El jefe de Estado

Esta columna se va a dividir en dos bloques. El primero va de lo realmente importante: de cómo un jefe de Estado recibe una comisión de 100 millones de euros y ordena “crear una estructura” (Público) para ocultarlos a Hacienda, en Suiza. El dinero, además, proviene de una dictadura, la de Arabai Saudí, y es por las gestiones que hizo ese representante de los españoles para las licitaciones y obras del AVE a La Meca. Esos 100 millones, según la dictadura, fueron “un mero regalo” ante el que Juan Carlos I, que así se llama el jefe de Estado, exclamó: “¡Oh Dios mío! Han sido muy generosos” (El Plural).

Y su amiga especial

La generosidad, al parecer, es contagiosa: de esos 100 millones que Juan Carlos I, en el ejercicio de su jefatura de Estado, recibió como un regalo, dio 65 a una amiga suya, Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Desconocemos el motivo que propició ese regalo al Rey (¿un ahorro de más de cien millones en la factura de las empresas que recibieron el encargo?) y desconocemos el motivo que propició ese regalo a Corinna (si escribo entre estos paréntesis lo que me pregunto puede que la fiscalía actúe de oficio), pero estas cosas, entre esa gente, se ve que suceden. Son cosas de jeques, reyes y sus amigas.

El pueblo opina

Todo esto que les cuento sacudiría los cimientos de un estado con un poco de vergüenza y amor propio, en España, por lo menos, da para un puñado de tuits como estos: “A ver, encuesta. Si te sobran 65 millones que no te vas a gastar en tus cosas de yates y tal: opción 1. Los evado del fisco ingresándoselos a una testaferro en Mónaco o Suiza o así. Opción 2. Se los regalo a una pilingui que me pone”. Y otro: “Por cierto, la que lo tiene que estar flipando muchísimo con los 65 millones de euros que le regaló el Émerito a Corinna, en gratitud por los servicios prestados, es Bárbara Rey…”.

El otro robo

El Athletic de Bilbao sufrió el domingo otro robo. Con todas las letras. Porque lo que dice Dani García en Twitter es indiscutible: “¡No se puede decir que uno es intencionado y otro no! (…) ¡Si uno se pita el otro también! ¡El VAR se está cargando el fútbol!”. También la afición se quejaba, ¡cómo no!, y algunos hilaron fino: “El problema más gordo del VAR es que antes pensabas que se equivocaban, ahora con estos medios tu cabeza se va a que te están robando a la puta cara”. En Bilbao, esta semana, no podemos pensar otra cosa. Por lo menos, los nuestros levantan la voz, y si el capitán mete un empujón, para mí, mejor.

Gana Madrid

La de “así gana el Madrid” fue la afirmación más correcta del domingo de la campaña, y bien hicieron los compañeros de deportes al titular con este axioma la crónica post-partido. Iñaki Garcinuño lo tuiteó con mucha gracia: “En economía y en el fútbol, en caso de duda se lo lleva Madrid”. Y Growtxo ponía negro sobre blanco lo que muchos pensamos: “Lo que no entiendo es cómo pueden disfrutar los aficionados de estos títulos adulterados”. Pero hoy empieza otra jornada, así que no hay mucho tiempo para pensar ni para penar. Y, sí, los del Athletic también tenemos derecho a quejarnos y pegar puñetazos en la mesa.

Empecemos bien la semana

Vistos los antecedentes, y me refiero a las últimas cien o doscientas semanas, creo que es importante empezar la semana teniendo en cuenta este tuit de la Fundación Internacional de Derechos Humanos: “La libertad de expresión no legitima la difusión del neonazismo”. Y punto. Vamos, que si eres un puto facha, mejor quédate callado. Así, por lo menos, nadie con el cerebro reblandecido podrá oír tus ideas de mierda. Y en Euskadi de la misma manera que del neonazismo podemos hablar del fascismo local, de quienes mataban por pensar diferente. Su defensa tampoco está cubierta por la libertad de expresión.

Solo cogemos lo nuestro

Otra discusión que me gustaría zanjar es la que nos vemos obligados a mantener con quienes llaman “paguita” a la RGI o el Ingreso Mínimo Vital. Esas rentas son garantistas y nos protegen a todos, como parte de la sociedad, y no solo al quienes la perciben. Quien no entienda eso no entiende lo más básico. Y como bien sugiere Lordo en Twitter, hay cosas que deberían de preocuparnos más, como el modo en el que regalamos nuestro tiempo trabajando de más, esas horas extras que no son ni pagadas, esos ratos que sustraemos a nuestras familias para beneficio a veces colectivo, a veces, no.

Lunes, también para los estudiantes

La mayoría de los docentes han hecho un esfuerzo extraordinario durante el confinamiento. Ahora van volviendo a las aulas, con complicaciones, como todos (operarios de fábricas u obras, comerciantes, hosteleros u oficinistas), y la presión añadida de unos sindicatos que convocaron una huelga general de la que luego ni ellos mismos volvieron a hablar. Borja Bergareche recuerda en Twitter que en Francia, Inglaterra u Holanda también la normalidad llega a las escuelas. Y sugiere la demagogia de algunos políticos que señalan el regreso a las aulas mientras todos, también ellos, se acercan a las terrazas.

No dejamos de quejarnos

Si algo nos ha enseñado esta pandemia y confinamiento es a quejarnos. Hemos aprendido a hacerlo en todas las plataformas. Somos unos artistas. Hasta los más privilegiados se quejan: Sillonbol tuiteaba sobre unas declaraciones de Quique Setién. Si hablamos de fútbol es que la normalidad avanza. Bueno, al lío, este es el tuit: “Sí, porque solo el rival puede sustituir a 5 y meter gente fresca en el campo. Al Barça se lo prohíben. Si a alguien beneficia esto es a los equipos grandes que tienen más fondo de plantilla, so llorica”. El entrenador se quejaba preventivamente de que los cinco cambios perjudicaban al Barça.

Ni de pedir

Para mí, el mejor ejemplo de estos tiempos tan extraños es que mientras la ciudadanía demanda información los medios ponen en marcha ERTE. Y los nuevos medios presumen de ideología al mismo tiempo que de agilidad y capacidad de adaptación, pero callan cuando toca hablar de modelo de negocio y facturas a los colaboradores. Con estos mimbres, no es de extrañar que la cesta sirva para llenarse de ironía o sarcasmo. El Mundo Today anunciaba con su habitual retranca: “Por favor, apoya el periodismo libre, objetivo, de izquierdas y de servicio público, no seas hijo de puta y facha”.