Ataque a España

20140713_ataque

Es necesario ser tan ignorante como atrevido para andar buscando culpables externos en el caso del fraude de Gowex. Lo que menos le debería de importar al gobierno español, al CNI y a la CNMV no es quién encargó el informe a Gotham City ni quién está detrás de esta marca (‘El Confidencial Digital’), sino por qué y cómo se les había escapado lo que estaba pasando de verdad. Buscar culpables fuera puede aliviarte, y hasta puede parecer que haces algo, pero el problema, y éste es bien gordo, es de quien permite y promueve (premio al emprendedor del año a Jenaro García de manos de Mariano Rajoy, incluido) este tipo de engaños de miles de millones de euros.

Pura virtualidad

En definitiva: que el ataque a España ha sido un disparo en el pie, al estilo Froilán, en toda regla. Pero tranquilos, que queda otro pie y más munición. Así, el mercado alternativo bursátil (MAB), ese en el que Gowex engordó como un pavo fraudulentamente y sin vigilancia, recoge otro cierre, también de una empresa con base tecnológica: ‘Bodaclick’. En ‘El Blog Salmón’ explican muy bien el caso: “Una empresa en un sector complicado que se expandió muy rápidamente y no ha logrado suficiente capital para sobrevivir. El problema es que una empresa en esa fase no necesita salir a bolsa sino inversores comprometidos con el proyecto y una idea de futuro. Sacar a bolsa a empresas con problemas financieros (como es bastante habitual en el MAB) sólo logra que la gente desconfíe de estos mercados”.

¡Hinchemos la burbuja!

Si las pesquisas del CNI y la CNMV dan un resultado veraz, acabarán por concluir que la culpa la tenemos todos, y no se salva nadie. Todos somos los que hinchamos, día a día, la burbuja de Internet, con enormes autoengaños como las bondades y las oportunidades de una herramienta que, sí, tiene elementos positivos, casi tantos como negativos. Pero como preocuparse de lo malo es muy costoso, nos decantamos por aplaudir al creador de Facebook, Mark Zuckerberg, que ha publicado en el ‘The Wall Street Journal’ que “el acceso a una Internet básica es un derecho universal” (‘TICbeat’) como si eso no tuviera nada que ver con la oportunidad de multiplicar su propio público potencial.

¿Cuándo empezamos a preocuparnos?

Lancé esta pregunta cuando los taxistas de Barcelona se manifestaron contra Uber, la empresa que, por medio de una aplicación en el móvil, promueve el uso de vehículos privados para moverse por la ciudad con una tarifa concreta. La pregunta era: ¿es el sector del taxi un sector tan bueno como otro cualquiera para que empecemos a preocuparnos por la usurpación, o tiene que fastidiarse, como tantos otros? Pues bien, en ‘Libremercado’ nos presentan el enésimo sector afectado por estas empresas y sus aplicaciones: “Los hoteleros le declaran la guerra a las ‘app’ de alquiler de pisos a turistas”. ¿Es este sector el adecuado o seguimos esperando?

Un proyecto de verdad

Entre tanta virtualidad, entre tanto “la tecnología lo facilita todo” tan falso, entre tanta usurpación profesional, entre tanto empresario listo que monta “start-ups” virtuales… alivia, y mucho, saber que hay proyectos hechos por profesionales con objetivos claros y evidentes. En el caso de ‘Me-Mo Magazine’, los fotoperiodistas que la han creado buscan informar y ser autosuficientes por medio de una publicación on-line con la que pretenden exprimir lo que les ofrece la tecnología: difusión, costes más bajos, colaboración… “Aun a riesgo de equivocarnos, preferimos lanzar nuevas iniciativas, intentar buscar soluciones, probar nuevas fórmulas y a la vez tener control sobre nuestros trabajos y la manera en que éstos se muestran”, dice uno de sus fundadores a ‘Qué Sabes De’.

«Desconfía» y «prudencia»

20140709_desconfia

El escándalo de Gowex puede que solo sea el primer de una serie de estafas, cuentas hinchadas a sabiendas, y fraudes varios de empresas relacionadas con el sector tecnológico. Con suerte, rasgamos el velo y empezamos a ver a Uber, pero también a Google, Facebook y Twitter como lo que son: empresazas que se aprovechan de la benevolencia de los que van de críticos con el sistema, pero con lo digital se han alienado y alineado con alegría. En el blog ‘Aprendiz de Bolsa’ recomiendan desconfiar de los crecimientos rápidos y prudencia ante las exaltaciones de las bondades de la tecnología. Elementos lógicos que se han hecho audibles gracias a la “estafa”, según esta bitácora, de Gowex.

La burbuja del “emprendizaje”

Precisamente en el post sobre Gowex de ‘Aprendiz de Bolsa’ encontramos el hipervínculo a otra bitácora, ‘Ladrillos de la Discordia’, en la que hacen chanza, con razón, del olfato del presidente del gobierno español: “Mariano Rajoy ha quedado en evidencia. Cuatro meses después de entregar a Jenaro García uno de los premios Startex, poniéndole como ejemplo de empresario emprendedor, nos enteramos que el tal Jenaro había vendido humo”. Lo cierto es que el propio “emprendizaje” y las gilipolleces estas del “emprendedor del año” son humo, humo que hincha su propia burbuja, en particular, y la tecnológica, en general. Lo de Gowex, sencillamente, tenía que pasar.

El malo de la película

Y continúo: lo de Gowex tenía que pasar. Lo describen muy bien en ‘El Blog Salmón’: sus números, antes o después, serían comprobados y descubiertos. Y mejor que la burbuja haya estallado ahora que no en el IBEX35, al que iba encaminada esta falsa “start-up”, sorteando todos los controles hasta que llegó el informe de Gotham City (que también tiene “bemoles”). Fuera de lo particular, insisto en la necesidad de este pinchazo y de este escándalo. De este golpe de realismo que tiene que servir para poner en valor a quien hace bien las cosas, y para desenmascarar a quien solo hace juegos malabares.

Mucho listo para poco negocio

Gracias al periodista Miguel Ángel Uriondo descubro en Twitter a Nacho Royo, un personaje como muchos: un exhibicionista que quiere recrear los golpes que en EE.UU. dieron varios hombres de negocios invirtiendo en empresas tecnológicas. Pero la España de hoy no es la “gringolandia” de entonces, por mucho que se empeñen quienes no quieren ver la virtualidad, la futilidad y el engaño de negocios como Gowex, que cotizan en mercados alternativos que ahora se sacuden. El propio Royo, que se define a sí mismo como “hombre de negocios” y tiene un máster en ESADE, reconoce en Twitter: “Hoy es el día en el que todo se derrumba y tengo que volver a empezar. No sé si podre porque he perdido casi todo mi dinero con Gowex”.

Ahora, Telexfree

No aprendemos: la avaricia de algunos es más fuerte que su razón, y la base tecnológica de algunos timos es excusa suficiente para perder el raciocinio más rápidamente. No nos hemos levantado del golpe de Gowex cuando asoma en el frente otro escándalo: una estafa piramidal de las clásicas basada en obtener más de un 200% de beneficio con una pequeña inversión y haciendo un copia y pega digital, que ofrecía Telexfree, según ‘Estrategia y Negocios’ y ‘Excite’. Y como en Internet atan a los perros con longanizas, y el más tonto tiene un blog con el que gana miles de euros, cuela.

Sobre las SICAV y otras demagogias

20140702_sicav

Me ha encantado el post de Daniel Lacalle en su blog de ‘El Confidencial’ sobre las SICAV. Acusa a los políticos de “crearse sus propios infiernos” y explica cómo estos fondos de inversión son legales y sus beneficios tributan. También niega que el uso mayoritario sea el de sociedades de ricos con accionistas de paja, como ha trascendido, y recuerda que son muchos los ahorradores que entran en SICAV directa o indirectamente por medio de sus bancos. Y sobre todo, alerta contra la demagogia y pide lo que pedimos muchos: esfuerzos por explicar la realidad y honestidad política antes que la búsqueda del titular.

Gran jornada electoral en 2015

Según ‘Vozpópuli’, Mariano Rajoy estaría pensando muy seriamente en adelantar las elecciones generales que tocarían en otoño de 2015 hasta hacerlas coincidir con las del último domingo de mayo, municipales y, en el caso de la CAV, también forales. El motivo: la situación de debilidad que tendrá el líder del PSOE en primavera. En el PP creen que, por un lado, esto les beneficia y, por otro, que alargar su estancia en Moncloa no les reportaría ningún beneficio añadido.

Los negocios del abuelo

Juan Carlos I se ha retirado a vivir la vida. Yo me lo imagino haciendo lo mismo que siempre con la salvedad de que ya no estampa su firma ni para pagar una cuenta, que para algo ha sido rey. Pero su pasado le persigue. De ahí el asunto del aforamiento, no vaya a verse salpicado por el chorreo que está cayéndole a Urdangarín, por ejemplo. En ‘Tercera Información’ mencionan el libro ‘El Conseguidor’, sobre el marido de la infanta Cristina, y cómo en este volumen cuentan que el propio Juan Carlos I pidió a Rita Barberá y Francisco Camps atendieran a un asunto de 105 millones de euros públicos que iba a proponerles Urdangarín.

El fútbol no tiene que ser así

Muy interesante y necesario el reportaje de Víctor Gil en ‘La Información’ sobre “el día después” del Mundial o la Eurocopa en los países que acogen dichos eventos. Sudáfrica, por ejemplo, sigue pagando la factura de aquellos excesos, vía impuestos. Y Alemania ha hecho una vez más del pragmatismo su bandera y se ha asegurado de amortizar cada infraestructura futbolística. Por mi parte, me pregunto: ¿quien designa a un país organizador no debería de tener en cuenta la viabilidad social y económica de la operación? ¡Ah, perdónenme ustedes, que estaba hablando de la FIFA sin darme cuenta!

El no-milagro de las tecnológicas

La de los creadores de Foursquare era una gran idea: usar los dispositivos móviles para generar el mapa más grande de locales y espacios, observar los más concurridos y dejar anotaciones sobre qué hacer o degustar en cada sitio. De hecho, el mapa generado es usado por otras plataformas, pero a Foursquare se le acaba la gasolina, es decir, el dinero y la paciencia de los inversionistas, según ‘El Blog Salmón’. Lo que sucede con esta plataforma es un buen ejemplo de lo que sucede con otras, como Twitter: carísimos castillos en el aire que quieren ser como Facebook y que nos hacen vivir en una virtualidad doble.

Iglesias, el salvapatrias

20140624_salvapatrias

Lo último que necesitamos en Euskadi es otro salvapatrias. Y lo que nunca hemos necesitado es que vengan de Madrid a decirnos qué nos pasa. Pero “lo vasco”, bien lo sabemos, vende en España, y hasta los partidos políticos que no van de partidos políticos, como Podemos, tiran de viejos argumentos para salir en los papeles: Pablo Iglesias dice que ETA tiene una base política (‘República.com’). Podríamos esperar que un tío listo como él sabrá diferenciar entre tener una justificación y justificarte con lo que sea a ver si cuela. Pero de momento ETA se la ha colado también a él. La única base de la violencia es la imposición de ideas. Y eso no tiene nada que ver con la política.

Gallardón, el salvafamilias

Lo del hijo de Gallardón refugiándose en casa de su padre después de un accidente de tráfico tiene varias lecturas, y todas malas. Para empezar, el modo en el que deja claro que su padre le saca de los aprietos. Pero para terminar, la frase lapidaria del ministro de Justicia: “Los asuntos de familia se tratan en familia” (‘La Voz Libre’). Esto lo dice el mismo que va a intervenir sobre la decisión de abortar de las mujeres y sus parejas. Está claro que Gallardón es un “salvafamilias”, primero, la suya; después las de todos.

Montoro, el salvador

No vamos a inventarnos palabras. Montoro va directamente de salvador. El salvador de España y de sus arcas, y hasta el salvador de la ciudadanía, empobrecida por los autónomos que despistaban facturas, los funcionarios que cobraban pagas extra, y las exenciones fiscales o los IVA bajos. Por suerte, ahí está él, para subirnos el IRPF hasta cuando anuncia que lo modifica para bajarlo. En ‘El Blog Salmón’ describen las “16 modificaciones en el IRPF que ‘olvidó’ anunciar Montoro y que suben de facto el IRPF”. Y en ‘La Información’ nos explican cómo va a subir el IVA de gafas y lentillas amparándose en una normativa europea.

Madina, el salvapartidos

Según Ricardo Rodríguez en ‘El Semanal Digital’, el aparato del PSOE podría andar nervioso ante la posibilidad de que su candidato, Eduardo Madina, se vea superado por Pedro Sánchez. Madina, al parecer, no ha respondido a las expectativas después de ser debidamente protegido durante dos años en los que otros socialistas han ido comiéndose las derrotas. Ahora que le toca emerger, empieza a cometer errores de bulto, y uno que puede salirle bien caro es haber llamado a su rival, Pedro Sánchez, “ese niñato”. El comentario se estaría propagando en las líneas internas del PSOE para perjuicio de Madina y el aparato.

Los salvaparados

Hay que tener el rostro de hormigón armado para escribir lo siguiente: “Hasta 281.800 parados menos: esta es la cifra que se puede alcanzar gracias a Internet”. Alberto Luna afirma en ‘El Confidencial’ que “los países que registran una mayor tasa de desempleo son también aquellos en los que sus individuos presentan un menor uso de la red para la búsqueda de trabajo”, citando un dudosísimo estudio del Observatorio para el Análisis y Desarrollo Económico de Internet (ADEI) dependiente de la Universidad de Alicante. Es increíble la cantidad de chorradas que se puede decir siempre que menciones Internet en la misma frase.

¿Quiso el PP otro Naseiro?

20140422_naseiro

Soy un malpensado, pero si leo que el PP toma ahora medidas para que no se repita lo de Luis Bárcenas, como no pagar tanto a su nueva tesorera y atarla en corto por medio de reuniones con Cospedal, no puedo evitar preguntarme, ¿por qué no lo hicieron después de que se destapara el “caso Naseiro”, que no siguió adelante por un oportuno defecto de forma? La pieza al respecto la hemos encontrado en ‘El Confidencial Digital’, y va bien sembradita de recados a Bárcenas y de exculpaciones al PP, cuyo pecado fue confiar en Bárcenas.

La foto y las consecuencias

Esta crisis ya lo es hasta de imaginación. Y no solo porque se haya muerto Gabriel García Márquez. Los medios su suman al populismo y tergiversan la labor de los representantes políticos para acercarse a la ciudadanía, deseosa de cargar contra los políticos. Y los políticos se rinden al populismo y se ponen a regalar recursos, como si se tratara del infumable ‘Entre Todos’ de las mediodías de TVE1. Solo así se explica cómo ha acabado de mal el pulso entre IU, PSOE y PP en Sevilla sobre los pisos entregados a residentes en la corrala “Utopía” a los que el ayuntamiento no había concedido una vivienda porque otros la necesitaban más, como relatan en ‘El Semanal Digital’.

¿Y si aplican las leyes?

Emilio Olabarria ha afirmado en su artículo periódico en ‘Sesión de Control’ que su grupo en el Congreso se sumará a todas las iniciativas para frenar la corrupción en España. Pero también aporta su propia receta: “Contra la corrupción se lucha cesando de inmediato a aquellos políticos sobre los que recaen sospechas de prácticas irregulares; contra la corrupción se lucha obligando a entregar el carnet del partido inmediatamente a aquellos sobre los que se están practicando diligencias de investigación en sede judicial por prácticas de corrupción. Yo comprendo que estas medidas, que son las que el partido que represento adopta siempre”. Y yo aporto una más: ¿y si en vez de una nueva legislación empiezan por aplicar a rajatabla la existente?

El Google de lo prohibido

No hay una sola Internet, igual que no hay una sola televisión. Para algunos, el electrodoméstico que rige nuestro salón es un medio de información, para otros, de entretenimiento, y para los más modernos, el aparato en el que ver las series que se descargan, pasando de las parrillas. Del mismo modo, hay una parte de Internet que la mayoría desconocemos y que en ‘TICbeat’ nos han acercado… para preocuparnos un poco. La creación de Grams, una especie de Google para lo prohibido, simplifica las búsquedas de productos ilegales que se venden en la red.

Lógica de mercado

Otra certeza de Internet, además de que simplifica el acceso a los mercados más oscuros, es que es una gran tienda. Y como tal, responde a la lógica del mercado: si se compra, se vende. Si se vende, da beneficios. Si da beneficios, se gana dinero. Si no se gana dinero, se cierra. Y esto es lo que puede pasarles a Twitter y Linkedin. Estas famosísimas redes sociales no son viables, y los inversores podrían estar notando el nerviosismo y el cansancio ante dos herramientas muy usadas, sí, pero nada rentables. Y la fuente que lo cuenta es ‘El Blog Salmón’, aunque somos muchos los que vemos la palpable realidad.