Los referentes de cada uno

En esta temporada sin eventos por el coronavirus, Sabino Arana Fundazioa está haciendo un encomiable esfuerzo para mantener activas sus redes sociales con efemérides muy interesantes: tal día como ayer hace 84 años el batallón de gudaris Arana Goiri entonó por primera vez el “Euzko Gudariak”, una canción compuesta por José María Garate, de EAJ-PNV. Este batallón logró estabilizar el frente y posibilitar que el lehendakari Agirre fuera elegido, según cuenta la Fundación en su propia web. No es un aniversario menor ni es una historia menor: es la nuestra. Y podemos estar orgullosos de ella.

Benefician a los indultados

Los delitos que se imputan a los presos políticos catalanes son absolutamente irreales porque la independencia de Catalunya no fue tal. A los hechos pasados (ni siquiera bajaron la bandera española) y presentes (Torra participa en las conferencias de presidentes autonómicos por el coronavirus) me remito. Así que esas personas están presas por sus ideas, lo que sí me parece que debería de ser delictivo, y por eso los indultos tardan en llegar en todos los casos. Usarlos para negociar, como sugiere la propia acción del PSOE, y titular que solo benefician a Podemos (El Independiente), muestran la falta de sensibilidad española.

Detector de fachas

No hay mejor detector de fachas que Franco. Sobre todo en las instituciones. No falla: quienes se niegan al cumplimiento de la ley de Memoria Histórica son fachas o colaboracionistas (los que se abstienen), que viene a ser lo mismo y, por lo tanto, merecen el mismo trato. Así que lo que se ha hecho Adolfo Suárez Illana es un autorretrato o un selfie, votando junto a Vox en contra de retirar condecoraciones a Francisco Franco. El hijo del presidente ya se desmarcó del PP en su día (que no votó ayer a favor) negándose a quitar condecoraciones a funcionarios franquistas como Billy el Niño (El Plural).

¡Qué caos!

Lo he escrito muchas veces y todas lo he hecho convencido: en esta crisis no es fácil ponerse del lado de los gobiernos que toman decisiones, pero es en la posición en la que me van a encontrar. Insisto: los que toman decisiones. Por lo visto, eso excluye al de la Comunidad de Madrid. Esta semana les hemos visto inaugurar un dispensador de gel en una estación del metro, después nos hemos enterado que, de momento, solo hay en dos estaciones de las 50 prometidas, y mientras se disparan los contagios también las informaciones, como la de Público, sobre todo lo que no han hecho para evitar esta situación.

Las cosas, en su sitio

Con la cantidad de corrupciones y corruptelas que hemos visto en España que a Pablo Iglesias le comprara ropa una empresa del entorno de Podemos a otra empresa del entorno de Podemos por valor de 486 € de dinero para la campaña, como denuncia en exclusiva El Confidencial, me parece una nimiedad. Luego, están los detalles: la forma de vestir de Pablo Iglesias ha llamado la atención varias veces y ninguna para bien, Podemos solo confía en su gente hasta para comprar las camisas, o que tengan que comprárselas (aunque puede haber sido por cualquier circunstancia durante la campaña).

Te lo recomienda Agustín

Agustín Rosety, diputado de Vox, tuiteaba esto hace solo un par de días: “Francisco Franco fue uno de los fundadores de la Legión y protagonista de algunas de sus acciones militares más heroicas. No se puede celebrar el centenario de la Legión honrando a todos los legionarios, menos a uno de ellos. Os recomiendo el libro de Niko Roa. ‘El joven Franco’”. Por si acaso a alguno le quedaban dudas de qué son los de Vox. Lo que no entiendo es que, en democracia, pueda glosarse la figura del dictador que la precedió sin ningún problema. Porque no me hace falta leer el libro que recomienda Rosety para saber de qué va.

Algo más ya queda

Visto el tuit de Agustín Rosety, el de Borja Sémper sobre el enésimo homenaje a un preso de ETA, parece un poco deslavado: “Si algo queda en España del franquismo son los rescoldos de ETA: sus apologetas”. Bueno, algo más ya queda: quedan los franquistas y hasta un partido político fundado por un ministro de Franco. Un partido que a Sémper le tiene que sonar, por mucho que haya cambiado de vida (un cambio bien hecho porque en política se vive mal). Franquismo aparte, las imágenes del recibimiento en Hernani son las del fracaso de una parte importante de la sociedad, como dijo Arkaitz Rodríguez.

¡Claro que hay diferencia!

En una situación tan complicada como esta, me he puesto siempre del lado del gobierno, de cualquier gobierno, porque en una pandemia tomar decisiones difíciles, encontrar recursos y soportar la presión de todo el mundo que pide: “¿Qué hay de lo mío?”, no es fácil. Al contrario. En resumen: la pandemia nos afecta a todos por igual pero hay diferentes maneras de hacerla frente. Y hay algunos responsables que lo están haciendo mal: colocar dispensadores de hidrogel en 50 estaciones de metro en Madrid (hay más de un centenar) el 22 de septiembre debería de darles vergüenza en vez de sacarlo en su televisión autonómica.

No estarán tan mal en Nafarroa…

No estarán tan mal en Nafarroa cuando ELA y LAB no han convocado una huelga ni han anunciado más movilizaciones, y UGT y CCOO no se han puesto a disposición de los sindicatos vascos. Pero parece que pese a esa paz sindical, el coronavirus está golpeando al territorio, sobre todo en los municipios donde han celebrado “no-fiestas”. Lo que nos lleva a otro debate: pueden hacerse los indignados tanto como quieran los de siempre, pero el principal punto de contagio del coronavirus está en el ocio y luego los contagiados difunden el virus. No se trata de criminalizar, sino de ser realistas y atajar los contactos.

¿Cuántos avisos más tendrá?

Ojalá Javier Negre no haga caso a las recomendaciones y siga subiendo a su canal en YouTube contenido censurable. Al final y después de varios avisos o suspensiones temporales, llega un momento en que las plataformas cierran definitivamente los espacios problemáticos, que es en lo que se está convirtiendo el de este periodista que da voz a lo más fascistoide de las redes sociales (el nuevo famoseo rancio, un primor): solo hace un mes que le habían devuelto el canal en YouTube cuando han vuelto a cerrárselo por un tiempo. Así que, ¡ánimo, Javier, que tú puedes lograr el cierre definitivo!

Sí, el dinero se acaba

Más personal sanitario, más docentes, incremento de las pensiones, subvención a la cultura, sostenimiento de los ERTE, ayudas a los autónomos, ¡y nada de congelación al funcionariado! El otro día, en el Teleberri, también salió una persona preocupada porque haya recortes en los fondos asignados al cuidado de gatos abandonados. Y todo esto, en medio de una pandemia mundial que consume recursos ingentes en Sanidad. ¿Qué hacemos? Porque el dinero no se puede mandar a imprimir y listo. Toca amarrarnos al palo mayor porque viene tormenta y ser solidarios, lo que parece casi imposible en estos tiempos.

La cara dura de Ayuso, no

La que parece interminable, sin embargo, es la cara dura de Isabel Díaz Ayuso, cuya gestión ha generado una situación sanitaria (y económica derivada) gravísima en la Comunidad de Madrid. Tal es el caos que PP y Ciudadanos, socios de gobierno con el apoyo de Vox, se vieron obligados a pedir ayuda al ejecutivo central, de PSOE y Podemos, a ver si entre todos salen de esta. Pero ni los más arriesgados fueron capaces de predecir lo que diría Díaz Ayuso en rueda de prensa: “El Covid trae necesidades aparejadas, como los problemas de delincuencia, okupación y los de los menores no acompañados”. (Huffington Post).

Si todo va mal, saca la bandera

Hay dos maneras de ser nacionalista: la de quien construye País empezando por pagar impuestos y terminando por gestionarlos, y la de quien saca la bandera para tapar sus desbarajustes. Pues bien, hasta once enseñas españolas y otras tantas de la Comunidad de Madrid contaron detrás de Sánchez y Díaz Ayuso, que tuvo el rostro de decir también: “Madrid es de todos. Madrid es España dentro de España. ¿Qué es Madrid si no es España? No es de nadie porque es de todos. Todo el mundo utiliza Madrid, todo el mundo pasa por aquí. Tratar a Madrid como al resto de comunidades es muy injusto a mi juicio” (SER).

De la fascistoide a los fachas

Gorka 5.81, un usuario de Twitter, recordaba el pasado domingo que, la madrugada del 21 de septiembre de 2008, ETA atentó contra la comisaría de la Ertzaintza en Ondarroa. 100 kg. de Amonal dejaron 18 heridos, 5 de ellos incapacitados de forma permanente y una joven de 15 años vive desde aquella noche con una placa de titanio en su cráneo. 425 viviendas fueron afectadas. En 2004, en la misma comisaría intentaron quemar vivos a varios agentes. Hoy, quienes apoyan a los fascistas que cometieron estas barbaridades pretende darnos lecciones de Derechos y Humanos. Y otros les blanquean a cambio de un escaño.

No, no me alegro

A quien abandona el Athletic, aunque deje una millonada o lo haya hecho eligiendo un buen momento, supuestamente, solo le deseo una cosa en su vida futbolística: intrascendencia. Escribir esto me ha costado algún sartenazo que otro en redes sociales, pero no puedo evitarlo: el Athletic saca el hooligan que hay en mí. Lo que no deseo a nadie, ni siquiera a quien abandona San Mamés, es escarnio. No disfruto viendo cómo otra persona lo pasa mal. Prefiero, simplemente, dejar de ver a esos jugadores y a esas jugadoras que creen que abandonar el club más especial del mundo es crecer.

No se libra nadie

Todos los que han sido señalados como ejemplos de la gestión de la pandemia han ido cayendo: desde Corea a Nueva Zelanda, que es el último estado que, en el rebrote, se ve con el agua al cuello. En el caso oceánico, además, las actuales restricciones a la movilidad impuestas están afectando lógica y negativamente a la economía como no había sucedido hasta ahora: entra en recesión después de once años de crecimiento consecutivos, según La Información. A veces, mirando a lo lejos entendemos mejor lo que pasa cerca: ningún estado se ha librado de la pandemia ni de la crisis. Esto es, de verdad, un problema global.

Tampoco de los problemas

Estamos todos jodidos: si no nos mata el coronavirus tendremos que luchar por salir de una crisis económica sin precedentes. Por si no fuera poco, para evitar el contagio vamos a vivir con medidas asfixiantes, literalmente, y un estrés creciente por los horarios y por saber qué pasará. A esto sumamos un egoísmo individual como nunca hemos visto. ¿No nos damos cuenta de que esto es una pandemia? Como en el párrafo anterior, apelo a la mirada lejana: en Alemania los funcionarios reclaman subidas del 5% en su salario y las administraciones responden que la pandemia les deja sin recursos.

¿Movilizaciones en Madrid?

¿El desastre de la gestión de esta crisis en Madrid merece una respuesta? Por supuesto: para eso están las elecciones, para sacar de los edificios de gobierno a quien la mayoría de la ciudadanía no quiere ahí. Pero igual de desafortunadas que las de los cayetanos resultan ahora las movilizaciones en los barrios que aseguran sufrir medidas más severas en el rebrote por ser pobres. ¿Parece que es así? La verdad es que sí. Pero la concentración de personas y la insurrección no es la respuesta. Lo único que detiene una pandemia mundial es la disciplina individual y colectiva. Y unos gestores eficaces suman, por supuesto.

A él la Legión. Al revés, no

Santiago Abascal puede hacer suyo el título de aquella película fascista: “¡A mí la Legión!”. Lo que no puede ser es al revés, porque el líder de Vox, aunque no repare en gasto de saliva o tuit para exaltar a las fuerzas militares españolas, ni ha sido legionario, ni ha sido militar… Ni siquiera hizo la mili, para lo que pidió varias prórrogas. Pero que no le falten mascarillas con escudos marciales ni proclamas pretenciosas: “¡Legionarios a luchar! ¡Legionarios a morir!”, tuiteaba. Pero ellos, claro, que él está donde ha estado siempre: pisando moqueta. El barro, para los que fueron llamados a filas y cumplieron.

Vivir de promoción

Igual que Javi Vizcaíno, tengo la impresión de que, antes de verla, cada espectador ya sabe si va a gustarle Patria o no. También tengo la impresión, sobre todo atendiendo a sus últimos detalles, de que Fernando Aramburu es un gran vendedor de historias. Y lo digo como un halago, que nadie lo dude. El autor, de hecho, vive en una promoción sin fin: “Mucha gente de pueblos pequeños ha tenido que ir a comprar mi libro a San Sebastián, y se lo han llevado a casa en el fondo de la bolsa, tapado con los puerros”, es el entrecomillado de Aramburu que destaca Juan Antonio Vázquez en Twitter de un reportaje de El País.

Sí, lo parecemos

“Parecemos todos gilipollas, viviendo para trabajar”. Ese escueto tuit de Exe me sacudió, no lo pude evitar. Venía precedido de este otro: “Mensaje del curro a estas horas (21:16). Me da exactamente lo mismo que estés en México o en Indochina. Me paso tu horario por el forro. Ni perdón ni hostias”, y era claramente un desahogo (una de los funciones que definen a Twitter desde el principio). Y no era el único: durante los días anteriores había visto otros tuits de autónomos quejándose de peticiones peregrinas a horas disparatadas. Algo estamos haciendo mal, sin duda. Y es algo que podemos y debemos parar.

Stop

Con los años he aprendido a dejar de poner cara de interés. Al principio, lo hacía aunque tuviera enfrente a algún gurú hablándome de “desaprender” y “salir de la zona de confort”. Después, ya con WhatsApp generalizado (porque yo empecé en esto cuando los portátiles costaban cuatro cifras), me desahogaba chateando durante charlas llenas de tonterías con alguien que sabía que les prestaba el mismo caso que yo. Ahora, directamente, no pierdo el tiempo porque he aprendido que se acaba. Como Rocío en Twitter, ya sé identificar a los que no tienen escrúpulos para vender ideas de mierda. Y ahí les mando.

Sobre todo, en “Social Media”

He dado charlas y clases sobre manejo de redes sociales para marcas. Y en todas, que yo recuerde, empezaba preguntando: ¿una tienda de pinturas en un pueblo tiene que tener una página en Facebook? Era un ejemplo real: hace muchos años me llamaron para crear una y rápidamente lo rechacé porque me parecía que estaba atracando a ese comercio. Sé que otro “community manager” aceptó el reto y giró la factura. Algo parecido pero con mucha más gracia cuenta en un hilo en Twitter “Los Pájaros Pican”, que también tiene experiencia en el sector y llega a conclusiones similares. P.D.: ¡a la mierda los gurús!

Iglesias todo lo puede

Yo soy muy torpe: entre la columna, el trabajo como consultor en Identidad Digita, mi hija y mi hijo, y la mitad que me corresponde del trabajo en casa, apenas saco tiempo para ir dos veces por semana al gimnasio. Y no he visto a mis amigos desde que terminó el confinamiento. Sin embargo, Pablo Iglesias es un superhombre: tiene tres hijos, lidera un partido, es vicepresidente del gobierno de un Estado azotado por la pandemia, cuida el jardín, ve todas las series que molan y le sobra tiempo para hacer entrevistas y colgarlas en YouTube. La hostia, no: la rehostia. Porque además lo tuitea y por eso nos enteramos.

En efecto

Mucho gurús aseguran que la televisión lineal, la tradicional, es cada vez es menos importante: la gente prefiere ver series cuando quiera en plataformas de suscripción, como hace Pablo Iglesias, o contenidos directamente en YouTube, como los que crea Pablo Iglesias. Sin embargo, en El Independiente alertan de un fenómeno: el del político que baja a la tertulia y el debate… Como hizo Pablo Iglesias antes de formar Podemos. Personalmente, lo considero un error. Es una tentación por parte de las productoras porque creen que contentan a jefes de prensa y abaratan costes, pero pierden la política y, a medio plazo, la tele.