Ahora, (a por) Macron

20170509_macron

Una vez certificada la derrota de Marine Le Pen y, con ella, la del fascismo con piel de cordero, ha llagado el momento de hablar de Emmanuel Macron. Y lo haremos como de cualquier otro Jefe de Estado elegido democráticamente. Este, además, con un ideario liberal y pasado de gran bancario que, para el que escribe, restan. Tampoco me gustan los personajes políticos, como él, emergidos desde otros partidos con proyectos puramente personalistas. A partir de ahora, veremos y escribiremos.

Silencio: opinan las estrellas del Twitter

Algunos mantienen el anonimato en Twitter porque a cara descubierta tanta soberbia les sonrojaría hasta a ellos mismos. Le pasa a Eterno Primavera, que embauca a casi 50.000 seguidores con tuits como: “A los que ven a Macron como salvación recordarles que en Europa está matando mil veces más el liberalismo y la austeridad que el fascismo”. Uno que sí da la cara es Javier Gallego Crudo: “Francia camina por la fina línea entre el fascismo ideológico y el fascismo económico”. Pero luego borró el tuit.

Los “frikis” también son fascistas

Es fácil: se es antifascista o no se es. No es antifascista Jorge Verstrynge, que tuvo el cuajo de decir en LaSexta desde la sede del Frente Nacional, donde siguió la noche electoral: “Si el Frente Nacional es fascista, lo sabré yo que lo he sido, y te digo que no lo es”. Tampoco lo es Enrique de Diego, “Presidente de Plataforma de las Clases Medias”, un habitual de los desbarros que no dudaba en insultar a Macron por “estéril”. Ni Lagarder Danciu, que criticaba calibradamente por igual a un candidato fascista y a otro que no lo era.

“La cofradía del ‘pero’”

Verstrynge fue fascista, de Alianza Popular y, ahora, es de Podemos. Muy próximo a Pablo Iglesias, además. En este partido han tenido clara su equidistancia (de lo suyo gastan) hasta el último minuto: Íñigo Errejón, Hugo Martínez Abarca, Juan López de Uralde y Jon Mena, entre otros, tuitearon del mismo modo: vale, no ha ganado Le Pen, pero… No hay peros a la derrota del fascismo, y eso es lo que les ha afeado con fina ironía el usuario @rguezcheca, que evidentemente no ha sido el único.

Algunos datos

Además de mensajes poco recomendables, sobre las elecciones francesas en Twitter tuvimos la noche del domingo y todo el día de ayer buenos titulares y lecturas. Por ejemplo, que Iparralde es antifascista (en las legislativas veremos si, además, es de Macron), que los más mayores tuvieron mayoritariamente claro su no al fascismo (más que los jóvenes), y que hasta las clases más bajas dieron la espalda a Le Pen, pese a que algunos equidistantes apelaban a que les habían empujado a la extrema derecha.

Duro pero necesario

20170507_duro

A estas alturas ya sé que la mía, la de periodista, es una profesión nada corporativista. También sé que necesitamos que nos retraten con dureza de vez en cuando para que no olvidemos cuál es nuestro papel… Y nuestras condiciones. Jesús Cacho en Vozpópuli ha escrito lo que nos hacía falta leer: que estamos mal, que estamos vendidos, desprotegidos y con mucho compañeros que, con la excusa de la información, hacen negocio o servilismo. Es nuestra realidad, con la que tenemos que trabajar.

¿Y quién usa los medios?

El PP evidentemente siempre lo ha intentado, pero algunos de los de la nueva política se llevan muy bien con los mismos medios a los que señalan una y otra vez. En el marco de la “Operación Lezo”, Mauricio Casals, considerado “hombre fuerte” de Atresmedia, reconocía en 2015 que el apoyo expreso a Podemos desde LaSexta le iba muy bien a los primeros, al PP, para desgastar al PSOE. Así que, sí, hay periodistas que han hecho el caldo gordo a Podemos, a sabiendas o no, de quién era el otro beneficiado.

Ahora, a votar

Hoy se la juega Francia y se la juega Europa: Le Pen y Macron se disputan unos millones de votos y un resultado del que depende el futuro de todos. Algunos han sido inexcusablemente tibios, otros (de aquí cerca, los de los escraches) no se han pronunciado para que no se les vea el plumero, y otros no han negado que votarían a Le Pen, como Jorge Verstrynge. Melenchon, en Francia, tuvo que preguntar a sus bases, y estas tampoco fueron claramente antifascistas.

Ya pasó con Trump

El presidente de EE.UU. ha reconocido recientemente que el lobby armamentístico tiene un amigo en la Casa Blanca. Ahora, ¿dónde están los que decían que Trump y Hillary Clinton eran iguales e incluso que la ex primera dama era peor que el millonario? Que salgan. En serio: que den la cara de una vez. Porque la pobreza argumental y la debilidad del razonamiento son exactamente iguales que las que exhiben ahora los que aseguran que se pueden abstener ante una fascista.

El aceite de palma, ¿el nuevo enemigo efímero?

Mi impresión es que estamos ante una nueva moda, la de mirar las etiquetas de los productos en el supermercado para comprobar que llevan aceite de palma. En Magnet explican por qué es malo: porque el refinado tiene un 50% de grasas saturadas (el de oliva, un 14%). Que hay un aceite de palma bueno, el virgen, que no se usa en alimentación, generalmente. Y que el problema no es nunca solo de un ingrediente, sino de hábitos alimentarios y de la suma, por ejemplo, con otro enemigo anterior: el azúcar.

España en un tuit

20170108_tuit

La España de hoy, que se tiene por tan moderna porque ha descubierto la izquierda más antigua y la política de diseño tipo “cuñado de derechas”, se resume bastante bien en un tuit: en ella se mantiene una fundación para honrar la memoria del dictador Francisco Franco que, en su felicitación del año nuevo, viene a sugerir que los enemigos del franquismo siguen cayendo mientras el movimiento pervive gracias a la propia fundación franquista. Así arranca 2017.

Andalucía en un titular

Se ha pasado el furor, pero hasta hace no mucho tiempo el asesor del gobierno andaluz en materia de empleo y emprendimiento joven era uno de los modelos a seguir, o eso nos aseguraban. Año tras año, los datos de la comunidad ponían en su sitio a asesor y aplaudidores. Ahora, la presidenta de la Junta es el futuro de España, pese a titulares como el de El Confidencial: 9 de las 10 ciudades españolas más pobres son andaluzas. La décima es Torrevieja, por cierto.

Más España

Más de 1.350 millones de euros es la indemnización que el gobierno español reconoció finalmente a la empresa adjudicataria del “proyecto Castor” y que, finalmente, está pagando la ciudadanía del Estado en la factura del gas por medio de los famosos “peajes”, que no es más que la parte que nos corresponde asumir de las constantes compensaciones que quien decide otorga al sector energético. En 2016 ya hemos pagado 96 millones, entre otros, a Florentino Pérez, presidente de ACS, la empresa con mayor participación en la adjudicación.

¡Por fin alguien lo dice!

No soy uno de sus más de 40.000 seguidores en Twitter, pero Isaac Rosa me cae un poco más simpático desde que le leí algo que llevo barruntando mucho tiempo: Jorge Verstrynge como “opinador” se parece más a Miguel Ángel Revilla que a un tipo cuya opinión política merezca la pena. El presiente ce Cantabria y referencia habitual de programas televisivos no ofrece poso alguno, ni siquiera pese a su recorrido político, que empieza, como el de Verstrynge, a la derecha.

¿Qué aporta?

Vamos a ver qué aporta Javier de Andrés como delegado del gobierno español en la CAV y, por extensión, qué aporta la cuenta en Twitter que acaban de abrir para transmitir la actividad de lo que, en otro tiempo, era un virrey. Supongo que mucha corrección política y mucha foto de acto institucional: “España está en Euskadi, amigos, ¡que se vea!”, podría ser su “bio” oficiosa. Entiendo la lógica, pero entran en un juego peligroso: que se visibilice que solo sirve para estar.

La estrategia de “Ciudadanos”…

20150116_estrategia

“Sin coleta ni discursos alarmistas”, Ciudadanos se va colocando en las encuestas electorales en las posiciones de privilegio. En concreto, en Madrid, serían la cuarta fuerza, por detrás de PP, PSOE y Podemos, y por delante de IU y UPyD. Todo esto desde la discreción y sin entrar aún en campaña (a diferencia de Podemos). El éxito en la estrategia de un partido que se sitúa a la derecha del PP, achicando el espacio a Rosa Díez, es para observarlo, como hacen en ‘Estrella Digital’.

…Contra la amalgama de Podemos

Así es: Podemos lleva de campaña desde antes de su nacimiento, lo que puede generarle cierto desgaste antes del momento álgido que ellos mismos se han marcado, las elecciones generales de finales de este mismo año. Por el camino, han generando una amalgama en la que cabe hasta Jorge Verstrynge, “asesor de Pablo Iglesias” (‘El Plural’) y adorador de su nuevo líder, que recurre al viejo argumento de José Antonio Primo de Rivera, que decía de La Falange que fundó, que “no es ni de izquierdas ni de derechas”. Pues ellos mismos.

Pero la casta sigue dando argumentos

Podemos tiene otra peligrosa similitud con ciertos partidos antidemocráticos que no son, precisamente, el mejor modelo: los de Pablo Iglesias y Jorge Verstrynge, como algunos predecesores, cargan contra el sistema democrático y anuncian un cambio de régimen. Pero no es menos cierto que algunos se empeñan en darles argumentos: “La consultora de Felipe González triplica beneficios tras facturar un millón de euros”, de los que casi 600.000 fueron beneficios (‘El Confidencial’). Una sociedad montada con sus tres hijos dedicada a la asesoría política.

El independentismo, de moda

El panorama político español no es nada apetecible: al PP recortador le crece un Podemos por la derecha, el líder salvador de Podemos está asesorado de un ex secretario general de Alianza Popular que recupera el discurso de Primo de Rivera, y en el PSOE el negocio propio se sitúa en la propia cúspide. Así no es de extrañar que el nacionalismo sea una opción creciente, tanto como opción política… como simbólica: “Hasta un 60% han aumentado las ventas de productos de ‘Bandera Catalana’, que tienen como característica común la impresión de la estelada” con “el cava de la independència” como producto estrella (‘El Confidencial Digital’).

Viernes de cine

Es viernes, día de estrenos cinematográficos, pero para ver la película de la que les hablo tendremos que esperar hasta el verano. Se trata de ‘Bendita Calamidad’, el filme que dirige el portugalujo Gaizka Urresti y que será el último trabajo de Álex Angulo, que falleció, precisamente, de camino al rodaje. En sus redes sociales ya podemos ver el trailer. Redes que han tenido una importancia capital para captar fondos por medio del crowdfunding y hacer realidad el proyecto.

Compensar el fin de ETA

20140814_compensar

En Euskadi llevamos años viendo (quien ha querido hacerlo) cómo el impuesto revolucionario se convertía en un modo de financiación, y también cómo las empresas de seguridad encontraban en ETA un modelo de negocio. Negocio que, una vez rendida la banda terrorista, se mantiene: “Jorge Fernández Díaz, socorre con un contrato de 33,38 millones de euros por un año (segundo semestre de 2014 y primero de 2015) a las empresas de seguridad ‘perjudicadas’ por el fin del terrorismo etarra” (‘Cuarto Poder’).

Quién nos da lecciones

Esta crisis, que no es solo económica y también lo es de valores, se está llevando por delante proyectos, ilusiones, ideas y capacidad crítica. En plata: estamos tan hartos y tan enfadados que la tentación de dejarse llevar por quien lanza cuatro soflamas, parece irresistible. Pero cuando otros diluyen sus valores es el momento de mantener los nuestros, entre otras cosas, para no tener que arrepentirnos después. Por ejemplo, de haber aplaudido el nuevo idealismo de Jorge Verstrynge que, como recuerdan en ‘El Confidencial’, firmaba reflexiones racistas en revistas de ideología nazi.

El hijo del jefe

El ex consejero andaluz de Hacienda podría haber defraudado hasta 50 millones de euros, incluida la sospechosa concesión de 100.000 € en concepto de beca pública del gobierno andaluz que recibió su hijo en 2010 para “graduarse en el Global Executive MBA en la Columbia Business School de Nueva York, en la London Business School y en la Hong Kong University Business School” (‘Vozpópuli’). Porque pagar, ya se sabe, es de pobres. Los ricos de verdad, los que se hacen con 50 millones de euros, sueldo de consejero aparte, consiguen becas para estudiar en las mejores universidades. Y militan en el PSOE, claro.

Otro tipo de fraude

Dice Twitter, y recogen en ‘Público’, que el 10% de lo que publicamos llega a robots. No dice qué es lo que hacen estos softwares, si solo emiten automáticamente, o también escuchan y leen con algún fin. A ese 10%, por cierto, y eso ni lo dice Twitter ni lo recogen en ‘Público’ (ni tienen por qué hacerlo) hay que sumar los perfiles falsos, creados por mano de obra barata que se dedica a generar y vender seguidores. Suma y sigue con las cuentas de marcas y famosos que van a autopromocionarse y, al final, el gran Twitter, se queda en nada.

Más plagios

Jose López-Bilbao, el diseñador en la blogosfera de DEIA, cogió al vuelo la noticia que les trajimos a esta columna sobre el hijo de una concejala del PP que, con todo el morro, copió un cartel de fiestas de otro pueblo para el suyo porque pagar por el trabajo de otros es tirar el dinero, y ha recopilado una serie de “inspiraciones” que pasan la barrera de lo sospechoso y entran en el terreno de la copia por la cara. En la bitácora de López-Bilbao, recomendable en todo punto, podrán sorprenderse con el descaro de algunos… y disfrutar con los comentarios del autor.