Democracias diferentes, resultados diferentes

20170315_democracia

Coincidió como lo ven en mi cuenta de Twitter: la inhabilitación a Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau, por desobedecer, se solapó al anuncio de Nicola Sturgeon, que piensa volver a preguntar a los escoceses si quieren abandonar el Reino Unido después del Bexit y las promesas incumplidas. Este enfrentamiento es el de dos noticias, sí, pero también el de dos formas de entender el ejercicio de la democracia: en contra de las consultas o insistiendo con ellas.

¿Por qué dejo de ser presidente Mas?

Porque la CUP señaló a Artur Mas como la primera pieza a cobrar. Así fue, su cabeza fue el trofeo que exhibieron este puñado de parlamentarios que son, al mismo tiempo, la garantía de que los pasos hacia la independencia contarán con el respaldo suficiente, y de que se darán de la manera más esperpéntica posible. Ramón Cotarelo lo recordaba en Twitter: “Si la CUP no hubiera impedido el gobierno de Mas, ahora los neofranquistas habrían tenido que inhabilitar a un presidente”.

Que la verdad no te estropee un tuit

Más valor añadido para la democracia en España: IU, Podemos y Equo mienten y no les importa. Es más, están encantados. Fíjense: un veterinario de ERC, ¡un veterinario!, pacta con el PP que en España se prohíba cortar la cola a los perros salvo en los casos en los que sea recomendable, especialmente, en casos de caza. A este pacto se suma el PNV. ¿Resultado? Campaña con que PP, ERC y PNV están en contra de cortar la cola a los perros… Y paso atrás de una ERC demasiado pendiente de Twitter.

¿De verdad que descubrís ahora a Lagarder?

Lagarder Danciu es un buscador, un buscador de protagonismo. Él se define a sí mismo como “activista” porque, claro, “quiero salir en la tele y el periódico pase lo que pase” no es una buena carta de presentación. Y aunque se le ve venir ha conseguido un montón de seguidores y aplaudidores… hasta esta semana. Al parecer, ha calculado mal cuando se ha situado como defensor de los transexuales delante de los medios. Ahora, sí, caen las críticas. ¿demasiado tarde o demasiado cínicas?

Donald Trump sí cumple su programa

La corresponsal en Washington, Dori Toribio, nos vuelve a adelantar en Twitter una de esas noticias que son, sobre todo, de consumo interno en EE.UU. pero que sirven para medir la altura moral de quien gobierna hoy ese país: “14 millones estadounidenses se quedarán sin seguro médico en 2018 con el nuevo plan republicano. 24 en 2026”. Es el resultado de revocar el programa para universalizar la Sanidad que puso en marcha Omaba, y del nuevo despotismo ilustrado: todo con el pueblo pero nada para el pueblo.

El tour de Sturgeon

20160630_tour

Los escoceses aprendieron después de su referéndum de independencia que quien golpea primero lo hace dos veces: el Reino Unido ganó, no cumple sus promesas y, sin embargo, son reos de aquel “no” a la desanexión. Siguiendo la máxima, la primera ministra escocesa ha volado, literalmente, mientras los ingleses intentan adivinar, aturdidos, qué va a pasar con ellos fuera de Europa. Nicola Sturgeon ya se ha reunido con los principales líderes europeos, la mayoría receptivos a que Escocia siga en la Unión.

Podemos perdió la periferia

Iñigo Errejón inauguraba ayer la temporada de cuchilladas en Podemos cuando habló, claramente, del fracaso de la unión entre Podemos e IU. No fue tan autocrítico con su campaña “patriótica”, claramente desacertada. Pero Ignacio Sánchez-Chueca le daba la razón en InfoLibre: núcleos fuertes de IU el 20-D como Asturias o Las Palmas han sido centros de abstención el 26-J. Una parte del millón de votos, por lo tanto, se ha fugado por la periferia, aunque hayan obtenido buenos resultados en Euskadi, Catalunya o Galiza.

Pero Podemos también perdió el centro

Otra parte importante de ese millón largo de votos perdidos por Podemos en seis meses viene de sus puntos fuertes, del centro de su estrategia: las conocidas como “ciudades del cambio” han restado 200.000 papeletas: 110.000 solo en Madrid, 25.000 en Zaragoza, Barcelona y Valencia, casi 10.000 en A Coruña y otros 5.000 en Cádiz. El PP, sin embargo, ha crecido en todas ellas (casi 40.000 votos más solo en Madrid). Pero no solo son los números, Podemos se ha quedado sin parte de su argumentario con este resultado.

Y en Madrid, ¿qué tal va el fútbol femenino?

Aner Gondra se fija (y hace bien) en que LaSexta no ha sacado esta vez un reportaje oportunista sobre el supuesto machismo de la prensa y la afición madrileña, que no han dado cobertura ni arrope al Atlético de Madrid femenino, que ha ganado la Copa de la Reina. Pero el asunto creo que va más allá de lo capciosa que sea cada cadena: ¿salió una parte de la comunidad a festejar el triunfo a la calle? ¿El ayuntamiento se volcó? ¿Alguien pidió que se cortara el tráfico alrededor de Neptuno?

El otro Bud Spencer

El fallecimiento de Bud Spencer ha agitado un poco Internet esta semana por una cuestión muy sencilla: quienes somos más activos en las redes sociales, los blogs o los medios digitales éramos unos niños con tele y sin Internet cuando este actor vivía su época dorada. Pero Bud Spencer era algo más que un tipo que pegaba unos buenos mamporros: Carlo Pedersoli (su nombre real) era un napolitano que fue nadador de élite en su juventud, piloto de avión (llegó a fundar una compañía de reparto aéreo) con hasta con catorce patentes e inventos a su nombre.

La diferencia está en la sonrisa

20140910_diferencia

Da igual quién ponga la foto, y de eso se beneficia la campaña ‘Yes Scotland’ que cada día que pasa puede recurrir a más fuentes que muestran posiciones favorables a la independencia. La diferencia entre el “sí” y el “no” está donde estuvo siempre, realmente: en la sonrisa, en ese “yes”, en el mensaje en positivo. Un optimismo que, ahora, a la hora de la verdad, es contagioso. ‘The Scottish Sun’ se rinde y coloca en Twitter la foto del actor Alan Cumming junto a la diputada nacionalista Nicola Sturgeon. Sonrisas, optimismo, el “sí”, la fiesta, flota en el ambiente.

En la historia está la respuesta

Aunque la historia la escriban los vencedores y durante muchos años la dictadura y sus brasas hayan querido carbonizar el hecho diferencial vasco o catalán, algunos hechos son tozudos y se empeñan en demostrar que porque hubo, hay. En la cuenta en Instagram de Sabino Arana Fundazioa recordaron ayer, con una foto del lehendakari Agirre junto a Lluís Companys, que se cumplían 82 años de la aprobación del Estatut de Catalunya. Casi un siglo de reivindicación que este año puede dar otro paso en el mismo sentido en el que ha ido siempre. Le fastidie a quien le fastidie.

Dinosaurios por la regeneración

Ciutadans y UPyD, que no saben si cogerse de la mano o lanzarla al cuello de su oponente, tienen en común más que lo que les separa. Solo que les separa lo más insaciable: su sed de poder. Entre lo que les une, el cinismo con el que se presentan como regeneradores de la democracia con dinosaurios políticos. Esto es lo que decía Javier Nart (de Ciutadans) en Twitter: “Mi respeto y admiración para paco Sosa Wagner , compañero que fue en aquel partido de gente decente que fue el Psp de tierno galvan” (sic). Ya estaban allí, siguen estando, y pugnan por perpetuarse.

Noticias frescas

Aunque siempre habrá medios que descubran a Javier Nart, se hayan olvidado del pasado trotamundos de la política de Rosa Díaz, o que se sorprendan con el último invento vasco: la rotonda giratoria de Elantxobe. En ‘Antena 3’ les parece la bomba, una noticia novedosa, impactante, de alcance… aunque lleve ya varios años instalada y en uso. Nunca está de más un poco de promoción turística positiva para los vascos (de la negativa ya se ocuparon otros), pero el periodismo de verano (aunque estemos en septiembre) no deja de sorprendernos.

¿Cantidad o calidad?

Confundir el número de seguidores en Twitter con la calidad de un servicio es como confundir a Torrente con el buen cine. Que sí, que está bien, que Torrente entretiene si te van los chistes zafios, y millones de personas han visto las películas de este personaje en el cine y la televisión, pero creo que todos estamos de acuerdo con que son películas de mierda. Pues lo mismo pasa con la cuenta en Twitter de la Policía Nacional española: es una cuenta que no reporta calidad a la imagen de la marca, pero como ha alcanzado el millón de seguidores en Twitter, los medios digitales hablan de “milagro” (‘El Confidencial’) y Carlos Fernández es aupado a los altares del 2.0.