España descubre la política

Puede que hoy, por fin, haya un gobierno en España. Con un retraso injustificado desde que votamos en abril, Sánchez puede ser hoy presidente. Para eso, en el PSOE han tenido que negociar con los de ERC que le tumbaron los PGE dándole la excusa, con los de Podemos tras el fracaso de abril y con el PNV entre otros partidos. Lógicamente, Sánchez y el PSOE han tenido que ceder. Eso es una negociación. Eso es la política. Y si no es así hablamos de otra cosa: o de una dictadura o de un negocio (o las dos cosas). Me sorprende que a estas alturas haya españoles capaces de sorprenderse ante la política más básica.

Lo que urge

Espero que el nuevo gobierno meta mano rápidamente a la factura eléctrica que es, sin duda, la mayor estafa consentida que hayamos presenciado: “El precio medio del mercado eléctrico diario español en 2019 fue de 47,7 euros por megavatio hora, lo que representa un 26,5% más que el de Alemania y un 20,9% más caro que el de Francia, según datos de la Asociación de Empresas de Gran Consumo de Energía” (El Periódico de la Energía). ¿Por qué? ¿Y por qué a ese precio tenemos que sumar peajes y compensaciones a una industria que tiene un margen de beneficio mayor, permitido y sin justificar?

Lo que es obsceno

El televisivo Quique Peinado me pareció obsceno cuando tuiteó: “Ganar 130.000 al año es la puta hostia de dinero. Os lo digo yo que me pasé 36 años sin ganarlos y ahora sé lo que es”. Pero lo realmente obsceno es que redactores, columnistas y contertulios hayan clamado contra esta subida de impuestos. Lo que no tiene ninguna lógica es que quien cobra menos de 130.000 € sea beligerante (y lo hemos visto en Twitter) porque los que sí lo cobran tengan que pagar más impuestos. Lo que es una pasada es cómo la derecha y la extrema derecha protegen a las clases más favorecidas y mueven al voto a las menos favorecidas.

Necesitan una España normal

Los que nos queremos ir estamos asistiendo a cómo España prepara el escenario más favorable a que lo hagamos. Incluso la extrema derecha calienta el “Spexit” cada vez que Europa actúa de un modo que no le gusta. Pero si somos solidarios y pensamos en los que quedarán en esa España sin Euskadi y Catalunya, y dividida, tenemos que darnos cuenta de que necesitan otro país, no ya con un nuevo modelo económico, también político y judicial: si “Estrasburgo condena a España a indemnizar a los dos jóvenes catalanes que quemaron fotos del Rey” (Europa Press) es porque la caverna les condenó antes.

Sí, va de esto

Tiene razón Luis Tudanca: la extrema derecha no deja de hablar de la unidad de España y de traición de quienes apoyan al gobierno que, si nada se tuerce, saldrá hoy, y lo hace por un motivo claro. “En realidad, todo el ruido, todo el humo es para tratar de que no se llegue a la subida del SMI, de las pensiones, a la ley contra el cambio climático, a la Memoria Histórica, a las subidas de impuestos a los que más tienen… No lo olvidéis”. Eso es lo que está en juego: el modelo de su patria y el encaje en ella, o no, de quienes no estamos a gusto ni con ese modelo ni con ninguno pasado.

No es la App, es el morro

Nace un banco nuevo, Revolut, que, cómo no, se basa en una App: así, la tecnología nos ayuda a cambiar hábitos porque perdemos la confianza en lo tradicional. Los bancos, además, ayudan a que tomemos la decisión: nos quitan las oficinas y nos hacen pagar por los trámites físicos. ¿Qué más me da pasarme a un nuevo banco si, total, tengo que hacerlo todo por Internet? Lo que sí importa es cómo se construye la nueva entidad: según Eldiario.es, Revolut pone como prueba a los candidatos a un puesto de trabajo conseguir 200 nuevos clientes, les contraten o no.

No es el voto, es la actitud

Me cuesta creer que Celia Villalobos haya votado en contra de levantar el famoso “impuesto al sol” cuando el resto de su partido se ha abstenido. No creo que una política como ella, de vuelta de todo, se vaya a meter en ese fregado. Simplemente, creo que estaba distraída cuando le informaron del sentido del voto, o puede que incluso pasaran de ella. De lo que estoy bastante seguro es de que a Villalobos le dio igual no enterarse como le da igual haberse equivocado. Y esto es lo grave y lo que define al PP: que personas como Villalobos sigan ocupando un sitio y un sueldo en la política.

Nick Clegg como revulsivo

Facebook está ante su mayor crisis de reputación. Siempre ha habido críticos, siempre ha habido noticias controvertidas, siempre ha sobrevolado la duda sobre lo que hacían con nuestros datos y siempre ha habido analistas que la daban por muerta en unos meses. Pero esto va en serio: robos de información, las mentiras que hacen ganar las elecciones a Trump y, ahora, el engaño sobre la viralidad de los vídeos que nos han costado dinero en producción o publicidad. Con todo esto sobre la mesa, Facebook se encomienda ahora al expolítico británico Nick Clegg.

Instagram como escaparate

Para Facebook la caída de su buque insignia, de la red social que lo ha sido todo, que ha cambiado el mundo y que da nombre a la gran empresa en la que se han convertido, es importante. Pero lo van paliando con el modo en que nos hemos acostumbrado a WhastApp y el éxito de Instagram. Todos somos más felices desde que lo tenemos. Por lo menos, cuando posamos para las fotos que verán nuestros amigos. Y es ya una fuente inagotable de costumbrismo mundial: la última moda, la de espiar (en argot, “stalkear”) a los hijos de los ricachones rusos.

Los que mejor se lo han montado

Después de aquel: “¿A qué piso va, señor?”, de pensar que tengo el mismo aspecto que el resto de padres de los compañeros de ikastola de mis hijos y de comprobar que mi peluquero de toda la vida cada vez tarda menos en cortarme el pelo, la mayor muestra de mi propia vejez fue ver un tuit en el que un millenial preguntaba: “¿Alguien sabe qué serie es esta?” mientras mostraba el vídeo de un chiste de Friends que le había hecho gracia. Y es que hace 14 años que se terminó. Sin embargo, sigue reportando 20 millones de dólares a cada protagonista al año y 1.000 a la Warner, según Espinof.

El sector energético en el mundo

Ya no es solo por el factor ecológico: el acceso a fuentes de energía baratas permitirá que cada vez más población pueda acceder, simplemente, a calentar su hogar cuando hace frío. Así que la noticia que han publicado en El Periódico de la Energía es estupenda: en el continente americano se han establecido nuevos récords a la baja en los precios de las energías renovables, convirtiendo a la solar y la eólica en alternativas más baratas que el carbón, y con margen de mejora.

El sector energético en España

Mientras esto sucede en América, en España el ministro Nadal se ha visto obligado a pedir a las eléctricas que no vuelvan a bloquear judicialmente las medidas que impulsa su gobierno para evitar cuestiones tan básicas como la congelación de los peajes, esos importes que pagamos sí o sí a las empresas por pérdidas en sus negocios o posibles problemas que tengan que afrontar. Una barbaridad sobre otra que convierten a este sector en uno de los menos apreciados por los consumidores.

Tabarnia es puro teatro

Albert Pla está muy bien esta vez en su blog de Público, desde el que pide ser nombrado tesorero de ese constructo llamado Tabarnia y que concentra a lo más reaccionario de Catalunya. La idea de una mancomunidad españolista independiente basada en unos únicos resultados electorales no debería de pasar de ridícula, y como tal se la toma Pla: “Estoy muy contento de que el Gobierno de España, por fin, esté produciendo y promocionando con tanto interés una producción teatral. Me refiero a Tabarnia”.

Esto sí es serio

Tabarnia solo es el nombre propio del invento, pero detrás están todos los que han ido colándonos como ciudadanos agraviados por el nacionalismo catalán pero que, como bien recuerdan en Ctxt, en muchas ocasiones son solo fascistas disfrazados de votantes de centro. Fachas, sí, y son unos cuantos los que han salido en televisión victimizados. A estos se les suma el clima típico español, con los herederos de Franco en las portadas de las revistas y el callejero recordándonos la dictadura.

Twitter no gana elecciones

Hubo una época en la que, si Twitter fuese el reflejo del censo electoral, UPyD hubiese sido uno de los principales partidos de España. Después, definitivamente la izquierda (la española como la vasca) tomó esta red social cuyos datos de crecimiento, hoy, son poco halagüeños. Y así llegamos a curiosidades como que Alberto Garzón tenga un millón de seguidores, algo que, como bien le recordaba una usuaria de Twitter, supone tener ya más “followers” que votantes. ¿De qué le sirve?