Si te engaña Pàmies…

Un vendedor de crecepelos como Josep Pàmies, que asegura que cura el autismo con sus brebajes (algunos, tóxicos), es uno de los que está detrás del movimiento negacionista y contra las mascarillas durante la pandemia. A veces, solo puedo pensar que tenemos lo que nos merecemos, y si alguien decide seguir a Pàmies se buscará lo malo que se encuentre. No todas las opiniones y argumentos son respetables. Creer que sí lo son es una de las tragedias que nos han regalado los medios de masas, especialmente Internet. Lo malo es que quien se contagie contagiará y ayudará a colapsar los hospitales.

Como si te engaña Musk

Shine McShine ha tenido el acierto de resumir en solo cinco tuits cómo actúa Elon Musk, a quien muchos siguen idolatrando pese a que ha dado muestras de sobra de ser un prestidigitador más que cualquier otra cosa. Aun así, sigue siendo modelo de sostenibilidad aunque, como recuerda el tuitero, con sus Tesla recibe “créditos de carbono” que luego vende a grandes empresas del automóvil para que sigan produciendo vehículos más contaminantes. Musk es un ejemplo de cómo el capitalismo se aprovecha hasta de la fragilidad del planeta, pero con fans a los que tiene engañados sorprendentemente.

Cifras de verdad

Después de ganar la Copa inglesa, el Arsenal ha anunciado el despido de 55 trabajadores. Es una cuestión de equilibrio financiero: para mantener el nivel futbolístico e invertir tiene que cuadrar el balance antes. Y eso que la victoria le ha generado 40 millones de libras. El Arsenal ha hecho lo necesario, pese al drama laboral, y sobre todo ha hecho un ejercicio de transparencia loable. Ha contado la verdad, lo que no es muy común en la élite del fútbol. Y ha anticipado lo que nos viene: los ingresos han tocado techo, toca aligerar. Y por supuesto, la empresa de turno ha empezado por los eslabones débiles y baratos.

Más cifras de verdad

Vamos con otra burbuja, la de YouTube: “El 90% de los vídeos de YouTube tiene menos de 1.000 visualizaciones”. Esta es la noticia de Trecebits. Una noticia muy importante para que midamos adecuadamente de lo que hablamos. En el mismo blog leemos también que “los usuarios de YouTube suben más de 500 horas de vídeo cada minuto”. 500 horas, ¿de qué? ¿Para qué? ¿Que interesan a quién si el 90% de los vídeos se mueven como txalupas a la deriva en un lago? Llenamos terabits de memoria en servidores en llanuras chinas que no valen para nada. Así de sencillo. Así de crudo. Así de real.

Las mascarillas llegan a la ficción

Creo que esta crisis sanitaria va a durar solo un par de años que, por supuesto, se nos van a hacer larguísimos. La crisis económica, por desgracia, durará más. También creo que cuando el coronavirus mate como la gripe retomaremos el 99% de nuestra actividad previa, incluso la más prescindible. Por eso apuesto por dejar el virus fuera de la ficción. No por obviarlo, mirar para otro lado o erradicarlo de nuestra memoria, sino para evitar el aburrimiento: la vida con mascarilla y distancia social es peor. Sin embargo, leo que “el creador de ‘This Is Us’, Dan Fogelman, confirma que incluirán la pandemia en su quinta temporada”.

¿Estamos seguros?

Ni quito ni pongo comas. Tampoco rey. Solo pongo contexto. Primero, Javier Durán tuiteaba sobre el periodismo cortesano: “Los Reyes de España se gastaron en su luna de miel 500.000 dólares pagados por el Rey Emérito y un empresario. Ni una portada. Los Reyes de España se van a Canarias a hacerse fotos”, y después mostraba las agradables portadas de El País, La Razón y el 20 Minutos. Sobre este tuit, Rule se preguntaba: “¿Estamos seguros de que los medios de comunicación están guardando la distancia de seguridad cuando le lamen el culo al Preparao?”. Así las cosas, que disfruten del viaje. Alguno será el último como reyes.

La culpa será del Gobierno, claro

Mucho más prudente se muestra Fernando de Córdoba en Twitter: “Si tenemos que volver a medidas duras (restricciones de movilidad o incluso confinamientos), ¿creéis que habrá una reflexión sobre cómo ha fallado la responsabilidad colectiva o se echará la culpa a algún grupo/conspiración?”. Yo lo tengo claro: la culpa será de los gobiernos. Del vasco y del español, claro. Y no dudarán en hacer campaña con ese posible rebrote quienes basan su política en el cuanto peor, mejor. Nadie ha dudado en señalar el descontrol de quienes toman decisiones para todos, algunos, sin ser capaces antes de autoprotegerse.

Quien alimenta a las fieras que no mire a otro lado

Lo que tengo clarísimo es que la culpa de que aparezcan exaltados que en Galapagar acosan a Pablo Iglesias e Irene Montero y, en Euskadi, pintan batzokis, casas del pueblo, sedes de Podemos y hasta el domicilio de Idoia Mendia, es de quien los alimenta. Así que el expediente que Vox va a abrir a la concejala ultra que acude cada día al domicilio del vicepresidente y la ministra, es el mismo papel mojado que las declaraciones de unos y otros que, en plena vorágine de las pintadas, decían que quienes las perpetraban no eran de los suyos. ¡Vaya si lo son! No solo son de los suyos, sino que les dan de comer puntualmente.

Más claro, agua

El vídeo de un grupo de jóvenes dispuestos a marchar por España (y sobre España, diría yo), como bien decía Eider Hurtado, “resultaría cómico, si no dieran miedito”. A su tuit, Marcelino Madrigal respondía directamente: “No lo paran porque no quieren”, y mostraba un hilo en el que se vislumbra una cabeza visible con cierta proximidad a los legionarios de cristo. “Un apellido ilustre”, en palabras de Madrigal que, una vez más, en España aparece relacionado con un movimiento con reminiscencias fascistas que se mezcla en ese marasmo entre el franquismo tradicional y la nueva ola ultra y parlamentaria.

¿Y si lo dejamos todo?

Soy bastante pesimista respecto al teletrabajo: a lo que se lo estamos llamando no lo es, porque si una o un trabajador coincide con sus hijas e hijos sanos en casa, no puede trabajar, directamente. Hacemos lo que podemos, pero no teletrabajamos. Veremos si al final hay una ley, que es a lo que esperan muchas empresas, y veremos a qué obliga. Y si todo sale de la mejor manera posible (cosa que dudo) podremos responder a lo que plantean en Bolsamanía: abandonar las ciudades si no es necesario acudir al puesto de trabajo, con todos sus beneficios. Pero me temo que yo seguiré siendo pesimista.

¿Ellos lo hacen?

Para la nueva líder de Podemos en la CAV cada día cuenta: necesita ganar notoriedad. Por eso también arriesga en los mensajes y algunos deslizan más de lo que puede permitirse una candidata a lehendakari. Su comentario sobre que tal vez el paso a la fase 1 de la CAV se debía a un arreglo entre el PNV y al gobierno español invita a pensar que ella y su partido están dispuestos a los arreglos. Invita a pensar que en Podemos juegan a tener dos almas: la que habla con el PNV allí porque confluyen y la que ataca aquí a Urkullu por interés electoral. Esas contradicciones a lo que no invitan es a confiar.

Al final es al principio

Pese a lo mucho que ha agitado el avispero Bildu, llenando las redes y WhatsApp de “memes” sobre el lehendakari, los hechos de la semana, con bares desbordados, y las palabras del gobierno español, que recomienda a las comunidades autónomas a tomar medidas más restrictivas, como la CAV, parece que dan la razón a quien las impuso. Los chistes ya están hechos, los cabreos en los grupos de WhatsApp de quien tres semanas atrás se quejaba porque volvía a trabajar ya están deglutidos, las manifestaciones políticas de sindicatos en campaña ya están realizadas. Ahora toca responsabilidad de todos.

Encuentros en la primera fase

El lunes, los de siempre intentaron ocupar un edificio público en Romo aprovechando la movilidad por la apertura de establecimientos hosteleros. Sí, aunque las normas dictan que no puede haber reuniones en espacios cerrados, decidieron juntarse para ocupar un edifico que es de todos los getxoztarras. Evidentemente, la policía los desalojó. ¿La respuesta? Una manifestación. Con un par. Porque el confinamiento, las normas, la precaución que tanto reclama Otegi, no va con los de siempre, con los que aprovechan cada momento y resquicio para lo suyo, que ni es lo de todos ni lo de la juventud vasca. Nunca lo fue.

Todos los Javier Negre de esta pandemia

Es muy fácil: o estás con Javier Negre pidiendo más test porque es fácil de vender y difícil de explicar cómo se realizan, o estás con los que tienen que luchar contra la pandemia cada día. Porque muchos y muchas siguen pensando que hacer un test es, en palabras de la consejera vasca de Salud, como darle al botón de la lavadora. Y si saben que no es así, ¿por qué mienten? ¿Por qué buscan cabrear a una sociedad agotada? ¿Por las próximas elecciones? Esta pandemia está retratando a todos. Yo no me escondo: he sacado la cara a todos los gobiernos que la hacen frente. Y no a las y los jetas de vídeo diario.

No podía faltar Cake Minuesa

Cuando leí esta noticia en Púbico: “Ayuso adjudica a dedo un contrato de 30.000 euros para hacer vídeos sobre el coronavirus al reportero Cake Minuesa”, lo primero que pensé es que cuánto había tardado en leer su nombre durante este confinamiento. Alguien como él, que se dedica a manipular y mentir por motivos ideológicos reprobables, tenía que haber dado que hablar antes. Pero aquí está, por fin, llevándoselo crudo de la Comunidad de Madrid para “informar”, a su manera, con su punto de vista, con sus formas, con su ideología, con sus objetivos de siempre, a sueldo de Ayuso y sobre el coronavirus.

¡Pero si te ofreció tres ministerios!

Miren, lo de PSOE y Podemos, lo de Sánchez e Iglesias, es imposible. Lo es ahora, lo será después del 10 de noviembre y lo ha sido en todo momento, desde que Pablo presentara a sus ministros en una rueda de prensa, en 2016, mientras Pedro se reunía con Felipe VI. Y nos mienten claramente cuando hablan, sin pudor, sin arrepentimiento: Pablo Iglesias no puede decir que Sánchez lo que quiere es meter a Rivera en el gobierno cuando él mismo rechazó tres ministerios y una vicepresidencia. No defiendo con esto a Sánchez, que también nos miente, solo recuerdo que ambos nos toman el pelo.

Todo puede mejorar, pero…

Dani Álvarez fue el que lanzó el tuit con el pantallazo, el link y el mensaje de que la CAV y Nafarroa son las dos comunidades españolas que más invertían en gasto social (la tercera es Extremadura, por si se lo preguntan). A partir de ahí supongo que el de Radio Euskadi tuvo que abrir el paraguas porque si algo tenemos cerca es una buena cantidad de fans del “cuanto peor, mejor”, y a muchos de ellos les han dicho que se hagan cuenta en Twitter. Pero la realidad es tozuda: todo puede mejorar y si buscamos encontraremos mejores ratios en el mundo, pero las cosas aquí se hacen bien y también mejor.

Por ejemplo, en Andalucía

No solo en Euskadi (entendida como la CAV y Nafarroa) las cosas se hacen bien y mejor que en el entorno, es que en España hay regiones que han puesto la marcha atrás. Por ejemplo, Andalucía, donde siguen usando las políticas de ahorro más como políticas que como prácticas de ahorro: Juan Miguel Baquero, autor de los anuarios sobre memoria histórica en la comunidad del Sur, ha anunciado en Twitter que la Junta no financiará la publicación del volumen correspondiente al curso 2018-2019. Baquero anuncia que él seguirá adelante, “ya veré cómo”. Las víctimas lo necesitan. Los victimarios, lo contrario.

También degrada a las mujeres

No me pareció afortunado el titular que había dejado la actriz Macarena Gómez en 20 Minutos: “El feminismo radical está continuamente degradando al hombre”, básicamente porque no me siento degradado por ningún feminismo. Pero sí me pareció absolutamente desacertado el comentario de Irantzu Varela en Twitter: “Su marido le hace la cena. Pobriña”. Una muestra de que ese feminismo radical también degrada a la mujer… Que lo cuestiona. Cualquier movimiento que es llevado hasta el extremo servirá a sus líderes para que lo sigan siendo (aunque sea a hachazos) pero deja de ser útil a quien dice representar.

La política en tiempos de Facebook

No critico la actuación de Facebook, solo intento encuadrarla para que todos tengamos claro con qué cartas jugamos quienes emitimos y recibimos mensajes por medio de esta red social… Y de todas, en general. Ane Irazabal llevaba a Twitter la noticia de que las cuentas en Instagram y Facebook de dos partidos fascistas italianos han sido eliminadas de Instagram y Facebook después del cambio de gobierno. ¿Por qué estaban activas hasta ahora? Porque las redes son soportes publicitarios y, como cualquier empresa potente del sector, hacen de las relaciones públicas (con un ministro de Interior, por ejemplo) uno de sus puntos fuertes.

Susana Díaz se defiende

No vi el segundo debate entre candidatos a presidir la Junta de Andalucía. Mi afición a la política necesita un descanso a veces y Juego de Cartas, en ETB2, me abre el apetito. Pero sí he leído las crónicas y me quedo con la de Carlos Mármol en La Vanguardia porque pone el acento en la jugada de la segura ganadora (aunque habrá que ver cómo gobierna): la presidenta supo enredar a sus oponentes a la derecha que, la verdad, poco necesitan para que entrar a la pelea con Vox por los votantes. En el PP y en Ciudadanos se ven obligados a mostrar la pata de lobo de la extrema derecha.

E IU se alinea con un dictador

Por la izquierda, Susana Díaz y todo el PSOE tienen el mismo problema: medir bien para ni despreciar ni sobrevalorar a Podemos. Y calcular los tiempos es crucial para ajustar adecuadamente la distancia con Podemos, porque si dejas a los de Iglesias o Teresa Rodríguez solos el tiempo suficiente, acaban pegándose un tiro en el pie. Por ejemplo, la cuenta de IU (subsumida ya por los morados) ha tuiteado un mensaje de recuerdo a Fidel Castro, “el eterno comandante”. Y aseveran estar “siempre con Cuba”, pero no con los cubanos que llevan sufriendo una dictadura desde 1959.

Lo importante va después

Estoy seguro de que en Izquierda Unida esta noticia no ha pasado desapercibida: “Los salarios decrecieron en España un 1,8% en 2017 frente al aumento de media en el resto del mundo” (20 Minutos), tanto como que si no se enredasen en apoyar a dictadores y en defender su apoyo, su labor por los trabajadores españoles sería mejor valorada (y más votada). Serán otros, por lo tanto, los que alcen una voz más nítida ante semejante injusticia… O éxito, porque este era el plan del PP para recuperar la economía de España: lograr una masa de mano de obra barata para el mundo.

Bien por nosotros

Igual que les he recomendado la crónica de La Vanguardia sobre el debate de la campaña andaluza, les recomiendo ahora el post en Microsiervos (un viejo conocido) sobre la llegada del InSight a Marte. Disfruto con estas noticias, lo reconozco, y también las aprovecho para recordar, desde esta columna, los beneficios de la investigación espacial: todos los desarrollos e innovaciones acaban llegando a la sociedad, y todo el conocimiento adquirido es valioso en sí mismo. Dicho de otro modo: es cavernícola despreciarlo. En esa sonda de la NASA estamos todos y todas.

¿Qué pide el aficionado?

No sé si los aficionados del Athletic estamos anestesiados o confiados. Tampoco sé si la solución es echar a Berizzo o mantenerlo (aunque, puestos a pensar en mantener a gente que nos mete en problemas, ¿por qué no mantuvimos a Ziganda, que lo hizo mejor?). Pero sí sé hacer un ejercicio sencillo: seguir el hashtag en Twitter #BerizzoKanpora. Lo cierto es que desde que terminó el partido hasta el momento de escribir estas líneas solo cuatro tuiteros lo han usado una vez cada uno. Vamos, que no hay una aclamación popular, por lo menos en Internet.