¡Histórica clasificación ante el Manchester United!

    (Permitidme que del paréntesis del Valencia no hable)

         Sí ya sé que sólo hemos pasado a cuartos de la Europa League, ya sé que falta un mundo para llegar a la final y que en medio hay que eliminar al Schalke 04 y al Sporting de Lisboa o a los ucranianos, sí ya lo sé, pero a pesar de eso creo que lo que hemos hecho va a pasar a la historia, no sólo a la de nuestros corazones, sino también a la del Athletic de la mejor gloria. Si la semana pasada hablaba del baño que se le había dado al Manchester United nada menos que en su casa, ese baño, similar o mayor se le ha dado aquí en San Mamés. Por 180 minutos hemos sido la admiración de todo aficionado al fútbol que se precie, todos se han tenido que haber visto obligados a rendirse al juego del equipo. Comentaristas españoles no han dejado de elogiar al equipo ni un segundo. Igual con los ingleses, que no han podido más que reconocer la superioridad de los bilbainos, ante su equipo. En Argentina, en Francia, en Chile, se habla ya del Athletic como el favorito para ganar esta competición. ¡Ojalá se convierta en realidad! Pero paso a paso… que me pongo nerviosa.

         Entre todo esto tengoque destacar a  la afición, como así lo han hecho en todos los medios, y eso que muchos no saben a ciencia cierta lo que ha sido Bilbao en ambos partidos, pero sobre todo este jueves. ¡Qué locura! Ya te gustaría pillar esta afición Mou, ¿eh? ¡Pues lo tienes clarinete!

Increíble la afición

        Yo estuve en el autobús que sacó el colectivo Athletic Eup con la colaboración de la cafetería Aroaldi, y el Huevo Berria, y al pasear por las calles de Bilbao la gente ya desde primera hora se volvía loca, pitando desde los coches, saliendo a las ventanas a cantar con nosotros, o a aplaudir. Los niños y las personas mayores te miraban con una sonrisa en los labios pero también en los ojos. Se veía la alegría y las ganas de conseguir algo grande en todas las personas. La Gran Vía, Pozas, Doctor Areilza, Maria Díaz de Haro, y más y más eran hervideros de gente esperando y empujando para conseguir un nuevo triunfo de nuestros chicos.

        Y qué decir de San Mamés. El ambiente fue como el de la semifinal contra el Sevilla o quizá, mejor.

        Y por último que no menos importantes el juego de nuestro Athletic que fue otra vez de ensueño. ¡Qué manera de jugar!, ¡qué manera de combinar!, ¡qué jugadas!, ¡qué manera de controlar el juego!, sin especular con el resultado, como ya sabíamos que no iba a permitir Bielsa, a por el partido desde el minuto cero, sin confianzas, con convicción, y sin compasión. El Manchester se tuvo que rendir a la evidencia, era muy difícil levantar el resultado y a pesar de intentarlo, a pesar de que Ferguson vino a por el partido. Pero… no esperaban que el juego se repitiese. ¿quizá lo de Manchester había sido una casualidad?. ¡Qué va! Era una realidad, y a ella se han rendido con deportividad. Ferguson y De Gea entre otros ya han dicho que podemos y merecemos ganar el campeonato (en el caso del portero me sorprende porque también está su ex equipo de por medio, el Atlético de Madrid), Gibs ha donado su camiseta al museo del Club, Rooney se iría “contento” aunque sólo fuese por que el público aplaudió su gol (la prensa y la afición inglesa ha alucinado con el detalle, así como con que se aplaudiese a Gibs al ser sustituido. ¡Cómo no le íbamos a aplaudir!)

        Con la afición inglesa en Bilbao, ni medio problema. Igual que allí se quedaron alucinados con el ambiente, con el equipo, con el juego, con los ánimos, con el público y con todo. Ya se llevaron sus buenos aplausos de San Mamés, así como los aficionados que fuimos a Old Trafford, nos vimos obsequiados por los aplausos de los ingleses al acabar el partido. Una fiesta, vamos, en el amplio sentido de la palabra.

        Por todo ello y por más, hoy (como siempre), a pesar de perder contra el Valencia, estoy orgullosísima de pertenecer a este equipo y a esta afición.

        ¡AÚPA ATHLETIC!

¡A rematar la faena de Manchester!

      Está claro, como bien dijo Marcelo Bielsa, que sólo está hecha una parte del trabajo, que el sueño de Manchester, convertido en realidad, hay que rematarlo bien rematado este jueves en San Mamés.

       La calidad del Manchester nadie la pone en duda, y eso nos hace tener respeto ante la llegada de los reds a la Catedral. Los hombres que tiene por delante son para darte el suficiente miedo como para tomarte el partido tan en serio como el jugado en tierras británicas. Si allí se rozó la excelencia futbolística por parte de nuestros chicos, habrá que intentar que ocurra algo similar. Hombre, alguno me dirá que por pedir mejor pedir que ocurra lo mismo que en el partido de ida. Sí, claro que sí, que lo prefiero, pero… es tan difícil. Muchos son los que han dicho que quizá este ha sido el mejor partido de la historia del Athletic, no por significado, sino por la calidad del juego, y sobre todo, por la continuidad en esa calidad. Yo estoy de acuerdo con ellos. Por edad no he visto a los Maguregui, Merodio, Artetxe, Carmelo, Etura, Mauri, Uribe y demás… pero como ahora por falta de imágenes no les voy a poder ver (una pena enorme), yo también me quedo con que éste ha sido el partido de más calidad que he podido disfrutar. 

      Ver a Iturraspe doctorarse con un segundo tiempo de matrícula de honor. A un Ander Herrera comiéndose el centro del campo rival. Un De Marcos omnipresente. Un Javitxu imperial. Muniain “Bolt” llegando a un rechace (en el tercer gol) que parecía imposible para cualquier jugador. Iraola repartiendo clase. LLorente comiéndose a los centrales. Y todos, todos, uno por uno, o en grupo (que eso es lo que son, sobre todo UN GRUPO), dejándose el alma y más, por llevarse el partido.

Nuestro grupoGran grupo

        La Catedral ya sé que el jueves va a ser una fiesta y que va a empujar a los jugadores hasta el último minuto. Así como también sé que los jugadores se van a v0lver a dejar hasta la última gota de sudor, para vengar a aquellos del 57 que no lo pudieron conseguir. Y hablando de estos últimos me encantaría que los que de ellos siguen animando a su equipo desde la tierra (los otros no tengo duda que lo hacen desde allá donde estén), viesen el partido en el palco, para que así se les pueda brindar el homenaje que se merecen (De nuevo gracias al Club porque sé que la invitación está cursada.Rectificar es de sabios).

los héroes del 57

¡A POR ELLOS!

¡De Manchester a la gloria!

          En mi comentario anterior os dije que iba a Manchester y ahora que estoy de vuelta os tengo que decir que sé que ha sido uno de los días más especiales de mi vida en lo referente al fútbol. En mi caso es normal porque tengo metido al amor al Athletic hasta en la última célula de mi cuerpo, pero lo que me ha llamado la atención ha sido que a la vuelta de tierras inglesas veo que muchos no van a olvidar el 8 de marzo del 2012, por supuesto, ningún aficionado del Athletic, ni los que se quedaron en Bilbao, ni los que fuimos a Manchester, pero es que creo que ni siquiera los aficionados de otros equipos, y ni tampoco (y esto es lo más increíble) mucha gente a la que no le gusta el fútbol.

Invasión pacífica

El día fue increíble desde que puse pie en la ciudad (a las 11:30), hasta que llegué de vuelta a casa (las 4:30 de la madrugada del viernes). El tener la suerte de ver a 8.000 aficionados que se desplazan tan lejos, siendo tan caro, a ver a su equipo en un partido que no es una final, ya de por sí llama la atención, y sin considerar que es un record a nivel europeo un desplazamiento tan numeroso. Una hinchada que fue a animar a su equipo y a  divertirse de la manera más sana. Animar y animar sin molestar a nadie. Los ingleses se quedaron alucinados, la policía que igual pensaba que les enviaban a un marrón como es controlar a 8.000 aficionados, se sumó a la fiesta desde el minuto uno, porque vieron que éramos tan peligrosos como un recién nacido. Qué paciencia los “Bobys” (el más pequeñito medía 1,80 m) intercambiando casco por txapela para las 8.000 fotos de rigor. Todos cantando, saltando, divirtiéndose y disfrutando de todo lo que veíamos. Marijaia con una Copa enorme en la cabeza y una foto de Rooney a la espalda preguntándole que si querría jugar en San Mamés.

         En mi trabajo a pesar de que a pocos les gusta el fútbol (aunque todos son del Athletic) todos vieron el partido, y todos se emocionaron con las imágenes. Un conocido mío, hincha del Real Madrid que suele querer que pierda el Athletic, ayer se me acercó y me dijo que qué partidazo y que nunca había visto un partido así, ese juego eléctrico, y ese baño a nada menos que al Manchester United.

           Conclusión: Nadie creo que olvide el espectáculo que dieron nuestros chicos en el “teatro de los sueños”, ni tampoco el recital de la hinchada que tanto dentro como fuera del campo, no paró de animar ni un segundo. ¡Chapeau!

¡Me voy a Manchester!

        Esta frase es la bilbainada de la semana, porque que con la que está cayendo que tanta gente sea capaz de desplazarse hasta allí, tiene su mérito. La frase no es que la digan 7.000 personas, es que también la digo yo, y por eso va entre exclamaciones, por la alegría y las enormes ganas que tengo de estar en el campo, dejándome la voz para empujar a nuestros chicos.

"Teatro de los sueños"

          Sí, sí, repito. Me voy a Manchester. Y no es locura, es afición. Es no dejar pasar la oportunidad de jugar en Old Trafford. Hace 55 años se jugó contra este mismo equipo, y quizá hasta dentro de otros a saber cuántos años no volveremos a jugar allí. Así que permitidme, mejor, permitidnos a estos 7.000 “chalados” que aprovechemos la ocasión, y que la disfrutemos por vosotros también. Conozco a un montón de gente a la que le hubiese encantado ir y que no ha tenido oportunidad, así que, tranquilos de verdad porque los que vayamos vamos a intentar disfrutar por todos. “Por mí y por todos mis compañeros” como decíamos al jugar al escondite cuando éramos pequeños. Y los que me conocen y saben cómo disfruto de lo que me gusta, ya saben que no exagero, voy a disfrutar por mi familia, por mis amigos, por todos mis compañeros, y por todos los que han querido ir (entre ellos mis hijos, todavía pequeños).

          Todavía es lunes, se me va a hacer larguísimo hasta el jueves, pero mientras… Disfrutaré de estos 3 nuevos puntos que hemos conseguido ante los vecinos. Gran derbi por el juego de ambos, y claro, para nosotros por el resultado. Un tiempo para cada uno, pero los goles nuestros, y vaya golazos. El equipo con la moral que dan 3 nuevos puntos debe ir a Manchester como está yendo a todos los campos, es decir, a morir por estos colores, y a dar lo mejor de sí mismos. Traer un buen resultado de allí nos haría dar un pasito más para seguir engrandeciendo lo que están haciendo esta campaña. ¡A por ellos!

¿Y el derbi?

         Es curioso lo que está ocurriendo este año. Este próximo domingo tenemos un partido contra la Real en San Mamés y yo a muy pocos, por no decir a nadie le oigo nada sobre él. Y si he oído algo ha sido precisamente el comentario de…  “viene la Real y nadie habla de ella”. Eso sí, le he leído a uno de la otra orilla y escribe que aunque en Bilbao lo queramos disimular para nosotros también éste es el partido del año ¿?. Francamente, este año, cualquier espectador imparcial que asome por aquí, diría que o en el Botxo somos unos actores geniales o que este fin de semana no se juega dicho derbi, que es una broma de los guipuzcoanos.

Athletic y Real disputarán un nuevo derbi, el número 65 de la historia liguera en San Mamés, este domingo, 4 de marzo.

         Así que una de dos, o no le damos importancia al partido o tenemos otras cosas en la mente. En mi caso es una mezcla de ambos factores. El de la Real me parece un partido como otro cualquiera y he tenido y tengo otras cosas en la cabeza. Algunas como las siguientes: En principio el Manchester es mucho equipo, más que de sobra para hacerle sombra a la Real, y la ilusión que se ha extendido es enorme. Bueno, ilusión y agobio. Entradas, viajes, dificultad de conseguir ambos, críticas arbitrarias por cosas que iban a pasar y que no han pasado, colas demenciales y al final absurdas porque todo el que ha querido ha sacado billete, psicosis y nervios de todos los que querían o quieren viajar al “teatro de los sueños”.

       En segundo lugar la Asamblea General Extraordinaria que se ha saldado sin sobresaltos, con la reforma de Estatutos obligada llevada a buen término: con el sí a introducirnos en una nueva reforma de Estatutos, necesaria y deseada; con la elección de los dos miembros que comprondrán la comisión de reforma por parte de la Asamblea (Gontzal Séver y Francisco Javier Cano) y descubrir que entre los dos miembros elegidos por la Junta estaba Mónica Durango (ex secretaria de la Junta anterior).

      Conclusión: Mucho tema como para acordarme del derbi. Eso sí, el domingo a las 16:00 h. a tope a animar al equipo, para conseguir otros nuevos 3 puntos.