Se les va de las manos

Parece que España se les va de las manos, pero sobre todo da la sensación de que nunca tuvieron controlado ese franquismo larvado que ahora se siente liberado gracias al canto de Abascal y los coros de Casado y Rivera. Lo que ha sucedido a José Luis Ábalos es muy grave: que un policía increpe a un ministro, le llame “rojo” y le saque la placa para atemorizarle en un pub, es gravísimo. Sin paliativos. Y no es una anécdota, es una foto: la de unos cuerpos de “seguridad” que han cambiado poco desde la dictadura y la de una división interminable entre los rojos y quienes lo consideran un insulto.

Sí, hay que votar

Ya sé que Twitter no representativo de la sociedad: los tuiteros que opinan de política son ese porcentaje de personas muy politizadas y, por lo tanto, menor en la sociedad… Y sobrerrepresentado en la red social. Pero sí existen unos cuantos tuiteros, jóvenes o que quieren seguir siéndolo, que creen que al fascismo se le para en la calle y no en las urnas. De su error se alimenta precisamente la extrema derecha a la que dicen combatir con el móvil en la mano y el de Glovo llamando a su puerta. Lo importante es votar, en cada espacio, al más útil para parar al fascismo y a quien pacta con él.

Paella, birra y sudadera

En Internet, en general, los que estamos nos creemos más listos de lo que realmente somos. Y de ese pecado original no se libra ni el más escarmentado por meteduras de pata previas. Por ejemplo, Alberto Garzón, que ha subido a su Instagram una foto de sí mismo moviendo una cuchara en una paella, con la cocina impoluta (Thermomix, incluida), cervezón y sudadera de la DDR. Alguien pensó que esa foto, en plena precampaña, era buena idea, que aportaba algo. Y bueno, lo ha hecho: una buena colección de chistes. Porque la foto no da para nada más que para reírse de ella.

¡Tómense en serio, por favor!

Quien asesora a Garzón sobre su actividad en redes no se toma en serio a Alberto. Ni a la persona ni al candidato. Si no, no le pondría a hacer el ridículo. Tampoco se toma en serio la política quien decide afirmar que ERC se presentará “por última vez” a las elecciones generales, como si en la próxima legislatura española Catalunya fuera a independizarse. Los políticos necesitan empezar a tomarse la política en serio si quieren que la ciudadanía también lo haga. Sugerir siquiera que la independencia de Catalunya es posible en los próximos cuatro años es engañar y tomar por tonto al votante.

De la panza, al hospital

El puesto por político más ridículo de España va a estar reñido: algunos asesores intentan llevar a sus candidatos hasta el premio a rastras, y a otros les sale naturalmente, como a Casado o Abascal. Pero pocos son tan buenos maestros en el arte de hacer el ridículo que Miguel Ángel Revilla, que no dudó en fotografiarse bebiendo leche “de la ubre a la panza”, sin ni siquiera hervir. El ejemplo es pésimo y el folclore ni lo justifica ni lo necesita: la pasteurización evita que con la leche cruda nos traguemos un montón de bacterias y ha sido importantísima para la salud de todos.

El fascismo es así

El fascismo necesita mentir para subsistir. Es así de sencillo. Sus líderes manejan un argumentario lleno de medias verdades (en el mejor de los casos), falacias y mentiras gruesas. Eso, sí, necesitan tener una cara mu dura para aprovechar los momentos más dolorosos y colocar sus mierdas. Eso es lo que ha hecho Matteo Salvini: aprovechar la tragedia del viaducto sobre Génova para lanzar un mensaje antieuropeo. No solo eso: aseguró también en Twitter que la buena noticia que compensaba la del accidente era que Italia no acogería a ningún rescatado del Aquarius.

Por cierto…

Sobre la llegada de inmigrantes es interesante recordar el dato que aporta Antonio Maestre en Twitter: no hay avalancha. En lo que llevamos 2018 solo 75.000 personas han llegado a Europa. Muy lejos de los 186.000 del año pasado, los casi 400.000 que lo hicieron en 2016 o el más de un millón de emigrantes que acogió Europa en 2015 cuando, sí, la cifra fue notoria. Con los datos en la pantalla es evidente que lo que hay es una crisis de principios en los políticos que hacen de la inmigración un tema de debate y que generan un alarmismo absolutamente innecesario.

Hablando de populistas

Este tuit está sacado de la cuenta oficial de Miguel Ángel Revilla, presidente autonómico de Cantabria: “Ante la petición de mucha gente que está en Cantabria y quiere verme y hacerse una foto; el próximo domingo 19, estaré desde las 9 de la mañana, en mi despacho, hasta las 13 h., atendiéndoles (Calle Peña Herbosa 29, junto al Puerto Chico). Puertas abiertas”. Ya sé que algunos me dirán que es muy campechano, pero no puedo con el personaje: un populista de libro interesado solo en sí mismo y autoerigido en punto de interés turístico de la autonomía que tiene que gobernar.

Los que defienden a los manteros

La defensa que algunos como Ramón Espinar (siempre torpe, siempre en los mejores puestos) están haciendo de los manteros me huele postureo: solo les falta la foto con el vendedor de Gucci falsificados. Así les responden en Twitter: “A muchos de los obsesionados con los manteros, me gustaría ver sus carritos de Aliexpress. O su historial de descargas de pelis P2P. Pero nada, a tope contra los débiles”, “ir a comprar en domingo al Corte Inglés es mal porque se explota a los trabajadores, pero volar a Roma o Londres por 18 euros no precariza a los empleados de las compañías low-cost”.

La enésima tontería

Creo recordar que todo empezó con un actor que iba a interpretar a una persona transexual: ¿por qué no elegían a un actor o actriz transexual para ese papel?, se preguntaban unos cuantos en Twitter. Después, llegó el actor que no era gay para interpretar a un gay y, ahora, la actriz que, habiendo salido del armario a los 12 años, no es suficientemente lesbiana para hacer de lesbiana. Si seguimos con esta corriente que tiene un preocupante tirón en Twitter, acabamos dando la razón a este tuitero: “Sólo el Fary no incurría en apropiación de nada como actor porque hacía de taxista en una serie”.

Sí, hubo acoso en Podemos

20160806_acoso

Cuando decidí meter en la columna de ayer el tema del supuesto acoso sexual en un círculo de Podemos de Madrid para jóvenes, solo el sensacionalista (y muchas veces equivocado) OK Diario lo tenía en portada. Ayer el tema está en casi todos los digitales partiendo de la nota de Europa Press que trasladaba que el partido había tomado medidas. De la falta de apoyo que han denunciado las agredidas, que han abandonado primero el círculo, no hay referencia en la nota.

De Trump a Revilla pasando por Estawood

Esta semana hemos sabido que Clint Eastwood votará al candidato republicano porque Clinton ha asegurado que seguirá con las políticas de Obama y eso al actor y director le parece un error. Que cada uno piense lo que quiera, pero que Miguel Ángel Revilla señale a los demás y les llame “fachas”, él, que perteneció a La Falange, me parece el último despropósito de un personaje vergonzante, chupóptero, al que los medios tratan como el primo del pueblo que dice lo primero que se le pasa por la cabeza. Y él, tan contento.

Ya han empezado los juegos en Río

Tengo la impresión de que, si hubieran podido, las autoridades brasileñas y de Río de Janeiro se hubieran echado atrás y no hubieran acogido los Juegos Olímpicos que ya tienen encima. Lo que hace ocho años parecía una buena idea hoy se vuelve una pesadilla por momentos porque está dejando ver en el mundo lo peor de Brasil: un equipo olímpico es recibido en medio de un tiroteo entre bandas, y el vicecónsul de Rusia acaba desarmando y matando a un atracador en plena calle y a la luz del día.

¿“Blogger” o “influencer”?

¿Y usted, qué prefiere que le llamen, “blogger” o “influencer”? Gala González lo tiene claro: ella es lo segundo porque le pagan (hasta 4.000 euros por una foto en Instagram, según El Mundo) por enseñar su estilo de vida. Pero, esperen, si le pagan, ¿no será el estilo de las empresas que ponen los euros? Y entre el negocio de la “influencia” y el de la “publicidad” más burda, ¿cuál es la diferencia, negar que haces lo segundo escondiéndote en lo primero? Ojalá se pinche cuanto antes esta burbuja.

Pues a mí no me gusta

Instagram se ha actualizado y ahora tiene una nueva herramienta: es posible grabar y editar vídeos que se publican de un modo destacado en la cuenta y que solo duran 24 horas. ¿Por qué? Porque Snapchat, la gran competidora de la primera herramienta por el público más joven, consiste justamente en eso. A mí, la “copiada” no me ha gustado (también es cierto que no tengo edad para entender Snapchat), pero en Hipertextual están seguros de que Facebook, la empresa propietaria, ahogará a su competidor como ha hecho antes con otros.