Pues a veces lo parecen

Julio Anguita ha dicho recientemente que Vox no es un partido fascista. No es el único que cree que estamos hinchando un globo innecesariamente. Puede ser. A estas alturas del año y con lo que llevamos encima uno tiene más incertidumbres que certezas. Pero a veces Vox sí parece un partido con ciertas ideas extremas, por ejemplo, cuando uno lee su argumentario contra Javier Maroto porque es gay. No por su actividad como político o sus declaraciones: ocho puntos de crítica para hacerlos públicos al exalcalde de Gasteiz solo por con quién se acuesta. No sé si será fascismo, pero sí que es extremadamente grave.

Solo es un partido más

Cada vez me cuesta más leer los artículos pretendidamente sesudos de los miembros o “ex” de la coalición Unidas Podemos sobre el estado de su cuestión. Miren: me sobran palabras (con esos contextos innecesarios para parecer lo que no son) y me faltan liderazgos, aunque cada afiliado de Podemos lleve dentro un secretario general en potencia. Me sobran reflexiones en voz alta y autocríticas que se hacen unos a otros pero parece que nunca a sí mismos. Y sobre todo me sobra que todos piensen que Podemos no es un partido político al uso. Lo es y siempre lo fue. De hecho, el principal problema es que no lo reconocen.

Rahola, la Barbie de El Nacional

Escribo todos los días sobre lo que veo en Internet, especialmente en Twitter, y puede ser interesante, y por supuesto me puedo equivocar en los enfoques, en la redacción, en lo accesorio y, en alguna ocasión, hasta me he comido algún bulo. Pero intentaré por todos los medios no hacer lo que hacen en El Nacional con Pilar Rahola: alabarle tanto que el medio, la propia Rahola y, por supuesto, quien lo escribe, acaban ridiculizados. Si la periodista ha decidido disfrazarse de Barbie puedes comentarlo, pero reseñar y ensalzar los piropos (“estás tremenda”) me parece un exceso de esos tan desmesurados que hasta son un defecto.

Necesitamos más líneas rojas

No me cabe duda de que necesitamos más líneas rojas. Por ejemplo, para marcar a Enrique Vasquez, que con su espíritu liberal critica las quejas de los trabajadores de empresas como Glovo y alerta de que podemos quedarnos sin los servicios de estas marcas. También pondría una línea roja a estas firmas que prometen lo que no es a sus “riders” (empezando por el nombre) y luego se quejan de que no pueden darles de alta como asalariados. Tenemos que empezar a tomarnos más en serio como sociedad y como personas expulsando de nuestras vidas a quienes nos quieren esclavos solo porque ellos tienen más.

Reyes el futbolista y Reyes el ciudadano

La muerte de José Antonio Reyes supone una pérdida en lo futbolístico: nos ha dejado un extremo carismático, de esos que levantaban aplausos. Pero el ciudadano José Antonio Reyes no parece nada ejemplar: circular a más de 230 por hora, según algunos medios, con personas en tu vehículo y, sobre todo, poniendo en riesgo al resto que ocupa esa carretera, no tiene nada de valorable. Al contrario. Así que no entiendo la crítica a Santiago Cañizares que, reconvertido en piloto aficionado de rallies (vamos, que de velocidad y volantes algo sabe) critica el peligro al que Reyes expuso a otros.

«La UE es una mierda»

Creo que uno de los problemas del independentismo catalán es la lista de compañeros de viaje que ha elegido o que, sin haberlos llamado, se han sumado. Pilar Rahola es una de esas que, seguramente con mejor intención que acierto, intenta acompañar el proyecto. Pero después del error garrafal de Puigdemont poniendo en duda el proyecto europeo, Rahola no puede afirmar en TV3 que “la UE es una mierda” aunque solo sea porque pone la réplica en bandeja a los unionistas.

“Basta de mentiras”

Este tuit del PP en plena precampaña catalana, como la frase de Rahola, es para enmarcarlo: “Basta de mentiras, Cataluña quiere gobiernos que sepan gobernar y el único es el PP”. Si el PP está gobernando Catalunya es “en diferido”, como el sueldo de Bárcenas que ella misma, la que clama por el fin de las falsedades, explicó a la prensa. Y si el único que sabe gobernar en el estado (incluyendo Catalunya y Euskadi) es el PP, ¡vaya problema que tiene España! Cospedal sigue siendo fiel a sí misma.

Un poco de periodismo basta

Un poco de periodismo, una lectura mínima y una visión crítica imprescindible es suficiente para llegar a la conclusión que tuitea Leire Iñurrategi: “Hay que recordar que Ciudadanos no se juega nada en Euskadi. No tiene ni un parlamentario. Sabe que es terreno yermo. Pero ir contra el Cupo y el Concierto le da votos fáciles”. Así de fácil se explica el discurso de Rivera que, para mi sorpresa, han comprado muchos medios españoles sin explicar que el de Ciudadanos estaba de campaña.

“Siempre Fidel”

España, 2017, IU tuitea: “Fidel Castro, comandante y compañero, siempre presente, siempre Fidel”, y añade el emoticono del puño arriba, la bandera de Cuba y el hashtag #UnAñoSinFidel porque, oigan, esto es lo moderno, lo nuevo, lo que “pega” en las redes y con el relato con el que se llevan a los usuarios de Twitte de calle hasta los colegios electorales. Con total honestidad, quien no vea que ese “fenómeno fan” con el Castrismo pertenece al “mundo viejuno” tiene un problema.

Eskerrik asko

Cada día les pongo una parte de mí en esta columna: mis opiniones, mis gustos, mis errores… Hoy les pongo un sentimiento: el de gratitud, a Kike Hermosilla de DEIA por confiar en mí para ayudar a organizar los quintos reconocimientos de este periódico a les mejores iniciativas digitales en Euskadi, y a todos los que colaboran: los premiados, los participantes en charlas y mesas redondas, los asistentes y, cómo no, los patrocinadores de uno de mis eventos favoritos del año.

Blanqueo, no, gracias

Son ya varios los intentos de la izquierda abertzale de aprovechar lo que pasa en Catalunya para blanquear su pasado. Laura Mintegi lanzó un tuit con casi cuatro mil retuits en el que hablaba de “listas independentistas” inhabilitadas en Euskadi, como puede pasar en Catalunya. Pero no es comparable: la mayoría de inhabilitaciones fueron por relación con ETA, ratificadas incluso por Estrasburgo. Y sí hubo listas independentistas legales como en la que ella fue candidata, o todas las de EA y del PNV.

Las cosas por su nombre, sí, por favor

Jesús Cintora conseguía más de seis mil retuits denunciando el acoso al que fueron sometidos los consellers catalanes por fachas españoles. Por lo menos de fachas eran las convocatorias que vimos en Twitter: Hogar Social Madrid y partidos de la “alt right” llamaron a los suyos a avasallar a los políticos catalanes que llegaban a Madrid el miércoles para declarar ayer en la Audiencia Nacional, sin protección policial. Y el blanqueo aquí tampoco cabe: no son defensores de España.

Bulos, tampoco

El dibujante Eneko de las Heras no publicará más en el 20 Minutos porque el medio así lo ha decidido, unilateralmente. El propio humorista gráfico lo hizo público en Twitter poco antes de que empezara a correr como la pólvora por Twitter una viñeta de él en la que denunciaba la violencia policial en España, como motivo del fin de esa relación. De hecho, esa viñeta corrió más que la propia realidad: De las Heras explica que ese dibujo salió en Interviú, donde sigue publicando.

Repetir las ideas

En esta misma columna les traje ejemplos imaginativos y estupendos de páginas web que sortearon la prohibición española para informar de los detalles del referéndum del 1 de octubre. Momento en el que, a los hechos me remito, a los diseñadores del procés se les agotaron las ideas. La deriva les lleva ahora a repetir esquemas sin gracia (ni éxito), para ver si repiten también acierto, por ejemplo, con la web president.exili.eu, anunciada por Pilar Rahola en Twitter.

Lo dicen hasta los suyos

No exagerábamos cuando comparábamos la intervención de Pablo Iglesias en Podemos en Catalunya con el 155 en el Govern: el secretario general del partido morado allí, al que quieren cargarse en Madrid, también lo hace: se siente intervenido y rechaza la convocatoria de unas elecciones (internas) para mover la silla a quien ahora gobierna el partido. Lo que sucede en Podem es el síntoma de lo que pasa en los partidos sin ideología y con líderes promovidos a golpe de popularidad.

Y ahora, ¿qué?

20160815_ahora

Después de su pacto con IU, Pablo Iglesias ya no puede decir que ellos no tienen ninguna deuda con los bancos: ¿o va a prohibir que los de Alberto Garzón paguen parte de los créditos adquiridos con lo que capitalicen del Estado? No es cierto, tampoco, que sus diputados donen a ONG parte de sus salarios: uno a uno van confesando que los destinan a Podemos o La Tuerka. Y la última: IU habría financia irregularmente candidaturas de coalición con 1,5 millones de euros que no salían de cuentas electorales, según el mismísimo Tribunal de Cuentas.

Los amigos de Rahola

Pilar Rahola me parece el ejemplo perfecto de cómo en la política algunos se piensan que todo vale… Y se equivocan: no le importa ser usada como monigote o piñata mientras le saquen en la tele y le paguen. Con la notoriedad vende libros e influencia, y con el dinero vive bien y monta fiestas, como esa en la que participó Carles Puigdemont (muy, muy casposa) y en la que, según El Confidencial, habría empezado a forjarse un nuevo círculo de influencia (y defensa) del President. Todo por la pasta. O por la patria.

Pokemon Go, la mina de oro

Me cuesta creer la cifra que ofrecen en El Español: 10 millones de euros al día. Eso sería lo que gana la empresa que ha desarrollado Pokemon Go. Pero, ¿cómo? ¡Si es gratis! En principio, sí lo es, pero hay “ayudas” que los usuarios más impacientes pueden comprar… Y lo harían hasta alcanzar esa cifra diaria. Además, el modelo de negocio tiene otra variante: las multinacionales que siempre quieren llegar a los grandes públicos ya habrían preguntado por cuánto cuesta tener Pokemons en sus establecimientos. Y la empresa seguro que tenía la respuesta preparada.

¿El acceso al porno es un riesgo?

El debate que plantean en Magnet es realmente interesante: “El psicólogo Gary Wilson, sostienen que esta sobreabundacia de estímulos sexuales es uno de los mayores experimentos sociales nunca vistos. ‘En diez minutos, cualquier usuario de Internet puede ver más tías buenas que cualquier antepasado suyo en varias vidas’, dice Wilson no sin algo de razón. Y no sabemos qué consecuencias tiene eso”. “¿La pornografía nos hace más violentos?”, se preguntan. Y la respuesta parece que es: “No”. Los estudios que vinculan pornografía y violencia sexual no parecen demasiado consistentes.

La microsegmentación puede no ser efectiva

Otro temazo: en The Wall Street Journal se hacen eco de la reflexión en voz alta sobre la inversión publicitaria on-line que ha realizado P&G, una empresa que comercializa productos para la belleza (aquí son conocidos por sus champús, sobre todo), de limpieza y para animales, y que es una de las que más dinero invierten en publicidad en todo el mundo. Pues bien: a ellos la microsegmentación que ofrecen herramientas como Facebook no les ha dado mejores resultados que otras acciones generalistas.

El proyecto tiene que ser sólido

20160105_proyecto

No voy a criticar a la CUP por haberse tomado en serio, por fin, a sí misma y a su propio método, y haber votado “no” a lo que anunciaron que votarían “no”. Sí me parece criticable hoy el arrepentimiento de la Asamblea Nacional Catalana (El Confidencial), ese actor aparecido de no-sé-dónde, y que pidió el voto para cualquier partido independentista porque, oigan, a algunos les da igual sistemas que antisistema. También me parece ampliamente criticable la mamarrachada de Pilar Rahola, que sugiere que detrás de la decisión de la CUP está el CNI (Libertad Digital). Igual es mejor empezar haciendo autocrítica.

Pues eso, autocrítica

En OK Diario enfocan bien el desaguisado de la no-invesidura de Artur Mas: la CUP le ha prejubilado. Salvo que medie un acuerdo oculto con algún partido (pongamos, por ejemplo, con el PSOE, que también necesita a lo que queda de Convergència en Madrid), Artur Mas se tiene que ir. En sus pecados encontrará su propia penitencia: en Mil21 entresacan con retranca que una de las últimas cosas que ha hecho Artur Mas como “president” en funciones es inaugurar la cárcel que podría alojar a los hijos de Jordi Pujol.

ERC sale ganando… merecidamente

En Público recuerdan acertadamente que la CUP ha dicho que “no” a Artur Mas pero no a otro candidato de la lista de Junts Pel Sí. De hecho, en el caso de que fuera uno de ERC, los 10 parlamentarios de los asamblearios votarían a favor. Lo de ERC es un win-win: si logran plantear un candidato alternativo ahora, ganan. Pero si se presentan a las elecciones repetidas en solitario, estoy seguro de que también las ganarían como opción de nacionalista de menos riesgo (frente a una CiU centrifugada) y más centrada, gracias a la radicalidad mostrada por la CUP.

¿Por qué seguimos hablando de Ciudadanos?

Creo que Ciudadanos es un partido amortizado por su propio líder único, Albert Rivera. Su abrazo a Rajoy, antes incluso del domingo electoral de 20-D, y su actual insistencia en hacerle presidente, le ponen en la rampa de salida hacia el ostracismo político. Y creo que de ese desgaste buscado por sí mismo no va a librarse, tampoco, Arrimadas, con quien tocó su techo en las pasadas elecciones catalanas. En las siguientes me temo que empezará la curva de Ciudadanos hacia abajo.

Un adelanto electoral que condiciona a otro

No estoy de acuerdo con Vozópuli: el adelanto electoral catalán, a menos que Artur Mas renuncie a ser investido, sí puede condicionar el adelanto electoral español. ¿Cómo? Rajoy sabe (como lo sabe Pablo Iglesias, que empieza a padecer una insinceridad galopante) que el adelanto le beneficiaría recuperando voto que se fue a Ciudadanos, pero si logra repetir ahora como presidente en España mostraría la capacidad articuladora que le ha faltado a Artur Mas. Un tanto de Rajoy que aplaudirían “los mercados”, Europa y las grandes empresas españolas.