El diálogo siempre es bueno

Jordi García-Soler hace una defensa estupenda en El Plural a la mesa de diálogo que encabezaron el miércoles Pedro Sánchez y Quim Torra. Y yo me sumo: el diálogo siempre es positivo, siempre permite avanzar, siempre ayuda a resolver problemas. Y la falta de diálogo suele llevar a la parálisis y el enfrentamiento. Es así de sencillo. Y una parte de España, pero también una parte de Catalunya y una parte de Euskadi, tienen que mover un peón para poder salir del enroque: es necesario y beneficioso para todas las partes. Y no es una traición a España como no es una rendición a España. Es política.

Y ETA siempre fue y será todo lo contrario

En el extremo opuesto de quienes dialogan se sitúan los que colocan “una pancarta de apoyo a ETA en la UPV/EHU” con el lema “el fuego que encendisteis nos iluminará” (El Independiente). Quien hace eso no tiene ninguna empatía, ninguna sensibilidad, ningún conocimiento del pasado reciente de Euskadi. Quien decide que una universidad pública, icono de conocimiento y del autogobierno, es un espacio adecuado para ese menaje y para actuar a cara tapada se autodefine. Quien lo hace en precampaña quiere recordar algo, además, por si alguien se despista. Solo les ha faltado pedir el voto.

Pero, no, no vivimos en un drama

Actos como el de la UPV/EHU pertenecen a otra época, como Carlos Iturgaiz. Son las dos caras de la misma moneda: uno, en el Parlamento, apretando el botón del escaño vacío de Mayor Oreja. Los otros, en la calle, haciendo trampas con el relato y la sensibilidad que no se cree nadie. Solo faltaba, en medio de este desagradable revival, que alguien desde Madrid nos explique lo mal que vivimos. Y ya ha aparecido la osada: “En el País Vasco la situación es dramática: se hacen homenajes a etarras cada día y muchos constitucionalistas tienen que tener cuidado por dónde van”, ha dicho Inés Arrimadas.

Una escabechina… A sí mismos

Sinceramente, no me esperaba lo que ha pasado en Podemos: daba por hecho que Rosa Martínez sería la candidata a lehendakari, que Lander Martínez seguiría en el Parlamento y hasta que habría una especie de integración, aunque solo fuera para la galería, del sector de Iglesias. Pero todo ha saltado por los aires en Podemos a un par de semanas de la campaña. El partido, descabezado, se lanza a la carrera electoral con una candidata a la que no conoce nadie y sin los rostros que lo han representado hasta ahora. Bien o mal, pero de un modo estable por fin… Hasta ayer.

La libertad que ampara el mal gusto

Celebro que el Tribunal Constitucional considere libertad de expresión echar de menos “hasta a los GRAPO”, como cantaba César Strawberry. El cantante de Def Con Dos había sido condenado a un año de cárcel por enaltecimiento del terrorismo. Condena que ha sido suspendida. En la pieza de El Confidencial recuperan algunos de los pasajes que habían servido para considerar delito las letras de Strawberry. Expresiones que son una colección de mal gusto innecesario. Un mal gusto que tiene que estar ahí para júbilo de adolescentes que se creen antisistema. El resto vamos creciendo y dejándolo atrás.

No es por ellas, es por todos

La huelga de las futbolistas de primera es una de esas huelgas que, sobre todo, perjudica a las que la ejercen. Su paro no incide en el día a día de la ciudadanía, pero con suerte sí en el de la patronal, en este caso, los clubes de fútbol que son SAD y, por extensión, Federación y Liga. Pero tenemos que visibilizar su lucha porque es la de todos: una lucha por un fútbol más justo (es posible y necesario un reparto mejor de la tarta) y la de una sociedad más igualitaria (ellas juegan como ellos, ellas se esfuerzan como ellos, ellas no generan atención ni beneficios como ellos porque no nos implicamos todos).

Tampoco es solo por él

La justicia española ya tiene una nueva muesca en su culata: la foto del president de la Generalitat sentado en el banquillo es la foto de una victoria moral más que judicial. Pero no es solo por él, por Quim Torra (que también ha provocado lo suyo, es innegable), es por los catalanes. Pero no solo por los catalanes: es por los vascos, los gallegos, los baleares o canarios que no se sienten españoles. Pero tampoco es solo por este colectivo: es por todos los que intenten salirse del redil. Quim Torra se ha sentado en el banquillo por no retirar una pancarta con un mensaje de solidaridad. Esa sí es la foto de España.

La que desintegrará Ciudadanos

Parece que será Inés Arrimadas la que entierre Ciudadanos definitivamente. Con los conatos de incendio interior mitigados y la colaboración de los pocos medios que tratan a los naranjas todavía con cierto cariño, su candidatura parece que es ya la única heredera posible del desastre. Allá ella, pero si Ciudadanos ha fracasado con un Rivera mimado (al menos, durante un tiempo) y con una consistencia maleable, con Arrimadás, sin consistencia alguna, pasará de fracaso a la nada. Solo nos queda saber dónde acabará Toni Cantó y a quien le colocará los restos del derribo (empezando por ella misma) Arrimadas.

Solo si las cosas van bien

Inés Arrimadas tendrá algo a su favor en el proceso de descomposición: que tendrá que dar explicaciones a pocos. La mayoría se irán de Ciudadanos como llegaron: al abrigo del sol que más calienta. Girauta ya se ha marchado y ha encontrado acomodo en la televisión, y también ha anunciado su salida Marcos de Quinto, que ha dejado claro que él no está en proyectos perdedores y que reflotar barcos es para los pobres. Él ha estado en política solo cuando las cosas van bien. Evidentemente, con el viento a favor es más fácil todo, también ganar una fortuna. A ver si el empresario de éxito va a ser solo un oportunista…

¿Antifascistas o tuitstars?

Llevo mucho tiempo diciéndolo: “Antifascista” no es quien dice que lo es, es quien demuestra que lo es en todo momento. Y quien prefiere hacer un tuit redondo para ver si gana seguidores en vez de aportar algo a la deslegitimación del fascismo, desde luego, no es antifascista. Así que tuiteros como Jesk Rey pueden ponerse como quieran pero no ayudan en nada cuando señalan a los votantes de Vox como “fascistas, machistas, racistas y homófobos”. Eso es lo que quiere Vox, que les ayudemos a radicalizarse. Y es lo que no pueden conseguir. Por cierto, señalar al que no piensa como uno es bastante fascista.

Esto es importante

La huelga de las jugadoras de fútbol es mucho más importante de lo que parece, porque no solo va de derechos laborales, va de empezar a creernos y a ejercer lo de la igualdad real. Lo que piden las futbolistas es lo mínimo que puede exigir un profesional: vivir del fútbol. A partir de ahí podremos construir la equiparación, pero sin este primer paso nada será posible. Nos toca empujar, nos toca creérnoslo y nos toca consumir fútbol femenino: conocerlas, reconocerlas y aplaudirlas porque se lo merecen, ir a los campos (a los malos, no solo a Anoeta o San Mamés) y comprar sus camisetas para hacer posible esa igualdad.

Sánchez se queda sin excusas

Pedro Sánchez no puede poner ninguna excusa válida para explicar por qué no habló con Quim Torra la primera vez que el president le llamó por teléfono. No les digo nada si se trata la cuarta o la quinta. Sánchez es presidente en funciones porque ganó una moción de censura y porque no ha querido ser presidente de verdad, y tiene que hacer lo que le toca. Sin embargo, lo que hace es responder como el candidato Sánchez, en un mitin y con un discurso más o menos florido pero absolutamente vacío. ¿Eso es lo que se merecen las sociedades catalana y española, según Sánchez y sus asesores? Va mal, muy mal.

Quien quiere un periodista callado…

Varios compañeros periodistas se han concentrado en Catalunya, ahora que el temporal de lluvia y viento ha apagado las fogatas, para protestar por las agresiones sufridas durante los disturbios. Agresiones que han venido de un lado y de otro. Y no, no soy equidistante, es que acuso a los dos bandos, el manifestante y el represivo, de querer a la prensa lejos. ¿Para qué? Esa es la gran pregunta que líderes y portavoces de unos y otros tendrían que responder. Pero les aseguro que nada bueno sucede en los espacios donde periodistas de todos los medios son expulsados a palos por igual.

Irene Montero te señala

Irene Montero ha denunciado en Twitter la situación de una familia que paga 1.000 € de alquiler durante diez años por un piso y que no quiere pagar los 1.300 que ahora reclama la propietaria, por lo que pueden ser desahuciados. Mil euros. Hay hipotecas mucho más baratas y por ese precio habrá muchos pisos disponibles para alquiler. Lo más grave es que Montero ha dado el nombre y apellido de la propietaria, a la que pide negociar en nombre de la familia. Desconozco la trayectoria de la arrendataria, pero creo que Montero ha dado un paso hacia el precipicio señalando a una persona. Si quiere limitar los precios, que legisle.

Hoy el agravio será menor

La exhumación de Franco del Valle de los Caídos y su traslado al cementerio familiar no es algo que debamos tomarnos a broma. Todas esas referencias al “unboxing” como si se tratara de abrir un envío en vez de la tumba de un dictador que descansa entre los muertos que provocó la construcción del mausoleo, me sobran. Me gusta mucho más la posición de Juanjo Álvarez en el En Jake de ayer: este traslado solo es el principio de la reparación. Ahora, España tendrá que destinar un servicio distinto al edificio que ha acogido al golpista y tendrá que avanzar en la Memoria Histórica como sí hace Euskadi.

Lo suponíamos y ahora lo sabemos

La del fin de ETA es la historia de una rendición, la de la banda armada; y de una derrota, la de la izquierda abertzale. Se pueden desgañitar en afirmar lo contrario hoy pero solo hay que tener un poco de memoria y ser honesto con uno mismo lo mínimo exigible para verlo. Y si no lo ves es porque formas parte de los derrotados y no quieres. El relato que ha hecho público el Gobierno Vasco pone negro sobre blanco además lo que vislumbramos hace ocho años: que quisieron enredarnos con artesanos y sociedad civil que solo eran otros nombres con los que la izquierda abertzale se rebautizaba a sí misma.

Pero, ¿por qué lo graban?

Me parece radicalmente mal que Pedro Sánchez no coja el teléfono a Quim Torra. También me parece mal que el Govern haya difundido el momento en el que informan al President de que su homólogo en Moncloa no le responde. Desconozco si fue en directo o, peor, lo recrearon para grabar el ya famoso vídeo. Lo que sí sé es que, sin matices, es una idea malísima, y que alguien tenía que haberla parado antes de la grabación, durante la misma, en la edición (porque va subtitulado) o antes de que decidieran publicarlo. Como muestra de que falta de sentido común es bastante elocuente.

Los antifascistas no dan alas a Vox

Los provocadores que buscaron pelea con los asistentes al mitin de Vox en Bilbao no son antifascistas. Si lo fueran no darían alas a los de Abascal. Por cierto, lo que es de fascista es manipular vídeos de aquel día para señalar al enemigo (la Ertzaintza y el PNV, por supuesto, para que quede claro quién montó el tinglado y el altercado). Del mismo modo, no pueden presentarse como antifascistas los que, insistiendo en la violencia callejera en Catalunya, no dejan de dar motivos a los votantes de Vox para volver a elegir su papeleta. Ser antifascista se demuestra a cada paso, no es una etiqueta que te puedas poner.

Dijo el de La Tuerka…

Pablo Iglesias tiene una memoria muy frágil y quiere que los demás la tengamos. Pero satisfacerle es más difícil de lo que parece: sí, tenemos memoria, por eso recordamos que la democracia no empezó con Podemos, y por eso recordamos que él es el responsable de emisiones como Fort Apache en La Tuerka, donde la intoxicación por ideología trasnochada era un dolencia habitual. Ahora, Iglesias, el político, tuitea: “Hace años que la información se subordinó al espectáculo (…) Debemos cuestionar a nuestros medios (…) a construyen una realidad y un ambiente que puede ser explosivo a pie de calle”.

Sí, hemos sido engañados

La crisis en España ha sido una gran oportunidad para algunos, hoy no tenemos duda ya de ello. La “crisis” (entre comillas, sí) inmobiliaria permitió a quien tenía liquidez hacerse con los pisos que hoy alquilan a precios desorbitados y que se venden cada vez más caros. Y como hablamos de los pisos podemos hablar de las empresas adquiridas con una praxis similar, lo que permitió a unos cuantos hacer mucho, pero que mucho dinero, tanto que, como leemos en Público, “el número de millonarios en España se quintuplica en los últimos nueve años”. Justo, en los últimos nueve años. Qué “casualidad”.

La crónica que hay que leer (aunque fastidie)

No, Twitter no sirve para informarse, y si el acontecimiento es muy relevante, como lo que estamos viendo en Catalunya, todavía es menos adecuado. Multitud de personas que no saben estar calladas y que no tienen nada que decir generan un ruido insoportable. Por desgracia, tampoco he leído buenas crónicas periodísticas (completa y equilibrada, escrita por alguien que conozca bien el terreno y el tema) salvo algunas excepciones como la de Isabel García Pagán en La Vanguardia. La crónica que hay que escribir, y no creo que le haya sido fácil, en la que Torra es retratado como lo que parece: un incapaz.

Cotarelo vs. Rufián

Nunca me ha caído bien Gabriel Rufián y, ahora, en cuanto ha tenido que ponerse serio se le han visto las costuras. Pero la situación no está para ser fiel a las filias y fobias: ha sido capaz de pisar el suelo de Barcelona, llamar a la calma, rechazar la violencia con claridad y ponerse en la diana de quienes creen que el fuego y los adoquines sirven para algo. Desde luego, Rufián ha pegado mil vueltas a Ramón Cotarelo, que carga contra él de forma injusta e inconsciente, como todo lo que dice. Lo que me lleva a pensar que algunos medios también tienen que hacer autocrítica, esos que legitiman precisamente a los Cotarelo y las Rahola.

Casi nadie muestra la vergüenza mínima

El gesto de dignidad y valor de Rufián y la crónica de García Pagán son excepciones. Sobre Catalunya, la mayoría de lo que leemos y escuchamos es basura. Sobre todo, en Twitter, pero no únicamente en esta red social. En un mitin del PSOE (últimamente, todo pasa mientras alguien del PSOE da un mitin), José Luis Ábalos tuvo el morro de decir: “Lo que está produciéndose hoy en Cataluña es la consecuencia de una acción u omisión de la gestión de Mariano Rajoy”, como si Zapatero no prometiera lealtad al estatuto catalán antes de dejar que lo cepillaran y convirtieran en el germen de todo lo que vino después.

Pero nadie supera a Rivera

Albert Rivera ha basado toda su carrera política en el oportunismo: ser el antagonista de CiU, sumarse al euroescepticismo, aparecer como nueva política y, finalmente, aprovechar la debilidad del PP que le facilitó Vox. Ahora, a Rivera le estará costando entender que le vaya tan mal cuando la oportunidad es de oro: Catalunya arde a manos de los independentistas. Pero nada le funciona: es el perdedor oficial de las próximas elecciones y ya va a tumba abierta, con vídeos sorprendentes de él en primera persona frente a la tele, como si fuera lo último que le han recomendado en un taller de redes sociales.

Nos tocan a todos

La ausencia de crónicas fiables salvo excepciones como la que hemos señalado en esta columna, hacen que uno mire con recelo tanto la violencia extrema que se adjudica a los manifestantes como la desproporción sistemática de la que son acusados mossos y policías nacionales. Pero hay un hecho que nunca falla: cuando los periodistas son agredidos la parte agresora no quiere testigos y esa es una señal de alerta. En las batallas del fin de semana en Catalunya periodistas, reporteros y fotógrafos han sido atacados y detenidos. Nadie desea que veamos la verdad y eso, insisto, es lo más preocupante.