Por qué sigue subiendo la luz

Lo que gastamos es la parte menor de la cada vez más cara factura de la luz, por culpa de los gastos fijos que las empresas imputan a los clientes con la total colaboración de los diferentes gobiernos españoles. También están los abonos que hacemos, precisamente, a la parte pública: un IVA del 21% (no el reducido que debería aplicarse a un bien de primera necesidad) y el impuesto especial sobre la electricidad que las compañías repercuten directamente al usuario. El actual precio de la luz es así de caro también porque se ha desincentivado el uso de energías alternativas.

Garzón, el espíritu libre

Nunca me ha gustado: más político que juez, más Baltasar Garzón que magistrado, ha dejado tras de sí un reguero de pequeños o grandes escándalos que en nada le benefician a él ni a su entorno. El último, el ofrecimiento que, según El Confidencial, habría hecho a Sandro Rosell para ayudarlo a salir de la cárcel, intercediendo con la nueva ministra española de Justicia, Dolores Delgado, “amiga íntima de Garzón”, por medio de su despacho de abogados, en el que también se encuentra “el exfiscal de la Audiencia Nacional, Juan Barallat”, que llevaría personalmente el caso.

Una buena noticia

De verdad que me parece una buena noticia que la URJC dé por cerrada la investigación sobre la licenciatura de Pablo Casado, que parece que sí obtuvo de una manera regular su carrera de ADE. A ver si pasa ya esta ola de poner en duda los títulos académicos de la generación de políticos que, como todos, se han visto presionados por una “titulitis” que la propia universidad ha ayudado a agravar. Espero que por fin los debates se centren en la actividad actual de los políticos y no en su pasado académico, y que los periodistas expliquen las noticias de hoy y no las de hace quince años.

Descubriendo a Rufián

La primera vez que le vi en el Congreso me hizo gracia. La segunda, pensé que ese chico tenía pocas ideas. La tercera ya me di cuenta de que no daba para más. Luego los de Bildu lo trajeron a Euskadi como si fuera una estrella de rock y acabó sacándose una foto con la ikurriña del Batzoki del Casco Viejo de Bilbao. Hoy ya todos lo conocemos a Gabriel Rufián, “el exhibicionista de un amor propio turgente y enrojecido en el glande de sus obcecaciones”, así apareció ante Aznar, “anciano y bilioso, un hombre sembrado en sus odios”, según Karina Sainz en Vozpópuli.

La gran desprotección

Inma Ferragud denuncia en su blog que, después de contratar un servicio de vehículo con conductor alternativo al taxi, la comunicadora se encontró con ocho mensajes por tres vías distintas de quien había sido su chófer que, como ella misma alerta, además de su teléfono conoce dónde vive. El conductor se había saltado las normas de Mytaxi y, sobre todo, había hecho que Ferragud sintiera “miedo” ante “un abusador machista”. Su denuncia en Internet también abrió varios debates, el más interesante para mí, sobre la seguridad de este tipo de servicios sin profesionales al volante.

“La fortuna incalculable de Juan Carlos”

En Público celebraron el 14 de abril con esta pieza: “Cuando todavía era príncipe, con Franco, se firmó el acuerdo por el que cobraría de cada barril de petróleo que España comprara a Arabia Saudí. Así lo han denunciado varios economistas. Su nombre también ha aparecido en operaciones policiales vinculadas con la trama Gürtel; cuenta Soleado; caso Malaya; urbanizaciones en República Dominicana; y las comisiones millonarias que compartió con Corinna Zu Sayn-Wittgenstein”.

Alfombra roja a Cifuentes… Para que se vaya

Gabriel Sanz asegura en Vozpópuli que “Rajoy está dispuesto a ofrecer a Cifuentes ‘lo que quiera’, en palabras de una fuente de la Dirección Nacional del PP, si ella da un paso atrás y permite la investidura de otro candidato popular como presidente de la Comunidad de Madrid; desde ser eurodiputada, incluyéndola en la candidatura, hasta nombrarla para algún alto cargo cuando el escándalo de su máster no cursado en la Universidad Rey Juan Carlos haya amainado”.

Yo también estoy a favor

Me ha alegrado leer en El Confidencial la defensa de Héctor G. Barnés de la “titulitis”, ese mal que el escándalo de Cifuentes ha puesto de manifiesto, según algunos. Porque estudiar ha sido otro pecado de la clase media para intentar alcanzar a la más alta: “A nadie se le ha acusado de titulitis por estudiar un posgrado en Harvard –aunque luego se trate de Aravaca–, pero sí por destinar los ahorros familiares a enviar a los hijos a una universidad pública”. Siempre ganan los ricos.

Tecnología para asegurar honestidad

Ya no se trata de ser tecnófilo o ser tecnófobo: se trata de sentido común. No es en absoluto una buena noticia que la tecnología “blockchain” (un tipo de programación que no permite intervenir en lo ya programado y en la que se basan las bitcoin) asegure currículums académicos limpios. Esa certeza tendríamos que tenerla ya y solo con el factor humano. Tampoco es positivo extender la sombra de la duda: los que hacen trampas en la universidad son los menos.

Europa hace frente a Facebook

En mi última columna monográfica sobre Facebook mencionaba que el problema no era la red social, sino el sistema neoliberal en el que se había desarrollado y que había amparado los planes de Zuckerberg en todo el mundo. La UE pone pie en pared: “La clásica casilla de ‘acepto todos los términos y condiciones’ es ya historia. (…) Los servicios tendrán que informar por separado de los términos de uso del mismo y del tratamiento que van a hacer de los datos de los usuarios”.

El ventilador salpica a todos

Cuando en el PP se den cuenta de que la estrategia del ventilador les enfanga como al que más y perjudica a la calidad de la democracia en España, seguramente, ya será tarde. No quiero ni pensar que son conscientes ya y que su propio sistema les importa un guano, cuando tuitean, como hizo ayer Maroto, por ejemplo, dos mentiras en los currículums y una corruptela (la conocida como “beca black” de Errejón) de otros partidos para que el escándalo de Cifuentes parezca uno más.

Todo puede ir a peor

Cuando Ignacio Escolar anunció en Twitter que su digital, Eldiario.es, lanzaba esta exclusiva: “El ‘posgrado en Harvard’ de Pablo Casado fue un curso de cuatro días en Aravaca”, desde El Mundo Today le respondieron: “PERO VAMOS A VER” (sic) porque la realidad, a este paso, les deja sin chistes. Pero que todo el marasmo de currículums hinchados no nos despiste: lo que ha hecho Cifuentes es hasta delito si se confirma que falsificó documentos públicos y firmas. Casado solo chuleó.

Pero, ¿por qué mienten?

Eso es lo que no entiendo: ¿por qué nos mienten? ¿Qué necesidad tiene Cifuentes de exhibir el título de un máster que no cursa o Casado de hacernos creer que ha estado en Harvard cuando se pasó cuatro días en Aravaca oyendo a un señor que venía de EE.UU.? ¡Si van a ganar el mismo dinero y en su partido eligen los sucesores a dedo! Y parece que no son los únicos: “El máster de Ana Pastor y de otros cargos que desparecen de la web del Congreso” titulan en El Nacional.

¡Qué vergüenza!

La universidad tenía ya sus propios problemas, con el del sistema de publicación de trabajos científicos como uno de los más graves, pero pocos esperábamos que el de los títulos “easy access” fuera a ser uno de ellos hasta que hemos visto cómo la Rey Juan Carlos (¡poco hemos hablado de lo apropiado del nombre!) facilitaba “licenciaturas exprés” a altos mandos policiales o rebajaba el 50% de la matrícula de un máster a los afiliados a Vox, además de lo de Cifuentes.

Y va Podemos, y la caga

Con Cifuentes acorralada y Ciudadanos dudando entre apretar la soga o quitársela, va Podemos y se mete en un lío: Espinar maniobra para adelantar el proceso de “elección” de candidato que no servirá para nada porque Iglesias y él ya han acordado con el propio Errejón que lo será… Pero con el equipo de Espinar, a lo que Errejón se niega. “Ni media tontería”, le responde Iglesias, para alborozo de sus adversarios que ven cómo Podemos se diluye por sus propios medios.