En diferido. La venganza

Lo que temíamos se ha ido cumpliendo paso a paso, como en un thriller bien hilado del que intuyes el final pero con el que disfrutas viendo que la historia ratifica todas tus deducciones. Así, la luz se ha disparado, el gobierno español ha reaccionado tarde, las eléctricas reaccionaron rápidamente y con amenazas, y finalmente confirmamos que la idea de este gobierno para frenar la escalada de precios es la misma que la de sus predecesores: diferir el ahorro actual a momentos en los que creen que la materia prima bajará de precio. Nada nuevo bajo el sol: el sistema prevalece y realmente no importa quien gobierne.

Homófobos señalados

La eurodiputada navarra por Podemos, Idoia Villanueva, señalaba debidamente la homofobia por acción u omisión en España: “El Parlamento Europeo aprueba con 387 votos a favor que las familias y parejas LGTBI tengan reconocidos los mismos derechos en todos los países miembros de la UE. PP se abstiene. Vox vota en contra. Se comenta solo”. Volveremos a ver el logo del PP fundido con la bandera arcoíris, escucharemos a Díaz Ayuso hablar de libertad y a Casado, de derechos, pero la realidad es que en el PP no les gusta la igualdad ni siquiera como idea. Lo de Vox no sorprende, pero sí sirve de recordatorio.

Podemos sí puede

Mientras las eléctricas nos mean encima con la luz encendida y, en Catalunya, Aragonès desprecia el diálogo con Turull y Sànchez, en el Congreso se ha montado otro trifachito: “PSOE, PP y Vox rechazan que el Congreso investigue todo el dinero público que se invierte en la Familia Real” (InfoLibre). Lo más curioso de esta noticia que no sorprende a nadie es que Podemos se sumara a la lista de formaciones que “solicitaban crear una comisión para investigar todos los gastos imputables a las arcas públicas”. Pero, ¿Podemos no está en el gobierno? Entonces sí puede señalar e incluso parar todo lo que se sufraga desde los ministerios a la Casa Real.

Ay, la oposición

Podemos quiere ser oposición y gobierno, y eso es imposible, como bien saben en Bildu. No es menos cierto que en los últimos años, entre recuperación económica y pandemia, ha sido más fácil criticar que gestionar, y seguirá siéndolo durante la nueva recuperación postpandémica. Al respecto de la labor de los oportunistas, Imanol Lasa recuperaba en Twitter las palabras de Daniel Innerarity a Javier Vizcaíno para que resuenen: “Ciertos partidos de la oposición no han sido capaces de resistir la tentación de aprovechar esta crisis para conseguir lo que no logran a través de la competición política normal”.

Manda el prestamista

Desde que se repartió la pasta hemos visto dos noticias sobre el CVC y las dos, preocupantes: primero, su intención de retirarse en menos de 10 años (aunque el acuerdo abarque 50) y traspasar la deuda a Goldman Sachs. Y ahora, según Vozpópuli, “presiona a La Liga para que reduzca su control sobre el gasto de Madrid y Barça”. Evidentemente, el prestamista quiere que quien se ha llevado su dinero tenga recursos suficientes para devolvérselo, y si para eso tiene que influir en que otros miren para otro lado, lo hará sin que le importen las consecuencias como una liga con dos equipos con aún más ventaja.

También están cansados

Celebro este tuit de Daniel Innerarity: “Dimite un ministro austríaco por agotamiento y contribuye así a desestigmatizar el cansancio en una profesión que implica muchos sacrificios personales y que los propios políticos ocultan simulando estar continuamente preparados para resistir y atacar”, porque me permite hablar de que si la ciudadanía está cansada, ¿cómo creemos que están nuestras y nuestros representantes en el poder ejecutivo? Ya sé que no es un tema muy popular, pero esas personas que están en el punto de mira y criticadas hagan lo que hagan también están agotadas de tomar decisiones por nosotros.

Cuestión de estilo

Como el fútbol, la acción en redes sociales puede llegar a ser muy significativa. El uso que ha dado Podemos siempre a las suyas es un buen ejemplo: la nueva política “superó” desde el principio a la vieja saltándose las normas. Como Apple, su gran presencia en Internet se basa en la mucha publicidad que contratan los de Iglesias. Y lo hacen sin que importen los plazos electorales: ellos invierten en Facebook hasta que alguien les detenga porque no siempre es legal. Lo mismo les pasó con WhatsApp: hasta que les cerraron el canal ellos le dieron uso político. Al resto de partidos también se les ocurrió, pero estaba prohibido para todos.

Un escándalo mundial

Después de “casi 25 años de cárcel, por un conflicto de competencias”, la Corte Suprema de Brasil “anuló las condenas dictadas en primera instancia contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que recupera así todos sus derechos políticos” (EFE). O lo que es lo mismo: el expresidente progresista de Brasil se ha pasado 25 años en la cárcel y, lo más importante para algunos, apartado de la política, por unas sentencias que han sido ahora anuladas. Entonces, ¿por qué estaba condenado? ¿Por sus ideas políticas? El escándalo es mayúsculo y sus consecuencias, para Lula pero también para millones de personas, irreparables.

La foto de todos

Si el World Press Photo siempre nos ha tocado alguna fibra porque nos conmueve, nos remueve o nos pone delante de un espejo en el que no queremos mirarnos. Este año, la foto de Mads Nissen nos refleja: la anciana que se abraza a través de un enorme plástico con una enfermera somos todos. Todos buscamos ese contacto que una pandemia y unas medidas necesarias nos plastifica o impide. Nada sabe igual, nada huele igual, nada se disfruta igual desde hace más de un año. Y sin embargo, o precisamente por eso, todos estamos más emocionables, más sensibles y con ganas de volver a sentir lo que nos era rutinario.

También es fútbol moderno

Escribo la columna sin saber el resultado de la final de Copa y apenas puedo contener ya el hooligan que vive en mí. Así que me aplaco escribiendo sobre fútbol y una noticia sobre los cambios en esta industria: la estrella del Manchester City, Kevin de Bruyne, ha usado un software para calcular su nuevo sueldo. Según el programa, el belga mejoraría a todos los rivales de los de Guardiola y, al mismo tiempo, el equipo en el que más rinde es el City, según el resumen que ha hecho Didier Montes en Twitter. Eso no significa que prescindiese de su representante ni que otros sigan la metodología. De hecho, pocos se atreverán.

Influencers

Mientras celebrábamos ayer el día del influencer llegó a mi timeline en Twitter la denuncia de un hostelero de Barcelona que se quejaba de que una pareja de influencers le pidiera una invitación para comer “sus mejores platos” y dar a conocer el local. El dueño del restaurante recordaba su situación en Catalunya: sin poder abrir por las noches, con un aforo del 30% y parte del personal en ERTE, lo que menos le puede apetecer es invitar a comer, y menos, a quien se postula para que los demás lo hagan. Espero que la pandemia ataque acabe con esta falsa espuma de Internet que tanto daño hace.

También en política

Me hago mayor y más cascarrabias, y si me indignan los que, bajo el paraguas de los infuencers, pretenden pasárselo pipa a cuenta del esfuerzo de los demás (porque si no facturan y solo cobran en invitaciones, lo suyo desde luego no es un trabajo), más lo hacen quienes quieren ir de influyentes en política y no pasan de ser meros difusores de argumentarios escritos en gabinetes de partidos. Así que, bien por Daniel Innerarity, que responde a un viceconsejero andaluz que pretendía defender, con torpeza y atacando a los vascos, el paraíso fiscal y capitalino en el que han convertido Madrid.

Aquí sí que los necesitan

Donde necesitan infuencers pero de los buenos, de los que siempre hemos llamado prescriptores, es en el gobierno español si quieren rentabilizar la aplicación “Radar COVID”, esa cuyo éxito parecía condicionado a que los vascos la aceptáramos tal y como era: en castellano sagrado, porque el retraso para que un euskaldun pudiera interactuar en su idioma y frenar una pandemia mundial parecía poco menos que un sacrilegio. Pues bien, hemos pecado todos de desidia porque asistimos a un “fracaso estrepitoso de ‘Radar COVID’: solo la utiliza el 14% de la población española” (República.com).

El carísimo sistema público

El sistema, por definición, es caro: es caro el sistema de partidos, es caro el sistema sanitario y es caro el sistema público, en general. Son caros pero son necesarios y, si no, podemos valorar alternativas. Y es preciso ser consciente de ello, por ejemplo, cuando exigimos la actualización de las relaciones de la ciudadanía con la administración vía telemática: una plantilla mayor y unas webs desfasadas hacen que la actualización sea carísima en España. Hasta 50 millones de los fondos europeos por el COVID podrían ir destinados a esta puesta al día, según El Confidencial, donde han dado un buen repaso al tema.

El bonito final de Trump

El de Donald Trump va a ser un final bonito. Bonito para quienes le queremos derrotado y, a poder ser, humillado. El recuento que ha costado tres millones de dólares a “la campaña” del presidente (un concepto demasiado genérico para tanto dinero) solo en Wisconsin ha servido para encontrar 87 votos más a favor de Biden y ninguno fraudulento, como pretendía el republicano. Con esto y con todo lo demás soy de los que cree que el trumpismo está acabado. Tanto el encabezado por Donald (que tendrá 78 años dentro de cuatro) como el de Ivanka, Eric o Donald Jr., lo que es una magnífica noticia para todos.

Preguntas que son autorretratos

El parlamentario de Bildu, Mikel Otero, se retrata y retrata una forma de pensar en Euskadi, esa que si deja de autoengañarse e intentar engañarnos se quedaría desnuda y avergonzada, cuando intenta asemejar a un miembro de ETA con un gudari en la Guerra Civil. Quien compara elementos que no son comparables o no se entera o intenta manipularnos. Se lo afearon en Twitter, entre otros, Daniel Innerarity: “Si a estas alturas uno no es capaz de explicar que lo que hizo ETA estuvo mal y no sirvió para nada… Entonces tiene que hacerse mirar sus explicaderas, sus principios morales y su visión de la historia”.

Esto es lo que ha elegido Casado

Cuando Mariano Rajoy eligió a Rafael Hernando como portavoz en el Congreso muchos pensamos que el PP se había pasado al troleo político: con el gallego como presidente, un sin vergüenza como Hernando era útil para el cuerpo a cuerpo y batir el agua del colector para que huela. Pero la decisión de Pablo Casado de colocar a Álvarez de Toledo supera a la de Rajoy con creces: la nueva portavoz es una irresponsable y una cínica, como bien apunta Jokin Bildarratz en Twitter, capaz de relacionar a Bildu con el terrorismo yihadista sin sonrojarse. La punta de lanza de Casado es el botón de muestra de este PP.

Esto sí que es recoger las nueces

Creo que lo políticamente correcto se nos ha ido de las manos, y la consecuencia la estamos sufriendo: quienes mienten sin pudor o hacen populismo con medias verdades parece que son los que hablan claro. Lo hace Santiago Abascal, que no duda en manipular una violación en grupo en Bilbao, absolutamente repugnante y condenable, para señalar a Iñigo Urkullu y las políticas humanitarias de Gobierno Vasco. Mezclar el agua y el aceite solo le beneficia a él, y me apena ver que no pocos en Bilbao han hecho suyo ese discurso que difunden medios muy importantes. E insisto: no soy de los que hablan con el freno de mano puesto.

El otro oportunismo

Gabriel Rufián recomendando en Twitter leer a Íñigo Errejón porque este ha dicho en una entrevista que él sí hubiera aceptado la propuesta de Pedro Sánchez, y que este le responda que, a su vez, elogia en la entrevista a Rufián, me parece la mejor instantánea de un tipo de renovadores de la política, los que lo hacen todo vía Twitter, vía momento, y vía “yo sí que…” cuando les toca a otros. Y no me puede dar más pereza, lo siento. Como si no oyésemos a Rufián hacer su show durante la legislatura. Como si no hubiésemos visto a Errejón actuar contra los suyos. Como si con un tuit nos fuéramos olvidar de todo.

¿Merece Melitón Manzanas un reconocimiento?

Tengo claro que no como persona, pero, ¿cómo víctima de ETA? ¿No estaríamos justificando algunos asesinatos si nos opusiéramos a que el reconocido torturador fuera recordado también por ser asesinado por la banda? ¿No estaríamos abriendo una puerta que acaban utilizando los que comparan por el morro a un terrorista con un gudari? ¿No estaríamos legitimando la justicia sin jueces? Ander Errasti recuerda en Twitter que tenemos este debate también pendiente después de que el Memorial de Víctimas del Terrorismo recordara a Manzanas sin el contexto necesario.

Innerarity la clava (otra vez)

20160613_innerarity

Les aseguro que es una delicia leer la pieza en Público sobre Daniel Innerarity en la que el filósofo reflexiona sobre lo que sucede en el Congreso y lo que él quiere que suceda. Su clarividencia y sencillez son una bofetada sin dolor. Y el titular elegido es fruto del contagio de lucidez: “El debate político en España es cutre, decimonónico”. Lo dice Innerarity y lo sabemos todos. Junto a una pregunta crucial: “Para qué perder el tiempo tratando de ser como los españoles cuando podemos ser algo más innovador”.

Y si…

Coincido con Innerarity en que los partidos políticos españoles, los que van de nuevos y los que no pueden ir de nada, gastan discursos ya gastados, y hablan de poder, repartos de asientos y pactos con cuotas como si la base no fuera realmente democrática. Luego, leo en Fórmula TV que los toros registran su mínimo histórico en la televisión española y pienso: ¿y si la sociedad de España fuera más avanzada que sus políticos? Ojo, en Euskadi puede volver a ganar un partido español.

La selección entra en campaña

Moragas, Arriola, Rajoy… no dan puntada sin hilo. Solo así se entiende que pese a la corrupción, los recortes y el tiempo que han alargado la legislatura y su interinidad, vayan a ganar otra vez las elecciones. Miden cada paso y cada fecha, y que las elecciones coincidan con la Eurocopa no es una casualidad: la orgía de españolismo ayuda a los patriotas españoles, a día de hoy, los autoproclamados como tal: PP y Podemos. Y si ganan los de Del Bosque, mejor para los dos.

Trabajar cobrando, ¡qué locura!

Hay muchas maneras de llamarnos tontos, pero una de las más reprobables, sin duda, es la que hacen algunas empresas: “Las ‘elevadas expectativas salariales’ de los aspirantes fueron el obstáculo más frecuente con el que toparon las compañías a la hora de contratar, junto a la falta de experiencia (…) La mitad de las consultadas tiene problemas para cubrir vacantes” (El Confidencial). No sería más realista decir que, en esta situación, lo que ofrecen algunas empresas es un insulto.

YouTube es bastante siniestro

En Magnet nos enseñan uno de los canales en YouTube “más oscuro y siniestro” que podemos encontrar, con canciones infantiles y montajes que generan, cuando menos, desasosiego. Pero siempre he creído que YouTube es, en general, bastante siniestro. Está lleno de ideas horribles que hay quien piensa que son maravillosas, y encima reciben millones de visitas. Sorprendente pero cierto. El canal del que nos hablan es solo uno más, en mi opinión, y por lo menos no se esconde.