Entonces, ¿para qué sirve?

Si en plena crisis sanitaria mundial la sanidad privada está barajando la solicitud de un ERTE para más de 28.000 empleados (según Público, estos serían los de un consorcio de clínicas privadas, pero podrían sumarse más fuera de esa alianza), ¿para qué sirve? Doy por hecho que estamos hablando de centros estéticos (que también hacen son importantes para las labores de reconstrucción), pero no solo. ¿No se pueden adaptar todos los centros a las necesidades actuales de urgencia más rápidamente que un hotel? ¿No son sus sanitarios hoy valiosos? Desde luego, que la Sanidad Pública es imprescindible ya ni se discute.

No me creo a China

Cada vez que veo una comparativa entre cifras de afectados por el coronavirus en China y en Europa tengo la impresión de que las cifras del gobierno oriental son falsas. ¿En una dictadura con tantas desigualdades han manejado mejor una crisis sanitaria desconocida que en estados europeos con servicios sociales universales? Imposible. El periodista Zigor Aldama ha tuiteado un hilo explicando que esa duda también la tienen en China. De hecho, diarios “locales” (en dimensiones chinas) hablan de cientos de muertos no contabilizados. ¿E infectados? ¿Cuántas personas han quedado y quedan hoy, como siempre en China, al margen?

¿Es el momento de dimisiones?

¿De verdad alguien cree, como sugiere Alberto Olmos en Twitter, que este es momento de dimisiones o ceses por la crisis sanitaria y social actual? ¿De verdad alguien cree que este es el mejor momento para ponerse a buscar nuevos responsables y que estos se pongan al frente de equipos agotados y desanimados que se enfrentan a algo para lo que nadie estaba preparado (absolutamente nadie, y quien diga lo contrario se enfrentará a la cruda realidad)? ¿De verdad alguien cree que es el momento de ver rodar cabezas de políticos y técnicos, entre las de los muertos? ¿De verdad alguien lo quiere?

Nos sobra ansiedad

Entiendo que las personas que estén confinadas en sus casas y estén solas o sin hijos, teletrabajando, lleguen a aburrirse. Pero los que tenemos que combinar el ordenador con la cocina y los pequeños, desde luego, acumulamos estrés. Pero creo que todos llevamos una carga de ansiedad tremenda. Los informativos, Twitter, WhatsApp, son una máquina de producírnosla con el contador de muertos, las noticias sobre funerarias que no dan abasto, el Ifema convertido en hospital o la ronda de ciudades con más casos. Es la realidad, sí. Pero la carrera por el catastrofismo no ayuda a nadie.

¡Cómo que no nos salvará el Estado!

No discuto la valía de Pablo Iglesias ni de ninguna de las ministras o ministros de Podemos. Están tan capacitados como los que podría proponer el PSOE o el PP, y mucho más que cualquiera de los de Vox. Pero me asusto cuando veo declaraciones como las de Rafa Mayoral que hacen propias en Podemos: “De esto no nos va a sacar el Estado, nos vais a sacar vosotros y vosotras. Solo el pueblo salva al pueblo”. ¿Cómo que el Estado no va a sacarnos de esto vía Sanidad Pública y medidas de reactivación de la economía? ¿Cómo que cuatro ministerios y una vicepresidencia no les identifica como “Estado”?

Sí, saldremos

El periodista Zigor Aldama lanzaba esta semana en Twitter un mensaje esperanzador: imágenes de la calle en China, donde reside, junto a estas líneas: “Casi dos meses después, la vida regresa a las calles de Shanghái. Aunque todavía la mascarilla es obligatoria, el buen tiempo y el fin de la primera batalla contra el coronavirus se notan en el ánimo de la gente. De esta se sale con sentido común y responsabilidad”. Así es. Lo sabemos. Pero se nos está haciendo largo y, los que más, hoy cumplirán el quinto día de confinamiento con sus hijos en casa. Incluso en el mejor de los casos, esto va a ser duro.

Cómo van a acabar… Los móviles

El guionista portugalujo Raúl Díaz lanzaba este mensaje en Twitter: “Me estáis llenando el WhatsApp de mierdas. Primer aviso”. Evidentemente, no es una amenaza seria, pero sí un aviso sobre lo que nos está pasando a todas y todos: ¿cuántas veces cargamos el móvil cada día de este confinamiento? ¿Cuántas imágenes y vídeos recibimos a lo largo de la jornada en los grupos de WhatsApp? Esta pandemia es excepcional, pero el uso de las redes sociales estos días también lo está siendo: un montón de desinformación pulula, ¿con qué intenciones? Antes de reenviar, piensa y si es necesario, comprueba.

Increíble

El virus ha llegado a América. De momento, no voy a mencionar la intención de Trump de comprar en exclusiva para EE.UU. la posible vacuna que están desarrollando en Alemania. Hoy no toca hablar de hijoputismo extremo, pero sí de la irresponsabilidad máxima de Daniel Ortega, el presidente de Nicaragua que ha convocado una manifestación contra el coronavirus Managua. Según el presidente y su gabinete, será el amor el que salve al país de la pandemia mundial. Un auténtico despropósito para cualquiera que haya visto lo sucedido en el resto del planeta. Lo de Nicaragua va a ser una tragedia.

¿La banca pide qué?

Cuando uno se hace mayor y firma una hipoteca sabe lo importante que es el sostenimiento del sistema financiero. Por eso ahora entiendo que entre las ayudas del gobierno para que las consecuencias del coronavirus no sean catastróficas en lo económico, se contemple a este sector. Pero no puede ser que desde el primer día (el lunes) la banca levantara la mano para pedir dinero público con la excusa de garantizar préstamos (que es su negocio) a pequeñas empresas y trabajadores autónomos. A veces, la línea que separa la importancia del sistema financiero del chantaje bancario es extremadamente delgada

No dejemos que se olvide

Solo hace un par de días que la Casa Real se descojonó de nosotros intentando tapar entre el coronavirus y el estado de alarma la noticia de que Felipe VI renunciaba de boquilla a la herencia de Juan Carlos I y que dejaba a este sin asignación (dando por hecho que puede ganarse bien la vida con sus comisioncillas), así que no podemos dejar que caiga en el olvido: “¿Dónde están ahora los de ‘yo no soy monárquico, soy juancarlista’?”, se preguntaba en Twitter Alejandro Izaguirre. Y tiene razón: ya nadie se declara juancarlista y la monarquía, pese a todo, que es mucho, está más amparada que nunca.

Nos lo creemos… O no

El primer equipo femenino del Athletic ya conoce su rival en la semifinal copera. Otra oportunidad para apoyar a las leonas. De momento, 11.000 aficionados se juntaron en San Mamés y aunque esté lejos del récord, el número es estupendo. Pero para creernos lo de la igualdad también en el fútbol los propios clubes tienen que apoyar: hoy no son los grandes medios los que hacen seguimiento, por eso es especialmente dura la denuncia de la fotógrafa Marta López contra el Levante femenino porque no le dejaron trabajar para la web Fútbol Femenino la pasada jornada. Nos lo creemos todos… ¿O no?

Iglesias sigue haciendo limpieza

El modo en el que ha alcanzado su objetivo de entrar en el Gobierno español ha hecho que mire con mejores ojos a Pablo Iglesias. No sólo es ganar, es cómo lo haces, como decía Bielsa. Pero toda gran obra hace sombras: el líder de Podemos saca tiempo para seguir limpiando su partido de críticos. La salida de Lander Martínez (que entró después del enfrentamiento de la dirección general con Roberto Uriarte, hoy diputado en Madrid) supone una nueva equis en la foto de aquellos que, según Vozpópuli, “plantearon un pulso”. “Solo quedan dos secretarios con poderes reales en sus comunidades”, los de Asturias y Baleares.

¿A defendernos… De ellos?

Ningún medio mejor que el digital más rancio para leer de qué va “Unión 78”, la última plataforma para tener algo de visibilidad que han montado los de siempre: Rosa Díez y Fernando Savater. Todos los nombres son viejos, desde el de la unión hasta el de sus impulsores. Viejos que no quieren verse apartados, que luchan, como Marianico el Corto en la exitosa serie de Aragón TV, por seguir buscando la atención de los demás. Las manifestaciones que han anunciado generan tan pocas expectativas que ni siquiera en El Español del rancio Pedro J. Ramírez son capaces de sacarles chispas.

Poco facha para mucha plataforma

Puedo imaginar a Savater y Díez persiguiendo a Aznar, Mayor Oreja y San Gil durante sus visitas a Las Vascongadas de la mano de Carlos Iturgaiz. Entre este PP vasco, Vox, Ciudadanos, Unión 78, Libres e Iguales, Hazte Oír y los Abogados Cristianos…. Van a tener que hacer horas extras para estar en todos los sitios la misma colección de fachas que llevamos aguantando 20 años. Ojo, no exagero: Paco Marhuenda ha adelantado que Aznar, Mayor Oreja y San Gil ayudarán al que siempre fue el delfín de los primeros en su campaña a lehendakari. Un revival casposo, con olor a cerrado, que ya no da ni grima: solo risa.

El fascismo se extiende

En el PP pocos legitiman el fascismo con tanto descaro como Carlos Iturgaiz, que coquetea con Vox y votó en contra de una iniciativa europea contra Viktor Orbán. El personaje tal vez no lo parezca pero el tema sí es serio: a la escalada del fascismo tenemos que enfrentarnos todos porque otros ya se encargan de fomentarla a escala mundial. En El Confidencial, Zigor Aldama ha publicado un reportaje sobre los nazis de Mongolia. Nazis de los de verdad, de los que lucen cintas con esvásticas en el brazo, que no se esconden y que tienen bien trabajado el argumentario contra China porque les roba. Por cierto, las fotos son una pasada.

Palabra de Andoni Unzalu

20160927_unzalu

Andoni Unzalu, de profesión mandamucho, ha tuiteado con toda la intención del mundo su hastío de sí mismo. “Socialistas, os voy a ser franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros. No sé si coger el tren en Atocha y no bajarme hasta París”. Tuiteaba ayer, recuperando una cuenta dormida que, con menos de 300 seguidores, va a dar mucho que hablar ante el silencio de Mendia, López y Sánchez. En cualquier caso, nunca he celebrado la desintegración del PSOE ni empezará a hacerlo ahora.

Sí, Euskadi es diferente

Después de años de presión española, renovada con el impulso de “la nueva política”, cuyos protagonistas son unos expertos en hacer suyo lo peor de PSOE y PP, los resultados electorales del domingo invitan a reivindicar que el hecho diferencial vasco, salvo la mierda de ETA, es positivo. Por ejemplo, lo que señalaba en Twitter el periodista Zigor Aldama: “40 de los 75 escaños del Parlamento Vasco estarán ocupados por mujeres. #ElOasisVasco”. Precisamente es en los “detalles” donde se marca la diferencia.

Cuando no tienes ni idea de política vasca

No puede ser que los que vienen a reinventar la democracia tengan lagunas como esta: “Nunca antes otra fuerza había entrado por primera vez al Parlamento Vasco con tanta fuerza. Euskadi ya no se entiende sin #ElkarrekinPodemos”, tuiteaba o le tuiteaban a Pili Zabala. Pero no es cierto: EA entró con 13 diputados en 1986, cuando se presentó por primera vez. Y en 1980, en las primeras elecciones vascas, el PNV se estrenó con 25 diputados de 60. Para saberlo solo hace falta un poco de memoria y para confirmar los números exactos, dos minutos en la Wikipedia.

Cuando toda tu política es el copy-paste

Fíjense en un detalle del tuit anterior: “Euskadi ya no se entiende sin #ElkarrekinPodemos”. Exactamente el mismo lema tuiteaba unos minutos después Nagua Alba: “Todo un orgullo el resultado obtenido. Eskerrik asko bihotzez, Euskadi ya no se entiende sin #ElkarrekinPodemos”. Pero antes que ellas dos lo hizo Pablo Iglesias: “Muchas felicidades @pili_zabala Y compañero@s de Elkarrekin Podemos. Euskadi no se entiende ya sin vosotr@s”. ¿El programa de Podemos? Copy-paste al líder.

Mientras tanto, en Madrid…

Sigo con Pablo Iglesias, que el domingo, a eso de las 16:00, anunciaba en Twitter: “Hoy te voy a dar una sorpresa @ccifuentes Como en los viejos tiempos”. ¿De qué hablaban el de Podemos y la presidenta de la Comunidad de Madrid? ¡De una camiseta! Una camiseta, en concreto, con el lema: “No soy una princesa soy una khaleesi”, en referencia a un personaje femenino de Juego de Tronos. ¡La leche! ¿Esto es la nueva política? No, esto es una soberana tontería. ¡Que se pongan a trabajar!

Primero, vinieron los de MYHYV

20150326_myhyv

El acrónimo MYHYV corresponde al programa ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’ que emite ‘Telecinco’ al mediodía, el de los/las tronistas. Pues bien, la cadena decidió informar sobre el accidente del Airbus de Germanwings, y algunos espectadores reaccionaban así en Twitter (la recopilación es de Miguel Á. Refoyo): “Vamo a ver xq no echan en la tv #myhyv joderrr que pesaos con la mierda del avion de franzia”, “me cago en diooos van a quitar #myhyv por esto de francia a mi que me importa !!!”, “no es mi culpa que sean tontos y se estrellen”, “que no me importa lo de francia quiero a mis niños” (sic).

Luego, los que odian

Una vez pasada la emisión, me dejó atónito otra recopilación de tuits, la que hizo Zigor Aldama de usuarios de esta red social que mostraban una bajeza moral que debería ser inusual pero mucho me temo que no es: “Lo del accidente de avión me parece muy bien si había catalanes dentro de él”, “a ver, a ver, no hagamos un drama, que en el avión iban catalanes, no personas”, “avión lleno de catalanes y alemanes que se estrella en Francia. Win, win, win” o “espero que el avión ese se haya llevado por delante a unos cuantos franceses”.

Finalmente, los que no entienden nada

El escritor catalán Quim Monzó, por su parte, se dedicó a relanzar los tuits de quienes llegaban a la conclusión (prepárense) de que era “lamentable” que Artur Mas compareciera hablando en catalán después del accidente: “Y el subnormal de #arturmas dando las primeras noticias de alcance nacional sobre el #AccidenteAereo en catalán”, “Artur Mas hablando en catalán ante una tragedia global. Hacen el ridículo”, “Artur Mas es subnormal, comparecencia del accidente y la hace en catalán!!” (sic).

Toni Cantó alza la voz en Twitter

Sigo en Twitter aunque cambio de tema. Si en alguna ocasión hemos mencionado los deslices de Toni Cantó en esta red social, hoy es necesario señalar y aplaudir que el actor y miembro de UPyD haya usado Twitter para alzar la voz lleno de coherencia, en esta ocasión, contra la máxima dirigente de su propio partido: “Decepcionante rueda de prensa de Rosa Díez. La dirección del partido debe responsabilizarse de las decisiones que nos han traído aquí”, en clara alusión a la debacle electoral en Andalucía, que parece que solo será la primera.

¿Tiene límites la libertad de opinión?

A modo de corolario, termino esta columna con un post de ‘Chica de la Tele’ con el que no estoy, en absoluto, de acuerdo. Para mí, la libertad de opinión sí tiene un límite: tener una opinión. A poder ser, formada. Que exista Twitter, un lugar en el que decir algo, no significa que todo el mundo tenga algo que decir, pero algunos han “empoderado” a quienes no entienden lo que es una noticia de alcance sobre una tragedia, que el odio solo engendra odio, o que el catalán es una lengua igual de útil que el francés para comunicar, o que no te haga gracia Jaimito Borromeo no es motivo suficiente para lincharle públicamente.