Ayuso y Vox, al frente de Telemadrid

La presidenta de Madrid ha puesto en marcha un mecanismo para controlar, con descaro y junto a Vox, la televisión pública madrileña. Su excusa ha sido el coste, y en su argumento burdo, como siempre, está la verdadera razón de su movimiento: Telemadrid es una herramienta demasiado relevante como para no echarle el guante. Lo que todos nos preguntamos es hasta dónde va a llegar, porque Telemadrid ya era una televisión fuertemente politizada, y la maniobra de Díaz Ayuso, en la que participa Vox, busca profundizar en ese control que, con esos mimbres, solo puede producir cestas sorprendentes.

Al otro lado, también

El programa de Jesús Cintora en La1 provocó la reacción de una parte de la plantilla de TVE porque una productora privada iba a hacerse cargo de contenidos informativos. Una vez puesto en marcha, la calidad hablaba por sí sola. La defensa en plan hooligan del espacio y su conductor, sobre todo por parte de prescriptores de Podemos, era bastante sospechosa. Ahora, la queja de Pablo Echenique por su cancelación acaba de cerrar el marco con el que tenía que ser vista la emisión para ser comprendida o puesta en valor. Asegura el de Podemos que lo quitan “por motivos políticos”. ¿Lo pusieron por los mismos?

¿Dónde irá ahora Iván Redondo?

Doy por perdida mi novela: no consigo trenzar una historia. Pero sigo fijándome en esos personajes que me hubiera encantado inventar, describir y poner en aprietos. Curiosamente, dos de mis favoritos han tenido el mismo empleo: Jorge Moragas e Iván Redondo. Cada noticia con la que me topo del primero, ahora embajador en Filipinas, hace más especial al personaje. Pero espero que Redondo siga otro camino: algunos dicen que saltará a la empresa privada, donde se gana dinero de verdad, otros le esperan pegado a un nuevo candidato, como hizo Josh Lyman en The West Wing, y algunos le ubican explorando nuevos mercados políticos.

Hay que ver cómo está el español

Desconozco el horario de trabajo de Toni Cantó pero voy a pensar que es flexible para explicar que en tiempo de oficna se ponga a tuitear sobre cosas que nada tienen que ver con el “hueco” que le ha buscado Ayuso. O eso o, como él mismo decía, está solo en un despacho, sentado delante de una mesa vacía y tuiteando para pasar las horas: “Cantó difunde un bulo sobre uno de los agresores de Samuel para defender a la ultraderecha” (El Plural). Un bulo que también ha extendido quien fuera su jefe de gabinete, Alvise Pérez, y que habría partido de El Español. El digital de Pedro J., no la oficina de Cantó.

Sí, es legal

La detención del líder de Alianza Nacional, Pedro Pablo Peña, “en el marco de una investigación por sus continuas exaltaciones del nazismo” (Público) nos ha recordado la existencia de su partido, que fue denunciado por IU por no cumplir con la ley de partidos, que promueve “la ilegalización de aquellas formaciones que apuesten por ‘justificar el racismo y la xenofobia o apoyar políticamente la violencia y las actividades de bandas terroristas’. Sin embargo, el Supremo consideró que esos principios no cuadraban con Alianza Nacional pese a sus permanentes mensajes y discursos de adoración hitleriana” (Público).

Lo que no necesitamos

Ya sé que Isabel Díaz Ayuso es la presidenta de la Comunidad de Madrid y que, por ese motivo, sus declaraciones y acciones poco afectan a los lectores vascos de este periódico. Pero también es un ejemplo muy conocido, gracias a la omnipresencia de la política regional madrileña, de los políticos y las políticas (en genérico y en género) que no necesitamos: las de la soberbia (llega a decir a Silvia Intxaurrondo que lo que le pregunta no es cuestión para presidentes autonómicos), las ignorantes (no quiere o no quiere saber) y las que lo hacen todo para la puta foto (insiste en que es una buena noticia y punto).

Esto, tampoco

Casi cada lunes me propongo escribir esta columna de otra manera: disfrutando de la oportunidad de escribirla o acercándome más a “lo bonito” que al copia y pega del tuit y la reflexión sucinta. Pero reconozco que hay muy buenos tuiteros, como Sillonbowl, que me obligan a insistir en este estilo apresurado: “Me pregunto si todos los países están tan llenos de gilipollas como este, que cuando se prohíbe porque se prohíbe, cuando no se prohíbe porque no se prohíbe, cuando abren los bares que vaya foco de contagios, cuando se cierran pobres hosteleros y yo quiero mis cañitas, cuando…”.

Lo que sí necesitamos

Vuelve el estado de alarma. Eso no significa que vuelva también el confinamiento, pero sí que limitaremos nuestros movimientos. Un buen momento para recurrir al comercio de proximidad, no solo alimentario: “Son lugares donde no hay aglomeraciones y contribuiremos a la sostenibilidad”, argumentan en Pymes y Autónomos donde califican de “asignatura pendiente” que descubramos o redescubramos las tiendas de nuestros barrios o mercados más cercanos. Rompo las lanzas que sea necesario para que abandonemos Amazon y para que los grandes almacenes sean solo un recurso más.

Lo que nos hemos obligado a necesitar

China ha superado la pandemia y su economía se dispara. Pero, ¿qué hay detrás de estos dos milagros que parece que nadie más será capaz de imitar? Primero, una dictadura que mantiene su capacidad coercitiva sobre la población y que no entiende los derechos laborales como en Europa: “Ese crecimiento empieza dar síntomas de ser relativamente sano, al menos en la línea de lo que ha venido siendo considerado ‘sano’ en su modelo económico” (El Blog Salmón). Y detrás de ese abaratamiento vital y laboral han ido empresas y países que nos hacen depender de China como gran proveedor.

Una buena noticia

Que el sistema democrático funcione sin fricciones es una buena noticia. Aquí y en Sebastopol. Bueno, en Rusia funcionará como diga Putin… Lo que no es una buena noticia, claro. Pero mientras los vascos estemos insertados en los sistemas español y francés, y nuestros representantes tengan que acudir a Madrid y a París, lo mejor que nos puede pasar es que estos funcionen. Así que, sí, es una buena noticia esta de El Confidencial: “El juez archiva la causa sobre la supuesta ‘caja B’ de Podemos pero ve delito electoral”. Un titular capcioso porque el juez quiere seguir investigando, no hay condena.

La derecha quiere televisiones «leales»

Sonreía leyendo la colección de argumentos ridículos que Abascal y los de prensa de Vox están lanzando en Twitter contra la entrevista que Franganillo hizo a su líder en La1, cuando topé con esta noticia en Eldiario.es: “El PP amenaza al director general de Telemadrid con pedir su dimisión y le dice que no es ‘leal’ al Gobierno de Ayuso”. Solo pude concluir que la derecha quiere televisiones públicas leales. Como declaración de intenciones me parece elocuente. Como modo de tomarse la democracia me parece preocupante. Pero son coherentes: contra ETB, el pressing es igual… Y no siempre van de frente como en Madrid.

Y con huecos

Un modo de demostrar lealtad a la derecha en Canal Sur es, por ejemplo, contratar como directora adjunta de Contenidos Informativos a la que ha sido jefa de prensa de Ciudadanos en Andalucía. Así, Desiree García-Escribano será la número dos de su departamento. Miren, la gestión de un ente público es muy difícil, está lleno de intereses (desde proveedores a partidos políticos) y solo rema en el sentido de la dirección quien propone al director o directora. Pero un mínimo de decoro incluso en cargos que en algún ente puedan ser de designación (o que no se cubran por personal laboral, que también pasa) es irrenunciable.

“Ni en la más dura posguerra”

En la más dura posguerra muchos hubieran pasado por el paredón. En los mejores años de la dictadura nadie libraba a los disidentes de torturas, cárcel o dificultades. Pese a estas evidencias, la extrema derecha sigue blanqueando el franquismo: “Los comunistas, los de Podemos e IU y sus amigos, estos que en Venezuela exterminan al discrepante como Franco no hizo ni en la más dura posguerra, pretenden prohibir la opinión y la verdad. El PSOE ya es lo mismo que ellos. Quienes callen y no se resistan serán pronto esclavos”. Lo peligroso es que Tertsch tuitea para quienes, por edad, no conocieron las evidencias, y le funciona.

Urbán se cree que le eligieron a él

En la política española y vasca hay un tipo de político que me resulta especialmente divertido, el que se piensa que le eligen a él todos y cada uno de sus votantes, el que desprecia la fuerza del partido, que suele ser el mismo que, cuando renuncia a seguir siendo parte del partido con el que se presentó (normalmente por cuestiones de dignidad), no renuncia a seguir siendo concejal, parlamentario o diputado porque la ciudadanía, volvemos al principio, le ha elegido a él. Por ejemplo, Miguel Urbán ya no es de Podemos pero seguirá siendo eurodiputado. ¡Claro que sí! A ver qué pasa cuando se presente por su cuenta.

Nace el primer partido regionalista… madrileño

No me gusta Pablo Iglesias como político (tampoco me gustaba como contertulio), pero reconozco que ha sabido hacer muy bien las cosas en beneficio de su partido. Por el camino se quedó Errejón (bien haría Urbán en fijarse en él) que, casi sin quererlo, ha creado el primer partido regionalista madrileño: en El Confidencial explican que renuncia a presentarse a los próximos procesos electorales autonómicos para centrarse en Madrid. No creo yo que en un estado tan centralizado como el español la madrileña sea una autonomía maltratada, pero, por principios y hasta por diversión, me parece estupendo que exista.

Ya están aquí

El centro de menores extranjeros no acompañados de Hortaleza, en Madrid, que fue señalado por Rocío Monasterio durante la campaña electoral, ha sufrido un ataque injustificable por medio de una granada que tuvieron que explosionar los Tedax, y un mensaje, este: “Esto es el comienzo de una nueva España”, según Telemadrid. Y ahora, ¿qué? Los que han defendido a la extrema derecha en las redes se empeñan en negarlo y en cubrirlo con mentiras. Los que hemos denunciado el peligro señalamos el hecho. Pero los que más tienen que decir y hacer son los que han dado alas a esta extrema derecha.

La sombra de siempre sobre Podemos

Como ya hemos visto muchos supuestos escándalos en Podemos que no pasan de luchas de poder que en otros partidos son el día a día, tengo mis recelos ante las informaciones que están apareciendo sobre el despido del abogado que estaba investigando irregularidades como supuestos sobresueldos (incluso en “B” de “Bárcenas”), votaciones internas y gestión de datos. El mayor problema, una vez más, es cómo están gestionando la información en el propio Podemos, sin explicaciones convincentes, con acusaciones cruzadas y la sombra de siempre: que está manejado por un grupo reducido con sus propios intereses.

Una oportunidad para una sociedad madura

Partiendo de la base de que, efectivamente, no hay un plano de igualdad entre quienes defienden una constitución vigente y quienes reclamamos su superación, porque los primeros cuentan con todos los resortes del Estado para su defensa (como han demostrado en Catalunya), creo que Iñaki García Arrizabalaga tiene razón al pedir que se garantice el deseo de quienes vienen a recordarnos la desigualdad y quienes quieren superarla quiméricamente, a manifestarse. Y me vale para la Eurocopa: la vasca es una sociedad madura que debe demostrar ahora que ha superado los enfrentamientos directos.

Defender la Constitución es otra cosa

En cualquier caso, defender la Constitución Española no es venir a hacerse una foto como si Euskadi fuera una tierra conquistada y sometida. El sistema y la democracia española que la Constitución garantiza, en teoría, se defiende con oportunidades. Y el colectivo de autónomos españoles (y también vascos) se queja justo de lo contrario: ganan menos y pagan cada vez más, sobre todo, impuestos. Lo que desanima a lanzarse al trabajo por cuenta propia. Y añado una verdad incómoda: un colectivo que genera menor gasto porque es muy raro el autónomo que coge una baja de larga duración o vacaciones cuando más se le necesita.

Y tiempo libre de calidad

La periodista Alejandra de la Fuente resume mucho mejor que yo la situación que trato de describirles: “Nos mandan Lexatin cuando lo que necesitamos es un salario digno, un alquiler normal y unas vacaciones”. Y tiempo libre de calidad, añadiría yo: una conciliación real, unas horas fuera del trabajo que permitan desconectar, sanear la mente y dedicar nuestra atención a la familia, los amigos o a nosotros mismos. Si logramos estas necesidades que son las básicas seguro que no dependeríamos tanto de ansiolíticos o pastillas para dormir. Este sistema al que nos condenan es una mierda.

Masaje de Antena3 a Abascal

No participé en el intento de boicot a El Homiguero porque en el programa iba a salir Santiago Abascal porque me parece una chorrada: si un medio entrevista al representante en España de la extrema derecha de Le Pen, Salvini, Trump y demás, habrá que ver en qué términos lo hace para criticarlo. Y lo hizo en los peores: Abascal estuvo cómodo y dijo y lo que quiso decir con comodidad, entre chistes de Trancas y Barrancas. A la mañana siguiente, en Espejo Público siguió el masaje con sus mejores respuestas y destacando el buen dato de audiencia de la emisión. Nadie dijo que era el líder de la extrema derecha española.

No podemos permitir que reescriban la historia

No podemos permitir que ni el fascismo populista de aquí ni el de allí reescriba la historia solo para que esta empiece a darle la razón. Después de la barrabasada de Ortega Smith acusando a las 13 rosas de participar en las “checas” violentas, mucho ha tardado el tuitero de turno de la extrema derecha (normalmente disfrazado tras una chica joven y guapa) en colocar una foto de la guerra civil de unas mujeres armadas a las que señala como las 13 rosas. Por supuesto, alguien le afeó y corrigió: se trataba de una imagen de Rosario la Dinamitera. Pero la falsa noticia ya ha volado. Por eso son fascistas y populistas.

Díaz Ayuso es una ignorante

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha demostrado que es una ignorante cuando ha comparado Netflix con Telemadrid para empezar a justificar que si no le sale rentable irá laminando el ente público madrileño. ¿Quién gana con esto? Quien tiene un acceso más fácil a los medios privados: gente como ella, como Casado o como Abascal, como les he escrito más arriba. Por cierto, que el populismo también lo maneja bien Díaz Ayuso, asegurando que prefiere un hospital o un colegio antes que una tele. O no entiende todo lo que implica un ente o quiere confundir a la ciudadanía para la que gobierna.

¿Y por qué no lo has hecho hasta ahora?

El mensaje del PSOE no cala: pueden anunciar como quieran que la misma noche del 10-N van a buscar un acuerdo de gobernabilidad que la respuesta es evidente: ¿por qué no lo han hecho antes? Las negociaciones postelectorales son ahora una “pelotita roja” para ellos, es decir, un tema que si lo mueves te resta. Y si lo mueven los demás también te resta. Lo alarmante para el PSOE es que carece de “pelotitas verdes”: el lunes saldrá la sentencia a los presos políticos catalanes y lo más probable es que la enfoquen intentando imitar al PP, y más adelant vendrá la exhumación de Franco, que ya han vendido demasiadas veces.

Cuando la meta es la propia carrera

Mi género periodístico favorito es la crónica, la parlamentaria, la de campaña y hasta la futbolística: es el arte de contar una historia sabiendo separar la anécdota de lo sustancial y discernir cuándo una anécdota es precisamente lo sustancial, y añadiendo la ración justa de filigrana por parte el cronista. Pero yo no puedo hacer una crónica de la participación de Begoña Beristain y Denis Larrea en los 100 kilómetros del Sahara porque no he podido ver sus carreras. Solo me he asomado a sus redes sociales y he intentado disfrutar con ellos y trasladárselo. En este caso, la meta era la propia carrera.