El horror

La noticia del asesinato de dos niñas a manos de su padre en Tenerife es de esas que impactan y también de esas que algunos medios van a retorcer para exprimir hasta la última gota: del descubrimiento de los cadáveres al tanatorio, del ahí, al funeral. Y del funeral, al infierno televisivo y humano. Un humorista, Ángel Martin, advertía en su informativo mañanero, entre lo divertido y lo serio, de que son solo dos niñas y de que los periodistas teníamos que enfocar el hecho como si se tratara de las nuestras. Pero el problema ya no es solo de los medios: en miles de tuits o grupos de WhatsApp va a ganar el morbo y perder la sensibilidad.

El facherío ilustrado

A quienes creen que un buen libro es mejor que la televisión, el fenómeno que señalan en El Confidencial les puede trastocar un poco su teoría: los volúmenes que exhiben y refuerzan un pensamiento de derecha española son muchos, variados… Y muy vendidos. La izquierda ha perdido las librerías y no solo porque las empresas de distribución favorezcan a una opción política sobre la otra: ahora es la derecha la que lee más, novela (de derechas) pero también ensayo (bien rancio), mientras la izquierda se ha pasado al pensamiento efímero de las redes sociales, donde pueden lograr con una agitación rápida pero poco duradera.

Europa, sin manual…

Con muchos libros, de derechas y de izquierdas, pero sin manual de instrucciones: si algo llevamos contando mal durante décadas es el proyecto europeo. Y ojalá me estuviese refiriendo a la Eurocopa. Según Magnet, que cita el último informe del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, “los europeos ya no creen en la Unión: la mitad de ellos piensa que el proyecto está “roto’”. Y todo esto sucede después de una pandemia, durante la vacunación y a puertas de un plan de recuperación económica que nos tiene que recordar, pese a todo, que formamos parte del territorio del mundo con más derechos y garantías para su ciudadanía.

Mal contado, mal hecho

De esta Europa no emociona ni su torneo de naciones más icónico. Y la selección española, menos. Además, por lo menos uno de sus jugadores se ha contagiado, ha trastocado todos los planes de entrenamiento y concentración, y ha abierto un nuevo conflicto, el de las vacunas. Sigo pensando que los futbolistas no deben ser vacunados, pero también creo que el gobierno español no ha andado muy vivo para evitar el debate sobre con qué vacuna. Ha fallado todo en la semana en la que empieza la Eurocopa: los hechos y la comunicación, y por eso vemos más chistes como los de El Mundo Today que información sobre los rivales.

Cómo contar una buena noticia

Hace muchos años que acabé la carrera pero yo creo que en Periodismo no nos enseñaron a contar las buenas noticias. Así que no sé muy bien cómo tratar la que daba el alcalde de Bilbao en primera persona en sus redes sociales: después de sustraer la Eurocopa y mandarla a Sevilla, la UEFA indemnizará a Bilbao con 1,3 millones de euros, y llevará a San Mamés una final de Champions femenina y una de Europa League masculina. No estoy acostumbrado a tratar con buenas noticias, pero esta, desde luego, lo es: la ciudad ha sido compensada y podremos vivir el fútbol postpandémico con la intensidad que merece.

No al cierre, no a la reapertura

En el asunto de Corrugados Azpeitia hay varias evidencias: que existía la intención de reabrir la empresa y también un plan (a estas alturas, discutirlo sin sonrojarse es un mérito en sí mismo), y que Bildu ha intentado convertir un conflicto de industria y empleo en un conflicto político para justificar una decisión muy difícil de explicar (de hecho, no han sido capaces de hacerlo). Y desde ayer, una más: el papel de los sindicatos vascos ha quedado en entredicho. Mientras se manifestaban contra los despidos actuaban justificando una decisión de partido (de Bildu) en contra de centenares de oportunidades de trabajo para una comarca.

No a la ficción

Euskadi es un país muy pequeño en el que al final acabas conociendo a todo el mundo. Por eso, cuando intentan convencernos de imposibles (y algunos llevan 40 años en ello), las cogemos al vuelo y hasta nos reímos de ello. Del asunto de corrugados, pocas cosas tan acertadas he leído como este tuit con forma de sinopsis: “‘Corrugados, la película’, según Bildu: un malvado grupo empresarial extremeño viaja al corazón del Urola, alegando querer reabrir un negocio rentable, con el fin de tramar junto al Gobierno Vasco y la Diputación una oscura conspiración mediática contra la alcaldesa local”.

Un nivel más

El entorno de la izquierda abertzale está en una evidente escalada de agresividad. Los ataques a batzokis o Ertzaintza que factura Ernai no son casos aislados: un grupo que se autoproclama de republicanos vascos ha cortado, rotaflex en mano, los hitos que hay en los montes y que delimitan la separación entre territorios desde hace más 150 años. Bueno, para mí es eso, una marca territorial. Para ellos es una frontera. ¿Qué será lo próximo, hundir el barco que une Hondarribia con Hendaia porque nos recuerda que hay dos orillas en el Bidasoa y eso también es una frontera en sus mentes, igualmente cortadas con rotaflex?

He aquí el fascismo

Llevamos varios días advirtiendo que algunos en Euskadi no son capaces de reconocer a un fascista aunque lo tenga delante… Ni aunque lo tenga delante, al lado o detrás todo el día. Tampoco lo son en España, donde Vox lleva años marcando las agendas informativas y, cada vez más, el paso político: lo de la rojigualda, la foto del jefe de Estado y el himno español en los colegios de Murcia cada mañana es otro pasito más en su particular escalada. Pero una profesora de aquellos centros aclara: la bandera ya está, un ayuntamiento no puede obligar a nadie a poner retratos de Felipe VI y el himno se limitará a actos solemnes.

Ongi etorri, Alkate

En una semana en la que las políticas española y vasca han estado marcadas por conflictos evitables, yo no voy a dejar pasar la oportunidad de dar una buena noticia: la de la reincorporación a la actividad del alcalde de Bilbao. Tenemos que celebrar cada regreso después de una convalecencia, sea por la enfermedad física o mental que sea. Me conformo con sacar ese saldo positivo de la pandemia que todavía nos rodea y amenaza: celebrar la vida, la buena salud, la vuelta a la normalidad, el reencuentro con los que damos por hecho que van a estar ahí y, por desgracia, a veces dejan de hacerlo. Buen regreso, Alkate. Y ahora, a la pelea.

Salvini, sin remordimientos

La Unión Europea ha dejado claro que Matteo Salvini mintió: no solo Europa no ha privado a Italia de acometer gasto público en infraestructuras, sino que le había dado una milmillonada para hacerlo. Así ha respondido el portavoz a l ministro de extrema derecha italiano, que acusó de la caída del puente en Génova a la Unión. No solo eso: después de ver la tragedia y tuitear la mentira, Salvini se fue a una fiesta con 260 personas de su propio partido que no tuvieron ningún problema en celebrar el 15 de agosto pese a que los equipos de rescate estaban sacando muertos entre los escombros.

El Rey tampoco los tiene

Parece que Juan Carlos I se ha recuperado estupendamente de la preocupación que le generó las acusaciones de Corinna sobre sus testaferros, negocios y dinero. Las consecuencias de estas afirmaciones han sido nulas en lo político y en la salud del Rey emérito: “Reaparece engullendo bogavante y en los toros”, aseguran en El Nacional, donde van más allá (y me parece bien) concluyendo que “Juan Carlos se ríe de todos”. Y de todas. El campechano pasa de su familia, de los líos con la nuera, de sus amigas especiales y de todo lo que no sea el marisquito y las corridas.

Seguimos buscando la vergüenza perdida

Damos otro paso en esta senda que nos tiene que llevar a encontrar la vergüenza perdida de algunos: los cines siguen sin bajar el precio de las entradas pese a que desde julio se aplica a los tickets un IVA reducido de un 10% frente al 21 anterior. Las salas han aprovechado esta rebaja para ampliar su margen de beneficio en lo que supone la mayor subida del precio (antes de impuestos) desde que hay registros en el INE, donde han saltado las alarmas ante este hecho. El consumidor final no nota esa subida, pero tampoco la bajada del IVA ya que la entrada sigue costando lo mismo, según El Confidencial.

Menos mojigatería

Las redes sociales no han traído una mayor apertura de mente, ni el acceso a la información que nos proporciona Internet ha servido para evolucionar a algunos propietarios de pensamientos. Al contrario, la mojigatería de Facebook y Google, absolutos dominadores de la gran red, ha triunfado, y se ha extendido hasta a una red social como Twitter, donde se puede ver pornografía: varios usuarios hacen chistes con la corriente de crítica al sexo y al deseo que se ha instalado gracias a personas muy jóvenes, sorprendentemente, a las que acusan de ser más papistas que el Papa.

La fiesta para todos y todas

Me despido una semana de esta página que ocupará, merecidamente, la Aste Nagusia que comienza hoy. Una Semana Grande que nos encanta, en la que comemos, bebemos, nos reímos y compartimos unas jornadas interminables felizmente. Pero no tiene que importar ni la hora a la que cada uno vuelva a casa, ni la condición en la que lo haga, ni mucho menos si es mujer u hombre: todas las personas tienen que poder sentirse seguras en Bilbao y disfrutar sin miedo. “No es no”. Nos lo recuerdan Juan Mari Aburto y el montón de caras conocidas de la ciudad que se han sumado a la campaña.

Cobardes

20161122_cobardes

No puede calificarse de otra manera a los agresores, cobardes, de un matrimonio en Bilbao, después de que la pareja les recriminara que hicieran pintadas y ensuciaran la ciudad. La agresión, cobarde, fue en grupo y en presencia de la hija del matrimonio. ¿A favor de quién eran, además, esas pintadas que hicieron estos cobardes? ¿Acaso creen que con su actitud mafiosa benefician en algo a alguna causa? No son más que unos cobardes y no nos intimidan.

Lagarder, tronista

Lagarder Danciu va por la vida de activista y sin techo, y con la ayuda de un cámara y su cuenta en Twitter, busca la fama, como este fin de semana, que se fue a llamar asesino a Franco a una manifestación a favor del caudillo en el 20-N para grabar cómo le pegaron. No nos hace falta ningún Lagarder que desvirtúe el activismo para saber que en 2016 en España hay homenajes a Franco por parte de personas que se lanzan a patadas en cuanto les recuerdan que el dictador, además de un golpista, era un asesino.

De Franco al PP

Senén Pousa se declara franquista, hasta el punto de cerrar el ayuntamiento de su pueblo, Beade, del que es alcalde, con un llavero hecho a mano con el escudo del aguilucho en un lado y la imagen de Franco en el otro, y milita en el PP. Un tipo como él, capaz de alabar la figura de un dictador, está seguro también de que con Manuel Fraga no habría corrupción. El relato en El Confidencial sobre Pousa, al que califican como “el último alcalde franquista” da para varios chistes, pero sigue encadenando mayorías absolutas en su pueblo, de 500 habitantes.

Deuda, ¿con quién?

Reconozco que hay un antes y un después para mí del asunto de la empresa de Juan Carlos Monedero que, de hecho, le obligó a abandonar Podemos. El fundador del partido morado abrió una sociedad unipersonal para facturar el trabajo hecho para el gobierno de Venezuela en los meses precedentes y ahorrarse una pasta de autónomos e impuestos que los demás sí pagamos. Después, se vio obligado a admitirlo y abonar lo que le correspondía. Hoy sabemos, gracias a El Economista, que ha declarado números rojos para no pagar impuestos y tiene más de 400.000 € de deudas… ¿Con quién? Porque eso, en la empresa de cualquier político es relevante.

Partidos amañados por apuestas

“Partidos que en España no merecen apenas atención mueven millones de euros a 9.000 kilómetros de distancia”. Esta es la frase más significativa del reportaje en El Español sobre el amaño de partidos en Segunda B y Tercera de fútbol, y de otros deportes. Las casas de apuestas son las culpables de que apostadores reciban ofertas vía WhatsApp y Telegram de información sobre equipos ganadores y hasta el número de córners en un encuentro. Es decir, de partidos amañados. Termino con otra frase: “No hay vestuario en que no se hable todo el rato de apuestas”.

La libreta roja de Aburto

20150307_libreta

No sé si acabará siendo la más famosa, pero sí la más paseada: la libreta roja con la que Juan Mari Aburto no sale de casa está siendo mencionada ya con cierta alegría por los usuarios de las redes sociales digitales. El candidato a alcalde de Bilbao por EAJ-PNV está recorriendo los barrios de la capital de Bizkaia libreta (roja) en mano, tomando notas y sacando fotos personalmente de las necesidades y oportunidades de cada espacio. Los recorridos, las fotos y las reflexiones, están disponibles en su Facebook y su Twitter.

Errejón, ¿inhabilitado de por vida?

Sinceramente, no creo que prospere. Y si prospera, la inhabilitación de Iñigo Errejón en la Universidad de Málaga por las “supuestas irregularidades en su contrato de investigación” (‘El Plural’), tendría que ser la primera de otras muchas. Porque irregularidades hay y habrá. Y las comete Errejón como las comete el resto de los miembros de la “casta”, incluidos los de Podemos que han señalado con tanta facilidad las miserias de los demás que ellos mismos escondían.

González Pons, anaranjado

Yo a González Pons siempre le he visto anaranjado. Ese moreno, similar al que lucía Zaplana, igualmente valenciano y del PP, siempre me ha parecido que más bien tendía al color de los risketos (quienes los hayan probado sabrán de lo que hablo). Ahora es el propio Pons quien reclama que él es un “naranjito” porque es “valenciano de verdad”. ¿Y a qué responde semejante tontería? A la filtración de que a Albert Rivera, de Ciudadanos, le llaman “naranjito” en el PP, despectivamente.

¿Qué es “una decisión política”?

En el tema de Grecia, según Miquel Roig, una decisión política hubiera sido admitir la deuda pública de aquel país de un modo excepcional cuando Varoufakis asegura que no cumplirán el rescate. Este periodista económico, que es quien mejor cuenta en Twitter la actualidad de la economía europea, con diferencia, suele explicar con meridiana claridad cuál es la norma y cuál es la excepción, y cómo Grecia quiere hacer de la segunda la primera… sin éxito.

Vascos y catalanes somos peligrosos

Para demostrar lo peligrosas que son las aficiones del Athletic y el FC Barcelona, la LFP va a poner la lupa sobre el recibimiento que tendrá el Real Madrid en San Mamés y el Camp Nou. Lo que les cuento no es broma. El medidor de odio (odio hacia Bilbao y Barcelona, me refiero) tiene nombre, “insultómetro” (‘La Información’), e ideólogo: Javier Tebas, el mismo que avisaba en Twitter de que “libertad de expresión no es despreciar, agraviar y ofender a un símbolo común de todos los españoles #RespetoAlHimno”.