Una familia destrozada dos veces

La familia de Diana Quer está destrozada por el asesinato confesado por José Enrique Abuín. Pero mucho antes una parte del periodismo ya había destrozado, por supuesto que en menor medida, a aquella familia aireando unas miserias como las que se esconden en todas las casas. Algunos “compañeros” de esta profesión dan mucho asco convirtiendo en noticias lo que saben que solo es morralla y buscando un protagonismo que corresponde a los hechos. Tendremos memoria.

Lo peor de las redes

El periodismo no se libra de contar en sus filas con esas personas que necesitan ser el centro de atención y que despachan basura con comodidad. En las redes sociales digitales este tipo de carroñeros tienen un protagonismo excesivo: tuiteros que buscan notoriedad pidiendo la cadena perpetua o pena de muerte, comentaristas políticos que intentan colocarnos su discurso ultraconservador y hasta oportunistas que, alucino, colocan una imagen de Diana Quer en sus fotos de perfil.

Igual Pedroche se equivoca

Con 48 mujeres asesinadas en España a manos de sus parejas en 2017, el cadáver de Diana Quer sobre la mesa del forense porque se resistió a ser violada y el juicio paralelo al que se ha sometido a la víctima de “la manada”, es innecesario el oportunismo de Cristina Pedroche que, para justificar lo que cobra presentando las campanadas cada vez con menos ropa en LaSexta, se monta un discurso feminista que no encaja. Y los que quieren que nos encaje también se equivocan.

A Carmen Franco sí la protegen

No quisiera que la triste actualidad y el cambio de año me impidieran traerles el tuit del ministerio español después de la muerte de Carmen Franco, causalmente, alertando sobre que incluso hacer un retuit por ciertos decesos puede ser delito de terrorismo. Esta sobreprotección injustificable retrata la consideración del PP hacia el régimen anterior en España y hacia sus herederos. Solo que estemos hablando de la herencia a repartir de Franco ya resulta vergonzoso.

El más tonto de Twitter

Celebro que un tipo con una capacidad de influencia tan grande en Twitter (casi 20 millones de seguidores) y fuera de él se haya mojado y haya preguntado abiertamente a Donald Trump cuántas tonterías más es capaz de decir. Lo que ha provocado la indignación de Alejandro Sanz es un tuit del presidente en el que sugiere que igual en EE.UU. necesitan un poco más de “calentamiento global” porque hace frío en el Este para justificar su falta de apoyo a la lucha contra el cambio climático.

¿Un chiste o una declaración?

20170607_chiste

El futbolista del Lazio, Patric Gabarrón, publicó en Twitter una foto de él y Keita Baldé, también jugador del Lazio (y como el murciano, de la cantera del Barcelona), de espaldas, en bañador y cogidos de la mano, junto a emoticonos que podían inducir a una relación entre ambos. En el universo futbolístico salir del armario puede ser muy difícil, por lo dicho por algunos que lo han hecho ya con las botas colgadas, por lo que si es una broma es de pésimo gusto y, si no lo es, resulta un gesto valiente. Y más en la Lazio.

No, no es una broma

La que no parece que bromeaba es la chica que, tal vez emulando a Wonder Woman, tan de moda estas semanas, encabezó por un rato la manifestación en Iruña en defensa de la bandera navarra y España (declarado así en las redes sociales por participantes que acudieron desde diferentes puntos de la península): máscara, trapo rojo con toda la parafernalia como uniforme y, agárrense, una chistorra para fustigarse. Como muestra del nivel de los manifestantes, preciosa.

Somos de pueblo

Pablo Iglesias, que antes de su eclosión como gran político español para algunos, no dudó en llamar “lumpen” a lo que hoy llama “mayoría social”, se ha descolgado esta semana con este titular (dado, además, por un medio más amigo que enemigo): “Los urbanitas de izquierda tenemos que aprender a respetar esas tradiciones tan arraigadas en el pueblo”. Ese argumento le servía para justificar que el alcalde de Cádiz, de su partido, entregase una medalla a una virgen.

Y no somos modernos

Será porque somos de pueblo (en mi caso, de villa jarrillera), claro, por lo que algunos no somos capaces de entender estas muestras de solidaridad con las víctimas del terrorismo ni esas declaraciones de amor vía redes sociales. David Muñoz (él lo escribe “Dabiz”) mostraba una foto de su restaurante en Londres para declarar su amor a la ciudad (¿y para promocionarlo?) y a Cristina Pedroche. Así, a la vez. Porque así es la vida con “Dabiz”, un “locurón” televisado.

Tampoco entiendo la nueva coherencia

Vaya, en esta columna me estoy descubriendo: no entiendo que se bromee con la orientación sexual ni con una chistorra, como no nací en una ciudad tampoco entiendo eso de la laicidad de las fiestas religiosas ni las muestras de amor global de hoy, pero tampoco entiendo la coherencia como lo hace Bob Dylan que rechazó recoger su premio Nobel pero sí ha mandado su discurso con retraso para que no se le escape el casi millón de euros de la dotación económica.

¿Quién paga a traidores?

20170122_traidores

Con mal pie empieza Patxi López su carrera a la secretaría general del PSOE si tiene que explicar, una y otra vez, que él no ha traicionado a Pedro Sánchez. Una defensa, además, complicada, porque se ha rodeado de los que antes eran fieles a Sánchez para presentar un sanchismo, de hecho, moderado y, por supuesto, sin Pedro Sánchez. Mala venta de producto parece aquella que arranca con un valor tan negativo para el “comprador”, y claramente atribuido.

Recursos de Estado para polvos reales

Aunque no me guste el estado del que soy ciudadano, aunque no me guste que el jefe del mismo sea un Rey, aunque me guste menos aún que sea un Borbón, puedo llegar a entender que los recursos del Estado están a su disposición para el desempeño de sus funciones. Ojo, que igual en la tradición española (o simplemente, monárquica) acostarse con su amante forma parte de la agenda oficial, e igual por eso el CNI ponía la casa y la cama.

Twitter también es un pozo de lodo

Estoy seguro de que, que haya sucedido en la televisión y el Twitter españoles, es lo de menos, y que la noticia se hubiera dado igualmente si Alyssa Carson hubiera visitado ETB y la reacción hubiera sido de tuiteros vascos: en esta red social se juntan todo tipo de idiotas, también aquellos que, cuando están delante de una niña de 15 años que se prepara a conciencia para ser astronauta, solo saben hacer chistes malos sobre su aspecto físico. Solo espero que en ETB nunca haya una Pedroche que pida a Carson que elija entre el amor de su vida y ser astronauta.

¿Qué esperaban?

Hasta 22 propietarios de restaurantes se habrían asociado para presentar una especie de demanda colectiva como afectados por el programa “Pesadilla en la cocina”… Después de haber participado en “Pesadilla en la cocina”. Alegan manipulación, trato diferente y daño a la imagen de su negocio. ¿Qué esperaban? ¿Un show “blandito”? ¿Una asesoría profesional que cuesta miles de euros y meses? ¡Es la tele, amigos y amigas! Puro espectáculo que se devora a sí mismo.

El “otro” legado de Obama

En Xataka recuerdan que, por lo menos en materia de espionaje, Barack Obama no ha sido el presidente más progresista. No solo incumplió su palabra de acabar los programas que heredó de Bush para observar a sus propios ciudadanos: “En 2012 se anunció que la NSA estaba construyendo una base gigante capaz de procesar y almacenar toda la información que se estaba recopilando por todo el mundo”. Decisión que ha ejecutado en su segundo mandato y que va acompasada con el secretismo que ha extendido.

Por un 2017 sin petardos ni petardas

20170103_petardos

Además de clamar una vez más por el fin del nexo entre ocio y ruido que algunos mantienen, mi intención es protestar contra la bola de idiotez que se ha generado estos días y que ha obligado a Steve Martin a borrar un tuit suyo en el que se despedía de su amiga Carrie Fisher, a la que definía como guapa y lista. No han sido tuiteros: columnistas, entre otros del New York Magazine, se han quejado airadamente por el recurso a la belleza de Fisher que hace Martin, y han lanzado una campaña contra él.

Las cosas, por su nombre

Sigo: creo que el mejor favor que podemos hacernos todos, empezando por quienes tenemos la responsabilidad de trasladarles lo que sucede, es admitir que lo “políticamente correcto” se nos ha ido de las manos y lo hemos confundido con “lo que no moleste a nadie en ningún momento ni lugar”. Eso es imposible. Por ejemplo: ¿Cristina Pedroche es guapa? Para mí, sí. ¿Es necesario que presente las campanadas en bañador y gasa? No. ¿Es machismo? Posiblemente, pero sobre todo es una expresión de mal gusto que hay que castigar cambiado de canal.

Tonterías, las justas

Lo que ha sucedido con Steve Martin y la legión de defensores y críticos de la libertad de Cristina Pedroche, ha hecho que empiece el año con tanta mala leche que voy a hacer algo muy atípico: recuperar un post de 2013 porque es el más fiable (aunque no el más reciente) que he encontrado sobre la opresión machista que se identifica con el consumo de lácteos. No me lo invento: existe una corriente que defiende que oprimimos a las vacas de un modo machista porque les extraemos y consumimos su leche. Valga como ejemplo de la tontería reinante.

El terrorismo no es justificable

Si lo que acaban de leer les ha sorprendido, supongo que no lo hará saber que, cuando conocemos la noticia de un acto terrorista como el de Estambul en Año Nuevo, además de la ración de condenas, hay quien intenta dar explicación y hasta justificación a quien lo perpetra. No es nuevo, lo sé, en Euskadi hemos visto hacerlo hasta a cargos de representación. Pero que se replique con facilidad apabullante en una red social es un síntoma de que algo no va bien.

Sin paños calientes

¡Cómo no voy a empezar el año de un modo pesimista si veo que en el terreno de juego en el que me gano las alubias tienen una presencia desproporcionada quienes se dedican a señalar, indignarse por tonterías y justificar lo que es serio de verdad! Por suerte, hay quien llama a las cosas por su nombre y no rehúye las malas noticias: Ortuzar mostraba en Twitter las gradas de San Mamés vacías durante el partido de Euskadi, mientras Otegi, por ejemplo, guardaba silencio. Esta metodología ya no vale para un fin que sigue estando vigente. Estoy seguro.

El PP no pidió ni la licencia de obras

20160104_licencia

Comparado con que pagara parte de las reformas de su sede en dinero negro o que, supuestamente, altos cargos del PP cobraran parte de su sueldo en “B” de Bárcenas, que Mariano Rajoy y los suyos no pidieran licencia de obras para acometer la reforma de su sede central, en Génova 13, parece lo que menos. Es solo una muestra más de cómo actúa un partido que pide a la ciudadanía responsabilidad, esfuerzos y cumplir con la ley, mientras ellos se lo pasan todo por el arco del triunfo electoral.

Albert Rivera ya lo ha hecho todo

No se trata solo de que Ciudadanos haya logrado un resultado en las urnas muy por debajo de sus expectativas: Albert Rivera con sus declaraciones, echándose a los brazos del PP, ha acabado con sus aspiraciones políticas si no es incorporándose, precisamente, al PP. Al final, el partido naranja sí ha sido esa marca blanca de los de la gaviota y, si se repiten las elecciones, ¿qué va a decir Rivera? ¿Qué es la alternativa? ¿Y quién le va a creer? Ciudadanos ya lo ha hecho todo.

Las campanadas más machistas

La audiencia española eligió mayoritariamente a dos vascos para entrar en 2016: Ane Igartiburu y Ramón García pilotaron el aterrizaje en el nuevo año con tanta tradición como sosería. En las otras cadenas españolas: mujeres semidesunudas. La ropa interior roja de Telecinco producía sonrojo, y en la cadena que va de “progre”, LaSexta (segunda opción de la audiencia), Cristina Pedroche tiene difícil justificar que su valor diferencial son las transparencias.

Un tocadiscos, lo más vendido por Navidad

Para explicar que en Amazon el producto más vendido de la Navidad ha sido un tocadiscos (de los de aguja para vinilos, sí), podemos apuntar, principalmente, a que lo más moderno entre los “supermodernos” es comprarse el regalo de Nochebuena en Amazon. Que además hayan decidido regalarse algo analógico es una muestra de algún tipo de estupidez. Pero no consigo detectar si somos más estúpidos quienes abrazamos lo digital acríticamente o quienes extrañamos sobremanera los soportes y los sonidos con matices.

Ultradigitalización e hiperconexión

Les adelanto que en el papel se pierde parte de la gracia de la imagen que han difundido en Xataka por medio de Twitter: Time ha hecho un portadón digital, en movimiento, en el que podemos ver cómo evolucionaría un visor instalado en nuestra propia muñeca, sobre la piel. Time lleva así a su primera la necesidad de estar constantemente conectados a nuestros dispositivos, que acabarán por incorporarse a nuestro propio cuerpo.