Viaje por Polonia (2): De Gdansk a Cracovia

Continúo el relato del viaje realizado a Polonia del 6 al 23 de junio de 2015, que dejaba la pasada semana en la preciosa ciudad de Gdansk.

El 12 de junio tuvimos que cubrir los 332 km que separan las ciudades de Gdansk y Poznan, aunque cuando llevábamos 173 km, algo más de dos horas de viaje, nos detuvimos en Torun, un  ciudad de la que no había oído hablar pese a formar parte de la selecta lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1997. La verdad es que me gustó, pues tiene gran cantidad de cosas a ver, como podéis comprobar en este resumen fotográfico, ya que cuenta con numerosas esculturas y más de 300 monumentos inscritos, siendo mi lugar favorito la Plaza Mayor, a la que se asoma el Ayuntamiento y donde se encuentran la escultura de Copérnico y el famoso burrito (Osiolek). Desde el otro lado del río Vístula se tiene una de las más bonitas panorámicas de una ciudad que se puede ver en Polonia.

160 km más de viaje y llegamos a Poznan, ciudad en la que nos alojamos dos noches en el Hotel Ibis Poznań Centrum y a la que dedicamos íntegramente el 13 de junio ya que tiene muchas cosas que ver, por lo que volveré a hablar de ella en otra ocasión. Mi lugar favorito es la Plaza del Mercado, que cuenta con varios museos y fuentes, siendo lo más relevante el ayuntamiento (Ratusz), bajo el que hay que situarse cada día a las 12 del mediodía para ver a los cabritos que salen de la torrecilla del reloj. Luego aprovechamos para comer en la plaza a base de salchichas y pinchos morunos. Para la cena optamos por la “zurek”, la sopa local servida en el interior de una hogaza de pan, Los cabritos son el emblema de la ciudad, pero para la imagen central he optado por el grupo escultórico del Cytadela Park.

El 14 de junio tocó nuevo desplazamiento de 189 km hasta la ciudad de Wroclaw. Como pensábamos realizar un alto en la ruta, atraídos por unos vistosos carteles, cuando llevábamos 80 km recorridos nos detuvimos en el pueblo de Osiecznej, situado al igual que Torun en la ruta jacobea. El Camino de Santiago está muy presente en Polonia, pues vimos las indicaciones en unas cuantas poblaciones. Se nota que son muy religiosos. La atracción de este lugar radica en que al lado de la carretera se encuentra el Museo de la Molienda, basado sobre todo en que conserva tres molinos, uno de 1761 y dos del siglo XIX, de los 1.800 que hubo en esta región. La parada merece la pena.

109 km más y llegamos a otra encantadora ciudad, a la que también pienso dedicar un espacio mayor más adelante, Wroklaw, conocida en castellano como Breslavia. en la que pasamos dos noches en el Hotel Ibis Styles Wroclaw Centrum. Desde el año 2006, el Pabellón Popular(Hala Ludowa), forma parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, como uno de los edificios representativos del siglo XX, aunque mi lugar favorito es la Plaza del Mercado, en la que volvimos a comer unas salchichas tras fotografiar el viejo Ayuntamiento (Ratusz), del siglo XIV, uno de los mejores ejemplos del estilo gótico silesiano y la cervecería Piwnica Swidnicka, la más antigua de la ciudad. Las dos tardes que permanecimos aquí tuvimos una distracción añadida, buscar los numerosos enanitos distribuidos por la ciudad, que tienen su origen en una manifestación contra el régimen comunista.

El 15 de junio por la mañana recorrimos otros 167 km para visitar dos iglesias de la Paz, ubicadas en Jawor y Świdnica, que forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 2001 y son sendas joyas arquitectónicas. Su origen se remonta a 1648, cuando el Tratado de Westfalia concedió a los protestantes luteranos de las zonas católicas de Silesia el derecho a la construcción de tres iglesias: en Głogów, Jawor y Świdnica. Eso sí, no podían utilizar clavos. La primera la destruyó un incendio y las otras dos han sido magníficamente restauradas. Las dos primeras filas corresponden a la del Espíritu Santo de Jawor, que cuenta con una comunidad protestante de tan sólo 40 personas, pero tiene capacidad para 5.500. Destacan las pinturas del siglo XVII. Las dos filas de abajo son de la iglesia de la Paz de la Santísima Trinidad de Świdnica, que está considerada como la iglesia de entramado de madera más grande de Europa. Destacan en ella el púlpito y el altar.

El 16 de junio volvió a tocar desplazamiento. Por delante tuvimos 290 km para llegar a Krakow (Cracovia), aunque nos desviamos de la ruta para visitar antes los campos de concentración de Auschwitz, construidos tras la invasión de Polonia por los nazis. En primer lugar visitamos el de Auschwitz I, aunque no entré al interior de los pabellones pues recuerdo la dureza de lo que vimos cuando lo visitamos en el año 2000, así que me quedo con la enorme inscripción que hay a la entrada: “Arbeit macht fre” (El trabajo hace libre), algo que hacía pensar a los prisioneros que en algún momento iban a lograr salir del campo. Nos desplazamos luego a Bikernau, donde se encuentra Auschwitz II, al que llegaban los prisioneros en un tren de mercancías, en un viaje en el que pasaban varios días sin comer ni beber, antes de ir a las cámaras de gas. Resulta muy duro visitar este lugar.

67 km de viaje más y llegamos a Cracovia, ciudad en la que pasamos cuatro noches en el Hotel Campanile Krakow, situado en el casco antiguo, por cuya puerta pasaban por las mañanas los gaupaseros, ya que es una ciudad con mucho ambiente, además de ser muy monumental, por lo que desde 1978 forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Como en otras ciudades, el lugar más hermoso es la Plaza del Mercado (Rynek Glówny), trazada en 1257, que es la plaza medieval más grande de Europa, a la que se asoman la Lonja de los Paños, la Basílica de Santa Maria, la iglesia de San Adalberto y la torre del antiguo Ayuntamiento. También la visitamos de noche, pues tengo un grato recuerdo de mi viaje anterior. Otros sitios de interés son la zona del castillo de Wawel, la Catedral, las sinagogas, las murallas y la Barbacana. Obligatoriamente hay que comer la “Zapiekanka XXL”, una especie de pizza hecha sobre una barra de pan abierta por la mitad. Volveré a hablar con más detalle de esta hermosa ciudad, en la que coincidimos con un festival de folclore.

El 17 de junio desde Cracovia visitamos el macizo de los Tatras, para lo que tuvimos que recorrer 220 km, sin contar los que hicimos por error al entrar en Eslovaquia cuando nos dirigíamos a Palenica Białczańska, un parking en el que cogimos un carro tirado por caballos para subir hasta Morskie Oko (Ojo Marino), un impresionante lago de color verde esmeralda situado a 1395 metros de altitud y rodeado de montañas con algo de nieve, situado en el Parque Nacional de los Tatras, que comparte Polonia con Eslovaquia. El descenso lo efectuamos caminando, teniendo la suerte de ver varios ciervos. La tarde la pasamos en la encantadora y turística población de Zakopane, en la que nos atrajo especialmente la iglesia Matka Boska Częstochowska, construida totalmente de madera y su coqueto cementerio.

Todavía pasamos cuatro noches más en Polonia, otra en Cracovia, dos en Zamosc y la última en Varsovia, pero de ello espero hablar la próxima semana. El viaje continúa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.