El PP, ¿en la extrema derecha europea?

Así les ve Steve Banon. El que fuera mano derecha de Trump desde que la campaña para la presidencia se puso seria, y ya en la Casa Blanca hasta que, como todo en ese gobierno de circo, tuvo que salir airadamente, pretende articular un movimiento de extrema derecha en Europa con Le Pen, Farage, Orban, Salvini… Y Pablo Casado, según El Diario. Banon llegó a la campaña de Trump desde una web de noticias con un enfoque ultraconservador, precisamente, y ahora intenta extender su modelo a Europa… Como modelo de negocio, que también son ultraliberales.

Esto va en serio

Luis Arroyo también alerta del peligro de la ultraderecha: Donald Trump despreció la investigación del New York Times sobre el modo que el presidente había recibido la fortuna de su padre, cómo había defraudado para conservarla y cómo había mentido con un relato de hombre hecho a sí mismo que tapa la realidad de heredero millonario y caprichoso. “Ni el más admirable trabajo del New York Times puede con el mensaje envenenado de un cretino”, concluye Arroyo. Y también alerta: la extrema derecha penetra hoy mejor en la sociedad con argumentos simplistas.

Muy en serio

No me cansaré de repetirlo: el futuro será enfrentarse a la extrema derecha. Esto no tiene vuelta atrás. Y la extrema derecha de hoy, además de tener una mayor facilidad para colocar sus mensajes, tiene armas más potentes y más baratas para acabar violentamente con quienes no pensamos como ellos. En Alemania, donde el horror del fascismo fue mayor que en ningún otro Estado, han detenido a los miembros de un comando que pretendía atentar contra sus “enemigos políticos”. Esto va en muy en serio, con los Banon, los Salvini, los descerebrados y quienes les lavan la cara.

Volvemos a casa

Bueno, a la casa del vecino. Esta semana hemos visto cómo en El Español disfrutaban haciendo leña del árbol caído llamado Puigdemont. En este digital han tenido acceso a una pieza muy menor: el correo electrónico que dos personas cruzaron asegurando que Gaspart había ofrecido a Mas su red de contactos para legitimar las elecciones anticipadas que hubieran salvado a Catalunya del 155 y quién sabe si incluso el procés. Ya conocemos lo que ocurrió después: Puigdemont no fue valiente, acabó exiliado; sus compañeros, en la cárcel, y Catalunya, en un callejón de difícil salida.

Sobre el Concierto y el Cupo

Este primer domingo lluvioso del otoño es perfecto para recuperar mi serie de recomendaciones para leer tranquilamente en su tablet. Y empiezo por el artículo de Pedro Luis Uriarte en Ctxt sobre el Concierto y el Cupo. En esencia, nada que no sepamos los vascos, pero resulta interesante cómo el hombre pelea por explicarlo en España donde muchos, simplemente, no quieren entender. No quieren entender que pagamos más impuestos, que corremos más riesgos, que ingresamos más porque generamos más y que lo repartimos mejor. Le pese a quien le pese.

La EITB de los vascos

Un estudio encargado por la comisión parlamentaria “para la reforma integral de EITB” avala el modelo actual, bien valorado por la ciudadanía que la ve y la disfruta. Esto último ha tenido que ser algo muy difícil de encajar para los partidos que quieren cargarse un modelo televisivo con la excusa de “salvarlo”. La percepción sobre la radio, tele y web públicas vascas, comparada con la valoración que tienen los europeos de sus propios medios, también es positiva: por encima de la media europea y mucho más arriba que la percepción que tienen los españoles de su dieta mediática.

En números, también

¿Hay que cambiar el modelo? La tecnología obliga, es evidente, pero la ciudadanía también avala: el Teleberri de ETB2 es líder en informativos, Radio Euskadi compiten siempre por el liderazgo en la CAV con el principal grupo privado español, Gaztea es la preferida de los jóvenes, la página web del ente es una referencia que no deja de crecer, y reconozco el valor de hitos como “El Conquis” aunque nunca haya comprendido el fenómeno. EITB está arraigada y, además, sigue apostando y aportando con programas que sacan audiencias notables ante un consumo muy fragmentado.

Que alguien pare esto

Justicia y Legislativo tienen que dejar de pasarse la pelota: es evidente que las decisiones que han tomado algunos jueces ante condenados por abusos que salen a la calle han generado un efecto muy peligroso. Tanto que cuatro “hombres” (iba a escribir un insulto, lo confieso) que se hacen llamar “la nueva manada” habrían drogado y violado a una mujer en Gran Canaria, y lo habrían grabado en vídeo, según Eldiario.es. Es evidente que el nombre elegido no es casual, y que ver a los de la original “manada” en sus casas y con posibles ofertas televisivas no es hoy coercitivo, precisamente.

El fútbol es emoción

Estoy aprovechando este Mundial para enseñarle a mi hija que “nos gusta” el fútbol porque es emocionante. Y si hay unos futbolistas y aficionados que viven este deporte con más emoción que nadie, son los argentinos, aunque la moda de los insultos gruesos a los jugadores en redes sociales me parece horrorosa, precisamente, porque el fútbol para mí es algo familiar. Dicho esto, me meto en lo fregado: Sampaoli tiene que ser despedido cuanto antes, porque sería injusto que figure como el seleccionador que ganó el tercer Mundial para la albiceleste cuando las decisiones las toman otros.

Dejad al Diego que se emborrache

El martes descubrí que en este Mundial iba con Argentina: la imagen de todos los jugadores abrazados tras el gol de Marcos Rojo (mientras Sampaoli lo celebraba solo) me hizo saltar del sofá. Y aunque sigo pensando que el fútbol es un deporte que se vive en familia o no se vive del todo, creo que tiene que haber espacio para dejarnos llevar: el cómico Álvaro Velasco ha tuiteado un hilo divertidísimo sobre el desparrame de Maradona durante el Argentina-Nigeria. Pero lo mejor es que sus chistes no llevan ninguna moralina. ¿Que Maradona se emborrachó en el palco? Tan esperado como el gol de Messi.

El PP de Madrid ha perdido la cabeza

Ya conocen los hechos: cada día que pasa Cristina Cifuentes tiene más difícil convencernos de que ha cursado su máster universitario. Ante esta evidencia, al PP de Madrid se le está yendo la mano en redes sociales: quienes siempre han jugado a provocar y hacer una comunicación “fresca” ahora no sabe salir del atolladero sin atraparse en sus propias trampas. El cronista Fernando Garea, entre muchos otros, responden con contundencia a su sugerencia de “montaje”.

El PP, por el desagüe

Parece que está convirtiéndose en una tradición: los partidos políticos españoles no son derrotados por sus adversarios electorales, se inmolan. Se inmoló el PSOE del GAL, se inmoló el PP del “ha sido ETA”, se inmoló después el PSOE de aquel Zapatero que negaba la crisis, y el de la gestora que apartó a Sánchez, y ahora se inmola el PP de Cifuentes. Solo el PP podía acabar con el PP. También se inmoló IU, lo hace Podemos por partes… Y veremos caer a Ciudadanos.

A golpe de encuesta, pero de verdad

Si se confirma lo que ya parece incontestable y Cristina Cifuentes no dimite por mentir en sede parlamentaria (ella misma ha agravado su culpa), ¿qué va a hacer Ciudadanos? Lo que salga de una encuesta: no, no es un chiste, es la pura realidad, como leemos en El Diario, el digital que ha sacado y seguido el tema del máster de la presidenta de Madrid. Los de Rivera no necesitan ideología ni principios: solo requieren de un poco de éxito para compactar y dinero para encuestar y decidir.

¿Se lo cuentan sus socios?

Alberto Garzón lidera un partido que ha sido absorbido por otro que han formado académicos, y aun así se atreve a responder en Contexto: “Hay una lógica clientelar que opera en todas las universidades. Dentro de los departamentos hay actitudes de clientelismo, de caciquismo; tiranías brutales. Ese tipo de procesos, como que un alumno realice un trabajo y lo firme el catedrático, son propios de lo que llamaríamos casta universitaria. Yo los he visto, aunque hay notables excepciones”.

En Zarzuela también se piensan que somos tontos

Los del PP, porque nos mienten; los de Ciudadanos, porque creen que no nos importa que no tengan rumbo; los de Podemos, porque se contradicen; los del PSOE, porque piensan que no nos damos cuenta de su menguante relevancia; y los de Zarzuela, directamente, porque quieren metérnosla doblada: los poderes políticos y monárquicos españoles se piensan que somos todos tontos. Luego se preguntan por qué las alternativas independentistas se fortalecen.

Una gran, gran viñeta

Manel Fontdevila está soberbio en su viñeta para El Diario en la que caricaturiza el nacionalismo español que nos rodea. También dedica un ratito a aclarar que todos los nacionalismos son malos (no es recomendable ser políticamente incorrecto del todo en esta España), pero la idea general es acertadísima: algunos están muy interesados en tapar con la rojigualda y el himno las miserias judiciales, económicas y políticas del gobierno y el partido que lo ocupa, y les va bien.

Listos muy poco listos

Me parece imprescindible dar a conocer tanto como esté en mi mano el tuit de Libros del KO, la editorial de Fariña, de Nacho Carretero, ese libro secuestrado por la justicia: “Está circulando el PDF de Fariña por WhatsApp con la leyenda de que ‘nosotros lo hemos liberado’. Es mentira. Eso nos hace daño. Nosotros vivimos de la venta de libros”. Dicho de otra manera: los listos que mueven el libro “libre” de la justicia y los derechos de autor por la vía de la piratería, no lo son tanto.

Sí, el objetivo está alcanzado

A propósito de Fariña, David Bravo también recuerda en Twitter una idea muy importante: “Es cierto que si censuran algo suelen provocar un efecto Streisand. Pero no lo celebremos tanto, porque hay otro efecto, mucho más difícil de cuantificar, que es el de los autores que acaban de decidir justo ahora que no escribirán algo como Fariñas y de los que ya nunca sabremos”. Puede que el libro de Carretero se convierta ahora en un superventas, pero la autocensura funciona, por desgracia.

El idioma no es el problema

No creo que Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal hayan formado dos frentes irreconciliables en el consejo de ministros por su posición sobre el castellano en las escuelas catalanas. Dicen en El Confidencial Digital que la primera, junto a Montoro y Báñez, es más laxa, y la segunda, con Zoido, mucho más dura. Pero me temo que el enfrentamiento ni es nuevo ni es por el idioma, y que la lucha de alfiles es una tradicional miseria en Moncloa. Catalunya, otra vez, solo es la excusa.

La culpa no es siempre de los periodistas

Es muy fácil que “ardan las redes” con mensajes sobre la falta de cobertura, por ejemplo, al fútbol femenino. Pero creo que hay que tener en cuenta aportaciones como la de Miguel Ángel Puente: “El Athletic se empeña en convocar las ruedas de prensa del femenino a su antojo. Están en su derecho. El mismo que tienen los medios de acudir. No es obligatorio. Pero, si ves que con tus horarios nadie va, conociendo la realidad laboral que hay, la responsabilidad es sólo tuya”.

«Día del desarme»

20170324_desarme

Cuidado con lo que nos dejamos enredar: a veces pienso que los “artesanos de la paz” que piden a la ciudadanía que participe en el “día del desarme” de ETA temen que alguien les esté tomando el pelo y, por si acaso, quieren que todos los demás nos lo dejemos tomar también. Pero la entrega de armas de ETA (que me temo que será decepcionante) es un paso muy serio y como tal tenemos que tomárnoslo, porque con esas armas se ha matado y amenazado a personas.

La capucha, no: lo de dentro

No sé por qué hablamos de “encapuchados” cuando es más interesante lo que tienen en la cabeza que con lo que se la cubren. Así, más me preocupa la materia gris de quienes se uniformizan (sudadera negra con capucha y pasamontañas negro) y se dedican a romper mobiliario urbano y de la universidad para protestar… contra todo. Porque en la manifestación de ayer reivindicaban tantas cosas que, en realidad, ninguna era el objetivo salvo el propio conflicto.

Por supuesto, Westminster

Evidentemente, en esta columna también tenemos que hablar de lo que sucedió en Londres y de cómo las redes sociales lo han recogido. A la parte buena como los Facebook Live de la BBC para ver qué estaba sucediendo, y lo rápido que reaccionaron los medios (los tradicionales) ofreciendo información contrastada, hay que sumar la mala: la cantidad de mensajes islamófobos que nos han intentado colar los que están de campaña permanente por su propia xenofobia.

No se lo contéis al ministro

Esto que acabo de describir de que en Facebook podíamos ver en directo lo que emitían las cámaras de los alrededores de Westminster, y de que en Twitter se distribuyeron fotografías del momento inmediatamente que luego fueron usadas para los propósitos de los peor intencionados, no se lo cuenten de sopetón a Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación y portavoz del Gobierno, que delante de un foro profesional tuvo el valor de decir que “el futuro pasa por hacer páginas web”. ¡Y olé!

No será el último

Tiene razón Javi Sánchez, uno de los periodistas más sagaces que he conocido gracias a Internet, en que el titular que han puesto, con toda la (buena) intención en El Diario es valiosísimo: “La gestora del PSOE prohíbe por burofax a Pedro Sánchez continuar con su ‘crowdfunding’”. Dibuja la confrontación de dos mundos, el del burofax, pegado a la normativa y a mecánicas tradicionales, contra el del crowdfunding, pegado a Internet y la participación.