Una injusticia manifiesta

Podrán ponerse tan estupendos como quieran, pero no tienen razón: los que aseguran que el encarcelamiento preventivo de los presos políticos catalanes es justo han cedido su sentido de la justicia a la sed de venganza española. A España no le hace falta el ministerio del tiempo: revive su pasado cada día. Mientras tanto, Turull, que como bien recuerda Ferrán Martín podía haber sido president (y uno dialogante) de no enfrentarse a una España vengativa, tuvo que ser ingresado durante el fin de semana en la enfermería de la prisión por su huelga de hambre. Necesitamos que alguien para esto. Sobre todo lo necesita él.

Le daban igual los presupuestos

Las declaraciones posteriores a la negociación frustrada de los presupuestos vascos son un buen autorretrato, sobre todo por la parte de Bildu. Lo reconozco: no confío en quien no me ha dado ni una sola razón para hacerlo, llámenme raro, pero el discurso de Otegi de estos días parece escrito de antemano, como si hubieran querido llevar el debate hasta el último extremo, haciendo que se hinche el globo, para luego afirmar lo que están dejando caer en todos los medios. Lo que no han calculado en Bildu, y si lo han hecho, malo, es lo que su teatrillo va a generar: más desconfianza.

Un fascista es un fascista

Sigo con mis desconfianzas: un fascista lo es siempre, no tiene remedio. Para confirmarlo tenemos a Ricardo Guerra, condenado por el asesinato de Aitor Zabaleta y detenido esta semana junto a otros nazis en Bruselas aunque, al parecer, el tercer grado penitenciario no le permitía viajar fuera de territorio español. Nacho, un usuario de Twitter, recopiló en cuatro pantallazos parte del recorrido de Guerra, que incluye el intento de introducir 150 bellotas de hachís en la cárcel después de un permiso penitenciario y que no haya indemnizado aún a los familiares de Zabaleta.

Esto también hay que contarlo

El youtuber Daniel Santomé, más conocido como Dalas, estará especialmente repelente estos días, después de que el juez le haya absuelto de las acusaciones de abuso sexual y ciberacoso a una chica de 13 años. Pese a la acusación de la fiscalía, la audiencia provincial de Madrid considera que no hay pruebas suficientes (solo declaraciones, ni siquiera históricos de las conversaciones vía chat), pero el juez también da un toque al soberbio Dalas, al que desmonta “la simplista hipótesis exculpatoria del acusado de que todo es una conspiración”. Hasta la próxima noticia.

Lo sabemos por “los medios”

La famosa tuitera Barbijaputa tuiteó: “Ningún medio va a decir que Chiquetete era un maltratador”, tras la muerte del cantante y condenado por malos tratos, antes de buscar en Google. Así que el enésimo tropiezo de la anónima (nunca ha dado a conocer su identidad dando lugar a situaciones ridículas como aparecer voz en off en un acto de visibilización de la mujer) fue señalado inmediatamente, aunque a ella y sus seguidores les dé igual. Por no hablar de que cuando Chiquetete fue condenado no existía Twitter y ahí estuvieron “los medios” para contarlo.

El humor es machirulo

¡Acabáramos! Al final, pensar como el ministro de Cultura, el astronauta Pedro Duque, que son aberrantes las amenazas de muerte que está recibiendo Rober Bodegas por su monólogo de 2013 con chistes de gitanos, es tener una opinión machista si antes durante, después y con cada tuit no has denunciado también las amenazas que reciben dos de las principales tuitstars femeninas: Cristina Fallarás (que sí las he denunciado personalmente en Twitter) y Barbijaputa (de la que paso por completo pero condeno tanto sus amenazas como las que recibe), según otra tuitstar, La Magdaleno.

La respuesta es sencilla

Con muchos miles de seguidores menos que estas tres mujeres líderes de opinión en Twitter, Yodddio responde a todos los que mean fuera del tiesto, o aprovechando que llueve, sobre el tema de Rober Bodegas: “Los más viejos del lugar conocimos una época en la que si no te hacía gracia un chiste simplemente no te reías. Pero eran otros tiempos, no teníamos los medios de hoy para hacer llegar nuestras estúpidas, ignorantes y egocéntricas opiniones a miles de personas con un solo ‘clic’”. Se le olvida el interés de muchas y muchos, puramente económico, generado por la burbuja “social”.

No es un mal plan

Aunque me temo que los que quieren sacar tajada aprovechando los ataques a Rober Bodegas seguirán tuiteando y dándonos motivos para ciscarnos en las redes sociales, vamos a abrir un paréntesis para otros temas, como la opinión de José Manuel Soto: “Este es el plan: exhumar a Franco, luego volar la cruz, santificar al Frente Popular, demonizar a la Iglesia, debilitar al Ejército, disolver la Guardia Civil, prohibir los toros, abolir la Monarquía, deslegitimar la Transición, trocear España… No pararán hasta conseguirlo”. Pues una vez leído, más que una advertencia parece una buena hoja de ruta.

¿A quién le interesa?

Ahora que conocen un poco cómo está abonada la tierra de Twitter, con miles de personas esperando al próximo linchamiento y líderes de opinión entre la derecha y la pared, pueden entender un poco mejor que en esta red se apoyen, por ejemplo, los de la nueva política. En Podemos y Ciudadanos son muy aficionados a Twitter y necesitan de toda esa masa acrítica y de gustos extremos para hacer correr noticias falsas, como la agresión a un hombre de 75 años por parte de los independentistas catalanes que hasta El País ha desmentido. Pero el bulo ya ha corrido y el abono, echado.

Agur, Agirretxe

Sé que me quedo solo cuando opino que si queremos que el Athletic siga siendo un club diferente debería de dejar de pescar en el estanque del vecino a golpe de cláusula de rescisión. O somos, o no somos. Pero el único jugador de la Real Sociedad por el que sí hubiera animado al Athletic Club a negociar, sin duda, es Imanol Agirretxe, sobre todo desde la espantada de Fernando Llorente. Ayer, el delantero txuriurdin anunció que deja el fútbol por culpa de las lesiones. Una mala noticia para el deporte en Euskadi. Eskerrik asko, gracias por tus casi 400 partidos y más de 100 goles para el fútbol vasco, Imanol.

Aquí jugamos todos

La batalla entre tuiteros de derechas y de izquierdas sobre el derecho al anonimato en Twitter es bastante interesante. Primero, por la incoherencia que muestran algunos: la misma que cuando se trata de cuestiones más relevantes, pero muchos más evidente ahora. Segundo, porque el tema es más importante que lo que una batalla entre tuiteros deja apreciar. Se trata de si quieren que el anonimato sea un derecho para colarnos que la impunidad sea un derecho.

Los incoherentes hechos

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Primero, Gabriel Rufián amenaza con desvelar su identidad a Pastrana, un conocido tuitero de derechas (casi 100.000 seguidores) que desde el anonimato atiza a nacionalistas y progresistas. Días después sabemos que se trata del alcalde de un pequeño pueblo, del PP. A modo de venganza, desde la derecha destapan la identidad del que lo hace público: Esparroquí, un “activista” de izquierdas, según él. Y un montón de anónimos de un bando y otro jalean las revelaciones.

¿Quién tiene más derecho al anonimato?

Ninguno. Ni un alcalde del PP puede esconderse en el anonimato para ser el más agresivo de los conservadores en Twitter, ni un “activista” de izquierdas puede mantener el anonimato simplemente porque se declare eso, activista. La sublimación de la tontería la logran la cantidad de usuarios anónimos que aplauden el desenmascaramiento del contrario mientras defienden el anonimato del propio. Ambos “ex” del anonimato cuentan además con casos de acoso a otros tuiteros.

Todos se retratan

Otro anónimo (Twitter está lleno de ellos) creo que clavaba el resumen de todo esto: “Es admirable la paciencia que tenéis con los gilipollas”. Podía referirse a cualquiera, incluso a sí mismo, o a Barbijaputa, la tuitera estrella de la izquierda que participó como una voz en off en un debate sobre la visibilización de la mujer, y justificaba con una cabriola imposible su alegría porque hubieran desenmascarado a Pastrana. El problema es de quien se toma demasiado en serio a sí mismo en Twitter.

La privacidad es otra cosa

Todo esto sucede mientras celebramos el día del derecho a la privacidad en Internet. Algunos me dirán que eso es precisamente lo que defendían Pastrana y Esparroquí con su anonimato, pero no habrán entendido nada. Estar en Internet (donde ya estamos todos) con cierto nivel de privacidad, sin estar absolutamente expuestos en todo momento, es una necesidad. Unir ambos debates beneficia a quien quiera esconderse para atacar con impunidad, el fin último de los que defienden el anonimato.

Facebook reconoce que puede hacerte daño

Vivimos una época curiosa: tenemos herramientas predictivas extraordinarias y un conocimiento exhaustivo de nuestra historia reciente. Pero la irrupción de Internet y sus consecuencias no podemos preverlas. Calculo que dentro de dos generaciones nuestros nietos se sabrán cuánto nos perturbó esta herramienta. Hoy Facebook intenta adelantarse y reconoce que existe una alerta: la sobreexposición en las redes sociales y buscadores puede no ser beneficiosa.

¡Oh, la pureza!

Cuando irrumpe Internet se instalan en su entorno una serie de vendepeines que, después de años intentando colocarnos su mercancía off-line, encuentran en las dudas que genera esta nueva herramienta su gran nicho. Algunos subsisten y otros han logrado el éxito, como Barbijaputa, que lleva su anonimato y sus argumentos facilones hasta el extremo del ridículo: ha entrado como voz en off durante una jornada sobre la visibilización de la mujer. Qué error. Cuánta soberbia.

“Narcoyoutuber”

Estoy más impresionado con la existencia de un “narcoyoutuber” que con el final de su historia: cosido a balazos como todo el que se mete con el narco allá, en México. Al parecer, algunos narcotraficantes, sospecho que de poca monta, han dado un paso más y se han convertido en estrellas de las redes sociales. Si me apuran, es una evolución lógica a partir de aquellos que pagaban para que les compusieran “narcocorridos”. Pero parece que “el Pirata de Culiacán” habló más de la cuenta en su canal.

Nos ponemos serios

Hoy les traigo otra historia para estos días navideños que puede que estén pasando en casa: la de Sony que cuenta muy bien José Luis Antúnez en Twitter. Al parecer, la compañía cambió el modelo de producción en Japón, que hasta su aparición a mediados del siglo XX venía a ser como el de China: componentes tecnológicos a bajo coste. Pero el empeño de Ibuka y Morita lo cambió todo y empezaron a producir con la calidad como argumento. Steve Jobs confesaría décadas después que Sony fue su modelo.

Más cerca del espacio que de la tierra

Me encantan estas historias y creo que estas semanas, en las que algunos habrán aprovechado para coger unos días de asueto, son perfectas para compartirlas: en Magnet han publicado un post sobre los puntos más remotos del planeta. Algunos, más cerca de los humanos de la estación espacial que de los que habitan en la costa más próxima (dense cuenta que en vertical solo nos separan 400 kilómetros del espacio). No es solo un cuento: algunos islotes no forman parte de ninguna ruta marítima.

PP: Partido Populista

20150625_populista

Javier Maroto no era un verso suelto, era la punta de lanza de un PP populista y campeador. “El Gobierno estudia devolver la paga extra a los funcionarios justo antes de las elecciones”, leemos con asombro en ‘Público’. El mismo PP que ha perseguido a los gobiernos que se revelaban ante la supresión de una parte del sueldo de los trabajadores públicos, ahora quiere quedar bien a pocos meses de las elecciones.

Refrescando la indignación

¿Se acuerdan de las tarjetas “black” de Bankia? Pues bien, el 63% de los 15,5 millones gastados a todo trapo por los consejeros de la caja intervenida fueron hechos en horario laboral (incluida la compra de bienes de lujo). Esa circunstancia podría servir al juez Fernando Andreu para dejar fuera de la investigación todos esos gastos y centrarse solo en los 4,5 millones que se “pulieron” fuera del horario de oficina, según ‘Sabemos’.

¿Son todos los desahucios iguales?

El alcalde de Cádiz, Kichi, de Podemos, no ha logrado paralizar un desahucio, pero sí ha facilitado un nuevo alojamiento a cargo de las arcas municipales. Todos estamos en contra de dejar sin vivienda a familias sin recursos y con menores a su cargo. Pero en ‘Libertad Digital’ (y me fastidia tener que citar este medio para este asunto) aportan más información sobre el caso concreto: los inquilinos no pagaba a la propietaria del piso, una mujer mayor cuyos ingresos dependían del alquiler, desde el vencimiento de la renta antigua.

Carmena es víctima de sí misma

El marido de la sobrina de Manuela Carmena puede ser un gran trabajador, un tipo inteligente, y un sobrino político, además, encantador. Pero la mujer del César no solo tiene que ser honesta, tiene que parecerlo, y que la alcaldesa de Madrid le haya contratado como jefe de gabinete da pie al comentario, cuando menos. Pero hay más: Ana Botella instauró una norma por la cual ningún familiar de ningún concejal hasta cuarto grado de parentesco podía ser contratado como cargo de confianza (‘La Voz Libre’). ¿Y si lo que ha hecho Carmena lo hubiera hecho Aguirre?

@Barbijaputa no puede quejarse

Reconozco que seguí una temporada en Twitter a @Barbijaputa, confieso que algunos de sus chistes me hicieron gracia, y aclaro que dejé se seguirla cuando me cansé de tanto púlpito y tanta lección de bondad-maldad desde el anonimato. Ahora, esta usuaria se queja de que está siendo atacada por sus tuits contra los judíos, entre otros colectivos, y vincula esta vuelta de la tortilla con el ascenso de Manuela Carmena. Pero no puede quejarse: quien levanta la espada cae con la espada, y puede recibir los mismos ataques que ha hecho o motivado.