, si acaso, de mi mujer y mis hijos también. Si algún día decido dejar de vivir, espero que quien me ayude, si no puedo hacerlo solo, no tenga que asumir riesgo alguno por ello”.

Y Junqueras, el mejor valorado

Los defensores del mesías y el propio mesías tienen que pararse a pensar. Y el que no lo haga es un fundamentalista. Pero lo cierto es que la ciudadanía catalana elegiría a ERC mayoritariamente, y su líder, Junqueras, es además el mejor valorado. Por su parte, Puigdemont y Torra suspenden. ¿Por qué será? Porque la ciudadanía no es tonta y encuentra sus maneras de expresarse: crece el nacionalismo pero cae la simpatía por quienes pueden actuar con más libertad que un líder injustamente encarcelado. Blanco y en botella: el PDeCat tiene que reaccionar.

Esto sí me da miedo

No me creo las teorías apocalípticas: al final, nuestra necesidad de subsistencia hace que cada uno de nosotros corrija lo suficiente para que el mundo siga girando. Pero la noticia que lleva Juan Ignacio Pérez a su Twitter, lo confieso, ha hecho que sienta cierto miedo, una sensación de que esta vez sí, podemos irnos a la mierda: una clínica de fertilidad de Nueva York permite a los padres elegir el color de ojos y el embrión. Y como bien resume el catedrático, hemos abierto como especie la puerta a la eugenesia y el desastre que podemos generar puede ser irrecuperable.

¡Y dale!

No tenía pensado volver a escribir sobre cómo Leticia Dolera ha prescindido para su serie feminista de Aina Clotet por estar embarazada. Pero algunas reacciones pueden conmigo: dicen en “La Réplica” que las mujeres tienen que perdonar a la directora por la decisión que ha tomado. Que esa capacidad de perdón, de hecho, es un ejemplo de sororidad (solidaridad entre mujeres). No me río porque uno prefiere poner cara de póquer ante ciertos asuntos, pero tiene tela el tema, el enfoque, el tuit y la capacidad de análisis de quien pone el chiringuito antes que la playa.

En Euskadi nos gusta hacerlo en español

No es la primera vez que traigo a esta columna noticias de Pornhub, una de las principales páginas web de contenido pornográfico que, además, cuenta con una estrategia de comunicación fantástica. Siempre conseguimos que hablemos de ellos cuando nos ofrecen resultados de los hábitos de consumo. Han publicado un mapa de búsquedas más habituales en su web por comunidad autónoma y en Euskadi (CAV + Nafarroa) parece que nos gusta el porno “en español”. También en Catalunya, por cierto. En Madrid les va el “anal” (datos de Pornhub).

Instagram es el futuro… Y el presente

Twitter ha sido un fogonazo y la llama de Facebook se apaga. Pero ya está aquí Instagram, la red social que más crece y a la que más gente joven se incorpora. De hecho, ya hay mil millones de cuentas activas (hemos entrado en ellas por lo menos en el último mes). La cifra y, sobre todo, la curva, en cualquier caso es abrumadora y sintomática: nos estamos mudando de red social, que tiene que ser lo más parecido a cambiarnos de planeta. Atrás queda ya Facebook y por delante, sin embargo, aparece también Facebook, que es la propietaria de Instagram.

La tecnología nos desnaturaliza

Yo creo que cuanto más digamos y tengamos en cuenta que la tecnología nos está desnaturalizando, aunque parezca una exageración, más nos esforzaremos en seguir siendo humanos. La muerte de un niño durante una cacería y, sobre todo, las reacciones de los usuarios de Facebook cuando el PACMA compartió la noticia nos muestra en qué nos estamos convirtiendo: bromas y chanzas (que también llegan a Menéame) sobre el menor fallecido y el dolor de la familia, por medio de un teclado y una pantalla. PACMA se desentiende pero, ¿qué esperaba cuando compartió la noticia?

El cascabel al gato

Juan Ignacio Pérez ha escrito un artículo valiente en Vozpópuli, poniendo de manifiesto lo que por todos los implicados es sabido: en la producción científica actual es más importante la cantidad que la calidad, por culpa de un sistema de méritos que, en mi opinión, es otra trampa que la Academia se ha tendido a sí misma (como la de los másteres). “El sistema de publicaciones ha perdido así su función original y ha pasado a satisfacer los requerimientos de una comunidad necesitada de acreditar logros (…) Ha confundido el fin con el medio para alcanzarlo, pervirtiendo así su razón de ser”, concluye.

Caímos en la trampa

No voy a decir que lo veíamos venir porque no es cierto: simplemente, nos fiamos de Facebook cuando nos aseguró que los datos de consumo de mensajes por medio de vídeos eran los que nos daba. Al final, se trataba de una plataforma agigantada que, antes de la entrada del audiovisual, ya nos daba buenas cifras con links o fotonoticias. Hoy la realidad es otra: Facebook cae y no hace falta que nadie escriba sesudos análisis porque lo vemos en nuestro entorno. Casi nadie confía en Facebook y casi nadie se entretiene ya en esta red social que, además, nos ha mentido.

Pobre Rey

Juan Carlos I no ha sabido dejar todo atado y bien atado, como sí hizo su predecesor: Felipe VI y la institución a la que representa se resquebraja. Un tipo tan alto como bajo en carisma no ha encajado en “un pueblo” (como les gusta decir a los que escriben de estos temas) cambiante. Si todas las instituciones pasan por una crisis, empezando por el periodismo, la real no iba a ser menos cuando, además, seguramente sea de las más ilógicas en un mundo que reclama y clama un cambio. La jefatura de estado sufre y echan la culpa a los nacionalistas, pero el problema lo tienen en su casa.

Lo dice Elrubius

Con sus casi 40.000 seguidores y acostumbrado a que cada cosa que tuitee tenga, por lo menos, varios cientos de retuits, a un tipo tan inteligente como Rubén Doblas no se le ha podido pasar que este tuit solo lo hayamos encontrado interesante once personas: “El ascensor hacia el éxito no está disponible. Tienes que usar las escaleras, una a una”. Eso romperá los planes de muchos de sus seguidores e imitadores que pretenden dinero y fama rápidamente a cambio de hacer el ganso en YouTube. Elrubius es uno de los mejores comunicando hoy y se lo curra mucho.

¡Bastante tiene Zaplana!

20170428_zaplana

No seré yo el abogado de Eduardo Zaplana ni su defensor en los medios. Bastantes tendrá y bastante poco aprecio le tengo yo como icono del político soberbio y de buen vivir, características que aborrezco en un representante público. Pero, no, no fue el que dijo: “Estoy en política para forrarme”. Ese fue Vicente Sanz, también del PP y también valenciano. Tenemos que ser rigurosos, pese a Twitter, para no perder la perspectiva de los desmanes y que todos parezcan lo mismo.

La soberbia insoportable

Acabo de confesarles que desprecio a los políticos soberbios y que hacen alarde de su buena vida… E insisto en ello, esta vez, con los defensores de los partidos que ejercen con soberbia su activismo político. Hace bien Juan Ignacio Pérez en ridiculizar a algunos: “Para superioridad moral la de la extrema izquierda y el ecologismo político afín. Los demás estamos a sueldo de alguien”. Y lo hace en medio de los mensajes que mandan desde esa supuesta izquierda a favor de Le Pen.

Que no vuelva a ser tarde

Continuo. Como bien señala Pérez Iglesias, entre otros, hay quien desde posiciones de izquierda, supuestamente, asegura que Le Pen y Macron son lo mismo (entre una fascista y cualquiera, la opción correcta siempre es cualquiera), o anima a los franceses a no votar. Mensajes parecidos se lanzaron en EE.UU., y precisamente en la Casa Blanca el retrato de Hillary Clinton como primera dama se ha convertido en una de las principales atracciones de la presidencia Trump.

Otra sobre “lo colaborativo”

Insistiré también en el engaño de marcas como Uber o Airbnb que, en nombre de “lo colaborativo”, se han enriquecido dándonos lecciones. Hoy Airbnb no es una plataforma para alquilar a un viajero esa habitación que te sobra, como recuerda Javi Sánchez, sino una empresa de pisos por noches para turistas, que no paga impuestos. Hay incluso agencias que localizan y preparan pisos como si fueran viviendas habituales, generando un negocio que encarece el metro cuadrado y vacía centros de ciudades.

Pepsi redescubre “the kalimotxo”

No, Pepsi no me ha pagado para que les hable de su anuncio en Twitter, ese en el que promocionan una bebida que ellos llaman “1893” y que, al parecer, es estupenda para mezclar con vino. Lo que desconozco es si la empresa estadounidense ha pagado a los autores del primer kalimotxo (algunas “leyendas” sitúan su origen en el Puerto Viejo de Algorta, otras en la Aste Nagusia de Bilbao) sus correspondientes derechos. En cualquier caso, divierte ver una de nuestras bebidas más internacionales como reclamo a nivel mundial.

Empezar la semana bien

20170313_empezar

Normalmente dejo este tipo de contenidos para el final de la columna pero me ha parecido que en esta ocasión podemos darle la vuelta: en Magnet han recuperado 37 comienzos de novelas extraordinarios. Perfectos para arrancar la semana con inspiración. Algunos ya los habrán leído, otros los recordarán (el de Cien Años de Soledad es inolvidable), y otros simplemente volverán a sorprenderles… O les abrirán el apetito para nuevas lecturas. Ese hambre siempre es necesaria.

La gestora sí gestiona

Y me parece bien, oiga, el PSOE no se puede quedar parado aunque Podemos de momento se lo esté poniendo fácil y el PP se entretenga en desmontar a Ciudadanos. Pero sí resulta curioso cómo apuesta por organizar el partido de un modo que igual Sánchez (sobre todo), Díaz o López no comparten. Tanto va avanzando la gestora que ha pedido a Zapatero (que nunca ha ocultado su predilección por Díaz) que se involucre, después de que lo haya hecho Madina (abiertamente contrario a Sánchez) y el economista mediático José Carlos Díez.

Altos funcionarios sin funciones

Este tipo de historias me encantan y, para mí, suponen una de las grandes aportaciones de los digitales: esos relatos de personas o colectivos contados con tiempo y sin restricciones de espacio. En este caso, en El Confidencial se fijan en Jaime Nicolás, un alto funcionario español (nivel 30, el máximo) sin funciones, a punto de jubilarse pero arrinconado en un ministerio, y que ha pleiteado para que le asignen tareas reales, al tiempo que ha denunciado la situación de más funcionarios como él que, por cierto, nos cuestan dinero.

Sobre mitos educativos

En el blog de la Cátedra de Cultura Científica, que encabeza Juan Ignacio Pérez, hemos encontrado un texto muy recomendable de Paul Kirschner que, pese a su complejidad, puede resumirse parcialmente en que discute “una serie de leyendas urbanas que influyen en la enseñanza y la educación, tales como los estilos de aprendizaje, los nativos digitales, la multitarea, la pirámide de aprendizaje, entre otras”. “Mitos” contemporáneos, muy arraigados y que hay que desmontar con mucho cuidado.

Las fotos oficiales de la investidura de Trump

Posiblemente fuera el primer enfrentamiento de Donald Trump ya como presidente con la prensa: la cantidad de gente que asistió a su discurso inicial. Las comparativas entre lo que pasó con el primero de Obama, con un Washington repleto, eran inevitables, pero Trump aseguró que también eran capciosas y falsas. Ahora, un organismo oficial, el Servicio Nacional de Parques ha colgado las fotos de aquel día y mantiene las de 2009, con Obama. Trump sale perdiendo claramente.