El daño irreparable que nos hacemos

No me gusta la moralina ni ser un Pepito Grillo, pero creo que el día de hoy es el más adecuado para que les hable del consumismo que nos va a devorar: en El Confidencial encontramos una pieza muy interesante sobre cómo los productos tecnológicos chinos que compramos en Internet, mucho más baratos y menos duraderos, son tremendamente dañinos con nuestro planeta. Pero la culpa no es de quien los fabrica ni de quien los vende, sino de quienes los demandamos: para producirlos se necesitan los mismos recursos que para un producto similar más caro y duradero y, por supuesto, nadie los repara.

El problema no es China

La dictadura china no me gusta como no me gusta ninguna dictadura. Y menos cuando es blanqueada por la izquierda y por los liberales en nombre de la revolución y el mercado. Cosas de este incomprensible siglo XXI. Pero en cuestiones de consumo el problema no son los chinos que se limitan a fabricar lo que reclamamos desde el resto del mundo: baratijas conectadas a Internet. Ellos tienen tecnología y conocimientos de sobra y lo suelen demostrar: en Shangai sustituyeron la pirotecnia por drones durante la Nochevieja y crearon un espectáculo fascinante que hacía “viejo” cualquier otro.

¿Estrenan algún videojuego hoy?

No sería raro que algún miembro de la casa estrenase hoy un videojuego traído por los Reyes Magos de Oriente. Para los que lo traen es un chollo porque pesan poco. Para los que los reciben, un acierto casi seguro. Y para el que los produce otro motivo para continuar: el sector ha facturado en todo el mundo “alrededor de 107.490 millones de euros en 2019, lo que supone un 3% más que la cifra del año anterior, siendo Fortnite el videojuego que más beneficios ha generado” (La Información). Hablamos de una industria que puede superar a la del cine o la música y que, por lo tanto, no es menor.

Pero no nos volvamos locos con la tecnología…

Vivo de contar lo que pasa en Internet o de trasladar contenidos a la gran red y me gusta (siempre lo ha hecho) la tecnología, lo que hace que me interese por ella y la conozca un poquito. Por todo lo que les he contado sé muy bien que la tecnología nos idiotiza y que muchas veces perdemos el norte y el sentido de la realidad: no tiene ninguna lógica que Renfe vaya a cancelar sus ventanillas para billetes, como no la tiene el cierre progresivo de todas las oficinas bancarias, ya que limita el acceso a millones de personas que todavía no se ven capaces de hacer gestiones on-line y que no son más tontas.

Y si lo hago yo todo, ¿por qué me cobras?

Insisto: sé lo que hay detrás de una web y en ocasiones hasta puedo calcular los costes, pero si hay algo que me fastidia es pagar la comisión por gestión en una compra on-line. Si lo hago yo todo no pueden cobrarme más por el mantenimiento de la web, la pasarela de pago y la custodia de los datos. Y punto. Así que tampoco me parece bien que esos mismos bancos que nos obligan a gestionar on-line nuestro dinero o préstamos nos inflen a comisiones pero, según Merca2, es lo que nos viene: Sabadell y Santander son los primeros que han empezado a cobrar hasta por las cuentas con domiciliaciones.

El escándalo de la Casa Real

¿Por qué el ministerio español de Hacienda carga con el gasto de 454.000 € para adquirir un nuevo vehículo para la Casa Real? Porque al gasto declarado de la monarquía en España hay que sumar el reguero de facturas que se le van pagando por medio de ministerios. Práctica denunciada desde hace años por varios diputados y senadores, pero que sigue en marcha como denuncian en El Nacional, y que nos cuesta mucho dinero por medio de licitaciones que se hacen de tapadillo pese a los importes. Por supuesto, todo esto no ocurriría sin la connivencia de los partidos que han ocupado esos ministerios.

El escándalo humanitario

Lo mal que me cae la familia real española es tan evidente que he puesto su escándalo, que no pasa de miseria para no pagar ciertos gastos (por cierto, también podríamos hablar de sus ingresos), por delante de otro a nivel humanitario: otro ministerio español, el de Fomento, ha advertido al barco Open Arms de que se expone a multas entre 300.000 y 900.000 € si sigue rescatando personas. Esto no hay por dónde cogerlo. Aunque esa advertencia fuese solo por el cumplimiento de la ley, es evidente que la que falla es esa ley que penaliza a quien salva vidas. ¿Qué demonios estamos priorizando?

El escándalo que pagamos entre todos

Según Merca2, las eléctricas no han repercutido en el cliente final (nosotras y nosotros) la suspensión del impuesto de generación eléctrica que el gobierno socialista aprobó en septiembre para abaratar la factura… Y que ha acabado generando más margen de beneficio para estas empresas. Un margen de hasta 1.000 millones, que era en lo que la ministra Ribera cifraba el ahorro para los consumidores. Una vez más, parece que las eléctricas pueden hacer lo que quieren mientras la escalada de precios continúa. En este mismo medio recuerdan que ahora cobrarán un bono social con el mismo fin, ¿lo repercutirán en los clientes?

El escándalo político

Nadie quiere un ministro de Podemos salvo que las circunstancias políticas lo hagan inevitable porque nadie se toma en serio a Podemos ni su capacidad de gestión (ni Carmena ni Colau son de Podemos). También porque no nos tomamos en serio a ese partido parece que no pasa de anécdota el empeño de Iglesias en ser ministro y el modo en que la madre de sus hijos se coloca como número 2 de la formación y exige también ese ministerio para su compañero de hipoteca del chalet. Pero si todo esto estuviera pasando en PSOE, PP o PNV, no duden de que estaríamos hablando de un escándalo político.

Y el escándalo tecnológico

No podía terminar una columna tan escandalosa sin mencionarles uno de los últimos escándalos tecnológicos: Amazon ha reconocido por fin que su altavoz inteligente, ese al que damos órdenes con nuestra voz para que active la domótica de la casa (no hace milagros), graba audios que no elimina ni aunque el propietario el aparato haga el borrado efectivo de los archivos de voz almacenados. Con un par. Siempre les recuerdo que ninguno de nosotros tiene nada especialmente relevante que esconder, pero el desarrollo tecnológico y la burbuja comercial sin ética suman, por sí mismos, un peligro.