¿Por qué se silencia a Idom?

Ayer  escuché la rueda de prensa que el presidente Josu Urrutia dio ante los medios de comunicación intentando buscar su respuesta a la pregunta con la que titulo este comentario y no la encontré. Bueno, como él comentó varias veces, igual sí la ha dado pero no la hemos interiorizado. Si rebusco entre sus palabras sí que localizo lo siguiente, que a la Sociedad San Mamés Barria le interesa saber cuándo comunica y qué comunica cualquiera de sus integrantes y en este caso sus clientes, como denominó a Idom.

Ayer ante los medios
Ayer ante los medios (Foto: Athletic Club)

Para empezar desde el principio, por si alguien no lo sabe, estos días pasados César Azcarate, arquitecto del grupo Idom y cabeza visible de la construcción de San Mamés, iba a participar o dar distintas entrevistas a distintos medios de comunicación para hablar sobre el campo. Algo totalmente lógico por todos los comentarios surgidos a cuenta de los problemas que con el agua (inundacones, goteras,.. ) se han dado. Tras la nota de la Sociedad San Mamés Barria que instó a la constructora a solucionar dichos problemas, la constructora contestó con otra nota y con la posterior decisión de comparecer ante los periodistas. Dicha comparecencia, en el caso de Telebilbao iba a tener lugar el lunes a la noche. La curiosidad creo que nos iba a llevar a ver esa entrevista a muchos, simplemente para saber qué ha pasado, cuáles han sido o son los problemas y cómo se han solucionado o se van a solucionar. Algo totalmente lógico.

Lo que ya no me parece tan lógico, o no lo entiendo, es que se le impida a César dar esas entrevistas. ¿Por qué? ¿Hay que ocultar algo? ¿Los socios y no socios, los aficionados no podemos saber cómo está el tema? ¿Se van a plantear problemas porque Cesar Azcarate hable? No entiendo nada. O igual no interiorizo nada. Lo único que se consigue con que no hable es que se hable más y peor. Mucho peor. ¿Qué se gana con no hablar? Como ellos lo tienen muy claro, por favor que lo compartan y así nos quedamos tranquilos todos.

Más preguntas: la decisión de que no se den dichas entrevistas debería ser de la Sociedad San Mamés Barria, al completo, pero… no da la sensación, por los plazos, que haya sido así, ya que si la decisión es del fin de semana ¿la Sociedad se ha reunido el fin de semana?, ¿cómo se ha decidido? y ¿quién lo ha decidido? Preguntas que ha hecho Miguel Angel Puente en la rueda de prensa pero… Ya contestarán… O quizá igual nos enteramos por medio de los abogados … ya que el presi también ha comentado que está esperando que los abogados les orientes para ver cómo actuar (¿amenaza a algún medio o a algún periodista? Miguel Angel y cualquiera así lo ha entendido). Así mismo, si nos contestan, espero que tampoco sea como al periodista Koldo Urriz al que tras hacerle una pregunta, ayer, Josu Urrutia le dijo algo así como que si ha dormido por eso… Sin comentarios. Bueno sí, un comentario nada más: supongo que prefiere elegir él las preguntas. Es lo único que nos faltaba.

Por último y para acabar, y aunque sea reiterativa, que me explique alguien por favor por qué no se quiere que hable Idom, o en este caso, Cesar Azcarate.

Críticas sobre la Asamblea de compromisarios II

Otro de los temas que he criticado siempre de las Asambleas a las que he asistido ha sido el  de poder votar desde el mismo momento en que se constituye la misma. Es decir, sin necesidad de entrar en el auditorio del Euskalduna o del Arriaga, el compromisario puede votar e irse a su casita tranquilamente. En todas las asambleas ha salido alguien a criticarlo pero tanto la Junta Directiva anterior como ésta contestan la simpleza de que el compromisario tiene el derecho de votar cuando quiera y que si no se hace muy tarde… Ejem. Ser compromisario es voluntario. Estaría bien que el que decida serlo pueda perder unas horas de sueño y emplearlas en escuchar tanto a la Junta como a los compromisarios que planteen dudas o comenten algo sobre los distintos puntos del orden del día. Además si es por cuestión de trabajo, sueño,… no tienen más que ponerlo en día festivo y a otras horas. Me parece una disculpa absurda y que les viene fenomenal, o les ha venido fenomenal cuando en algún caso han tenido que llamar a filas a los «votantes amigos compromisarios» para que algo saliese adelante, por si acaso… De hecho en asambleas anteriores aparecían muchísimos más votos que asistentes o personas presentes en la sala. Así que claro luego nos sacan cantares a todos los compromisarios en general… como si todos fuésemos iguales. Por educación habría que escuchar y luego votar.

Asamblea Ordinaria
Asamblea Ordinaria

En segundo lugar, un compromisario, más concretamente, Txema Ondero, salió en el turno de ruegos y preguntas a plantear algo muy interesante, y entre las horas que eran, que estábamos ya cuatro en el Teatro y las respuestas (o no) que recibió tanto del secretario Javier Aldazabal como del presidente, Josu Urrutia, su propuesta cayó en sacó roto. Pero me quiero hacer eco aquí de ella. Txema comentó que un grupo de compromisarios amparados en el artículo 31 de los estatutos del Club había enviado una carta a la Junta Directiva solicitándole información para que ésta diese la misma en la Asamblea, repito, como permiten los estatutos. Así mismo en dicha carta se les pidió a ver si era posible elaborar y redactar un Reglamento (para la posterior aceptación por parte de la Asamblea) que regule de forma transparente los procesos de interrelación del Club con los socios como por ejemplo, los procedimientos de altas y bajas de socios y adjudicación de localidades de estas últimas. Es decir, solicitó algo que estoy segura en un 100%, quieren que exista todos lo socios. El que se regule de forma transparente algo tan importante como el tema de bajas y altas de nuevos socios. La respuesta inicial fue de Josu Urrutia que se quedó sólo única y exclusivamente con la última frase que dijo Ondero (algo así como que estaría bien que el Club fuese de los socios), la cual no le debió gustar mucho porque le contestó de manera chulesca y fuera de lugar (por desgracia, no es la primera vez que hace algo así nuestro presidente). Obvió todo lo demás que dijo el compromisario, incluso las alabanzas iniciales a la Junta (igual ni siquiera las escuchó). La respuesta sobre el contenido fundamental, la dio Aldazabal y tampoco fue muy afortunada porque respondió que eso era algo que ya se había tratado en una de las reuniones previas a la Asamblea, cuando esto es una verdad a medias, ya que se había tratado al acabar la reunión previa y en petit comite. De hecho estábamos cinco compromisarios cuando salió el tema y el Secretario dijo que él también creía que era importante crear un documento así. Lo que pretendía el compromisario al salir al estrado era dar a conocer la propuesta a la Asamblea y que la Junta diera su parecer sobre ella (ya que tenía noticias de la misma en la carta desde mucho tiempo antes), y si les hubiese  gustado (dicha propuesta) que se hubiesen comprometido ante la Asamblea a llevarla a cabo. Así mismo, en la Asamblea contestó Javier a Txema que no querían inmiscuirse en el trabajo de la comisión de la redacción de estatutos. ¿?¿? Pongo interrogaciones porque el secretario sabe perfectamente que son dos temas independientes. Los estatutos y el reglamento se pueden escribir paralelamente. Son independientes y no los tiene que redactar la comisión de estatutos. Conclusión: al contestar esas dos cosas Javier, la gente se queda con que el compromisario no debió salir al estrado y que además para proponer algo que no se puede hacer ahora no tenía sentido. Que quede claro con este artículo que no es así, que la propuesta era perfectamente legítima y el foro y el momento para presentarla eran los ideales.

 Pero bueno para acabar diré que ya que la propuesta le pareció interesante en la reunión previa, aunque no se hayan comprometido, seguiremos con el tema para que se consiga, y así tengamos un buen reglamento, que regule una serie de cosas importantes, para no dejarlas al arbitrio del buen o, más bien, del mal hacer que nos han demostrado sobradamente directivas anteriores. Y que así consiguiésemos que el Club, entre otras cosas, fuese efectivamente de los socios.