Irene Montero quiere ser contertulia

20170427_irene

Desconozco cómo funciona la SER con los partidos, pero sí sé cómo lo hace ETB con los periodistas que vamos a tertulias: te llaman esperando que defiendas la línea editorial de tu medio y, si no funcionas, dejan de hacerlo. Al parecer, yo no soy un buen contertulio, y tampoco pasa nada. pero sí entiendo que la SER prefiera a Íñigo Errejón que a Irene Montero. Sin embargo, el primero ha sido vetado por Podemos que quiere imponer a la segunda.

Pero, ¿quién veta aquí?

La situación, generada por Podemos, evidentemente ha dado pie al comentario porque, ¿quién veta aquí? ¿Podemos a Errejón o la SER a Montero, a la que no dejaron acceder a la tertulia de “Hora 25” porque, simplemente, no la habían invitado? Por supuesto, patalean, pero al propio Pablo Iglesias se le ha vuelto en contra un vídeo en el que explicaba que, para sus tertulias (esas que patrocina la televisión iraní) elige él a los contertulios y pasa de las sugerencias de los partidos.

Errejón sale bien. El resto, no

Íñigo Errejón salió bien de la bola de nieve que engordaba y engordaba Podemos. Y salió, además, pronto con este tuit: “Podemos puede elegir sus portavoces. He aprendido mucho en ‘Hora 25’. Un placer participar cuando toque. Hoy lo importante es otra cosa”, en referencia a los nuevos casos de corrupción en el PP. Pero sobre la mala situación de los de Rajoy ya hemos hablado y volveremos a hablar. Hoy es el día de señalar, como el periodista Antonio Maestre hacía en Twitter, el grave error comunicativo de Podemos. Uno más.

Cuánto paga YouTube

En Vozpópuli han respondido, en parte, a una de las grandes preguntas de Internet: cuánto paga YouTube a los “creadores de contenido”. Al parecer, no demasiado: entre 20 céntimos y 3 euros por cada mil reproducciones de vídeo, en el caso de los autores de canales para niños. El negocio está en el contacto con las marcas, que sí abonan entre 200 y 300 € por un par de horas de presencia en estos canales, llegando incluso a miles de euros en el caso de los más “top”.

El Newcastle asciende

Vuelvo a mis inicios, cuando comentaba el fútbol internacional en Radio Nervión junto a mis admirados Miguel Ángel Puente e Iker Fernández, y les hablo ahora del ascenso del Newcastle a la Premier League. Un club que en Bilbao cae bien por aquella eliminatoria contra el Athletic, y que actualmente está entrenado por Rafa Benítez, que llegó al final de la temporada 2015-2016 para salvarlo, no lo logró, se quedó para reflotarlo, y lo ha conseguido. Estas historias de empeño, de clubes que renacen, son las del fútbol de verdad.

La República de la contradicción

20170416_republica

La celebración del aniversario de la II República española el pasado viernes sirvió para que muchos, de diferente signo, se apuntaran a la moda en Twitter de buscar contradicciones a propios y extraños. Y como es lógico salieron perdiendo los defensores de aquel gobierno… Que han acabado traicionándolo: algunos recordaron a Ada Colau rindiendo honores a Felipe VI y otros a Irene Montero que, en su pacto con IU, Podemos vetó el objetivo de alcanzar la tercera.

La Semana Santa militar

Esta Semana Santa está siendo especialmente relevante en lo político porque María Dolores de Cospedal ha ordenado que la bandera ondee a media asta por la muerte de Cristo. El Twitter del ministerio de Defensa, además, está llenito de actos, empezando por los de la Legión Española. Al mismo tiempo, algunos echaban de menos a Carmen Chacón aún con más motivo porque la socialista buscó como ministra esa separación de “poderes” entre iglesia y ejército.

La guerra que da Trump

Permítanme la banalidad en el titular con el juego de palabras, pero estas vacaciones de Semana Santa han sido especialmente movidas para el presidente de EE.UU. en lo militar, precisamente: bombardeos en Siria, asesinatos por error, tensión con Rusia y Corea del Norte… Y la mayor bomba no nuclear sobre Afganistán. Un cambio de rumbo de Trump, que en campaña anunció que EE.UU. se replegaría y desde la Casa Blanca solo ordena destrucción.

En el PSOE también hay batalla

La batalla interna en el PSOE está siendo especialmente truculenta, y eso que este partido nos tiene acostumbrados a desgarros internos en cuanto las cosas van mal. Por cierto, una vez más, las candidaturas de Díaz y López van de la mano: en este caso, intentando desmontar el respaldo a Pedro Sánchez. Al parecer, según El Confidencial, estarían repasando los mítines del ex secretario general para comprobar que en esos actos multitudinarios realmente siempre están los mismos.

Otra versión

Hace solo un par de días traía a esta columna la denuncia de una oncóloga y posterior arresto de varios investigadores que, según la policía nacional española (repito: según la policía) estarían administrando un medicamento “falso”. También les avisaba de que algunos laboratorios pedían prudencia. Y hoy les traigo un ejemplo de esto último: en Ciencia Explicada insisten en la posible validez del medicamento (hace falta más tiempo) y, sobre todo, en la inocencia de los detenidos.

La guerra que nos toca a todos

20170223_lucha

La que libramos contra el cáncer es una batalla global. Nadie se escapa de esta enfermedad, y quien no la padece de momento la sufre porque alguien, muy cerca, sí lo hace. Por eso es necesario dar visibilidad a quienes logran salir adelante y a quienes, como Pau Donés, luchan contra las probabilidades. Porque la vida, amigos, hay que vivirla haciendo felices a quienes nos rodean y llamando a las cosas por su nombre aunque solo sea para no perder el tiempo.

Recuperemos nuestra mirada crítica

Internet nos ha traído que, como decía Umberto Eco, la opinión de un perfecto imbécil se ponga al mismo nivel que la de un experto. Y tenemos que dejar atrás ya ese período de adaptación para utilizar Internet sin despreciar lo que sabemos. Solo así evitaremos que cadenas de WhatsApp o medios sensacionalistas nos cuelen mentiras para señalar a un colectivo desfavorecido, como el ataque de 50 refugiados árabes a varias mujeres en Nochevieja en Frankfurt, que nunca existió.

¿Socióloga? ¿Jurista?

Crucé un par de tuits con Josean del Moral sobre el currículum de Elvira García, la senadora de Podemos que no pagaba su VPO de alquiler ni comunicó su cambio de estatus como receptora de la RGI. Además de estos abusos, en Twitter se presentaba como socióloga y jurista mientras que en su descripción de Podemos decía que no tenía estudios. Evidentemente, otros observadores se dieron cuenta de la incongruencia, y ella ha acabado por retirar lo primero.

Errejón, Sánchez y Montero, se mueven

La nueva política consiste en desplazar a segunda línea a quien te ha hecho frente, en arrinconar a quien ha sido tu expareja, y en poner a tu lado a quien lo es en la actualidad, además de jefa de gabinete y nueva portavoz, como leemos en El Independiente. La nueva política es tener grupos de Telegram que se llamen “La gran purga final” o “Paseo militar”, y usarlos para hacer juegos cortesanos que te lleven a los mejores sillones, como leemos en el Huffington Post.

Mala comunicación, mal resultado final

Los grandes comunicadores son excepcionales. Iñaki Gabilondo hay uno. ElRubius hay uno. Carlos Fernández Guerra, que se atrevió a dotar de una personalidad desenfadada a la Policía Nacional en Twitter, hay uno. E imitarles, seguro, nos lleva al fracaso. Así, el community manager de Hero se equivocó cuando respondió a Samanta Villar en Twitter (la periodista había preguntado por el uso del aceite de palma): “A Samanta Villar, acomodada y famosa, sus hijos le hacen ‘perder calidad de vida’. Ánimo Samanta, tus hijos te querrán igual”.

Los enemigos del pueblo

20170221_enemigo

Donald Trump cumple un mes al frente de la Casa Blanca. Un mes muy intenso y que, esperemos, sea resultado de la efervescencia, porque cuatro años así pueden acabar con la energía de sus trabajadores y la de los corresponsales que cubren la actualidad. Periodistas a los que, además, Trump señala como “enemigos del pueblo americano” y a los que acusa de generar noticias falsas. Me temo que esto sí que no va a cambiar: Trump intentará socializar sus fobias.

Pero quien inventa noticias es Trump

Va a tener su gracia ver a Trump señalar, en su línea, a los medios que según él estén mintiendo cuando éstos digan que el presidente estadounidense se inventó un atentado en Suecia para justificar sus planes contrarios a la inmigración. De un modo palpable, quien miente es él. Y tiene toda la pinta de que no es la primera vez ni será la última ¡Hasta el primer ministro sueco ha respondido en Twitter, cuestionando por qué se inventa ese incidente!

¿Quién decide que es machismo?

Irene Montero es jefa de gabinete de Pablo Iglesias, va a ser la portavoz en el Congreso de Podemos, en sustitución de Íñigo Errejón, y además es pareja del líder de Podemos. Todo lo anterior que he dicho es cierto… Y es relevante para poner en contexto no solo a la propia Montero, también a Iglesias y sus discursos. Y no, Podemos, no puede quejarse de machismo porque señalemos una realidad, y menos cuando el propio Iglesias aireó su relación y ruptura con su anterior pareja, la ahora defenestrada Tania Sánchez.

¿Y qué es ironía? ¿Y coherencia?

Más que irónico me parece incoherente que Salvados, el programa de Jordi Evole, hablara de lo malos que son los smartphones y lo que nos aíslan del mundo… Cuando precisamente su uso y el de herramientas como Twitter ha sido determinante para la notoriedad del propio programa y su director-presentador. No puedes invitar hasta el domingo a la ciudadanía a hacer de tu espacio un trending-topic, y luego avisarles de que eso es perjudicial. ¿Cuándo estás engañando?

Otro que cierra los comentarios

Si hay algo que está sobrevalorado en Internet, más incluso que Twitter como canal oficial (el uso que da Trump) o su capacidad para mostrar nuestras incoherencias, son los comentarios de los usuarios. La mayoría de los que me encuentro en mi blog no intentan aportar nada, solo llamarme tonto y colocar campañas ajenas. Así que me parece destacable que webs importantes, como IMDB, decidan cerrar esos espacios de falsa conversación. La tendencia se extiende.

Una lectura imprescindible

20161230_lectura

Diario16, aquella publicación tan relevante en los ochenta y noventa, tiene una vida digital en la segunda década del siglo XXI nada despreciable, con textos como el que hemos encontrado sobre la actividad de Aznar como lobista, que ejercerá con más libertad cuanto más lejos esté del PP o FAES. Un cruzado del neoliberalismo y un “conseguidor” en toda regla, pero no para el PP: Trump es uno de sus clientes, pero también lo es Abengoa, por la que medió con su “amigo” Gadafi.

¿Tiene recorrido Sánchez?

Yo creo que no, que su trayectoria como líder del PSOE está en una vía muerta, por no hacer demasiada sangre. Él parece un líder errante, un “cadáver político”, como solemos decir, y sus fieles cada vez le son menos, con deserciones como la de Luena y actitudes como la de Patxi López, que se deja querer por quien quiera hacerlo. Lo que más me sorprende es que Sánchez, que fue secretario general del PSOE, está mostrando que no conoce su partido, que siempre apuesta a caballo ganador.

Una fábrica de amor

El mayor enemigo de Podemos es el propio Podemos. El partido caerá bajo el mismo dedo señalador que no señala nada fuera de Podemos que no exista dentro de Podemos. La “fábrica de amor” a la que se refiere Irene Montero, jefa de gabinete de Pablo Iglesias (¿pero estas cosas, estos cargos, no eran los de la casta?), resulta cada día menos creíble. Y es incompatible, desde la base, con la agresividad que necesita el asalto a los cielos. Por fin, la incoherencia pasa su factura.

Vera Rubin también nos ha dejado

Su nombre es mucho menos conocido que el de Carrie Fisher o George Michael, pero en la misma semana que la cultura “pop” se ponía de luto, también lo hacía la astronomía. No voy a “posturear”: no conocía a Rubin ni su influencia, y solo tras su fallecimiento he leído y les escribo sobre su trabajo, tan merecedor del Nobel como el de otros (no es genérico, es masculino). Otra tarea pendiente para 2017: dar visibilidad en vida a quien lo merece.

Larga vida al “Boxing Day”

Las jornadas de la Premier en plena Navidad tienen un encanto especial, es innegable. El fútbol inglés, incluso cuando la liga española o la italiana parecían por encima en calidad, competitividad y atención, siempre ha tenido cierto magnetismo, sabor propio, tradiciones arraigadas en campos blandos porque se mojan. En Twitter, la cuenta @EstoEsPremier nos traslada rápidamente a ese fútbol que huele a pescado con patatas y hierba bajo la lluvia, también en Navidad.