Increíble es que lo hicierais tan mal

Vi el tuit de Juanma del Olmo casi cuando lo lanzó, y desde el principio pensé que no cabía más victimismo en Podemos: WhatsApp no les ha cerrado la cuenta para perjudicarles ni por presiones de una mano negra, sino porque han hecho las cosas rematadamente mal en la parte técnica pero también en la estratégica. Estoy seguro de que pensaban que solo en Podemos estaban manejando WhatsApp así porque solo se les había ocurrido a ellos, que el resto de partidos no contaban con esos cerebros privilegiados y académicos. Al final, taza y media de humildad que, por torpes, no lograrán convertir en victimismo.

El fracaso del PP que está por venir

Después de radicalizar ideológicamente su partido, de generar resentidos capaces de todo como Ángel Garrido, de llenar las listas de oportunistas con los que el o la siguiente tendrá que cargar, de arrinconar, tensar, avergonzar y maltratar la imagen de marca del PP (cuyo diseño también ha retocado), lo peor está por venir en la sede de la calle Génova: sin posibilidad de formar gobierno, un mal resultado en Congreso y Senado puede generar un problema gravísimo, con muchos diputados y senadores, pero también asistentes, reclamando una cuota de poder y, lo más importante, un sueldo perdido por una pésima gestión.

Una que estará contenta

Pase lo que pase (salvo desastre inesperado hasta por los más agoreros), la que no tendrá queja cuando arranque la próxima legislatura será Cayetana Álvarez de Toledo, número 1 del PP por Barcelona para el Congreso y cuya última ocurrencia, agárrense, fue firmar ejemplares de la Constitución Española en el último Sant Jordi. ¿Por qué? Solo ella lo sabe, pero podría ser porque es una arrojada que no tiene miedo al ridículo. Poco se puede esperar de quien es capaz de poner en duda el consenso más básico sobre la violencia machista, pero la capacidad para superarse de la elegida por Casado parece inacabable.

Cómo timar a Vox

Vox ha generado una legión de seguidores en redes sociales que han aprendido sobre la marcha a manejarse y a los que Vox ha empoderado. Con Trump como guía, la navegación se ha convertido en agresiva y les han machacado con una sola idea: aprovechar todas las oportunidades. Con esta base no podía faltar el pillo de turno que, con el ruido que generan las bitcoin, ha querido aprovecharse, dejando un manual de cómo colaborar con Vox por medio de estas monedas digitales y, además, ganarse una propinilla. César Calderón avisa que atufa a timo y no le falta razón. Quien empodera, como siempre, será el responsable.

Pero, ¿qué dices, Rosa?

Con la política española desmadrada a uno ya no le sorprende ni que Cayetana Álvarez de Toledo firme ejemplares de la Constitución Española en Sant Jordi. Pero siempre hay alguna que consigue hacer algo inesperado: Rosa Díez. Sobre la salida de Ángel Garrido del PP para acabar en Ciudadanos, la de UPyD tuiteó esto: “Ir en la lista de un partido y pasarse a otro es puro transfuguismo. No habría corruptos si no existieran corruptores, no habría tránsfugas si no hubiera partidos que promovieran y premiaran esa práctica corrupta. La vieja política se tiñe de color naranja”. Sí, ella habla de transfuguismo y vieja política.

La política va de esto

Durante el debate del martes, el definitivamente vergonzoso, Albert Rivera fue apelado directamente en este tuit: “Sr. Rivera: soy el hijo de Maribel Tellaetxe, mujer que sufrió sin descanso las 19 semanas que usted bloqueó la ley de la eutanasia. Qué poca vergüenza para mentir sin pestañear. Le falta empatía, honestidad y humanidad para representar a un solo ciudadano”. La política va de esto, de resolver problemas, problemas de verdad, y no de hacer demagogia ni congelar una legislación porque tu partido no tiene una opinión clara. Rivera nos pidió escuchar el silencio. Como político, simplemente, él debería escuchar.

Pesado, no, insoportable

No me gusta traer a la columna la opinión de “tuitstars” porque, por lo general, solo quieren sumar diciendo lo que es popular, pero me tengo que rendir a lo que escribió Pablo MM después del debate: “Madre mía; Albert Rivera es insoportable. Qué tipo más pesado. Y los catalanes llevan 10 años extra aguantándole. Mis condolencias”. Yo creo que Albert Rivera ha pasado la franja de pesado para entrar de lleno en el terreno de lo insoportable: la manera que tiene de interrumpir no solo en los debates, también en el Congreso, y de provocar, como un macarra (sí, esa es la palabra) embutido en un traje, le delatan.

En el ranking de tonterías

Si el debate de La1 no fue bueno, el de Atresmedia rozó la telebasura. Peor moderado y peor realizado que el primero, los políticos fueron más al cuerpo a cuerpo (salvo Iglesias, que jugó a ser un chico con jersey pese a tener un chalet con piscina) y todo se resintió. Para mí, uno de los momentos que mejor ejemplifican cómo fue todo es ese en el que Vicente Vallés dijo: “En esta cadena ya saben que somos muy de libros”, y los candidatos no supieron salir del jardín cultural (con Rivera, estelar, asegurando que la cultura española es la que se hace en español). El autorretrato de la política y de Atresmedia fue para colgarlo (en la pared, claro).

Cazadores de mentiras

En esta columna suelo hablar de Maldito Bulo, la web que se dedica a verificar rumores. Lo hacen muy bien y por eso volveré a hablarles de ellos, pero creo que asociarse con un medio privado (en este caso es Eldiario.es, pero eso es lo de menos) para los debates, ha sido un error. También lo ha sido la colección de imitadores que otros medios han puesto en marcha, evidenciando que la verificación tiene sesgo (algunas explicaciones de parte han sido clamorosas) y que el periodismo es un oficio experto en tirarse piedras. Hoy lo más fácil es preguntarse: ¿por qué no lo han hecho hasta ahora?

El que no estaba

Ante este panorama, no son pocos los que aseguran que han ganado el debate los de fuera. Por lo menos, no lo han perdido, ya que no ha destacado ni Sánchez, ni Casado, ni Rivera, ni Iglesias, y eso deja espacio a quienes lo han visto desde fuera. Más allá de lo incómodo que resulta ver a Otegi haciéndose el cachondo, en España muchos señalan a Abascal como el beneficiado de dos shows prescindibles. Un Abascal al que, vaya, le ha salido otro extremista de derechas en el partido. “Qué mala suerte”, ironizan en Twitter ante la noticia de que el candidato a alcalde por Vox en Badajoz ya se presentó con un partido “neonazi”.

Salir trasquilado

A un candidato no le gustó que pusiera un pantallazo que evidenciaba que en la comunicación de su partido había mucho ruido pero pocas nueces, y me puso un tuit. Lo que no esperaba él (que venía con toda su clac porque en Twitter ponen en el disparadero cuando mencionan… Y lo saben) ni yo, sinceramente, es que el candidato fuera a salir trasquilado: varios tuiteros catalanes, ante mi presencia porque él me había metido en la conversación, le afearon que su partido, Bildu, hubiera facilitado la ruptura de la unidad nacionalista catalana con un pacto al que, por cierto, ERC no ha dedicado una sola línea en su web.

La “sensatez” de Savater

Según el director de El Independiente, Fernando Savater demuestra sensatez cuando asegura que “si es imprescindible para librarnos de Sánchez debemos aceptar los votos de Vox”. No me he leído la entrevista ni lo voy a hacer porque el titular no me llama a hacerlo. Más bien, al contrario, así que solo supongo que con esa primera persona del plural habla ya en nombre de Ciudadanos (finalmente, UPyD se ha subsumido en los de Rivera). Según este columnista de Deia, Savater solo ha vuelto a demostrar que, por culpa de ETA, hemos tenido que aguantar las lecciones de muchos que han pasado por mejores que lo que realmente son.

Sobre el debate

A la hora a la que escribo esta columna no sé cómo fue el debate de anoche, pero sí el del lunes en La1. Y creo que este tuit de Pepe Fernández-Albertos lo resume muy bien: “Es legítimo defender impuestos mayores o menores y servicios públicos más o menos generosos, por supuesto. Pero ojalá un país donde no se hable de los impuestos como ‘meter la mano en los bolsillos a la gente’, o ‘saqueo’. Ese discurso nos empobrece a todos”. Esa política española nos empobrece a todos porque los consensos más básicos están saltando por los aires solo para que cuatro partidos sin ideas llamen la atención.

Y sobre el anterior

Desde que Cayetana Álvarez de Toledo hiciera un flaquísimo favor a las mujeres sugiriendo una postura que legitimaba la violencia machista que ejerció La Manada, sin ir más lejos, la candidata del PP es blanco de las críticas de quien está deseando hacer leña del árbol caído. Pero es que ella lo pone fácil, preguntando en voz alta incluso por qué se le da voz a Jordi Sánchez y no a un preso por violación. Para empezar, porque el político está en prisión preventiva, para seguir, como le recordaba un tuitero, en España ya han hecho entrevista a El Cuco, El Rafita y el abogado de La Manada.

Sí, zorionak

Como bien sugiere Xabi Álvarez, no debemos hacer caso a los jóvenes aficionados que, en Twitter, gritan opiniones sobre el Athletic. Yo soy más partidario de tener siempre presente, siempre, lo que somos: un club de cantera con lo que ello conlleva. La Adurizpedia destacaba este fin de semana así que nos habíamos salvado ya matemáticamente: “Zorionak por mantener la categoría tras acabar 2018 en descenso, superando clausulazos y lesiones, a 5 jornadas del final, séptimos peleando por Europa, y hacerlo manteniendo nuestra filosofía en una de las mejores Ligas del mundo, como siempre desde hace 90 años”.

Las derechas no suman

Afrontamos lo días decisivos de la campaña sin caballo ganador en Euskadi pero con una cuadriga de tres caballos claramente perdedora en España: las tres derechas, consumidas por su propia lucha intestina, no suma. Eso deja el gobierno de España en manos del PSOE y otros partidos: solo con Ciudadanos si los números dan a Sánchez y Rivera, o con Podemos y otros si no les da a quienes ya firmaron un acuerdo de gobierno hace tres años. Ha llegado la hora de la verdad para los partidos: estos son los días clave para que la ciudadanía decida su voto, según los sociólogos, y la capacidad de influencia, más que nunca, tiene valor.

Iglesias, sin ola

Han sido muy intensos, pero solo han pasado cinco años desde que Pablo Iglesias fuera elegido eurodiputado en la cresta de la ola. Desde entonces, Podemos ha sabido surfear (obligación política que han cumplido con solvencia), ha implosionado y explotado para sorpresa de todos, y Pablo Iglesias ha tenido dos novias, gemelos y un tercer hijo en camino. Ahora Pablo Iglesias se enfrenta a la enésima novedad: hacer política sin olas. Ahí es donde se demuestra de qué madera están hechos los candidatos, sus equipos y los partidos: en El Independiente ya anuncian “movimientos en Podemos para derrocar a Iglesias” de cara a Vistalegre 3.

Vox vuelve a la caverna

Salvo sorpresa, la diestra vencedora de la pugna por arrinconarse que están librando PP, Ciudadanos y Vox, va a ser la de Santiago Abascal. Hasta 30 diputados podría colocar la extrema derecha en el Congreso. Y aunque únicamente sean quince, solo la formación de ese grupo, que sus votos puedan ser decisivos (y van a serlo en la legislatura) y su voz vaya a ser oída, es ya un éxito. Tienen el trabajo hecho y en la semana clave no van a cometer el error que convierta la victoria en empate en el minuto 89. Por eso, como leemos en Vozpópuli, Vox se repliega y vuelve a Intereconomía, de donde nunca debió haber salido.

Casado se lo inventa todo

Es lo que parece y el hilo de Daniel Fuentes solo viene a confirmarlo: Pablo Casado lleva meses inventándose datos, leyes, sentencias, votaciones, indultos… Todo le da igual. Su estrategia pasa por tener un mensaje cada día (claramente visible en sus redes sociales), y le da igual si es verdad, mentira o las dos cosas (se lo cojo prestado al magnífico Kirmen Uribe y espero que no le importe). Pero vuelvo al hilo en Twitter de Fuentes, asesor de Sánchez, donde contradice con datos oficiales afirmaciones escandalosas de un Casado que nunca cita de dónde saca esos números que siempre le dan la razón. Espero que los votos se la quiten.

Usa tu voto

Serán muy pocos, pero ayudarán a Vox a conseguir sus resultados, más que al PNV, Bildu, Podemos, PSOE e incluso el PP: esos que romperán el sobre frente a la urna para protestar y lograr, según ellos, deslegitimar el sistema democrático actual son los que necesita la extrema derecha para entrar en el Congreso, igual que a todos los que se queden en casa o voten nulo haciéndose los graciosos, como si se tratase de elegir al delegado de la clase. Ya no queda nada para que termine esta campaña en la que, se lo aseguro, muchos profesionales se han desfondado y han sacrificado su vida familiar. Voten lo que quieran pero voten.

El PP se derrumba

El resumen que han hecho en El Plural de las encuestas de este largo fin de semana no puede ser más elocuente: “El PP rozaría la catastrófica cifra de los 80 escaños. PSOE y Ciudadanos podrían alcanzar una posible mayoría con 120 y 56 escaños respectivamente”. Pablo Casado empieza a parecer un muerto viviente, porque le están esperando los desplazados y los que, simplemente, no entienden en qué está convirtiendo su PP. Y a Sánchez y a Rivera se les está empezando a poner cara de negar todo lo que han dicho. La capacidad de sobrevivir del socialista y de decir una cosa y la contraria del naranja están fuera de toda duda.

Menos cazas de brujas y más votos

Anda circulando la enésima “lista de políticos y familiares en consejos de administración. Pueden haber estado en el pasado o encontrarse actualmente en ellos” por Internet, y aunque me repateen los casos más descarados de devoluciones de favores o búsqueda de influencias, menos me gusta esta caza de brujas de los “ciudadanos informados”. ¿Quién va a querer empezar una carrera política como concejal de su pueblo si sabe que ya no solos sus pasos sino los de su familia van a ser señalados, hagan lo que hagan y no importa cuándo lo hagan? Eso de quejarse sin pensar está bien en la adolescencia, pero madurar es más recomendable.

Fraude es esto

No nací ayer: por supuesto que a veces parece que algunas empresas (casualmente, siempre las mismas o de los mismos sectores) devuelven favores a algunos ministros. Y por supuesto que hay partidos que han operado mal, pero sobre eso hay que poner el acento: la condena al PSOE por el caso Filesa, los papeles de Bárcenas (que es el mayor escándalo político que hemos podido ver), la compra de puestos en las listas de Ciudadanos y, ahora, el modo en que Vox recaudaba dinero con cuentas corrientes a nombres de líderes de la organización y que han sido denunciadas por los propios contribuyentes a esa “hucha”, según La Marea.

La herencia de ETA

La herencia de ETA es un montón de familias desgarradas por la tragedia sin que nadie se lo pidiera a ETA. La herencia de ETA es un flaquísimo favor al nacionalismo vasco, del que se apropiaron para intentar imponer su fascismo. La herencia de ETA es una excusa sin caducidad para que los partidos españoles, especialmente los de derechas o extrema derecha, puedan hablar de los vascos, de libertades entendidas a su manera y de acoso. La herencia de ETA también es un problemón en la izquierda abertzale, que tiene que explicar a sus presos que, al final, todo termina en imitar al PNV hasta en el mitin de Benidorm.

¿Víctimas de su propio modelo?

Permítanme que deje de hablarles de política porque esto que he encontrado en Xataka es una de esas noticias que, al principio, parecen casi una anécdota pero que esconden una crisis latente: HBO ve cómo sus clientes abandonan la plataforma después del fin de cada temporada de su producto estrella, “Juego de Tronos”. Eso le obliga a invertir en nuevas producciones exitosas (que es carísimo por la cantidad de intentos fallidos que conlleva), y a nivel de modelo de negocio, invita a pensar en que la volatilidad de hábitos de consumo que han fomentado las plataformas… Puede devorar a estas mismas plataformas.