Política miserable

Creo que en El Nacional se han quedado cortos cuando explican “el gesto más maleducado de Arrimadas en el Parlament”. Lo que hace la candidata de Ciudadanos es una política miserable cuando espeta a los representantes nacionalistas catalanes: “No se pongan nerviosos, que ustedes aquí son muy gallitos y luego, ante el juez, se vienen abajo”. Es difícil tener y exhibir una bajeza moral y política semejante. Y también es difícil para Ciudadanos cambiar ahora de guion: han hecho del Procés una cuestión de Estado pero Vox les ha adelantado con cuatro mensajes de WhatsApp, y ya solo les queda la escalada de miseria política.

No es un tertuliano normal

Fernando Paz no es un tertuliano normal porque cree que “hay terapias para reconducir a los gays”. No hay libertad de expresión que ampare eso, ni hay explicación de Espejo Público o Antena3 que justifique la invitación a este contertulio. Que este se desnude moralmente tampoco es suficiente si lo hace como un invitado normal y no como un entrevistado al que es obligatorio señalar la ponzoña que sale de su boca. Si normalizamos el mensaje de la extrema derecha, a su interlocutor y a los medios que les dan voz, normalizamos a la extrema derecha. Y eso no podemos permitirlo, simplemente.

Hay temas que no se debaten

No se puede debatir si la homosexualidad es una enfermedad, porque no lo es. Ni se puede debatir si portar armas puede ser considerado un derecho, porque solo es un riesgo. Así que la negativa de Juan Soto Ivars a acudir a tertulias que legitiman estos discursos por medio de una discusión de igual a igual que nunca debería de darse, es el camino. Por desgracia, me temo que las productoras encontrarán a alguien que sí se preste a conversar con el descerebrado que piense que una terapia modifica el amor o que dejar que todos llevemos pistolas genera más seguridad. Si lo defienden, son ultras, no son contertulios.

Tampoco estuvo bien antes

Javi Vizcaíno fue el primero recordaba en Twitter el vídeo de Pablo Iglesias defendiendo portar armas “como una de las bases de la democracia” en un monólogo de los suyos en La Tuerka, en esos que muestra lo listo que es. Mucho más que cualquiera de nosotros. Esos programas en YouTube le llevaron a las tertulias y las tertulias, al Congreso. Entonces, con ciertas dosis de sorna y soberbia, y otras tantas de la claridad meridiana con la que ve el mundo Pablo Iglesias, reclamaba que el pueblo no puede ceder el control de la violencia al Estado. Hoy, en Podemos asegura que no iba en serio, pero el discurso le coloca al nivel de Abascal.

Si no es una estampida, se le parece

Pablo Iglesias ha dicho tantas cosas de un modo tan sobrado que facturas como la del derecho a portar armas emergerán sin avisar en los próximos años. Unos años en los que Podemos, como es el deseo de Iglesias, cada vez más será un proyecto personal. Porque cuando se consume su regreso a la sede, tras su baja por paternidad, puede que se encuentre con Pablo Echenique y un par de globos, como decía un tuit afortunado. El último en abandonar el barco morado es Pablo Bustinduy, considerado uno de los valores del partido… Y considerado, también, un errejonista. Parece que lo segundo ha sido lo definitivo.

No se puede blanquear a un nazi

Llevar a un debate televisivo a un simpatizante de Vox y enfrentarlo con uno de Más Madrid ya es bastante grave, porque pones al mismo nivel colaborar con un partido que ya ha recibido una confianza mayoritaria y es inapelable en su política y su comunicación, con colaborar con un partido que sabemos cómo actúa en Andalucía, cuál es su argumentario y quiénes son sus amigos en otros países. Pero si el “simpatizante” de Vox además ha sido portavoz de Hogar Social Madrid, un grupo neonazi, y lo omites, lo que haces (lo que hicieron en Espejo Público, de Antena3) es gravísimo porque es colaboracionismo.

¿Quién le ha dado un problema a Rivera?

“¿Pero quién se lo ha puesto difícil? ¿El País con sus editoriales aduladores? ¿Los bancos financiándolos? ¿La patronal apoyando sus propuestas económicas? ¿Las encuestas inflando sus resultados? No hay nada más patético que un niñato pijo mimado intentado dotarse de épica”, tuitea Brais Romanino, y solo puedo darle la razón. Albert Rivera no ha tenido más problemas que los que él se ha buscado con dedazos dentro de su propio partido o con la foto junto a Abascal que debería perseguirle por Europa (aunque mi fe en Verhofstadt cada vez es menor, sinceramente).

Todavía colea el 11-M

Parece increíble que quince años después tengamos que escuchar versiones alternativas a unos hechos sobradamente probados, los del 11-M. Al parecer, lo de las fake-news (noticias que sabemos que son falsas pero que compartimos como verdaderas porque refuerzan nuestro punto de vista) no es nada nuevo. Si no lo atajamos, el verdadero problema, como tuitea Genko, vendrá después: “Esperad a que lleguen a adultos los que no lo vivieron”. Al ritmo que vamos, con unas redes sociales que devoran nuestro tiempo y la verdad, dentro de otros quince años vamos a sorprendernos y asquearnos mucho más.

¿Y por qué no también un consenso social?

Para ir frenando las mentiras y las fake-news (que contienen mentiras pero no son exactamente lo mismo), en la BBC han decidido prescindir en sus debates de personas que nieguen hechos con el suficiente consenso científico. Espero que no se quede en el detalle de no invitar a quienes aseguran que la tierra es plana, y dejen de contar también con los antivacunas. Y espero también que este paso sea copiado y extendido. Los consensos sociales también son importantes, y los derechos adquiridos, por ejemplo, por las mujeres o los emigrantes, no pueden ser discutidos por nadie.

No son profesionales ni de lo suyo

No sé cómo se llama la influencer que anuncia en un vídeo ridículamente una Coca-Cola y me da igual. También me daría igual que fuese una parodia, porque lo esencial es que los influencers, anunciando Coca-Cola o una prenda de una tienda de moda, son mayoritariamente ridículos. Así de sencillo. No avisan (salvo honrosas y muy pocas excepciones) de que están haciendo publicidad, de qué anuncian o recomiendan de verdad, y no son actrices ni lo intentan. Se escudan en una naturalidad impostada y en una profesión que no lo es, porque ser prescriptor es más viejo que el tebeo.

¿Era broma?

Era tan evidente que esto iba a pasar que reconocer que en esta misma columna lo advertimos da hasta cierto rubor: al final, Marta Rovira reconoce que no proclamaron la república catalana, que aquella puesta en escena no tenía ninguna consecuencia política. Ya lo sabíamos cuando lo vimos, cuando mantuvieron la bandera de España o cuando empezaron a desdecirse rápidamente. Este “sí pero no” por las consecuencias hace, además, un daño difícil de reparar al movimiento independentista.

Nacionalistas acomplejados

Mariano Rajoy, Albert Rivera, Rosa Díez, Santiago Abascal, Alejo Vidal-Quadras y la Fundación José Antonio Primo de Rivera, entre muchos otros, han compartido y aplaudido en Twitter el vídeo de Marta Sánchez cantando con su propia letra el himno de España. Todos ellos, con un sentimiento nacionalista legítimo, alababan el espectáculo y el momento españolista. Pero todos ellos negarán su nacionalismo y acusarán a otros de padecerlo. Ya sabemos que no hay peor nacionalista que el acomplejado.

Anna Gabriel, refugiada

Al parecer, Anna Gabriel explicará hoy la estrategia de su defensa que, de momento, empieza con su viaje a Suiza para darnos desde allí los argumentos. La de la CUP, eso es innegable, ha preferido ahorrarse el paseíllo y la comparecencia ante el juez, marcándose lo más parecido posible a un Puigdemont pero en el corazón de las cuentas bancarias opacas, que tiene su gracia para una antisistema. Del mismo modo que en el caso del President, me parece un error la decisión y ridícula la justificación. La que sea.

Somos pobres porque tomamos café

En Espejo Público, de Antena3, tuvieron el cuajo de llamar a una experta para explicarnos que somos pobres porque queremos: si nos ahorramos el café de cada día tendremos una jubilación mucho mejor. Hagan números. A partir de aquí, los cálculos son infinitos: si no comemos, ahorramos. Si no compramos ropa hasta que nuestra única camisa esté agujereada, ahorramos. Porque no somos pobres por la rebaja de las condiciones y el de la cafetería no merece trabajar.

Empezar por el final

Antonio Agredano habla de Córdoba en su post sobre el cambio de nombre de las calles, pero en realidad es aplicable a cualquier ciudad. Esa y cómo está escrito es la grandeza de este texto. Agredano no niega la necesidad de borrar un pasado fascista, pero sí mete el dedo en la llaga de lo que vendrá después. Nombres comunes huecos (amistad, fraternidad) y batallas por imponer nuevos nombres propios que acabarán desbaratando no solo el callejero, sino también la necesaria reparación.

Zorionak, Maialen!

20160813_maialen

Puede que las imágenes de los JJ.OO. que vemos en casa sea el resultado de una realización en la que RTVE (que tiene los derechos) no interviene. Pero no es menos cierto que en el Telediario, por ejemplo, pudimos ver sin problemas a Mireia Belmonte abrazar a sus familiares, que portaban, porque les daba la gana, banderas españolas. Sin embargo, fue imposible ver a Maialen Chourraut abrazar a los suyos, que portaban, porque les daba la gana, ikurriñas. Quienes politizan son quienes enseñan y tapan, no quienes lo denunciamos. Pero lo más importante aquí es el éxito de la medallista vasca. Zorionak, Maialen!

Podemos se resquebraja

Pablo Iglesias está desaparecido. El partido, fuera de los focos cuya atracción están manejando mejor ahora PP, PSOE y Ciudadanos. Las polémicas con Mariló Montero y con el asistente personal de Echenique les han arrinconado. Y el silencio y la inacción ante la denuncia de acoso sexual en el Círculo Joven de Madrid, son inexplicables. Lo último que les faltaba a los morados es que las confluencias quieran desmarcarse, y que Podemos se convierta en una centrifugadora. Pues en Galicia ya ha sucedido.

Esto te lo explica Álvaro Cabo

La mejor referencia que he leído en Twitter sobre este menor, de 13 años, es la de “el niño cuñado”. Fuera de Twitter le conoceríamos, sin duda, como el niño repelente que se empeña en hablar como un mayor, y en repetir lo que les oye y ve en la tele. Lo que me sorprende es que en Antena3 haga gracia, y que en Espejo Público se enorgullezcan de contar con “el analista político más precoz de España”, que les arregla el país en 15 segundos. ¿De verdad en verano todo vale?

“¡A la mierda con todo!”

Cuando he leído la noticia de The Washington Post sobre la casa de más de medio millón de dólares que acaba de comprarse Bernie Sanders me he imaginado que el candidato demócrata a presidente de EE.UU. seguramente haya pensado eso antes de firmar: “¡A la mierda con todo!”. Pero son muchos los seguidores de Sanders, posiblemente el primer político estadounidense de izquierdas que yo haya visto, que se han caído del guindo y se han dado cuenta de que, vaya, solo era otro millonario con tiempo libre para la política.

No hubo “glory hole”

El “glory hole” es una práctica sexual en la que, como en el golf, un agujerito tiene un papel importante. Y seguramente algunos de ustedes hayan descubierto el nombre de la misma cuando hayan visto la noticia de que, en la RTVE que oculta ikurriñas, habían rotulado “glory hole” en vez de “hole in one”, que es como se llama en golf a meter la pelota en el hoyo de un solo golpe. Pues bien, simplemente, no es cierto como nos explican en Magnet. Es solo el enésimo “fake” o imagen falsa que se ha extendido por Twitter.

Hablar cuando se pueda

20150216_hablar

Bildu ha querido judicializar el “caso Hiriko” desde el principio, pero el fiscal ha sobreseído, precisamente, su demanda. A partir de ahí solo les queda revolver el río, como intenta Igor López de Muniain, quien sugiere en Twitter que hubo “blanqueo”. Algunos echamos de menos, como hace el lehendakari, la preocupación pretérita de los mismos sobre la mayor masa de dinero negro vasco, la que generó ETA con el impuesto revolucionario. La legitimidad se gana en todos los frentes.

La irresponsabilidad por bandera

Europa ha realizado ya dos quitas a la deuda griega de no menos de 250.000 millones de euros. Esa es la realidad. Ni Europa, ni Alemania, tienen interés alguno en subyugar a Grecia: su crecimiento económico es beneficioso para la Unión, y su caída, una mala noticia. A partir de ahí, la demagogia. Pero esta también tiene sus límites: es claramente irresponsable que Varoufakis siga esgrimiendo la quita de Grecia a Alemania, ¡después de la II Guerra Mundial!, y que ahora le acuse de todas las imposibilidades (‘Público’) que, de antemano, conocían.

La Venezuela anfitriona

La información original sobre los alojamientos de lujo de los que disfrutaban los de Podemos cuando iban a trabajar a Venezuela, la que publica ‘Abc’ y recoge ‘La Voz Libre’, entre otros, es anterior a la de ‘El Mundo’ sobre De Juana, que se encuentra en el país chavista sirviendo licores baratos. Pero la caverna no ha dudado en unir ambas noticias. Un error porque, por separado, son el doble de interesantes: De Juana en una licorería e Iglesias y Errejón en una urbanización de lujo. Todo por la (su) causa.

Las primarias de Podemos

De los más de 10.300 inscritos para poder votar en las primarias de Podemos en la CAV solo ejercieron su voto 3.142. Al final, la organización declaró solo 2.473 votos válidos, de los que 968 fueron para Roberto Uriarte. Es decir, bastante menos del 10% del censo. Pero no es una excepción: según ‘La Información’, “de los 281.749 inscritos que podían participar en las votaciones (excluyendo los 59.629 de Andalucía, donde las primarias han quedado aplazadas hasta después de las elecciones), sólo 78.321 han participado para elegir a los 16 representantes regionales”.

Más de Ciudadanos en Málaga

Después del desafortunado discurso de Albert Rivera en Málaga, donde aseguró que Ciudadanos iba a enseñar a los andaluces a pescar en vez de repartir el pescado, lo que soliviantó a parte del electorado andaluz (seguramente, la que sabía que no iba a votar al catalán), nos enteramos de la lucha fraticida de su partido, precisamente, en Málaga: “’El Confidencial Autonómico’ ha tenido acceso a la querella presentada ante los juzgados por un presunto delito de falsedad documental y en la que se acusa al candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Málaga de ‘prácticas autoritarias, déspotas y dictatoriales’”.