Empecemos

Las elecciones que empiezan esta misma semana son interesantes porque en España el PP se juega su subsistencia, son importantes porque en Euskadi elegimos a nuestros alcaldes y alcaldesas, y a los junteros y junteras que controlarán las Diputaciones Forales que recaudan y reparten, pero también lo son porque elegimos a nuestras eurodiputadas y eurodiputados. Asier Areitio ha hecho un listado de 12 grandes temas de los que se ha ocupado Europa y que a los vascos nos importan, desde lo de Altsasu al derecho de Bixintxo a mostrar una Ikurriña pasando por nuestros arrantzales, igualdad de género o personas con discapacidad.

“Más fuerte que nunca”

Después de una derrota electoral que le ha llevado al peor resultado de su partido y de un viraje en el discurso que le hace parecer un chiflado, Pablo Casado no puede decir que “el PP está más fuerte que nunca” porque la ciudadanía sabe que está mintiendo. No es que lo perciba, como hasta ahora cuando le veía dar cifras y argumentos con histrionismo, es que lo sabe: sabe que el PP está mal, que puede estar mucho peor y que en su partido están esperando a Casado con las navajas afiladas. Y si la ciudadanía sabe todo eso el peor error que puede cometer Pablo Casado es mentir diciendo que todo va bien.

Rosa, cuéntanos los detalles

Este es uno de los últimos tuits de Rosa Díez. Léalo con atención: “Todo el mundo parece aceptar que Sánchez indultará a los golpistas. Me recuerda los tiempos en los que se escuchaba eso de ‘algo habrá que dar a ETA para que deje de matar’. Cada cesión es un punto de partida para el próximo envite de los enemigos de la democracia. ¿Damos la batalla?”. Sí, dice lo que dice: compara a ETA con los políticos catalanes y plantea de nuevo plantarse ante Pedro Sánchez con términos bélicos. Yo lo que estoy deseando es que Díez concrete de una vez cómo pretende iniciar una guerra y, sobre todo, con quién.

Dando lo suyo al nazi

Shine McShine hacía en Twitter la comparativa correcta con su comentario: “‘Me agredieron por llevar una pulsera con la bandera de España’, versión Americana”. Se refería a la agresión que ha sufrido un nazi que no ha tenido reparo nunca en posar con su bandera y colgante de esvásticas, y que ahora se queja de que le han golpeado por llevar una gorra con el lema “Make America Great Again”, de Donald Trump. El usuario JP es el que primero mostraba la noticia de la agresión y la imagen del personaje, tras él, varios tuits fotos y vídeos nos enseñan a un nazi orgulloso de exhibir su ideología y sus símbolos.

Otro Athletic

Con Ziganda, mal (tampoco le dimos otra oportunidad). Con Berizzo, peor (a este le dimos demasiadas oportunidades). Con Garitano, de lujo al principio (de hecho, será uno de esos entrenadores que cuando alguien lo recuerde todos sentiremos agradecimiento), pero la situación ha cambiado. Egoitz Moreno lo resume en tres líneas mejor que nadie: “Vale que estábamos en segunda, que los números mandan y que Garitano se ganó la renovación… Pero no jugamos a nada”. Todas las reflexiones sobre el Athletic en las redes sociales ayer eran similares: el Athletic todavía tiene que resolver su renacimiento.

Uno más: Bolsonaro

“Tal y como se veía venir, Bolsonaro es el nuevo presidente de Brasil, el mayor país del hemisferio austral, la octava potencia económica del mundo. La extrema derecha se extiende como un cáncer por todo el globo”, tuiteaba Shine McShine ayer por la mañana. Era uno de los muchísimos lamentos en las redes sociales por el ascenso de otro populista de extrema derecha a un país que no es, precisamente, menor por su peso económico y demográfico. Hacer frente a estos ultras no parece fácil cuando el modo de comunicar que ha impuesto Internet les beneficia.

Sí, lo “políticamente correcto” ha podido ser un error

El padre de Marta del Castillo ha fichado por Vox y, bien el partido, bien el propio Antonio del Castillo, lo han convertido en un evento mediático. Dice el nuevo afiliado al partido de Abascal que está “cansado del lenguaje de lo políticamente correcto”. Una frase que ya nace rancia pero que, en cierto modo, esconde el mecanismo de funcionamiento de la ultraderecha: el de lo políticamente correcto ha sido un lenguaje artificial para justificar políticas excesivamente complejas, y los ultras lo han tomado como un tótem a derribar. Ellos no te engañan con esa zarandaja, dicen. Hacen algo peor.

El paraguas de Trump

La periodista Anna Bosch lo anuncia así en Twitter: “Todo lo que necesitas saber del presidente de los EE.UU. en una secuencia”, y da paso al vídeo en el que se ve a Trump abandonar, literalmente, un paraguas a la entrada del Air Force One, en la escalerilla de acceso. Trump, el líder mundial de esa extrema derecha que sabe sacar provecho de la agenda y la comunicación que ha normalizado el uso de Internet, es eso: un soberbio incapaz de hacer algo tan mínimo como cerrar un puñetero paraguas, un presidente que piensa que todos están a su servicio y no se da cuenta de que es al revés.

Skolae y María Solana, respaldados

La consejera navarra de Educación y portavoz del gobierno de Barkos es uno de los objetivos prioritarios de la caverna navarra y española. Ya lo sabemos todos como lo sabe ella. Y si por algo se caracteriza la caverna es por practicar una política de tierra quemada sin que le importen las consecuencias: si el programa por una escuela integradora como es Skolae tiene que ser vilipendiado, se vilipendia. Por suerte, los demás sabemos leer: en un congreso sobre Educación en Madrid, María Solana y Skolae han recibido un caluroso, unánime y necesario apoyo.

Una de fútbol

No estamos en Bilbao para hablar del mal fútbol o el buen fútbol, ¡y mucho menos si se trata de equipos que están por encima de nosotros en la clasificación (solo cuatro están más preocupados)! Pero es evidente que el primer Barça – Madrid sin los dos mejores futbolistas del mundo en una década invita a hablar. O a tuitear. Juan Antonio Giner clava el resumen: “Ahora ya sabemos cómo puede ser el Barça sin Messi y cómo es el Real Madrid sin Cristiano”. En este punto es necesario mencionar la gran labor de Valverde, aunque nos abandonara por el enemigo.