Ciudadanos se marca un UPyD

Gregory, un usuario de Twitter, ha hecho una comparación muy sugerente entre cómo terminó UPyD y lo que está pasando en Ciudadanos: “Remake de la autodestrucción de UPyD: Ciudadanos en el papel de UPyD. Albert Rivera es Rosa Díez. Marcos de Quinto como Carlos Martínez Gorriarán. Toni Roldán es Irene Lozano. Toni Cantó interpreta a Toni Cantó. Manuel Valls es… Albert Rivera”. Reconozco que me han hecho especial gracia las líneas de De Quinto y Gorriarán (los dos soberbios en Twitter, confiados en sus éxitos personales) y la de Toni Cantó, pero toda la lista de personajes es muy divertida.

La justicia condena a Espinosa de los Monteros a pagar

No recuerdo a qué periodista se lo leí pero me rindo y le doy la razón: mientras Santiago Abascal siga al frente de Vox podemos estar tranquilo. El día que el partido de extrema derecha sea liderado por Iván Espinosa de los Monteros tendremos un problema mayor. De momento, el que está cogiendo las riendas de Vox en el Congreso, ha sido condenado por la Justicia a pagar las obras de reforma de su propia casa, con el recargo de las costas del juicio, después de que el político intentase rehuir la factura por medio de una sociedad que luego cerró. Esas son las trampas, según Eldiario.es.

Ya no vale

Hace bien Jorge Matías en responder, vía Twitter, a Ana Pastor cuando esta se muestra sorprendida ante el último exabrupto de uno de Vox. Matías le recuerda que “no vale sorprenderse” cuando precisamente en el debate electoral que organizó el grupo televisivo de la periodista querían llevar a Vox. A estas alturas, la ingenuidad no cuela. Ya les conocíamos y no creo que Pastor no se entere cuando, sin ir más lejos, en ese mismo grupo televisivo dan voz a diario a los de Vox, así que, ¿a qué viene la sorpresa? Parece que muchos tuiteros han respondido al estilo de la red social a este intento de quedar bien.

Dar de comer al monstruo trae esto

¿Qué pasa cuando en las televisiones generalistas (y en medios deportivos, incluso) tratan a Vox y a sus líderes como si se tratase de un partido más? Que un grupo de chavales de un colegio de Mallorca acaba posando para una foto haciendo el saludo fascista y con una bandera española con el logo de Vox. Esto es Vox. No lo decimos nosotros: lo hacen sus propios seguidores. Y la excusa de que “hay que mostrarlo” deja de servir la segunda vez que se le trata con normalidad mediática. Ellos, los que alzan la mano junto a la bandera de España, no tienen duda de a quién siguen y ensalzan.

Sonreír al final

Uno de los momentos más importantes que vamos a vivir en el Mundial de Fútbol de Francia, por lo que significa, lo ha protagonizado Marta Vieira, todavía en el campo pero con el partido ya finalizado: la jugadora brasileña no habló de sí misma cuando le preguntó el periodista de turno, pidió poner en valor lo logrado por todas las jugadoras que han conseguido que las veamos jugar, y pidió a las jóvenes futbolistas brasileñas que cojan el relevo, que no lloren cuando se acaba la participación de Brasil en el Mundial, sino cuando todo empieza para “sonreír al final”. Se dirigió a ellas, pero el mensaje debemos oírlo todos.

Criminalizar ideas porque sí

20161005_criminalizar

Una idea no es un delito, y un acuerdo entre partidos políticos que se han podido presentar a las elecciones tampoco lo es. Así que no entiendo el empeño de algunos en que lo parezca. Y cuando digo “algunos” me refiero, en este caso, a Carlos Martínez Gorriarán, sobre el que no opino ya cuando han sido los votantes los que se han manifestado ante su soberbia y su manía de señalar como enemigo del bien (el bien es él) a quien no actúa como al de UPyD le gustaría.

Guillermo Errejón nos explica qué nos pasa

Me llama la atención que la primera cita del texto de Guillermo Errejón, hermano de Iñigo y miembro de Podemos Euskadi porque está estudiando un postgrado en la UPV/EHU, sea a Imanol Zubero, de quien yo aprendí que llegar a un sitio y explicar a los de allí qué les pasa es un pecado recurrente de la sociología. Y eso es justo lo que hace “Guille” en un texto que no aporta novedad alguna. Este Errejón es solo otro que viene, saca la ikurriña folclóricamente, nos dice que votamos mal, habla de “país” y autonomismo con insultante ambigüedad, y se va.

“No” al chantaje homófobo

Quien atiende a una “petición ciudadana” on-line de Hazte Oír lo hace porque quiere. Esta “plataforma ultra liderada por Ignacio Arsuaga, a la sazón sobrino de Rodrigo Rato”, como nos recuerdan en Público, ha pedido a El Corte Inglés que retire un anuncio en el que aparece una pareja de dos hombres porque “promocionaba ‘una idea extraordinariamente grave: que los niños no tengan derecho a un padre y una madre’”, y la marca ha accedido. En Público también recuerdan cómo VIPS se negó a aceptar una petición similar por el mismo motivo.

Recuperando la actualidad pasada

La intensidad informativa del sábado, día en que convertimos un comité federal trágico en una especie de reallity show televisado y tuiteado, ha provocado que se nos escapen noticias que nos afectan a todos, y no a quienes conforman la élite de un partido: “A las 21:00 de un viernes, un BOE extraordinario publica la subida del impuesto de sociedades. Esta noche brindaré por la seguridad jurídica”, denunciaba en Twitter el periodista económico Jaume Viñas.

Probablemente, el mejor gol del año

Cesi Martín, especialista en fútbol femenino, compartió con sus seguidores de Twitter el que va a ser uno de los goles de 2016. Lo marcó la venezolana Deyna Castellanos en un partido de su selección nacional contra Camerún. Las africanas habían empatado en el minuto 93 y, en el saque de centro inmediatamente posterior, Castellanos (que ya había anotado el primero) marca un golazo desde el centro del campo, logrando la primera victoria de su equipo en el mundial femenino sub-17.

¿Y la confluencia vasca?

20160901_confluencia

Siguiendo la tradición de PSOE y PP, que ofrecían cierto grado de autonomía a los representantes de sus siglas en Catalunya y Galiza, pero en ningún caso en Euskadi, Podemos visibilizó ayer que las palabras de los diputados vascos de esta formación en Madrid son solo para la galería. ¿Dónde está el grupo vasco? ¿Dónde está la confluencia? Pocas delegaciones territoriales más ordenadas con Madrid que la vasca de Podemos, que aludía a una plurinacionalidad que ni respetan… ni reclaman.

Entonces, ¿son amigos o enemigos?

Esto es muy fácil: o el PSOE deja gobernar al PP, o Pedro Sánchez articula una mayoría complejísima en torno a su figura (era mucho más sencilla después del 20-D que después del 26-J), o votamos el 25 de diciembre. Para lo primero y para lo tercero no hace falta mucho: solo que dos mantengan el desacuerdo. Para lo segundo, sí, que PSOE y Podemos desanden el camino andado tanto en sus relaciones (destrozadas) como en las que mantienen con PNV, ERC y la antigua CiU, formaciones a las que han despreciado como si pudieran hacerlo.

El emoticono de Rajoy

Si algo nos ha llamado la atención del seguimiento en las redes sociales digitales del falso debate de investidura (ni era un debate ni la investidura era posible) ha sido el emoticono que ha puesto en marcha Twitter, con una “carita” del presidente en funciones. Una imagen, insisto, sorprendente, por lo inusual pero también por el mensaje que se desprendía: ¿estamos para esos dibujitos? ¿Qué aporta ese emitocono añadido? La investidura es un evento, sí, ¿pero todos los eventos tienen que tomarse con la misma ligereza?

¿Presidencialismo español?

Lo pongo entre interrogaciones porque es cierto que lo sufrimos “de facto”. Ojo, también en Euskadi: los partidos votan en bloque y las elecciones a los parlamentos son unas presidenciales indirectas, casi. Pero ese “casi” es lo importante: la composición de mayorías es lo que permite visibilizar la foto política real del país. Si quien gana las elecciones es presidente, automáticamente, como pretenden PP y Ciudadanos según Cuarto Poder, se refuerza el bipartidismo y las opciones de fuerzas como PNV, ERC o CiU, serían mínimas.

Carroñerimo político

Albert Rivera me ha dado durante años motivos para que no me guste: su desprecio por todo lo vasco, lo político y lo cultural, su crecimiento artificial, y más recientemente su capacidad para traicionarse a cambio de un rato en el Telediario. Pero si algo me gusta menos que Albert Rivera es el carroñerismo político. Y más, el barato. Por eso me gusta tan poco Pablo Iglesias. Y por eso personajes como Carlos Martínez Gorriarán me han parecido despreciables: ¿estaba Albert Rivera dormido en el escaño? Seguramente, no, pero eso da igual a quienes viven de acusar.

Los amaños se organizaban en la sede del PP

20160209_amanos

Copio y pego las líneas que hemos encontrado en El Español y que nos han dejado los pelos de punta: “El ex presidente balear Jaume Matas sostiene que recibió en mano en la sede de Génova un sobre con las instrucciones para amañar el concurso del gran hospital de Baleares a favor del constructor Juan Miguel Villar Mir (…) Este mismo sobre fue el que, poco después, Matas entregó en un gimnasio de Palma a su consejera de Sanidad, Aina Castillo, que ya ha declarado ante el juez esta entrega y ha reconocido que la licitación fue diseñada para beneficiar a esta constructora”.

Celia Mayer, en contra de sus propias decisiones

La concejala de Cultura del Ayuntamiento de Madrid está cediendo a la presión, y comienza a dar volantazos para intentar corregir de una vez el rumbo que ella misma escoró. Celia Mayer pide ahora retirar la demanda contra los titiriteros que ella mismo mandó poner, pero parece que no restituirá a la persona cesada por la elección del espectáculo. Es decir: Iglesias, Colau o la propia Carmena se quejaban de que la caverna actúe como siempre ha hecho ante el “todo es ETA”, mientras una Mayer desasistida cesaba y denunciaba para salvar a Ahora Madrid.

Iglesias por fin ante su espejo

Pablo Iglesias no pierde la oportunidad de decir que la falta de un gobierno español supone perder un tiempo precioso contra los desahucios, la situación de emergencia de los parados sin ingresos, y una solución habitacional para las mujeres maltratadas. Pero él es el primero y casi el único dispuesto a perder aún más tiempo y dinero forzando la repetición de las elecciones generales. Esta certeza, la de estar ante una mentira solo un poco más gorda que las demás, empieza a ser compartida.

Ridículo hasta el final

El de UPyD es un sainete tan inverosímil que todos sabíamos que el final iba a ser de traca, pero nadie se atrevía a adelantar qué tipo de suicidio ridículo iban a elegir Díez, Herzog y Gorriarán. Pues bien: los tres se han dado de baja de la formación esperando que su ejemplo sea seguido y la gestora disuelva el partido dignamente. Pero no hay dignidad en abandonar primero el barco, en huir y dejar que sean otros los que liquiden como puedan el desaguisado de un partido que muere a hierro.

Negocios en los tiempos de Internet

El fin de semana pasado disfrute un montón de una lectura en formato digital. Y sinceramente, cada vez me pasa más: algunos medios on-line se están poniendo las pilas y ofrecen reportajes extensos que da gusto leer, en vez de tirar de titular y ligereza. El relato en El Confidencial sobre la venta de La Nevera Roja, y cómo la empresa que pagó 80 millones por ella pierde ahora dinero revendiéndola a la competencia directa (que la hará desaparecer) es un ejemplo estupendo de cómo son algunos negocios de base tecnológica. Realmente recomendable.

Un partido parásito

20151017_parasito

El nivel de UPyD lo marca Carlos Martínez Gorriarán que, en su intención de hacer daño a Irene Lozano, define a los miembros de su partido como “parásitos” que buscan “vivir de los tontos”. En este final agónico de los de Rosa Díez podemos ver las tripas de una formación que siempre fue de la misma manera: oportunista y tramposa, capaz de mezclar a delincuentes como Rato con personas honorables solo por el placer de esparcir estiércol. Pero quien tiene las manos llenas de mierda siempre es quien la lanza.

Podemos no aplica sus recetas

Siete miembros del Consejo Ciudadano de Podemos en Cataluña han abandonado su puesto porque “no se ha hecho autocrítica ni se ha debatido lo suficiente la estrategia”. Es decir, porque no han aplicado las recetas que recomiendan al resto de partidos y agentes (como los periodistas) a discreción. La pregunta siguiente es: ¿si no hay autocrítica ni reflexión, qué hay? ¿Imposición, dictado de órdenes, intención de que las bases asuman acríticamente?

¿O todo lo contrario?

Enrique del Olmo se pregunta si el gobierno que resultaría del acuerdo entre Pedro Sánchez y Albert Rivera tendría más del primero que del segundo o al revés. Yo lo que me pregunto es: ¿no es esto lo que querían hace unos meses que leyéramos hoy? Me refiero a que Ciudadanos siempre fue “la marca blanca del PP”, esa opción que se presentaba como refugio de los desencantados con Rajoy para, sin que nadie lo sospechara, regalar el poder al PP después. Hoy aquellos planes se están cumpliendo milimétricamente, ¿para beneficio final del propio PP?

Además de malo, copiado

El vergonzoso vídeo de los de Rajoy con la mujer que se recupera de una situación crítica como imagen de España sigue coleando porque, además de horrible y vergonzoso, el vídeo está copiado, en ocasiones plano por plano, del de la campaña de Leonel Fernández en las presidenciales de la República Dominicana de 2008, según ‘La Voz Libre’. Uno ya no sabe si la noticia resulta hilarante o indignante. Pero como medidor de lo que “duele” España en el PP, el vídeo no tiene precio.

La mala “marca España”. Un caso práctico

La marca España aporta tan poco a los productos que pueden lucirla que en dos casos tan paradigmáticos como el vino y el aceite de oliva españoles, los productores prefieren venderlo barato a granel para que luego sean otros los que, en Francia (el vino) o en EE.UU. (el aceite), lo embotellen y lo comercialicen con sus propias etiquetas. En ‘Magnet’ publican un extenso post con detalles como los precios y una conclusión: error de base en una estrategia basada en el precio.