Las leonas subcampeonas de Copa

El título del comentario lo he puesto apropósito porque su manera de luchar en la final dejó muy alto el pabellón del Athletic. Sé que es poco consuelo, que otra vez han quedado subcampeonas. Que de nuevo se han quedado con la miel en los labios pero… Estoy muy orgullosa de ellas y a pesar del mazazo recibido quiero que tengan la cabeza bien alta por lo logrado.

Si seguís como una piña lo vais acabar consiguiendo (Foto: Athletic Club)
Si seguís como una piña lo vais acabar consiguiendo (Foto: Athletic Club)

El Barcelona estos últimos años está un puntito por encima de ellas, repitiendo un comentario de aficionados que siguen al equipo femenino de manera continuada. A pesar de ello, nuestras jugadoras han puesto toda la carne en el asador y han conseguido tener a las catalanas contra las cuerdas toda la segunda parte. Pena que alguna de las ocasiones que tuvieron no se pudieron materializar. En la prórroga se adelantaron las del Barça lo que podía haber supuesto el golpe definitivo pero… No. Las neskas tuvieron seguido otra oportunidad y a continuación metieron el gol del empate. A partir de ahí más dominio del Athletic pero sin oportunidades.

De ahí a la lotería de los penaltis. Y lo que son las cosas, seguramente la mejor jugadora del partido del Athletic, Irene Paredes fue la que falló. Era desconsolador verla llorar al final del partido. Buf. Pobre. Ahí fueron a saludarla todas las jugadoras de equipo campeón y por supuesto sus compañeras. La frase de siempre es la que voy a repetir. La que falla el penalti es la que se arriesga a tirarlo. Además, en este caso, por lo que me han comentado, una de las que iba a tirar el penalti era Iraia pero como se lesionó en la prórroga (¡qué mala suerte!), la sustituta para tirar uno de ellos fue… precisamente Irene, porque se vio bien y con confianza. Ánimo Irene y piensa que igual tu equipo llegó hasta los penaltis por el buen partido, buenísimo partido que jugaste tú. Ánimo y a por la siguiente.

También ánimo a Leire Landa que se lesionó en el primer tiempo y a ver si hay suerte y es menos de lo que parece. Y ánimo a todas, porque seguro que el próximo año vais a seguir ahí, y el que la sigue la consigue. Además vais a seguir teniendo detrás a la afición que a pesar de la kilometrada y de todas “las facilidades” puestas por la Federación (partido en Ceuta, casi sin posibilidades de alojarse, en campo de hierba artificial), siempre van a estar ahí con vosotras (incluso se veía una bandera del Athletic con la ikurriña en un balcón ceutí).

¡Aúpa Neskak! ¡Aúpa Athletic! ¡Y a seguir luchando el año que viene para conseguir el premio que tanto os merecéis!

El Athletic femenino a Ceuta a por la Copa

Permitidme que empiece el comentario acordándome de los artistas de la Federación que han programado la final de Copa de la Reina, de fútbol femenino en ¡¡CEUTA!! ¡¡¡Fenomenal!!! Supongo que quieren que no vaya a verla nadie. Muy bien. Eso sí, los federativos supongo que sí irán, y por supuesto , imagino que a gastos pagados. ¡Viva la Federación! Los familiares de las jugadoras y los aficionados al fútbol, sean del Athletic o sean del Barcelona, o sean del equipo que sean, creo se llevarían las manos a la cabeza desde el mismo momento que supieron la sede. Gracias artistas.

¿Habrá más público que el que se ve en la imagen?
¿Habrá más público que el que se ve en la imagen? (Foto: Fuftem.com)

Una vez perdido el tiempo hablando de esos personajes, vuelvo a lo importante, al fútbol femenino. A ese que este fin de semana nos puede dar una alegría enorme a los aficionados zurigorris.

¡Cómo contra el Valencia y el Levante! (Foto: Cadena Ser)
¡Cómo contra el Valencia y el Levante! (Foto: Cadena Ser)

Ese fútbol que como comenté el lunes le debe algo a nuestras chicas y esperemos que se lo puedan cobrar. Ainhoa Tirapu, la portera se mostraba muy esperanzada de conseguirlo a pesar de jugar contra la bestia negra de las rojiblancas, estos últimos años, el Barcelona. Gran equipo que ha ganado las últimas tres Ligas arrebatándoselas a las nuestras, siendo la del año pasado la más cruel, por ser en casa, en San Mamés, en el último partido, en el que con un empate valía. Pero… no pudo ser. ¡Qué mejor ocasión que ésta para olvidar aquello con una alegría inmensa! Ganar esa Copa sería un premio para las jugadoras, más que merecido porque todos estos años han estado ahí. Al lado y a punto de conseguir un título.

¡Ésta es la vuestra! ¡Ésta es la nuestra! ¡Aúpa Athletic! ¡Aúpa neskak!

¡El Athletic femenino a la final de Copa!

Cuando hablamos del Athletic femenino parece que cualquier cosa que hacen no tiene mérito. Y nada más lejos de la realidad. Este año en Liga han quedado segundas, pero… como es algo que ya han conseguido más años, da la sensación que nadie le da importancia. Yo sí. Me da igual que el año pasado también quedasen segundas en Liga. Este año lo han repetido, y no han podido ser primeras porque el primero en ambas ocasiones ha sido el Barcelona, que está también a un nivel tremendo. Pero eso no debe quitar un ápice de mérito a las neskas. Las primeras Ligas las ganaron seguidas, dándonos la sensación que era algo que debían repetir todos los años. ¡Ya! ¡Cómo si fuera tan fácil! A partir de ahí todos los equipos se han reforzado muchísimo y hay más igualdad. A pesar de eso siguen ahí. Además ayer consiguieron otro éxito.

Exultantes en el vestuario tras el triunfo (Foto: Athletic Club)
Exultantes en el vestuario tras el triunfo (Foto: Athletic Club)

Llegar de nuevo a la final de Copa de la Reina (segunda vez que lo consiguen). Esa Copa que tanto se les ha atragantado (La anterior final, hace dos años contra el Español,  se perdió gracias en buena parte a quien se perdió que casualmente vestía de negro). Pero ahora, otra vez, ya están donde querían, con un enorme mérito porque han conseguido derrotar al Levante en su campo. El partido de ida, en casa, que jugaron el fin de semana pasado en Sarriena (ante cantidad de público) se saldó con un empate a cero, y en Levante había que marcar. Campo difícil siempre, pero a pesar de ello han traído el triunfo. Un 0 – 2 gracias a los goles en el primer tiempo de Nekane (gol de cabeza que culmina un certero pase de Eli) y de Erika, en un yo me lo guiso yo me lo como de enorme calidad, que finiquita el partido. Estallando así la ilusión de los muchos aficionados del Athletic, que allá donde vaya su equipo siempre ponen la nota de color, los ánimos y las ilusiones por nuevos triunfos. En este caso varias peñas, si no he leído mal, Peña Piru Gainza, Peña Txapela Medio Lao, Peña Athletic Minglanilla y… si me falta alguna de citar que me perdonen o mejor que me digan el nombre para que lo añada. Peñas que han saltado al campo al finalizar el partido para celebrar el nuevo triunfo con sus jugadoras.

Peña Txapela Medio Lao con las Neskak (Foto: Rafael Zaldua)
Peña Txapela Medio Lao con las Neskak (Foto: Rafael Zaldua)
Peña Piru Gainza con las leonas (Foto: Rafael Zaldua)
Peña Piru Gainza con las leonas (Foto: Rafael Zaldua)

Enhorabuena a todos. A las chicas por llevarnos a la alegría de la posibilidad de su primera Copa (otra más para el Club), y a las Peñas por estar siempre ahí, y con tantas ganas, a pesar de estar tan lejos.

¡Aupa Athletic, y a por la primera Copa!

¡San Mamés, beti gurekin!

Decir Agur San Mamés es algo realmente difícil después de haber vivido en él todo lo que hemos vivido. En mi caso son 40 años de partidos y anécdotas. Pero visto lo visto, da igual que sean 20, 40 años o sólo unos meses de vivencias. El sentimiento es lo que importa y cómo lo vive cada uno.

Agur, tras 100 años
Agur, tras 100 años

 

Ayer se volvió a demostrar que ese amor, esa pasión descontrolada, que se ha esparcido por San Mamés desde su primer partido, seguirá vivo en el nuevo campo, porque somos nosotros los portadores del espíritu rojiblanco. Desde el niño de meses, hasta el anciano de 94 años, todos estuvimos anoche unidos y sintiendo la misma pasión. Da igual que seamos de Rosario, de Lepe, de Roma, de Bilbao (centro centro), o de Singapur. Si alguien ha tenido la suerte de recibir esa pasión, que cada uno la ha recibido de distintas procedencias (en mi caso de mi padre), y la ha tomado como suya, es imposible que ayer no se le conmoviera hasta el último gramo de su cuerpo. E imposible, a su vez, que no quiera transmitírsela a los que tenga a su lado (a mis hijos, que son ya tan athletizales o más que yo)

La salida de los ex jugadores y ex entrenadores, seguro que no se le hizo a nadie larga. Todos importantes, todos de la misma familia. Según de la generación que seamos cada uno, más contentos al ver a los que fueron nuestros primeros ídolos, pero sin olvidar a todos y hasta el último de ellos. E incluso, aunque no fueran de los que vimos jugar primero… ¡Qué emoción ver salir a Iriondo, con sus 94 años! ¡A José María Maguregi (casi 90) ayudado de las muletas! Buf…

Mané, Clemente, Irureta, Maguregi, Iribar, Iriondo, Koldo Aguirre...
Mané, Clemente, Irureta, Maguregi, Iribar, Iriondo, Koldo Aguirre…

El partido posterior era en realidad lo de menos, aunque me gustó que fuese una selección de Bizkaia, porque así es seguro que los que estaban en el campo estaban casi tan emocionados o más que los que estábamos en la grada o en casa. Algunos, muchos, ex jugadores del Athletic: Carlos Merino, Urko Vera, Koikili (me encantó como jugó), Tarantino, Vilarchao… Otros que igual vienen: Etxeita, Beñat,… Muchos de ellos socios del club y entre ellos uno de los más felices, el que va a pasar a la historia por ser jugador que metió el último gol en La Catedral, Alain Arroyo. Ahí es nada.

Y llegó el momento sorpresa más agradable de todos, la salida final de los grandes capitanes. Orbaiz, que nos hace pensar que quizá es su pequeña despedida por no haberla tenido oficial, pero ya al salir Julen, el delirio, Andrinua, Dani (mi Dani) primer jugador y casi único al que pedí un autógrafo allá por los 70. (Buf… su lesión se me atragantó y me está doliendo todavía). Y como traca final… El Chopo. Si alguien no estaba llorando ya, supongo que eso fue el motivo definitivo para no poder controlar las lágrimas. Mientras, el público en comunión perfecta, “Julen, Julen”, “Iribar, Iribar, Iribar es cojonudo… Como Iribar no hay ninguno”.

Todos disfrutando del momento. Mikel Rico, dijo al final del partido que había sido increíble. Que cuando chutó Guerrero había intentado apartarse pero que el balón le dio. Y que instintivamente le salió el ir a pedirle disculpas por haber parado el tiro (otro del Athletic). Si llega a entrar… si llega a entrar… hubiese sido casi como su cuarto gol al Osasuna en aquella famosa remontada (4-3, otro momento mágico). Si llega a entrar… se cae el campo sin necesidad de grúas.

El espectáculo siguiente fue en la misma línea, de muchísima calidad con luces, fuegos, y un vídeo precioso en el que también se seguían recordando momentos inolvidables, entre los que distinguí un par de goles de nuestras leonas Nerea Onaindia y Eva Ferreira, conseguidos en San Mamés y que precedieron a alguno de sus títulos (lunar que le pongo a la Junta Directiva por no estar las neskas en la fiesta). Imágenes antiguas mezcladas con recientes en las que todos nos reconocemos y nos situamos, que provocaron lágrimas, congoja, aplausos o gritos del público improvisados, pero que salían todos del corazón. Como el reconocimiento a Bielsa que partió de esos cantos unánimes de “Bielsa, Bielsa” y “Bielsa, quédate”, que demostraron que le consideramos uno de los nuestros. Cantos o mejor rugidos que no salían sólo de los fondos (como han dicho que ha ocurrido en otros partidos), sino de todos los corazones rojiblancos, que le devuelven a Bielsa un poco de lo que él nos ha dado. Gracias. Eskerrik Asko!

Y para acabar, copiaré a un amigo que ha dicho, que ayer, toda la despedida le confirmó que esas teorías que suponen que los objetos se impregnan de la energía de las personas que los poseen, son totalmente ciertas. Y en el nuevo San Mamés esa energía de los que lo habitarán será la misma o mayor que la anterior, porque todo es cuestión de sentimiento, y el sentimiento rojiblanco es una cosa que no morirá jamás. Perdurará para siempre como nuestro amor al Athletic.

¡Aupa Athletic!

A pesar de todo… enhorabuena al Athletic femenino

Quizá la palabra adecuada no sea enhorabuena, pero sí tengo claro que les quiero felicitar de alguna forma. Felicitar no por el resultado final sino por toda la temporada que han hecho. No se merecían este “broche” de ninguna de las maneras, pero parece evidente que éste no es el año del Athletic, por lo menos en lo que respecta a las finales.

Gradas a rebosar

Las chicas se han pasado toda la Liga en primera posición, lo que lo hace más cruel todavía. Hasta ayer sólo habían perdido un partido y ni siquiera había sido contra el Barcelona. Estaba todo preparado y parecía propicio. Con un empate bastaba. San Mamés, el de las grandes ocasiones, estaba precioso. Sol y todas las gradas completamente rojiblancas. Animando al equipo sin desfallecer ni un solo momento a pesar del resultado. Familias enteras, padres, hijos, abuelos. Sentimiento a raudales. Ganas de triunfo enormes. El himno cantado más que nunca por gargantas jovencísimas… La carne de gallina. Todo preparado para el triunfo. Pero… no ha querido la fortuna que haya sido así y San Mamés se quedó sin el tan anhelado premio. Hubiese sido una despedida perfecta…

El mal cuerpo con el que salí del campo todavía no se me ha quitado, así que no me quiero ni imaginar cómo estarán las jugadoras. Eso sí, deben saber, lo contrario es imposible, que todos los que ayer estaban en San Mamés, e incluso los que no estaban siguen con ellas, y seguirán con ellas. En los triunfos y en las derrotas. Aquí está quizá la grandeza del Athletic. Ayer se volvió a demostrar. 28.000 personas se juntaron para ver un partido de fútbol femenino. Impensable en cualquier otro lugar. Impensable incluso para equipos de primera masculinos congregar esa cantidad de público sea en situaciones buenas o en malas. Pero nosotros sí. Y cuando acabó el partido allí estábamos sintiendo el dolor que se palpaba en el campo. En grada y en jugadoras. Cada uno a su manera. Las jugadoras unas echadas llorando solas. Otras abrazadas, también llorando. Otras saludando a las campeonas, o más bien era al revés, las campeonas que iban a consolar a las derrotadas.

Ánimo Tzibi

Y entre todas Tzibi, destrozada, pero dando una vuelta al campo ella sola, única y exclusivamente para aplaudir al público, supongo que agradecida por el nuevo espectáculo que había dado de apoyo incondicional.  La verdad es que se me rompió el alma viéndola así. Cada vez que me acuerdo se me humedecen los ojos. Y por supuesto, todo el mundo aplaudiéndolas: a ella, a Tzibi, a Arrate, que se le unió en la vuelta de “honor”,  y a todas las demás. Aplaudiéndolas ¿Por qué, si no ganaron? Porque se dejaron el alma y algo más, y porque son Athletic.

Iraia dijo a la prensa más tarde que no cambia este vestuario ni este equipo ni esta afición por nada del mundo.

Pues que sepáis que nosotros tampoco os cambiamos a vosotras, ni al equipo, ni al Athletic por nada del mundo. Y seguiremos igual de orgullosos tanto en vuestras derrotas como en vuestras victorias.

Unidas a levantarse otra vez

Un abrazo a todas y todos los que formáis este equipo eta segi aurrera.