Lo más importante

Johann Hari cree que estamos tontamente entretenidos, que estamos agilipollados (esto es de mi cosecha) con tonterías que nos impiden centrarnos en lo verdaderamente importante: “Acabamos de vivir el día más caluroso de la historia registrada” (Hipertextual). Y no es porque la Tierra esté acercándose peligrosamente al sol, que para eso pueden faltar 5.000 años. Lo que nos pasa es que estamos cargándonos el planeta mientras vemos vídeos chorras en Instagram y TikTok, y eso nos impide exigir que se prohíban radicalmente el uso de jets privados o los viajes turísticos al espacio o el fondo del mar.

“Contra la hipocresía”

Borja Sémper, el portavoz del mismo PP que llega de la mano de Vox a las instituciones y con el que cierra acuerdos para ponerse en el camino de regreso a las cavernas, tiene el cuajo de tuitear esto: “Por una cultura en libertad #StopCensura. Comprometidos con la libertad artística, de creación, académica y de prensa. A favor de la libertad y contra cualquier tipo de censura, pero también contra la hipocresía, venga de donde venga y afecte a quien afecte”. Voy a quedarme con tres palabras de su mensaje: “Contra la hipocresía”. ¿A qué hipocresía puede referirse Sémper si no es a la suya propia?

Para hipocresía, esta

Seguí el txupinazo de San Fermín en ETB1 como cada año, y me sorprendieron los gritos de “UPN, kanpora!” que algún tuitero ha recogido junto a la reclamación de que las y los presos de ETA vuelvan a casa. A sus casas, claro, porque en Euskadi ya están todas y todos. A lo que iba: el grito, el clamor, me pareció otra muestra de hipocresía a la altura de la que luce el PP. ¿Por qué gobierna UPN en Iruña si no es porque Bildu bloqueó cualquier posible gobierno alternativo que no fuera con Asiron de alcalde? ¿Cómo explica Bildu que se negase a que el alcalde de Iruña fuese de Geroa Bai en vez de UPN?

Si Díaz te da más miedo que Abascal…

Las encuestas no le ofrecen un buen resultado a ERC. Lo suyo ha sido tocar poder y defraudar: el electorado catalán no siente empatía por el partido que lidera el Govern desde que le eligió para ello. Con este escenario, su actor principal tiene que llamar la atención y, en mi opinión, ha elegido una de las peores maneras: que Gabriel Rufián dijese a Risto Mejide que le daba más miedo Yolanda Díaz que Santiago Abascal es un resbalón. Por poco fiable que parezca la de Sumar (que lo parece), un ultraderechista es lo peor del mundo. Eso tiene que ser indiscutible. Insisto: un antifascista lo es en todo momento y lugar o no lo es.

¿Por qué no?

“Olona arrancará la campaña electoral en un prostíbulo e invitará a consumiciones”, leo en Público y pienso: ¿por qué no? Total, la política española no puede estar en horas más bajas. Gobierno y oposición hacen lo suyo a golpe de tuit y titular, algunos partidos actúan como si unas elecciones no costaran, y parece que todo vale para llamar la atención. Macarena Olona personifica, en sí misma, todos esos males. Ella es la decantación de lo que va mal, que es mucho. Pero no nos sintamos elfos de la Tierra Media: Euskadi sufre este contagio y las campañas basadas únicamente en marketing también triunfan.

Y el coste que tiene para los demás

La pérdida de cinco vidas en el fondo del mar tendría que invitarnos a reflexionar sobre qué podemos permitir hacer a las personas más ricas. Me niego a pensar que porque tienen el dinero pueden hacer lo que les dé la gana. Si el uso de jet privados me parece una barbaridad por el impacto medioambiental que las y los pobres compensamos separando nuestra basura hasta en cinco bolsas, “el turismo de élite” que puede consistir en “inmersiones submarinas, viajes espaciales y turismo de guerra” (República) me parece que, simplemente, debería de ser ilegalizado. Nada lo justifica, y menos lo hace el simple hecho de tener el dinero.

¿Qué estamos haciendo mal?

52.760 personas con nombres y apellidos han perdido su vida “en su travesía hacia Europa” entre 1993 y 2023, según un estudio de United que ha tuiteado Miquel Ramos. 52.760 personas documentadas… Que se suman a muchas otras que ni siquiera podrán ser contabilizadas, tenidas en cuenta. ¿Qué estamos haciendo mal en Europa? ¿Cuántos errores somos capaces de encadenar durante 30 años para que la cifra aumente día a día, a veces, con embarcaciones que pueden evitar las tragedias que no intervienen por decisiones políticas inhumanas? ¿Qué hacemos que no abordamos esto ya para pararlo?

Sémper es una playa y un decorado

Soy duro con Borja Sémper porque creo que no hay peor tipo de político que el que se presta a ablandar la imagen de un partido duro, insensible, capaz de volverse contra las personas. En Euskadi tenemos a unos cuantos de estos, además de él, que se presentarán a las próximas elecciones. Pero Sémper ya no engaña a nadie: la imagen del decorado del mar en una falsa playa de Madrid es más él que nada de lo que diga para hacernos creer que el pacto entre PP y Vox no es abrazar a la extrema derecha. Sus gafas colgadas de la camisa son casi una provocación: demasiado casual para justificar a la ultraderecha.

Más poder para ellos

Estaba Sémper en una playa falsa, delante de un decorado que simulaba el mar, asegurándonos con sus gafas colgadas de la camisa que su partido estaba a tope con las mujeres y los avances sociales, y estaban los suyos entregando a Vox más poder: la presidencia de las cortes de Aragón, que hay que sumar a las carteras y las cesiones en los pactos de gobierno que este PP, el del moderado Núñez Feijóo, está haciendo a la ultraderecha como anticipo de lo que vendrá si la suma les da el 23 de julio por la noche. Parar al fascismo, a todos los fascismos, es una obligación democrática.

¿Qué va a dejar para la campaña?

Yolanda Díaz ha decidido hacerse un Pedro Sánchez: prometer en la campaña y meter (en el cajón) después. Porque, ¿dónde quedaron todas esas promociones de vivienda que anunció Pedro Sánchez en la campaña para las elecciones municipales y forales? Ahora, Yolanda Díaz va con todo anunciando menos horas de trabajo con el mismo salario (que pagarán otras y otros, por supuesto) y “1.000 euros directos a los afectados por la subida del euríbor” (El Independiente). Y solo estamos a 24 de junio. ¿Qué va a dejar para la campaña? ¿Funcionan esas promesas? A Sánchez no le fue nada bien con ellas, la verdad.

El PP ha hecho publicidad en Twitter aunque lo prohíbe la plataforma

Lo malo de hacer publicidad es que la vemos. Por eso vi el tuit promocionado del PP de Bizkaia en mi timeline. Un tuit que no podía ser porque Twitter no permite hacer publicidad política (y lo sabemos todos desde hace años) y por eso el anuncio está retirado (por el soporte, que no por el PP). Lo que sucede es que los primeros filtros son automatizados y, a veces, como en esta ocasión, los anuncios cuelan y están unas horas funcionando. Pero su selfie tiene un coste: el PP ha pagado por un anuncio que no estaba permitido, ha querido colocar su spot en un espacio que no le corresponde y con todo esto se autorretrata.

“Ahí lo lleva”

No me gusta pero le reconozco el mérito: hay que ser arrojada para hacer la campaña de las elecciones madrileñas en Euskadi. Hay que tener pocos escrúpulos (por lo que se ve, conservo unos cuantos y creo que es una suerte) para instrumentalizar a una sociedad (la vasca) y el sufrimiento de quienes te precedieron por un objetivo electoral. Hay que estar hecho de la madera de la que están hechos Miguel Ángel Rodríguez, que lo diseña; Isabel Díaz Ayuso, que lo ejecuta; Núñez Feijóo, que da el visto bueno; Carlos Iturgaiz, que no pone la dignidad por delante; y Borja Sémper, que lo justifica, para hacer y decir a lo que estamos asistiendo.

Nunca seré rico

Nunca seré rico porque si llegase a tener el éxito empresarial de Ana Rosa Quintana (no hablo esta vez ni de su línea editorial, ni de su altura moral) seguramente me dedicaría a disfrutarlo. No entiendo que con el lío que tiene que ser sacar su producción adelante monte, además, una empresa que “gestiona 44 apartamentos entre Madrid y Sevilla” (La Marea). Porque creo la de periodista se puede compaginar con otras ocupaciones (y en ocasiones se debe, porque esta profesión se paga muy mal), pero no con la de gran empresario: no hay manera de hacer compatible un relato honesto con intereses legales y legítimos pero tirando a feos.

No como Rusia

Una de las cosas que más me sorprende de las y los defensores de Rusia incluso pese a su invasión cruel sobre Ucrania, es que no se den cuenta de que el país del Kremlin no tiene nada que ver con su pasado socialista. Al contrario: los oligarcas han partido la sociedad para enriquecerse y los beneficios de las empresas públicas, es evidente, sirven para financiar la guerra. “España ha comprado gas y petróleo rusos por 1.000 millones de euros desde el inicio de 2023. Nuestro país es el cuarto territorio de la Unión Europea que más combustibles fósiles rusos ha importado, solo por detrás de Eslovaquia, Bélgica y Hungría”, (The Objective).

¿Es suficiente?

Hasta que sepamos más, en Italia han sancionado a la Juventus por haber hecho arquitectura contable. Es cierto que gracias a ella tenía más margen de fair-play financiero para fichar, pero ese delito les ha valido una suspensión a sus responsables y al equipo una sanción de 10 puntos, suficientes para dejarles fuera de la Champions League, de la que dependen económicamente. En la Liga, un equipo al que se le ha permitido activar “palancas” mágicas y que ha fichado como si no costara está implicado en un caso de pagos al estamento arbitral. Solo espero que la sanción sea proporcional, por lo menos, para enjuagarnos la cara de tontos.

Si eres facha, pues lo eres

En política puedes ser muchas cosas, pero es importante que sepas qué eres. Es tan importante que el electorado castiga la incoherencia más que la corrupción, como hemos visto en el caso del PP. El mismo PP que ha cometido flagrantemente el error de la falta de coherencia: después de recurrir ante el Constitucional la reforma de la ley del Aborto y mantener ese recurso durante más de una década, Núñez Feijóo se descolgó con que su desestimación le parecía bien para, solo cuatro días después, negar el derecho de las mujeres a esa práctica. ¿Qué decía Sémper que era la moderación?

“Mingafrías”

Siempre me ha gustado la expresión que Javi Clemente popularizó, aún así casi nunca la uso, pero pocas veces me resultará más adecuada: quienes se quejan, como Juan Manuel de Prada en Abc, airadamente, además, de la premisa básica de la conocida como ley del “solo sí es sí”, esto es, el permiso explícito de la mujer, ¿de qué se quejan? O mejor dicho: ¿qué temen? Si mantienes relaciones sexuales con quien quiere mantenerlas contigo no hay ningún problema. ¿O lo que pretenden algunos opinadores es romper un consenso social básico por generar una batalla política que desea librar la extrema derecha?

Hablemos de lo importante

Este sucinto tuit de Víctor García Guerrero es absolutamente rompedor: “Seymour Hersh revela cómo EE.UU. destruyó el gasoducto NordStream, uno de los ‘misterios’ de la guerra de Ucrania”. Ya sé que he tardado días en hablar de ello, pero quería esperar a las reacciones, y las más tibias son las que apuntan a que lo que sugiere Hersh es cierto. Las más airadas (Pablo Iglesias, guardián del buen periodismo, incluido, por supuesto) han sido las más inútiles. Pero la más significativa ha sido la de Rusia, que pide una investigación y sanciones internacionales, y hace bien. Es EE.UU. el país que merece ahora una respuesta del mundo.

Esto, también

Ni el gobierno más progresista de la historia de España, según su propia definición, ni el congreso más carca, según su propia composición, pueden permitir esto que denuncian en EPE y que vemos cada día: “La desaparición de las cartillas bancarias acelera la exclusión financiera de los mayores”. Las personas más mayores están perdiendo independencia económica, y tienen que confiar la gestión de su dinero en quienes tienen acceso a sus claves para acceder a la banca on-line. Lo de los bancos ya no tiene nombre, mientras ganan dinero a espuertas y sus sobrepagados gestores ofrecen la parte estrecha del embudo a la clientela.

Hoy el fútbol es un poco mejor

Lo tuiteaba Galder Reguera y lo cojo yo hoy al vuelo: el del fútbol es un mundo un poco mejor hoy gracias a Jakub Jankto, que ha hecho pública su homosexualidad. Me gustaría que su anuncio fuese tomado con naturalidad, incluso con cierta condescendencia porque, realmente, no es necesario, porque ningún rival va a llamarle “maricón” cuando el árbitro no está cerca, porque ninguna afición va a entonar ningún canto homófobo para amedrentarle, porque ningún periodista va a criticar su forma de jugar atacando algo tan personal como a quién ama Jankto. Pero no estoy seguro de que lo que me gustaría vaya a ser lo que suceda.

No, no se ha cansado de trabajar

En la empresa privada se vive mejor que en política. Hasta los tradicionales cuneros ahora tienen mucho más de lo que preocuparse que hace tan solo unos años. Así que, pese a que el chiste fácil sea una tentación, Borja Sémper ha dado un paso adelante hacia vivir peor. Ha decidido volver a una arena que conoce y que si no quema, congela, pero que nunca resulta cómoda cuando la pisas. Se ha lanzado, de nuevo, a las jornadas sin fin, a la parte que enfoca de las cámaras y a que opinadores como yo hagamos eso, opinar, sobre qué dice, cómo lo dice y dónde lo dice. Pero también a que lo haga cualquier tuitero a cara tapada.

Pero…

Borja Sémper no es un mirlo blanco: no dejó la política por principios, sino por una oferta que le satisfacía. De no haber mediado esa oferta, hubiera seguido en política. Nada hay criticable en ello, pero sí en hacernos creer lo contrario. Y tampoco vuelve a ella por principios: vuelve a ella, de nuevo, por una oferta que le satisface y que le asegura un futuro en Madrid, posiblemente, como diputado por lo menos. Tampoco ha cambiado tanto el PP: él va a ser el portavoz de un comité electoral cuyo fin es dejar al partido en las mejores condiciones para pactar con Vox, esto es, con la ultraderecha. No defiende ningún otro objetivo.

Lo dice Hermann

Borja Sémper va a trabajar para que el PP converja con el partido de Hermann Tertsch, que hace solo unos días lanzaba este divertidísimo tuit: “Queridos niños varios, escribís Bakio o Azkoitia en ese nuevo vascuence que vosotros chapurreáis aun peor que el español. Pero en español -todas las ciudades y pueblos y españoles tienen un nombre en español- son Baquio y Lequeitio y Azcoitia y Guipúzcoa como son Gerona o Lérida”. Lo dice Hermann que, sin embargo, no traduce su nombre como Germán porque, claro, una cosa es el euskera, que es de paletas y paletos, y otra el alemán para un ultraderechista.

De caradura en caradura, y tiro porque me toca

Harry de Inglaterra, el cojonazos. Visto lo visto, no se me ocurre mejor sobrenombre para el hijo de Carlos III, siguiendo la tradición monárquica de buscar un calificativo que describa al personaje. En España, “el preparado” y “el campechano” son los grandes candidatos en nuestros tiempos (espero que Leonor sea “la última”), y en Inglaterra la historia nos ha traído a “la sangrienta”, “el bastardo” o “el martillo”. Por méritos propios, insisto, Harry está ganándose un mote que tenga que ver son su capacidad para vivir de la familia real y de lo que dice sobre la familia real. Esperar a la muerte de Isabel II, sin embargo, ha sido un detallazo.

Ya solo Gales y golf

Pese a su excepcional currículum y los fogonazos de fútbol que nos ha dejado, con carreras y remates extraordinarios, no creo que Gareth Bale sea un personaje que merezca odas. Su retirada del fútbol, a los 33 años, ha llegado tarde: el desprecio con el que ha tratado a quien le pagaba, y muy bien, y a un deporte que se lo ha dado todo, no me parece justo. En su lista de prioridades, que él mismo exhibió, y que consistía en “Gales, golf y el Real Madrid”, ya solo quedan dos. Veremos dónde vive y paga sus impuestos, y veremos si da el paso a competir entre hoyos, pero lo veremos de lejos, como él hizo con la afición a un magnífico juego.