Cuando falta la vergüenza

Cuando uno no tiene vergüenza la política a corto plazo es más fácil. A largo plazo, la cosa se complica, pero en lo inmediato es sencillo reorientar las velas y el sentido del viaje sin que nada importe. Rivera lo mismo se sube al carro feminista de la mañana a la tarde como pasa de la abstención a liderar una reforma de la prisión permanente revisable más restrictiva que la de su impulsor, el PP. Lo importante para los de Ciudadanos es estar en la corriente mayoritaria, la coherencia se la dejan a otros.

La tele gana

El dato es absolutamente extraordinario: el lunes el programa de Ana Rosa Quintana y el de Susana Griso superaron el 26% de cuota de pantalla, según Vertele, después el asesinato de Gabriel Cruz. Volvemos ahora al debate del huevo y la gallina: ¿la audiencia lo reclama o lo consume porque Telecinco y Antena3 lo ofrecen? Sinceramente, qué más da: el hecho es innegable. Me refiero a que es innegable que la turba vive su mejor momento gracias a Internet y la televisión.

La dignidad de las víctimas

Nos falta reposo, es evidente. Internet nos ha sumergido en una intensidad informativa y “opinativa” tremenda, y la televisión no quiere quedarse atrás. Así que los fabricantes de antorchas viven tiempos de gloria. Por suerte, hay fogonazos de racionalidad que son los que deben iluminar el camino: Patricia Ramírez, la madre de Gabriel Cruz, y Pilar Manjón, víctima del 11-M, nos han dado una lección de dignidad, eso sí, hace falta humildad para recibirla. Y de eso en Twitter parece que no hay.

¿Qué es justo?

¿Y qué pide la turba? Como siempre, hay que leer a Antonio Agredano: “La cadena perpetua y la pena de muerte están ahí. Si algún partido político considera que son necesarias en nuestro ordenamiento jurídico, que las tome y las lleve en el programa. (…) Estaría bien que representantes políticos y ciudadanos no se anduvieran con eufemismos (…) Si usted no cree en la justicia o dice que ‘la justicia es un cachondeo’ o que ‘no es igual para todos’, ¿dejaría en manos de los jueces la vida de una persona?”.

La hora del té

En medio de este marasmo siempre hay alguna opinión valiosa en Internet. Sinceramente, no sé si merece la pena pasar por todo ese océano de barro para llegar a los oasis de agua cristalina del tamaño de un charquito: “Un héroe cívico también es ese personaje que cuando todos sus vecinos salen con antorchas a la calle él se sienta en la mecedora y se toma un té. Igual lo interpretaba Charles Laughton”, el director de ‘La Noche del Cazador’ que tan bien retrató a esa turba.

Una familia destrozada dos veces

La familia de Diana Quer está destrozada por el asesinato confesado por José Enrique Abuín. Pero mucho antes una parte del periodismo ya había destrozado, por supuesto que en menor medida, a aquella familia aireando unas miserias como las que se esconden en todas las casas. Algunos “compañeros” de esta profesión dan mucho asco convirtiendo en noticias lo que saben que solo es morralla y buscando un protagonismo que corresponde a los hechos. Tendremos memoria.

Lo peor de las redes

El periodismo no se libra de contar en sus filas con esas personas que necesitan ser el centro de atención y que despachan basura con comodidad. En las redes sociales digitales este tipo de carroñeros tienen un protagonismo excesivo: tuiteros que buscan notoriedad pidiendo la cadena perpetua o pena de muerte, comentaristas políticos que intentan colocarnos su discurso ultraconservador y hasta oportunistas que, alucino, colocan una imagen de Diana Quer en sus fotos de perfil.

Igual Pedroche se equivoca

Con 48 mujeres asesinadas en España a manos de sus parejas en 2017, el cadáver de Diana Quer sobre la mesa del forense porque se resistió a ser violada y el juicio paralelo al que se ha sometido a la víctima de “la manada”, es innecesario el oportunismo de Cristina Pedroche que, para justificar lo que cobra presentando las campanadas cada vez con menos ropa en LaSexta, se monta un discurso feminista que no encaja. Y los que quieren que nos encaje también se equivocan.

A Carmen Franco sí la protegen

No quisiera que la triste actualidad y el cambio de año me impidieran traerles el tuit del ministerio español después de la muerte de Carmen Franco, causalmente, alertando sobre que incluso hacer un retuit por ciertos decesos puede ser delito de terrorismo. Esta sobreprotección injustificable retrata la consideración del PP hacia el régimen anterior en España y hacia sus herederos. Solo que estemos hablando de la herencia a repartir de Franco ya resulta vergonzoso.

El más tonto de Twitter

Celebro que un tipo con una capacidad de influencia tan grande en Twitter (casi 20 millones de seguidores) y fuera de él se haya mojado y haya preguntado abiertamente a Donald Trump cuántas tonterías más es capaz de decir. Lo que ha provocado la indignación de Alejandro Sanz es un tuit del presidente en el que sugiere que igual en EE.UU. necesitan un poco más de “calentamiento global” porque hace frío en el Este para justificar su falta de apoyo a la lucha contra el cambio climático.

Esto, ¿de qué va?

20160617_esto

Llevo ya unos cuantos años siguiendo la política de cerca y, cuanto más se acerca la “nueva” política a la “vieja”, menos entiendo algunas cosas. ¿Qué hace Pablo Iglesias poniendo en valor a Zapatero? ¿Todo vale para birlar votos, también mearse en el rival? ¿Y tampoco importa ciscarse, de paso, en el electorado propio? Porque como bien recordaba una usuaria de Twitter: Zapatero era el presidente cuando estalló la indignación que derivó en el 15-M… Y ahí surgió el mismo Podemos que hoy lo reivindica.

¿Quién se la ha pegado?

El programa de Susana Griso con Pedro Sánchez fue “calentado” de verdad: ¿hace cuánto sabíamos que la presentadora cree que a nadie le quedan los vaqueros como al socialista? Sin embargo, en La Voz Libre vemos que la emisión hizo su peor resultado de momento. ¿Quién ha perdido atención, Griso o Sánchez? Y eso, ¿qué significa, en cualquier caso, para el Secretario General? Lo peor es que es previsible que el último programa, con Rajoy, el dato será mejor.

España tiene españoles

Imagino que la frase no acabaría ahí y que Mariano Rajoy haría una semblanza de lo que es ser español, de los valores que atesoran estos ciudadanos y ciudadanas, de que sin su empuje, España sería… Vaya usted a saber. O igual estoy imaginando demasiado y Rajoy, que ya nos ha acostumbrado a las frases más inverosímiles, solo dijera: “España es una gran nación y sobre todo tenemos algo muy importante: españoles”, que es lo que hemos leído en el Twitter del PP asturiano.

Los semejantes se ayudan entre sí

Mario Conde, modelo para aquellos yuppies de los ochenta y noventa, y autoproclamado modelo de virtud en el siglo XXI, en las nuevas teles de derechas, antes de que le volvieran a detener por repatriar lo trincado, tiene buenos amigos, fruto de ese liderazgo, sin duda. Amigos como el gerente de la Fundación Francisco Franco, que es el que le había avalado para la fianza. Un aval que, por cierto, no ha aceptado el juez.

El problema no es follar

No, el problema no es que tres jugadores del Athletic follen, siempre que quienes follen con ellos lo hagan con total consentimiento. Tampoco veo ningún problema en que alguien recurra a Torbe en materia sexual, más allá del buen o mal gusto. De toda la pieza en El Español sobre el caso, lo único que me preocupa es que a la chica que denuncia la hemos visto quitarse la camiseta verde del Athletic casi todos, y sí, era una menor. Y también es preocupante para lo que Torbe habría usado ese vídeo antes de que acabase saltando de WhatsApp en WhatsApp.