El “desagravio”

A Jorge Bustos le ha sentado fatal dirigir la sección de Opinión en El Mundo: ha pasado de ser un columnista y un cronista siempre disfrutable a ser otro tuitero desatado y apoltronado en su trono, en su caso, pegado a la derecha. En su carrera hacia ninguna parte tuiteó que “ya era hora de desagraviarlos” en referencia al aplauso que recibieron Juan Carlos I y Sofía de Grecia. Diego Barros le contestaba: “Ojalá me hubieran agraviado a mí como a ellos”. Se ha rasgado el velo pero sigue sin haber consecuencias.

“Respeto a las leyes”

Cuando Felipe VI apeló en su discurso al espíritu que, hace 40 años, permitió elaborar y aprobar una constitución en España, como buen Borbón, obvió el punto de partida: la dictadura. El actual monarca reclamaba, según El Confidencial, aquel diálogo y aquel respeto a la ley. Lo de diálogo, pase, pero si por algo se definió la Transición y la elaboración de una nueva Constitución española fue, precisamente, por romper con la legalidad vigente heredada de una dictadura. Yo sí apelo a la irreverencia de entonces para articular un texto que nos contente… O nos deje ir.

Ni siquiera en lo que es su fuerte

Podemos no solo pierde votos elección tras elección: sus dirigentes han perdido el sentido del ridículo con declaraciones (y acciones) impensables hace solo unos meses, e incluso lo que se supone que hacen bien, la imagen, lo hacen mal. El icono que usaron para reclamar una república feminista el Día de la Constitución es un logo de una base de datos barata (su uso costaba 9,50 €). Si lo han pagado y a todos les ha gustado no podemos decir nada salvo señalar el modo en el que la improvisación y el lanzamiento de temas se va instalando en una nueva política desnortada.

Las televisiones públicas no están garantizadas

Celebro que la simple sugerencia de Vox de que ellos verían bien el cierre de Canal Sur, antes incluso de que sus doce parlamentarios recojan su acta, haya servido para apretar filas entre trabajadores y sindicatos del ente y, por lo visto, entre muchos defensores del modelo de televisión pública actual (entre los que siempre me he incluido). La idea de los de Abascal y la reacción también tienen que servir como toque de atención a quienes piensan que la lluvia de millones es un derecho, y a los partidos que dicen defender los entes públicos y luego hacen casus belli.

Entrenador nuevo, victoria segura

Mientras leía ayer las crónicas del primer partido de Gaizka Garitano al frente del Athletic no podía dejar de pensar: “Espero que no hayamos malgastado la bala del cambio de técnico”. Ya saben que casi se da por hecho que tras un relevo en el banquillo viene una victoria, y defiendo permanecer en la Copa aunque solo sea por su efecto motivador en Bilbao, pero ojalá ese 4-0 lo hubiéramos celebrado contra el Girona, sinceramente. En cualquier caso, sigo pensando que nos salvamos porque hay equipo y estructura para lograrlo… Si nos lo tomamos en serio y apretamos las filas.

La caverna, espoleada

Nadie se va a responsabilizar en la caverna de haber espoleado a los más descerebrados. Una vez más, las consecuencias son huérfanas aunque la semillita se ha sembrado por escrito decenas de veces estos días de acoso y derribo al gobierno navarro, a Skolae (su programa de inclusión en las aulas) y a María Solana, la consejera de Educación. Ayer, lunes, María acudió a trabajar como cada mañana pero lo hizo con escolta por culpa de quienes le han mandado anónimos y le han amenazado, y por la culpa de quienes les han empujado porque creen que todo vale para volver.

Fachas de verdad

Los que perpetran las amenazas contra María Solana, igual que los que lo han hecho en la sede de Òmnium Cultural, en Catalunya, son fachas. De los de verdad. De los de esvástica y cabeza rapada ahora escondida bajo aspecto hípster. De los que creen que quien no piensa como ellos debe callarse, huir o morir. Son fachas. En Euskadi los hemos conocido (no iban con esvástica sino con hachas y culebras) y los conocemos bien. Y somos capaces de distinguirlos aunque algunos se han encargado, para alegría de los verdaderos fascistas, de llamar “facha” a todos menos ellos.

La España intocable

Al principio Dios separó la luz de la oscuridad y creó el mundo. Me parece que la Biblia empieza así, palabras más, palabras menos. Lo que tengo claro del capítulo del Génesis es que, al segundo día, Dios creó España. Escribo esto con la cara muy seria porque no quiero que nadie me denuncie y un juez admita a trámite una posible injuria a España de mi parte como le ha pasado a Dani Mateo. El humorista tuvo que acudir a declarar ayer ante el juez por haberse sonado los mocos con una bandera de esta España sagrada, durante un sketch. ¡Líbrennos los jueces españoles de nuestros pecados!

Ciudadanos, a tope con Córdoba

De juzgado de guardia debería de ser la denuncia que hace Mamen González en Twitter. La portavoz socialista en el ayuntamiento de Córdoba mostró varios pantallazos pegados a tuits de miembros de Ciudadanos que alentaban a acudir al mitin de la ciudad andaluza con imágenes de la catedral de Córdoba, sí, pero en Argentina. González sugiere que semejante metedura de pata no es la mejor manera de querer que un cordobés sea representado por alguien de Ciudadanos. Estas cosas suelen pasar cuando la forma (el tuit) importa más que el fondo (el servicio a la ciudadanía).

El presidente que ascienda al Athletic

Vamos a ver el vaso medio lleno: si se consuma el descenso del Athletic, el nuevo presidente será el que logre el primer ascenso del club de Bilbao (aunque tengo mis dudas: si el Athletic cae a segunda veo una travesía del desierto propia de Mad Max). Seamos positivos… A ver si así convencemos a alguien. Juan Carlos Latxaga dejó escrito en su blog, antes de la decepción contra el Getafe, un post fantástico con forma de anuncio por palabras: “Se busca presidente para club de fútbol solvente”, en el que radiografía a la Institución con bastante acierto. Incluso es bastante benévolo, visto lo visto.

Palabras mayores

Los pensionistas nos están dando una buena lección: son capaces de movilizarse sin trending tropics en Twitter ni eventos en Facebook. Pero sí usan sus redes sociales, ojo. Se trata de personas con una gran conciencia (estos sí corrieron delante de los grises) y una injusta situación: un tercio de los pensionistas que hay en España viven bajo el umbral de la pobreza, situado en 8.200 euros al año. Se trata de personas que han mantenido nuestro bienestar y ahora están desamparadas.

Rajoy, te toca cumplir

Puede que Rajoy ganara el debate monográfico sobre las pensiones porque suele ganar todos los debates. Se le dan bien. Pero no se ha ganado a ninguno de los pensionistas que van a manifestarse hoy ni a los que se quedarán en casa pero se ven empobrecidos y desasistidos. El pitorreo mayúsculo del presidente del Gobierno, vinculando la subida de las pensiones a la aprobación de los presupuestos, solo aumentará la indignación de aquellos a los que quiere tomar por tontos.

Y no con un videoblog

No puede ser casualidad que Mariano Rajoy, en plena pugna con Ciudadanos por liderar la derecha española, y con problemas en la calle de los de verdad, de los que no ha intentado generar Podemos, decida arrancar con un videoblog. Una bitácora en vídeo demasiado elaborada, para mi gusto, y poco espontánea, que es lo que le da gracia al asunto. En resumen: la imagen que da es muy parecida a la del Mr. Burns intentando hacerse pasar por joven con un gorro y una camiseta.

Surfear sin olas es más difícil

Según parece, un mantero inmigrante sin papeles ha fallecido en Madrid cuando la policía municipal le perseguía. El suceso sacude el barrio de Lavapiés, toda la ciudad y, por supuesto, al ayuntamiento, y Podemos tiene que demostrar de qué madera están hechos sus políticos ante su primera crisis verdaderamente importante. De momento lo que vemos son balonazos hacia fuera: culpa a la Comunidad de Madrid y apelaciones a los Derechos Humanos, pero de la muerte uno no puede escapar.

El fin de un ciclo europeo

El jueves no solo nos despedimos de esta Europa League: sería toda una sorpresa que el Athletic se clasificase para la siguiente, así que cerramos uno de los ciclos europeos más importantes del club con una temporada en la que lo mejor son las crónicas de Juan Carlos Latxaga: “El ambiente previo se pareció mucho al de las grandes ocasiones, aunque entre toda la parafernalia subyacía un no sé qué que sonaba a postureo (…) El teatrillo se vino abajo con el saque inicial. Sacó el Athletic y el balón se fue directamente fuera de banda a dos metros de la divisoria. Impresionante”.

Sin paños calientes

Los ultras que se ausentaron en el minuto de silencio de San Mamés (que no es lo mismo que respetarlo) merecen ser tratados, por fin, así: “Prefirieron taparse con la memoria de Iñigo Cabacas, en lugar de asumir la parte de responsabilidad que les puede corresponder por lo del jueves. Hicieron lo que muchas veces acusan a otros de hacer: utilizar a una víctima, anteponer un cadáver frente a otro. Mal camino. Mienten a sabiendas cuando acusan a San Mamés de despreciar a Cabacas”, escribe Juan Carlos Latxaga.

Después de más de 800 muertos

A Hodei Otegi le parece una “vergüenza” que en ETB recuerden que Arnaldo Otegi está intentando poner en marcha un discurso posibilista de cara al futuro en la izquierda abertzale (que me parece fantástico) “después de más de 800 muertos”. Hace mucho tiempo una persona muy inteligente me dijo que lo que no soportan en ese colectivo es que les pongan un espejo delante, y este tuit parece que, una vez más, le da la razón. Para mirar el futuro hay que poder mirar el pasado.

¿De verdad Felipe VI pretende ser aplaudido en Catalunya?

Más de dos millones de personas votaron a una opción nacionalista en Catalunya el pasado 21 de diciembre. El 1 de octubre anterior, dos millones de personas lograron votar en una consulta que no consintieron los que se consideran demócratas en España. En medio, el jefe de Estado español, elegido por su padre, lanzó un discurso muy duro en contra de lo que defendían pacíficamente esos dos millones de personas. ¿Cómo quiere ser recibido en Catalunya Felipe VI después de estos acontecimientos?

No estamos para tonterías

No es ninguna tontería que Barcelona pierda el congreso de telefonía móvil más importante del mundo. Pero si lo hace no será solo por la acción independentista, que no intenten colarnos los unionistas su verdad. Y la cosa no está para tonterías como la de Pedro J. Ramírez, entre otros: “El Mobile importa más que la autonomía de Catalunya”. De hecho, estoy bastante seguro de que en una Catalunya independiente la viabilidad del congreso estaría fuera de toda duda.

El fútbol

Permítanme que termine hablándoles de uno de los nuestros porque la imagen en Instagram de Borja Guerrero, fotógrafo de este periódico, es extraordinaria: él y su equipo de foto en un San Mamés vacío y frío me sirven para reivindicar, una vez más, el valor de este deporte por el que hemos vivido una semana tan terrible. El fútbol en Bilbao sigue siendo un deporte que nos permite expresar nuestro sentimiento y nuestra identidad, y no podemos dejar que nos lo arrebate ningún ultra.

Lo más importante

Una cuenta en Twitter habitual entre los seguidores del Athletic clavaba en parte lo esencial en el fallecimiento de Inocencio Alonso: “Hoy otra persona que no vuelve a casa por culpa de un puto partido de fútbol. Puta mierda. Sin más”. Pero ese “sin más” es lo que se queda corto. Y la esencia del problema, también, es muy fácil de señalar sin intentar, como otros ya han hecho en Internet, apropiarse y politizar también a esta víctima señalando desde a Urrutia hasta a Urkullu.

El problema que tenemos en casa

En menor medida que en otros campos (y en mayor que en algunos), una parte de la grada de San Mamés resulta tan poco recomendable como la de los hinchas que vinieron de Rusia a buscar pelea. O como Ultra Sur. O los Boixos Nois. Sí, todos son lo mismo: grupos movidos por interés político y económico. Grupos a expulsar de los estadios y a erradicar de las aficiones. No son de los nuestros, son solo de los suyos, de sus obsesiones y sus jefes (que los tienen). Abramos los ojos y tratémosles como merecen.

Ni siquiera es algo nuevo

Juan Carlos Latxaga pone en su blog el contexto necesario a la tragedia del jueves: el fútbol siempre ha estado invadido por grupos violentos, de un extremo y de otro, a los que no solo se permitía acudir a los estadios, también se les facilitaba hacerlo. En los años 80 la violencia llegó a su cima (por lo menos, la difusión de la misma) y en los 90 empezó la concienciación. Pero nunca se ha intentado erradicar con firmeza a estos grupos que, en nombre del fútbol, dan libertad a su psicopatía.

Hay otro fútbol

Jorge Valdano decía que el fútbol es un deporte muy tonto para personas muy listas. Y estoy de acuerdo. Hay otro fútbol, el que ven personas muy inteligentes y con una gran sensibilidad: no son pocos los escritores, cantantes o científicos (en genérico, no en masculino) que son aficionados al fútbol. Y la mayoría disfrutamos con un deporte y un sentimiento compartido. Solo algunos encuentran en el fútbol una excusa y en los grupos violentos un entorno que les acepta pese a su incapacidad.

Y con esto, ¿qué hacemos?

Podíamos esperar que Alerta Digital u OK Diario llevase a ETA a sus titulares sobre la muerte del ertzaina del domingo. Pero también nos hemos encontrado con unos cuantos tuits de ciudadanos que no tenían problema alguno en mezclar la parte más deshonrosa de nuestro pasado reciente con la tragedia de esta semana. Es el legado real que nos deja la por fin irrelevante banda de pistoleros, y es la obsesión de los que nunca tuvieron que hacer frente a los que les apoyan.