Los problemas de Jaime Botín

Desconozco el motivo por el que la justicia española persigue con tanta intensidad actualmente a los hasta ahora impunes como Villar o Jaime Botín, y aunque me genera zozobra este nuevo ímpetu, bienvenido sea. El hermano de Emilio Botín se enfrenta a cuatro años de cárcel, el decomiso de su goleta y una multa de 104 millones de euros por intentar sacar de España un Picasso para venderlo por unos 30 millones de euros, según El Confidencial.

Herman Tertsch, condenado

Me parece una estupenda noticia que Herman Tertsch tenga que pagar 12.000 € y publicar en Twitter la condena por haber injuriado al abuelo de Pablo Iglesias, al que calificó como “criminal” y relacionó con el asesinato de civiles durante la Guerra Civil española. En el periodismo y la política necesitamos dignidad, y sobran descalificaciones a la ligera y quienes señalan a lo macho, sin pensar ni conocer. Tertsch está bien condenado y el abuelo de Iglesias, reparado.

Scaramucci se suma

El nuevo director de comunicación de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci, ya era un bocachancla, así que no me sorprende que haya irrumpido en su nuevo cargo como un tornado, cargando contra sus predecesores (de la administración Trump) o periodistas de prestigio que siguen la actualidad presidencial. El propio Scaramucci reconoce en Twitter que tiene utiliza un lenguaje “florido” como excusa por su ímpetu, para goce de cronistas como Carlos Franganillo.

Pero que no se nos pase lo importante

Las formas de Trump, Spicer hasta que se ha marchado y ahora Scaramucci son un entretenimiento fantástico. Pero no puede pasársenos lo realmente importante, como avisaba otra corresponsal en Washington, Dori Toribio, también en Twitter: la Cámara ha aprobado el presupuesto de Trump que incluye una partida de nada menos que 1.600 millones de dólares para continuar el muro con el que el presidente estadounidense pretende separar EE.UU. y México.

La carrera por la indignación

Sigo con pesimismo la deriva de la prensa deportiva tradicional: las cabeceras clásicas me resultan cada vez menos apetecibles para informarme. Pero no por ello creo que los compañeros de esas redacciones merezcan críticas tan gratuitas como la que ha hecho Paula Vázquez sobre la portada del Marca con Mireia Belmonte. La loca carrera por ser la persona más indignada cada día en Twitter nos lleva a ninguna parte sobre tonterías gigantes.

¿Y si Trump cumple?

20161114_trump

Si Trump cumple con su programa el mundo podría tener un problema. En concreto, serían distintos problemas para diferentes partes del mundo (empezando por los estadounidenses, claro), pero el problema principal sería el presidente americano. En Magnet han repasado algunas de esas propuestas “peligrosas” como restringir la libertad de prensa o Internet, censar a los musulmanes, revisar tratados internacionales, o permitir algunas formas de tortura.

El “Trumpista” más famoso

Soy fan de Carlos Franganillo, posiblemente uno de los mejores corresponsales que hay hoy. El de TVE también lo hace muy bien en Twitter, donde nos puso sobre la pista de uno de los “trumpistas” más famosos: el que apareció en la portada de El Mundo haciendo un par de “peinetas”, precisamente, al mundo. Pax Dickinson parece, además, que sabe algo de marketing on-line, y ya se ha hecho con la famosa portada para su despacho… Y lo ha contado en Twitter.

Los trabajos de hoy

La mitad de los aitas y las amas no serían capaces de tener los empleos de sus hijos e hijas, según un estudio que ha encargado y difundido la red social profesional, Linkedin. La brecha generacional parece hoy y en lo laboral más insalvable, ya que los progenitores no saben en qué consisten trabajos como diseñador de interfaz de usuario, científico de datos, desarrollador, diseñador social media manager… Pero también aparecen la sociología o las algunas inversiones.

El oficio de fotógrafo

Sigo hablando de trabajos de hoy o, mejor dicho en este caso, por lo que leemos en Photolari, del no-trabajo de fotógrafo. En un artículo de esta web recogen las quejas amargas de profesionales que recomiendan buscar empleos que den estabilidad económica para poder financiar proyectos fotográficos que no se rentabilizan solos. En el texto hay un párrafo demoledor: “Un país o planeta en el que se gana más por una foto de un bolso en Instagram que por un reportaje jugándose la vida en Siria se tiene que ir necesariamente a la mierda, por resumir la situación”.

Aquellos focos amarillos franceses

Seguro que recuerdan aquellos focos amarillos que permitían identificar rápidamente en el siglo XX a un coche francés en una carretera. Pero seguro que no saben que, precisamente y por lo que leemos en el blog de divulgación, Memento Mori, esa era la intención: durante las Guerras Mundiales y después, los franceses querían que sus vehículos se identificaran rápidamente y, además, deslumbrar poco. Una vez acabadas estas y con la ciencia demostrando que la luz blanca era mejor, siguieron imponiendo la amarilla como elemento diferenciador… hasta que la UE les obligó a homogenizarse con el resto de Europa.

El relevo de Leguineche

20140124_relevo

La pérdida de Manu Leguineche es irreparable para una profesión muy desgastada, pero como periodistas que somos, tenemos que anticiparnos (y explicarlo). Para rastrear a los Leguineche que vendrán tenemos Twitter, lleno de periodistas, algunos más talentosos que otros. Si nos fijamos en los mejores, estos podrían ser algunos de los nuevos Leguineche: sus viajes los hace Zigor Aldama por Oriente. Las explicaciones magistrales, Carlos Franganillo desde Rusia y alrededores. Y si alguien mezcla como nadie periodismo y literatura, ese es nuestro Javi Vizcaíno. Hay relevo.

El PP vasco se rompe

Estaba bastante seguro de que el PP vasco sería capaz de reconducir la incómoda situación que ellos mismos han generado con la familia de Gregorio Ordoñez, programando un acto ajeno al que cada año recuerda a este político y su asesinato. Pero ha sido imposible, y medios como ‘Libertad Digital’ no dudan en lanzarse al cuello de ese sector “popular” al que consideran “blando”. El cisma, por lo visto irreparable, no solo es la consecuencia de fomentar posiciones extremas, también es un síntoma de una enfermedad peor en el seno del PP.

La bilis no es un alimento

Me sorprende que a estas alturas del conflicto, con una ETA rendida y neutralizada, y unos ex presos que parecen más dóciles que lo que pensábamos, sea la derechona la que atiza el fuego. ¿No querían estos la Paz? Al final, va a ser la caverna la mejor aliada de los terroristas para que parezca que éstos merecen el Nobel de la Paz por dejar de matar. Pero con artículos como el de Antonio Hualde en ‘El Imparcial’, en ETA lo tienen fácil para presentarse como los templados y hasta lógicos. Hualde empantana, enfanga y enmierda por deporte, por seguir jugando al pimpampún con lo vasco y para que sus ideas parezcan más dignas que lo que son.

No hay mercado para libros de políticos

Si luego no publicas un libro, ¿de qué te sirve haber presidido un gobierno? Este razonamiento, que suena a chiste malo, es el que parecen seguir, sin embargo muchos grandes líderes, y alguno menor. Pero el mercado no siempre está receptivo y, últimamente, con el descrédito de la política, menos. Así se explica, en parte, el tortazo que se han pegado Zapatero y Solbes con sus respectivas reflexiones a veintipico euros el ejemplar. En ‘El Semanal Digital’ aseguran que también es porque tienen menos interés que otros como Adolfo Suárez, pero eso lo dicen porque guiñan el ojo izquierdo cuando miran.

Urrutia no firmó por Del Nido

El pasado lunes les contamos en esta columna cómo Angel María Villar había firmado para pedir el indulto de José María del Nido, y que también había invitado a los presidentes de los clubes de fútbol a hacerlo, obteniendo desigual resultado. Ayer, un conocido periodista deportivo español quiso ir más allá y se pasó de largo, asegurando que todos los presidentes de clubes habían estampado su firma. Pero Urrutia, rápido para variar, lo desmintió en la misma mañana, generando una oleada de afecto añadido en Twitter hacia la institución que preside. Otros no podrán decir lo mismo.